ES­TIR­PE DE AR­TE

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - FO­TO­GRA­FÍA DEGONZ ALOMA CHAD O• ES­TI­LIS­MO DE­BE ATRIZ MORENO DE LA C OVA

Alba Flo­res reivin­di­ca su éxi­to in­dis­cu­ti­ble en­tre anéc­do­tas fa­mi­lia­res y una fuer­te con­cien­cia política que no es­con­de.

Hi­ja de An­to­nio, nie­ta de Lo­la y el Pes­caí­lla, so­bri­na de Ro­sa­rio y Lo­li­ta. Alba Flo­res per­te­ne­ce a una es­tir­pe de ar­tis­tas, pe­ro ella bri­lla so­la con sus éxi­tos en ‘La ca­sa de pa­pel’ y ‘Vis a vis’. Des­ve­la­mos có­mo es una Flo­res de una nue­va ge­ne­ra­ción con con­cien­cia política que no se ca­lla sus opi­nio­nes sobre fe­mi­nis­mo, gé­ne­ro y ra­cis­mo. Por SILVIA CRUZ LA­PE­ÑA

Alba se ape­lli­da González Vi­lla, pe­ro eli­gió Flo­res, el ape­lli­do de su abue­la Lo­la, para ser ar­tis­ta. El día de su na­ci­mien­to, el 27 de oc­tu­bre de 1986, los dia­rios anun­cia­ban la nue­va tem­po­ra­da de Fal­con Crest, que en Es­ta­dos Uni­dos pa­só sin pe­na ni glo­ria, pe­ro que en España llegó a ser un fe­nó­meno que con­vir­tió a An­ge­la Chan­ning en el sím­bo­lo del mal. Trein­ta y un años des­pués al­go ha cam­bia­do y, aun­que Alba también es una es­tre­lla de te­le­vi­sión, lo es por una his­to­ria que no ha­bla de ri­cos pro­pie­ta­rios de vi­ñe­dos sino de un gru­po que se en­fren­ta al sis­te­ma: La ca­sa de pa­pel. La fic­ción en la que una ban­da de la­dro­nes atra­ca la Fá­bri­ca Na­cio­nal de Mo­ne­da y Tim­bre se ha con­ver­ti­do en la se­rie más vis­ta de ha­bla no in­gle­sa en Net­flix. Es­to ha pro­vo­ca­do si­tua­cio­nes nue­vas para Alba, fa­mo­sa des­de la cu­na, pe­ro que nun­ca ha­bía te­ni­do que es­con­der­se en la zo­na vip de un ae­ro­puer­to, co­mo le pa­só en Cos­ta Ri­ca, para gua­re­cer­se de una ava­lan­cha de fans que que­ría el au­tó­gra­fo de Nai­ro­bi, la fal­si­fi­ca­do­ra que ella in­ter­pre­ta.

Sin Mie­do a Pen­sar

La ca­sa de pa­pel tie­ne al­go en co­mún con Fal­con Crest: su pri­me­ra emi­sión, en An­te­na 3, fue mo­des­ta. “To­do cam­bió con Net­flix y re­co­noz­co que no soy ca­paz de ca­li­brar el éxi­to que tie­ne”, afir­ma Alba, con mi­les de se­gui­do­res en Bra­sil, Ita­lia, Fran­cia o Ar­gen­ti­na, un país don­de la re­cep­ción es tan bue­na que ya hay re­cién na­ci­das que se lla­man Nai­ro­bi y don­de el ape­lli­do Flo­res ha vuel­to a so­nar con fuer­za. Allí la sa­ga era muy co­no­ci­da, tan­to, que un can­tan­te na­cio­nal, Die­go To­rres, tie­ne una ver­sión del te­ma que An­to­nio le de­di­có a Alba al na­cer.

Ese boom le ha traí­do ofertas para ser ima­gen de mar­cas o acu­dir a even­tos, aun­que a ella no pa­re­ce im­por­tar­le de­ma­sia­do ha­ber pa­sa­do de 50.000 a casi tres mi­llo­nes de se­gui­do­res en Ins­ta­gram en me­ses. Sí re­co­no­ce que mi­de más sus opi­nio­nes: “Esa re­per­cu­sión es un al­ta­voz y soy cons­cien­te de que las re­des se han vuel­to muy quis­qui­llo­sas”, pe­ro se­gui­rá ha­blan­do de “justicia pa­triar­cal” ante la sen­ten­cia de La Ma­na­da o de “policía del pen­sa­mien­to” para el ca­so del ra­pe­ro Val­tonyc.

“Se me en­co­ge­ría el co­ra­zón si me ca­lla­ra. Sobre to­do por­que en es­te país, ha­ce no tan­to, ex­pre­sar tus ideas po­día cos­tar­te la vida”, afir­ma la nie­ta de la Fa­rao­na, ar­tis­ta que ac­tuó para Fran­co, el dic­ta­dor que fir­mó las con­de­nas de muer­te a las que se re­fie­re. “En ese te­ma me pue­de el amor y me sale de­fen­der a mi abue­la, que de ha­ber te­ni­do con­cien­cia política ha­bría te­ni­do que exi­liar­se. Pe­ro soy cons­cien­te de que hu­bo ar­tis­tas que se ne­ga­ron a can­tar­le a Fran­co y ella no”. Así de cla­ra es Alba, que sa­be que en sus 31 años de vida España ha cam­bia­do. También la fa­mi­lia Flo­res.

Bus­can­do una Iden­ti­dad

El día que Alba na­ció los te­le­dia­rios abrían con un fu­ne­ral obra de ETA y en los dia­rios bri­lla­ba Sade, can­tan­te ne­gra de la que se des­ta­ca­ba su “belleza exótica”. Hoy ya no hay que con­tar las víc­ti­mas de la ban­da te­rro­ris­ta, sino las del ma­chis­mo, te­ma sobre el que la ac­triz es con­tun­den­te: “El fe­mi­nis­mo es al­go in­trín­se­co a mí”. Y ase­gu­ra que aho­ra al­go es di­fe­ren­te: “Las mu­je­res nos mi­ra­mos por la ca­lle, nos pro­te­ge­mos, hay so­ro­ri­dad”.

Fue la úni­ca no­mi­na­da de los úl­ti­mos Pre­mios Fe­roz que acu­dió con un tra­je de Er­nes­to Ar­ti­llo. Sobre la te­la, pe­chos y se­xo di­bu­ja­dos en blan­co para exi­gir igual­dad para hom­bres y mu­je­res, co­mo si di­je­ra que a es­tas al­tu­ras el fe­mi­nis­mo ya no pue­de prac­ti­car­se por in­tui­ción, co­mo hi­zo la li­bé­rri­ma Lo­la Flo­res.

La di­ver­si­dad Alba la apren­dió en su fa­mi­lia. “En las casas de mi gen­te siem­pre hu­bo mesas muy gran­des, pu­che­ro para 20 y per­so­nas de dis­tin­tas cul­tu­ras, gé­ne­ros, ca­pa­ci­da­des, ra­zas o sexualidades”. Por esa ra­zón le preo­cu­pa que esa va­rie­dad no es­té pre­sen­te en el ci­ne, en las se­ries o en las no­ti­cias. “¿Has visto a un ac­tor cie­go en al­gún la­do?”, pre­gun­ta in­dig­na­da. Esa igual­dad que an­he­la también to­ca a las ra­zas, por eso ya no es per­ti­nen­te el exo­tis­mo para re­fe­rir­se a la belleza o al ta­len­to de quie­nes no son blan­cos.

Yo su­frí ra­cis­mo en el co­le­gio”, afir­ma. Y re­cuer­da el día que una cría en el co­me­dor de la es­cue­la le pre­gun­tó si era ca­lé y ella con­tes­tó que sí: “Fue co­rrien­do para de­cir a las de­más: ‘Ti­rad el pla­to, que es­ta­mos co­mien­do co­mi­da de gi­ta­nos’. Ve­te a sa­ber lo que le con­ta­rían en ca­sa”. De ma­yor ya no le su­ce­de, en­tre otras cosas, por­que “si tie­nes cier­ta po­pu­la­ri­dad, la gen­te pa­sa por al­to que eres gi­ta­na”, pe­ro in­sis­te en que “España es ra­cis­ta y ma­chis­ta por­que esa es la edu­ca­ción que aún re­ci­bi­mos”.

“EN LAS MESAS DE MI GEN­TE SIEM­PRE HU­BO PU­CHE­RO PARA 20 Y PER­SO­NAS DE DIS­TIN­TAS CUL­TU­RAS Y SEXUALIDADES”

Ella in­ten­ta ayu­dar con pa­pe­les co­mo el de Sa­ray en Vis a vis, una gi­ta­na les­bia­na con más ma­ti­ces de los que tie­nen las que re­tra­tan las no­ti­cias o los rea­lity shows. Es­ta Flo­res que tie­ne mu­cho de An­to­nio González, el Pes­caí­lla, de ado­les­cen­te se ale­jó de su gi­ta­ni­dad para bus­car su ca­mino, pe­ro hoy sien­te que le la­te más que nun­ca: “Ayu­do al Se­cre­ta­ria­do Gi­tano, aun­que ten­go cla­ro que mi ma­dre es pa­ya y mi edu­ca­ción, pri­vi­le­gia­da; así que no pue­do reivin­di­car una lu­cha que no me per­te­ne­ce de pri­me­ra mano. Pe­ro pue­do co­la­bo­rar”.

Unien­do mu­jer, fla­men­co y gi­ta­ni­dad, otra cues­tión sube a la me­sa: la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da en torno a Rosalía, can­tan­te bar­ce­lo­ne­sa a la que se acu­sa de apro­pia­cio­nis­mo cultural por usar sím­bo­los ro­ma­níes en un ví­deo. “Es in­to­le­ra­ble el aco­so y de­rri­bo a una mu­cha­cha que can­ta tan bo­ni­to y que aún tie­ne que ex­plo­rar en su ar­te, pe­ro es­ta po­lé­mi­ca tie­ne al­go po­si­ti­vo: por fin se ha­bla de la apor­ta­ción de los gi­ta­nos a es­te país”.

Cuan­do ha­bla, Alba pa­re­ce al­go in­fle­xi­ble, pe­ro lo es so­lo en el tono, por­que en la prác­ti­ca siem­pre deja una ren­di­ja para que se cuelen du­das. Lo ha­ce in­clu­so con las cosas más que­ri­das, también con la fa­mi­lia, pues no in­ten­ta ni una vez ha­cer mi­tos con su sangre. Ni si­quie­ra con Lo­la o con su pa­dre. Cuen­ta que a su abue­la la lla­ma­ba “Oleo­le”, por­que eso era lo que le de­cía cuan­do iba a ver­la a la cu­na, que fue quien le dio su pri­mer ca­fé con le­che y que de ella he­re­dó el amor por los dulces, es­pe­cial­men­te los me­ren­gues. Pu­ra in­fan­cia que na­rra con los ojos ba­jos, co­mo si vol­vie­ra a los ochos años.

La Me­mo­ria

“El re­cuer­do de mi pa­dre es sub­je­ti­vo y muy par­ti­cu­lar”, apun­ta, pe­ro Ma­rio­la Ore­lla­na, ami­ga de la fa­mi­lia, co­men­ta por te­lé­fono un detalle de esa re­la­ción que su­ce­día en los ve­ra­nos en Mar­be­lla: “Es­pe­ra­ba a que se des­per­ta­ra An­to­nio para es­tar to­do el día pe­ga­da a él y ju­ga­ba siem­pre a cosas in­tré­pi­das, subida a los ár­bo­les y lle­na de ener­gía. ¡Co­mo es aho­ra!”.

De su pa­dre he­re­dó la con­cien­cia eco­lo­gis­ta. “Quie­re ser in­ven­to­ra para ha­cer puen­tes col­gan­tes y que no ha­ya que cor­tar ár­bo­les”. Así ex­pli­ca­ba An­to­nio el mo­do en que su ni­ña in­ter­pre­ta­ba el res­pe­to por el me­dioam­bien­te que él te­nía. Y también sus an­he­los de in­fan­cia. “No que­ría ser ar­tis­ta. Mi fa­mi­lia me pa­re­cía muy pe­sa­da, siem­pre can­tan­do”, di­ce. A Alba no le mo­les­tan los re­cuer­dos, aun­que reac­cio­na de otro mo­do cuan­do al­guien jun­ta en la mis­ma fra­se “tra­ge­dia” y “Flo­res”, co­mo si esa com­bi­na­ción de pa­la­bras no de­fi­nie­ra la me­mo­ria de una chi­ca que ha in­ten­ta­do co­no­cer a su pa­dre a tra­vés de otras per­so­nas. “Na­die me ha di­cho na­da ma­lo. Igual di­cen que era pe­sa­do o que con­du­cía mal… Pe­ro na­da de eso es ma­lo”. Al­guien po­dría pen­sar que eso la sa­tis­fa­ce, pe­ro ella, que pa­re­ce en paz con el re­cuer­do de su pro­ge­ni­tor, también pa­re­ce es­tar siem­pre bus­can­do. “Me gus­ta ver do­cu­men­ta­les. El úl­ti­mo al que me en­gan­ché fue Wild Wild Country”, di­ce sobre el que na­rra la his­to­ria de la sec­ta fun­da­da por Os­ho y que le gus­tó por­que le ge­ne­ró du­das sobre de qué la­do po­ner­se. “Así te das cuen­ta de que es muy di­fí­cil de­cir ta­jan­te­men­te si al­go es ver­dad o men­ti­ra”. Ese es el áni­mo in­te­rro­ga­dor con el que se acer­ca a to­do, también a su pa­dre, al res­to de su fa­mi­lia y al mun­do.

Ta­blas y Duen­de

“Alba tie­ne duen­de”, afir­ma Pepa Ló­pez, ac­triz de Mer­lí, se­rie lla­ma­da a se­guir los pa­sos de La ca­sa de pa­pel en Net­flix. La ca­ta­la­na co­no­ció a la ma­dri­le­ña en Tro­ya­nas, obra de Car­me Por­ta­ce­li sobre tex­tos de Eu­rí­pi­des. Flo­res in­ter­pre­tó a Po­lí­xe­na, per­so­na­je que la tie­ne fas­ci­na­da. “Tras la de­rro­ta de Tro­ya, las mu­je­res son en­tre­ga­das al enemi­go co­mo bo­tín de gue­rra y Po­lí­xe­na es sa­cri­fi­ca­da”, cuen­ta la in­tér­pre­te, que aún dis­fru­ta ha­blan­do de ese pa­pel. Ló­pez, ve­te­ra­na ac­triz de tea­tro, di­ce de ella: “No es de las que obe­de­ce y ya, siem­pre pro­po­ne cosas. En ella do­mi­na la ener­gía sobre la pau­sa y es muy bue­na com­pa­ñe­ra”.

A Flo­res le apa­sio­nan las ta­blas: ha es­ta­do en el Fes­ti­val de Tea­tro Clá­si­co de Mé­ri­da con Tro­ya­nas, ha he­cho un Sha­kes­pea­re gi­tano, ac­tuó en el María Guerrero y di­ri­gió su pro­pia obra, al­go que vol­ve­rá a ha­cer. “Te­nía 22 años y se ti­tu­ló Dis­to­pías en Ve­nus”. Dis­fru­ta con el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. “En te­le­vi­sión, por sus rit­mos y su di­ná­mi­ca, es más di­fí­cil, pe­ro el ci­ne y la te­le son los que dan de co­mer a los ac­to­res”. Sobre sus cua­li­da­des ante la cá­ma­ra ha­bla Álex Pi­na, crea­dor de La ca­sa de pa­pel y Vis a vis: “Es po­de­ro­sa y eso es un plus ca­ris­má­ti­co de su ADN”. Y aña­de: “Su hor­qui­lla de in­ter­pre­ta­ción es gi­gan­te”.

Ante los elo­gios, reac­cio­na así: pien­sa, son­ríe un se­gun­do y vuel­ve a la reali­dad. “Los ac­to­res es­ta­mos so­bre­va­lo­ra­dos”, di­ce qui­tán­do­se im­por­tan­cia, co­mo si es­ta chi­ca que ya ga­nó un Pre­mio On­das co­lec­ti­vo por Vis a vis te­mie­ra per­der el nor­te. Qui­zá por eso cuan­do tie­ne que se­ña­lar a al­guien que ha­ble de ella, nom­bra a Ana Vi­lla, su ma­dre. Ella es quien la crio en so­li­ta­rio des­de la muer­te de An­to­nio. “Soy in­de­pen­dien­te des­de los 19 años, pe­ro mi ma­dre es fun­da­men­tal por­que me re­cuer­da mis ini­cios. Me en­se­ñó a te­ner no uno, sino los dos pies en la tie­rra”.

In­te­gri­dad”, es­ta es la pa­la­bra que uti­li­za su pro­ge­ni­to­ra para des­cri­bir­la. Tras sus ga­fas de diseño apa­re­cen dos lá­gri­mas. “No sé por qué me emo­ciono…”, ex­cla­ma Vi­lla, que es­tá en la ha­bi­ta­ción de al la­do mien­tras Alba se fo­to­gra­fía para es­te re­por­ta­je. La jo­ven a la que de­fi­ne co­mo el amor de su vida po­sa ante la cá­ma­ra muy con­cen­tra­da pe­ro sin per­der detalle de lo que ocu­rre a unos me­tros de dis­tan­cia. Así es es­ta Flo­res, que es­cru­ta, ana­li­za, hue­le lo que la ro­dea y des­car­ta rá­pi­da­men­te lo que es irre­le­van­te. “Mi hi­ja no se ven­de”, aña­de Vi­lla a la

“YO SU­FRÍ RA­CIS­MO EN EL CO­LE­GIO. ESPAÑA ES RA­CIS­TA Y MA­CHIS­TA POR LA EDU­CA­CIÓN QUE RE­CI­BI­MOS”

des­crip­ción de su ca­cho­rro. Alba cuen­ta des­pués que si an­tes as­pi­ra­ba a vi­vir de su tra­ba­jo, aho­ra que lo ha con­se­gui­do su ta­rea prin­ci­pal es no per­der su esen­cia. “Te­ne­mos una re­la­ción com­ple­ja, por­que so­mos in­ten­sas y por­que he­mos si­do du­ran­te años una fa­mi­lia de dos”, di­ce la hi­ja, que sien­te que su ma­dre le ha da­do alas. “Nun­ca me di­jo ‘No seas bru­ta’ ni me coar­tó cuan­do pre­fe­ría ju­gar al fút­bol en vez de a mu­ñe­cas”. En ese sen­ti­do, re­cuer­da que sien­do cría la en­tre­vis­tó Jesús Váz­quez y ella se de­fi­nió co­mo un po­co ni­ño. “Mis ami­gos LGTBI han visto ese ví­deo y se sor­pren­den de que lo tu­vie­ra tan cla­ro con cinco años y que lo di­je­ra con na­tu­ra­li­dad”.

Pe­ro la fran­que­za es una co­sa y la in­ti­mi­dad otra dis­tin­ta. Por eso Alba, que no es­con­de sus ideas po­lí­ti­cas, re­cla­ma co­mo ex­clu­si­va­men­te su­ya su vida pri­va­da. “Ten­go 31 años y ja­más he en­tra­do en ese mun­do, por­que creo que es bueno te­ner pri­va­ci­dad y también se­cre­tos: da mu­cha fuer­za te­ner­los. Y mu­cha pro­fun­di­dad”. Sus pa­la­bras to­pan irre­me­dia­ble­men­te con lo he­re­da­do y es fá­cil acor­dar­se de la bo­da de Lo­li­ta con Gui­ller­mo Fu­ria­se o de la se­rie que su abue­la ofre­ció en la re­vis­ta Se­ma­na con pe­los y se­ña­les y por en­tre­gas. Se ti­tu­la­ba Mis ro­man­ces y aven­tu­ras.

A los Flo­res se les ha tra­ta­do du­ran­te dé­ca­das co­mo a un to­do. Aún pa­sa y es ex­tra­ño, por­que Alba tie­ne dos ojos y un per­fil co­mo los de Lo­la y un quie­bro en la voz muy de su pa­dre, pe­ro es ob­vio que va por li­bre. Esa uni­fi­ca­ción pro­vo­ca que el pú­bli­co crea sa­ber­lo to­do sobre ellos y per­pe­túa ideas co­mo la de que Ro­sa­rio es la vi­va ima­gen de su ma­dre, cuan­do ese pa­re­ci­do es so­lo fí­si­co. “Mi hi­ja y Ro­sa­rio son cla­va­das al Pes­caí­lla”, di­ce Vi­lla y Alba asien­te. “Mi tía y yo so­mos las ran­cias de la fa­mi­lia”, aña­de en­tre car­ca­ja­das y con­tra­po­nién­do­se a la per­so­na­li­dad de Lo­li­ta, a quien de­fi­ne co­mo más apa­sio­na­da.

Alba sa­be que ya no hay que salir de España para ha­cer ca­rre­ra. “Esa vi­sión de que lo bueno era Holly­wood ha ca­du­ca­do. En España se ha­cen cosas muy po­ten­tes”. El éxi­to de su se­rie le da ra­zón. A ella no le ha he­cho fal­ta mo­ver­se de ca­sa para con­quis­tar el mun­do. Su abue­la Lo­la vi­vió en Mé­xi­co para ro­dar va­rias pe­lí­cu­las en 1952 y du­ran­te una tem­po­ra­da se lle­vó allí a to­da la fa­mi­lia, una a la que la pren­sa si­gue lla­man­do “clan” aun­que va­ya de­jan­do de ser­lo.

Aho­ra que tie­ne un nom­bre ar­tís­ti­co pro­pio, a Alba no se la con­fun­de con otros miem­bros de su fa­mi­lia, sino con sus per­so­na­jes. “Pe­ro no soy Nai­ro­bi ni Sa­ray. La dos son, de dis­tin­tas ma­ne­ras, del lum­pen y yo no he lle­va­do una vida pa­re­ci­da. Soy una bur­gue­si­ta… a mi pe­sar”. Lo di­ce, más que con sen­sa­ción de cul­pa, con una de con­tra­dic­ción y acla­ra que por eso ha ido cons­tru­yén­do­se una con­cien­cia so­cial. Por­que así co­mo el fe­mi­nis­mo le sale so­lo, otras cosas ha te­ni­do que es­tu­diar­las. Por ejem­plo, el mo­ti­vo por el que des­de ha­ce seis me­ses es ve­ge­ta­ria­na. “Me he in­for­ma­do y no quie­ro con­tri­buir con la in­dus­tria de la car­ne”, afir­ma una mu­jer que pa­re­ce más una ciu­da­da­na res­pon­sa­ble que una fa­mo­sa co­lec­cio­nis­ta de cau­sas.

El hoy y el ayer apa­re­cen con­tra­pues­tos mu­chas ve­ces en la bo­ca de Alba. “Un mun­do vie­jo ha muer­to, pe­ro el nue­vo no aca­ba de na­cer”, di­ce sobre la si­tua­ción política. “Es otra ge­ne­ra­ción de Flo­res”, enun­cia cuan­do al­guien se per­ca­ta de lo al­ta que es o de que en­tre los su­yos an­tes ha­bía más mú­si­cos y aho­ra, más ac­tri­ces. “Pe­ro yo también can­to, y Naj­wa Nim­ri, que me es­cu­chó con un gui­ta­le­le, di­ce que soy ins­tru­men­tis­ta”, in­for­ma quien de pe­que­ña pe­día al Pes­caí­lla que le en­se­ña­ra a to­car la gui­ta­rra.

Un Ver­so Suel­to

El pa­sa­do y el fu­tu­ro bro­tan de nue­vo cuan­do se ha­bla de la ven­ta de El Lerele, cha­let de La Mo­ra­le­ja que ad­qui­rió la Fa­rao­na a fi­na­les de los ochen­ta y en el que los Flo­res vi­vie­ron lo me­jor y lo peor de sus vi­das. “Soy ma­la con las anéc­do­tas, pe­ro te­ne­mos ví­deos con to­dos allí in­ven­tan­do cu­le­bro­nes, pro­gra­mas de te­le­vi­sión… ¡To­do tan di­ver­ti­do!”, cuen­ta Alba, muy de acuer­do con la ven­ta. “Ha­bía que des­pren­der­se, co­rría­mos el ries­go de que­dar­nos an­cla­dos en el pa­sa­do”. Ella cree que ven­der ese ni­do ha pues­to en mar­cha el fu­tu­ro y en­la­za ese adiós con el bebé que espera su pri­ma Ele­na Fu­ria­se. “Es ca­sua­li­dad, pe­ro lo veo co­mo una se­ñal”. En su ca­so, afir­ma que no se ve for­man­do una fa­mi­lia. “Aun­que hay mu­chas ma­ne­ras… Mon­tar una com­pa­ñía de tea­tro es una de ellas”, di­ce pí­ca­ra e in­ten­ta­do ce­rrar una puer­ta por la que no es­tá dis­pues­ta a per­mi­tir que en­tre na­die.

Ter­mi­na­mos y Alba Flo­res se po­ne su ro­pa, se re­la­ja y vuel­ve a ser Alba González Vi­lla. Su es­tam­pa y sus vi­ven­cias ha­blan de los Flo­res que to­dos creen co­no­cer, pe­ro por su bo­ca se oye el fu­tu­ro. Es­tá en el mun­do y ha de­ci­di­do com­pren­der­lo y, si pue­de, me­jo­rar­lo. To­do un gi­ro en un clan, co­mo ella re­co­no­ce, sin con­cien­cia política. “Soy un ver­so suel­to de los Flo­res y sé que mi for­ma de vi­vir y de pen­sar ha si­do un re­to para mi fa­mi­lia”, re­fle­xio­na. Lue­go, co­mo si vol­vie­ra a Lo­la, a El Lerele y los me­ren­gues, sus­pi­ra y ase­ve­ra: “Sé que siem­pre ha­brá en sus mesas un pu­che­ro para mí”.

Al aca­bar la entrevista, los periódicos di­cen que el mo­vi­mien­to an­ti­sis­te­ma 5 Es­tre­llas ha en­tra­do en el Go­bierno de Ita­lia, que Ken­drick La­mar es el pri­mer ra­pe­ro en ga­nar un Pu­lit­zer y que la mo­ción que ha echa­do a Ra­joy del Go­bierno es la pri­me­ra que pros­pe­ra en democracia. “Es un día his­tó­ri­co”, di­ce, an­tes de des­pe­dir­se, la Flo­res que ha da­do pistas de por dón­de irá el fu­tu­ro. �

“HA­BÍA QUE DES­PREN­DER­SE DE EL LERELE POR­QUE CO­RRÍA­MOS EL RIES­GO DE ANCLARNOS EN EL PA­SA­DO”

Silvia Cruz La­pe­ña es­tá es­pe­cia­li­za­da en fla­men­co, pe­ro es tan fan de La Pa­que­ra co­mo de Emily Dic­kin­son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.