AGUACATTE

Car­los Bau­te, Sara Car­bo­ne­ro o Eu­ge­nia Sil­va son al­gu­nos de sus clien­tes. Les pre­sen­ta­mos a la jo­ven que or­ga­ni­za los sa­raos más ex­clu­si­vos de Ma­drid.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - –PAU­LA ME­NÉN­DEZ

La em­pre­sa­ria Blanca Ba­rre­ra nos cuen­ta los se­cre­tos de su ca­te­ri­ng.

El ca­te­ri­ng Aguacatte es la sen­sa­ción de la ca­pi­tal. En po­co más de dos años, la ma­dri­le­ña Blanca Ba­rre­ra-Cua­dra, su ca­ris­má­ti­ca fun­da­do­ra, se ha he­cho con una se­lec­ta clien­te­la en la que des­ta­can nom­bres co­mo As­trid Kli­sans y Car­los Bau­te, Sara Car­bo­ne­ro o Eu­ge­nia Sil­va. Las ce­le­bri­ties y las fir­mas de lu­jo sa­ben que no hay otra co­mo ella cuan­do se tra­ta de or­ga­ni­zar un sa­rao di­fe­ren­te. Y un de­ta­lle muy sig­ni­fi­ca­ti­vo: to­do el que la lla­ma una vez, re­pi­te. “Nues­tros even­tos son to­tal­men­te per­so­na­li­za­dos. Lo ha­go to­do a me­di­da. Di­se­ño las ban­de­jas pa­ra ca­da ca­te­ri­ng y eli­jo un out­fit es­pe­cial pa­ra los ca­ma­re­ros”, nos cuen­ta. Si la fies­ta tie­ne lu­gar en el pa­tio an­da­luz del Mu­seo So­ro­lla, Blanca vis­te a su equi­po con pa­me­las gi­gan­tes y de­lan­ta­les de flo­res; mien­tras que si la ve­la­da acon­te­ce en una ga­le­ría de ar­te, apues­ta por man­di­les con pin­tu­ras ti­po Po­llock. “Ma­ña­na te­ne­mos una pre­sen­ta­ción en Ta­cha Beauty ins­pi­ra­da en el Sáha­ra, así que lle­va­rán unas ca­mi­sas de lino ma­rro­nes”, ex­pli­ca so­bre su co­me­ti­do en el cen­tro de be­lle­za de la jet. Po­sa en las fotos con des­par­pa­jo y se ríe con fuer­za, co­mo si fue­ra una di­va. “Siem­pre he te­ni­do un al­ma muy ar­tís­ti­ca. En mi ca­sa so­mos to­dos muy bohemios. Mi ma­dre pin­ta, mi pa­dre can­ta, mi her­mano es pu­bli­cis­ta y mi her­ma­na to­ca el piano. De pe­que­ña me po­nía los abri­gos de vi­són de mi ma­dre y de­cía: ‘Yo soy Blan­che Du­bois. No más fotos, no más fotos’. Hoy to­do el mun­do me lla­ma así. Bueno, aho­ra tam­bién, Lady Aguacatte o la ni­ña del Aguacatte”.

Di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res, Blan­che tie­ne un gus­to im­pe­ca­ble. Ella ase­gu­ra que lo ha he­re­da­do de su ma­dre, Mar­ta Cua­dra, in­terio­ris­ta y pin­to­ra naif. “Lo he ma­ma­do des­de ni­ña. Cre­cí re­co­rrien­do tien­das de de­co­ra­ción, es­tu­dios de ar­tis­tas y ca­sas —co­mo la de mis pro­pios abue­los, él era ar­qui­tec­to— con unos cua­dros ma­ra­vi­llo­sos. El pa­drino de mi ma­dre es el due­ño del pa­la­cio Vela de los Co­bos, que es un lu­gar úni­co”. La sol­tu­ra y el atre­vi­mien­to le vie­nen por vía pa­ter­na. “Mi pa­dre se ga­na la vi­da com­pran­do te­rre­nos y ha­cien­do ca­sas, pe­ro él se con­si­de­ra can­tan­te por en­ci­ma de to­do. Abo­rre­ce los tra­ba­jos se­rios. Se lla­ma Gastón Ba­rre­ra y ha sa­ca­do tres dis­cos. Es un can­tau­tor de voz ron­ca, ti­po Johnny Cash o Len­non”. Blan­che hi­zo un

“TEN­GO UN AL­MA AR­TÍS­TI­CA. EN MI CA­SA SO­MOS TO­DOS MUY BOHEMIOS”

año de De­re­cho y Ad­mi­nis­tra­ción y Di­rec­ción de Em­pre­sas, pe­ro lo de­jó. “Sa­bía que no iba a ser la me­jor abo­ga­da del mun­do”, re­la­ta. Em­pe­zó a es­tu­diar Ar­qui­tec­tu­ra de In­te­rio­res en la Uni­ver­si­dad Po­li­téc­ni­ca de Ma­drid y en­con­tró la fe­li­ci­dad. Por las ma­ña­nas ha­cía prác­ti­cas en Sot­heby’s, la repu­tada ca­sa de subas­tas bri­tá­ni­ca. “Los fi­nes de se­ma­na me iba a pa­sar ban­de­jas con Sa­mant­ha de Es­pa­ña y Cari Goyanes. Apren­dí mu­cho de ellas, soy muy ob­ser­va­do­ra. Am­bas me pa­re­cen bue­ní­si­mas, ca­da una en su es­ti­lo”.

Aquel tra­ba­jo pa­ra sa­car­se un di­ne­ro ex­tra du­ran­te su épo­ca uni­ver­si­ta­ria fue el pun­to de par­ti­da pa­ra crear

su exi­to­so ne­go­cio. “Mis es­pe­cia­li­da­des son el ro­llo de agua­ca­te —una re­ce­ta má­gi­ca que me en­se­ña­ron mi ma­dre y su gran ami­ga Ro­cío Me­so­ne­ro-Ro­ma­nos— y la tar­ta de que­so. Em­pe­cé ven­dién­do­los en va­ca­cio­nes en Co­mi­llas, que es don­de ve­ra­neo. Cuan­do los ami­gos de mis pa­dres ve­nían a ce­nar a ca­sa, se que­da­ban ma­ra­vi­lla­dos y me ha­cían en­car­gos”. De pron­to, un día al­guien le pi­dió una ce­na en­te­ra y la audaz Blan­che se vino arri­ba. “Lla­mé a las se­ño­ras que tra­ba­jan en mi ca­sa y en la de mi abue­la y to­das nos pu­si­mos ma­nos a la obra. Mi ma­dre, que es muy de­ta­llis­ta, nos or­ga­ni­zó to­do el me­na­je”. Su glo­rio­sa in­cur­sión en el universo gas­tro­nó­mi­co ha­bía co­men­za­do.

Sen­si­bi­li­dad Es­té­ti­ca

A pe­sar del rá­pi­do éxi­to de Aguacatte, Blan­che nun­ca ha aban­do­na­do su fa­ce­ta co­mo in­terio­ris­ta. Con To­mat­te, su otra aven­tu­ra em­pre­sa­rial, se en­cuen­tra in­mer­sa en dos pro­yec­tos de per­so­na­jes fa­mo­sos, aun­que no suel­ta pren­da de los nom­bres. “Mi di­se­ña­do­ra fa­vo­ri­ta es Isa­bel Ló­pe­zQue­sa­da. Ade­más, soy ín­ti­ma de su hi­ja, Isa­bel Llan­za [una jo­ven es­ti­lis­ta de la re­vis­ta Vo­gue]. Me fli­pa to­do lo que ha­ce. Yo ha­go al­go pa­re­ci­do pe­ro con mi se­llo. Me en­can­tan los mue­bles an­ti­guos, las es­cul­tu­ras y el ar­te de co­lo­res vi­bran­tes”, ase­gu­ra. La pri­me­ra opor­tu­ni­dad pa­ra des­ple­gar su po­ten­cial en es­te cam­po lle­gó de la mano de sus pa­dres. “Me con­fia­ron el di­se­ño de nues­tra ca­sa de verano en Co­mi­llas. Fue una ex­pe­rien­cia ge­nial y gra­cias a eso me sur­gie­ron nue­vos clien­tes”.

Su pro­pio ho­gar, en la ma­dri­le­ña zo­na del Ber­na­béu, es un epí­to­me de su par­ti­cu­lar es­ti­lo. En su ca­sa pue­des en­con­trar­te un cua­dro de Ju­lio Ro­me­ro de To­rres jun­to a una obra del jo­ven es­cul­tor Álvaro Onie­va. “Ten­go mu­chos ami­gos ar­tis­tas y co­lec­ciono pie­zas de to­dos ellos”. Ate­so­ra crea­cio­nes de Pa­blo Man­so —hi­jo del fo­tó­gra­fo Fer­nan­do Man­so—, Ma­riano Vi­la­llon­ga o Eduar­do La­lan­ne. “Siem­pre les va­ci­lo di­cién­do­les que yo soy pa­ra ellos lo que el con­de Güell fue pa­ra Gau­dí”, di­ce rien­do.

Edu­ca­da y aten­ta, Blan­che es­tá con­cen­tra­da en nues­tra char­la, pe­ro mien­tras ha­bla­mos su te­lé­fono no de­ja de emi­tir se­ña­les. Ade­más de una le­gión de ce­le­bri­da­des, Aguacatte se ha con­ver­ti­do en el ca­te­ri­ng de re­fe­ren­cia de fir­mas de lu­jo co­mo Shi­sei­do, Ves­tiai­re Co­llec­ti­ve o In­di­tex.

Al fi­nal de la con­ver­sa­ción, nues­tra pro­ta­go­nis­ta re­ve­la, co­mo si na­da, un se­cre­to ines­pe­ra­do. “No sé co­ci­nar. En reali­dad ten­go un gran ins­tin­to em­pren­de­dor y la suer­te de po­der ro­dear­me de los me­jo­res pro­fe­sio­na­les. En mi fa­mi­lia, ade­más del sen­ti­do ar­tís­ti­co, to­dos te­ne­mos una gran in­tui­ción pa­ra los ne­go­cios. Mi abue­lo pa­terno te­nía una edi­to­rial muy pun­te­ra en el ám­bi­to cien­tí­fi­co, mi pa­dre es em­pre­sa­rio in­mo­bi­lia­rio…”. —¿Có­mo se ve den­tro de 10 años? —Mon­ta­da en un avión via­jan­do de un país a otro, con mi­les de em­pre­sas re­par­ti­das por to­do el mun­do, ti­po Aman­cio Or­te­ga. Des­de pe­que­ña me he vis­to así. A mí lo que me gus­ta es di­ri­gir.

“EN MI ÉPO­CA UNI­VER­SI­TA­RIA, LOS FI­NES DE SE­MA­NA ME IBA A PA­SAR BAN­DE­JAS CON SA­MANT­HA DE ES­PA­ÑA Y CARI GOYANES. APREN­DÍ MU­CHO DE ELLAS”

Blan­che Du­bois, ál­ter ego de Blanca Ba­rre­ra- Cua­dra, lle­va ves­ti­do de Del­po­zo y pen­dien­tes de Ju­lie­ta Ál­va­rez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.