UN DÍA EN LA MA­NU­FAC­TU­RA DE PATEK PHI­LIP­PE

Nos ci­ta­mos con un nar­co en es­ta co­mar­ca cas­ti­ga­da por el trá­fi­co de ha­chís que mi­ra te­me­ro­sa la en­tra­da de co­caí­na. Arturo Lez­cano ra­dio­gra­fía des­de el lu­gar la si­tua­ción del Cam­po de Gi­bral­tar.

Vanity Fair (Spain) - - VANIDADES -

CCual­quier pa­re­ci­do con esa pos­tal ro­mán­ti­ca es aho­ra pu­ra coin­ci­den­cia. Ca­da día sal­tan a la pren­sa in­ci­den­tes vio­len­tos re­la­cio­na­dos con el nar­co­trá­fi­co en el Es­tre­cho. Hoy se libra una ba­ta­lla ge­ne­ra­da por to­do lo que trae el mar a sus cos­tas, en lan­chas ul­tra­rrá­pi­das que sur­can ese pa­si­llo de agua o en las ba­rri­gas de los gran­des mer­can­tes ve­ni­dos de Amé­ri­ca. El trá­fi­co de ha­chís y co­caí­na rei­na en el Cam­po de Gi­bral­tar, pe­ro, a di­fe­ren­cia del an­ti­guo con­tra­ban­do —de azú­car, ca­fé o in­clu­so ta­ba­co—, sus re­glas van mu­tan­do y es­ca­lan­do.

i ma­nuel, el nar­co

Ano­che­ce en el lu­gar con­ve­ni­do, un pun­to de la cos­ta. Se acer­ca un co­che que fre­na, du­da y arran­ca brus­ca­men­te para per­der­se por la pri­me­ra cur­va. Ha­rán fal­ta un men­sa­je y una lla­ma­da, casi una con­tra­se­ña, para que re­gre­se y sa­lu­de, en un lu­gar os­cu­ro, fiel al in­cóg­ni­to que re­quie­re su con­di­ción de nar­co­tra­fi­can­te en una zo­na de al­to ries­go. Sale del co­che, un uti­li­ta­rio usa­do de al­ta ga­ma. Chán­dal ne­gro, ca­mi­se­ta blan­ca y te­nis de mar­ca des­co­no­ci­da. “¿Por qué crees que voy así ves­ti­do? Por­que si no es­toy per­di­do. No pue­des ha­cer ver que tie­nes di­ne­ro”, co­mien­za Ma­nuel, nom­bre fic­ti­cio de un hom­bre que desconfía has­ta de su som­bra. Ha cum­pli­do los 40 y lle­va 20 años en el ne­go­cio del ha­chís. Ha di­ri­gi­do tra­ba­jos para las más gran­des or­ga­ni­za­cio­nes y hoy ejer­ce de en­gra­na­je en­tre va­rias, ofre­cien­do ser­vi­cios y gen­te. El ce­lo le ha­ce tra­ba­jar con el tri­ple de cau­te­la en tiem­po de cam­bios. Él es un eje cro­no­ló­gi­co de la his­to­ria del nar­co­trá­fi­co en el Es­tre­cho. “Yo he mo­vi­do al me­nos 100.000 ki­los de cho­co­la­te”, di­ce de­jan­do una es­te­la de si­len­cio. Ma­nuel na­ció en un pue­blo de la co­mar­ca: “Yo me me­tí en es­to por el ba­rrio”, co­men­ta. “Em­pe­cé des­car­gan­do ta­ba­co, co­mo to­dos. ¿Qué vas a ha­cer? Con 12 o 13 años te da­ban 5.000 pe­se­tas (30 eu­ros), y allá ba­já­ba­mos 20 ni­ños a una ca­le­ta. Des­pués ya te pa­ga­ban 10.000. Y una co­sa lle­va a la otra. ¿En­tien­des o no?”, re­cuer­da con los ojos co­mo pla­tos. La Lí­nea (63.000 ha­bi­tan­tes) se ha con­ver­ti­do en

epi­cen­tro me­diá­ti­co del trá­fi­co de ha­chís que en­tra por el Es­tre­cho, pe­ro lo que des­cri­be Ma­nuel ocu­rre en to­da la co­mar­ca del Cam­po de Gi­bral­tar, que también com­pren­de Al­ge­ci­ras, San Ro­que, Los Ba­rrios y Ta­ri­fa, has­ta su­mar 270.000 ha­bi­tan­tes, con una cos­ta col­ma­da de pla­yas, ca­las, puer­tos y en­tra­das de ríos, con Marruecos a 14 ki­ló­me­tros y el Pe­ñón de fren­te.

Con el ha­chís, a fi­na­les de los no­ven­ta tra­ba­já­ba­mos en pa­te­ras y me­tía­mos 300 o 400 ki­los por tra­yec­to. De ahí pa­sa­mos a las go­mas cua­tro o cinco años des­pués”, re­la­ta. “Esa es la his­to­ria. Ha­cer un tra­yec­to, pa­gar a los po­li­cías en Marruecos, car­gar y traer­lo. Con­tra más ki­los trai­gas, me­nos gas­tos”. Ma­nuel no fu­ma en es­te ra­to, pe­ro se agi­ta en la con­ver­sa­ción. Tie­ne las uñas mor­di­das. Mu­cha ten­sión acu­mu­la­da en es­tos años. ¿Ner­vios? “An­tes, nin­guno. Con el pa­so del tiem­po, ca­da vez más”.

Por aque­lla épo­ca ya no des­car­ga­ba, sino que guar­da­ba: una vez que las em­bar­ca­cio­nes ali­jan en la pla­ya, los co­ches lle­van la mer­can­cía a las guar­de­rías, casas (o na­ves) al­qui­la­das para al­ma­ce­nar la dro­ga. Por ese tra­ba­jo se sue­le pa­gar en­tre 5.000 y 10.000

uen­tan los ve­ci­nos de La Lí­nea de la Con­cep­ción que no tan atrás en el tiem­po coin­ci­dían en los ba­res los que se de­di­ca­ban al es­tra­per­lo con los guar­dias que iban a to­mar un vino. Al pa­gar, el ca­ma­re­ro les de­cía que al­guien les ha­bía in­vi­ta­do. “Com­pa­re, hoy te he ga­na­do, me to­ca”, de­cía, al fon­do, el es­tra­per­lis­ta.

F OTO G R A F Í A D E MA­TÍAS C OSTA

EN FA­JOS Así pa­gan los je­fes del nar­co a sus tra­fi­can­tes cuan­do lo­gran es­qui­var a los agen­tes de la ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.