VO­CES ‘TECHIES’

Una dé­ca­da des­pués de cam­biar nues­tras vi­das con el ‘smartp­ho­ne’, el pro­gre­so quie­re que use­mos al­go aún más hu­mano que los de­dos pa­ra trans­for­mar nues­tros ho­ga­res: la voz.

Vanity Fair (Spain) - - CONTENTS - – J. S.

En nues­tra nue­va sec­ción de tec­no­lo­gía pre­sen­ta­mos los asis­ten­tes de voz.

CS­te­ve Jobs pre­sen­tó el pri­mer iP­ho­ne, sa­bía lo que es­ta­ba po­nien­do en mar­cha: una ne­ce­si­dad crea­da que pron­to se con­ver­ti­ría en in­dis­pen­sa­ble. Hi­cie­ron fal­ta años y un eco­sis­te­ma de apps, pe­ro aho­ra mis­mo cues­ta, y mu­cho, ima­gi­nar­se la vi­da sin un smartp­ho­ne. El si­guien­te pa­so es no ne­ce­si­tar el ri­tual de des­blo­quear­lo más de 80 ve­ces al día (un iP­ho­ne cual­quie­ra, y en 2016). Ni las pan­ta­llas. Ni los de­dos. Al me­nos, no en ca­sa. Es una ba­ta­lla que Goo­gle y Ama­zon aca­ban de traer a Es­pa­ña tras ha­ber con­ven­ci­do a más de 40 mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses de que la idea de ha­blar con nues­tras ca­sas es la ne­ce­si­dad in­dis­pen­sa­ble de los pró­xi­mos años. Goo­gle ha abier­to fue­go pri­me­ro con Goo­gle Home y Goo­gle Mi­ni, dos apa­ra­tos que per­mi­ten con­tro­lar con la voz el día a día.

¿Que có­mo fun­cio­na? Es sen­ci­llo. So­lo ha­cen fal­ta una wi­fi y un mó­vil con el que in­di­car qué dis­po­si­ti­vos y ser­vi­cios te­ne­mos (una te­le in­te­li­gen­te, Spo­tify, Net­flix, ese al­ta­voz co­nec­ta­do...) y, a par­tir de ahí, se tra­ta de ha­blar.

“Ho­la, Goo­gle. Pon­me una alar­ma pa­ra ma­ña­na a las sie­te” fue mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia. El mi­cró­fono/ al­ta­voz en­tien­de bas­tan­te bien el len­gua­je natural (nó­te­se que no di­je: “Pro­gra­mar alar­ma 7 a. m.”). La si­guien­te fue al des­per­tar­me: “Buenos días”, por­que, si va­mos a ha­blar con las má­qui­nas, que no fal­te la edu­ca­ción. La res­pues­ta de Goo­gle fue de­vol­ver­me el sa­lu­do, de­cir­me el tiem­po que iba a ha­cer y re­cor­dar­me mis com­pro­mi­sos. Co­mo con los ini­cios del smartp­ho­ne, su po­te­nuan­do

CO­MO EL IP­HO­NE EN SU MO­MEN­TO, L A CLA­VE ES LA CO­MO­DI­DAD Y EL PO­TEN­CIAL PA­RA HA­CER­SE IN­DIS­PEN­SA­BLE CUAN­TO MÁS LO USES

cial em­pe­zó a ha­cer­se evi­den­te con el uso. Igual que en 2007, la par­te más atrac­ti­va era la co­mo­di­dad, una vez que se pier­de la ver­güen­za a ha­blar con la ca­sa.

Apar­tir de ahí, em­pe­cé a pe­dir­le mú­si­ca (es bas­tan­te di­fí­cil so­li­ci­tar can­cio­nes en con­cre­to, eso sí); que me pu­sie­se Glow, de Net­flix, en la te­le; ano­tar­me una lis­ta de la com­pra pa­ra te­ner­la en el mó­vil cuan­do ba­ja­se a com­prar; re­ser­var me­sa en un res­tau­ran­te y re­cor­dar­me la ci­ta; pe­dir­me un ta­xi...

Y, en el fon­do, ser una es­pe­cie de asis­ten­te per­so­nal (la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que lo im­pul­sa se lla­ma así, de he­cho: Asis­ten­te de Goo­gle) y un mon­tón de apps jun­tas. Tam­po­co se tra­ta de un ser­vi­cio nue­vo o re­vo­lu­cio­na­rio: la gue­rra en­tre Goo­gle Home y su Asis­ten­te y Ama­zon Echo con su Ale­xa se re­mon­ta a ha­ce un par de años en Es­ta­dos Uni­dos; el úni­co pro­ble­ma es que, has­ta aho­ra, nin­guno de ellos ha­bla­ba cas­te­llano.

La res­pues­ta de Ama­zon lle­ga­rá es­te año con la fa­mi­lia Ama­zon Echo, que jue­ga a lo mis­mo: in­te­grar to­dos los ser­vi­cios que has­ta aho­ra aso­ciá­ba­mos con el mó­vil en un apa­ra­ti­to siem­pre a la es­cu­cha y que, de pa­so, per­mi­te com­prar im­pul­si­va­men­te en Ama­zon con la voz. Son, de mo­men­to, ver­sio­nes pri­me­ri­zas de lo que nos es­pe­ra y su ni­vel de efec­ti­vi­dad de­pen­de me­nos de lo tec­no­ló­gi­cos que sean nues­tros ho­ga­res co­mo de su ca­pa­ci­dad pa­ra sa­ber ven­der lo que pue­den ha­cer. Goo­gle Home, por ejem­plo, es ca­paz de guiar­nos en la co­ci­na a tra­vés de re­ce­tas, pe­ro aún no es in­tui­ti­vo en­ten­der que es ap­to pa­ra eso.

Es po­si­ble que de vez en cuan­do ha­ya que con­sul­tar­le a In­ter­net qué pue­de ha­cer. Pe­ro cuan­do se pa­sa la no­ve­dad de in­te­rro­gar­le, de pe­dir­le chis­tes o de asom­brar­nos por­que se­pa ha­cer aque­llo pa­ra lo que se in­ven­ta­ron los or­de­na­do­res (¡Oh, sa­be Ma­te­má­ti­cas!), Home —Mi­ni, en mi ca­so— se con­vier­te exac­ta­men­te en lo que de­be­ría: una pre­sen­cia de fon­do a la que pe­dir­le que nos ha­ga la vi­da más fá­cil y sen­tir­nos im­por­tan­tes. Co­mo si un ma­yor­do­mo in­vi­si­ble, un po­co tor­pe, es­tu­vie­ra 24 ho­ras al día a nues­tro ser­vi­cio.

Po­dría­mos po­ner­nos fu­tu­ris­tas y ha­blar del mo­men­to en el que nos per­mi­ta con­tro­lar la tem­pe­ra­tu­ra, pro­gra­mar la­va­do­ras, et­cé­te­ra. El fa­mo­so “In­ter­net de las co­sas” del que nos reía­mos ha­ce un par de años (¿Pa­ra qué iba a que­rer na­die una ne­ve­ra con wi­fi?) tie­ne sen­ti­do a tra­vés de es­te ti­po de apa­ra­tos. Pe­ro, de ver­dad, es lo de me­nos. En lo que im­por­ta, en el aho­ra, lo re­vo­lu­cio­na­rio es que ya po­de­mos so­li­ci­tar a nues­tra ca­sa que ha­ga co­sas por no­so­tros sin te­ner si­quie­ra que mi­rar el mó­vil. Y esa es siem­pre la cla­ve del éxi­to tec­no­ló­gi­co: aque­llo que nos per­mi­te ser aún más va­gos y de­jar que las má­qui­nas se ocu­pen.

1 Goo­gle Wi­fi (139 €), tan prác­ti­co co­mo bo­ni­to pa­ra con­tro­lar In­ter­net en ca­sa. 2 Ama­zon Echo Look (199 $, aún no dis­po­ni­ble en Es­pa­ña), quién quie­re un es­pe­jo si pue­de te­ner una “cá­ma­ra es­ti­lis­ta” que acon­se­je so­bre mo­da. 3 Goo­gle Home (de 59 € a 149 €), ha­ble con su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.