Ne­ve Camp­bell

En los no­ven­ta la vi­mos pa­sar de ni­ña en ‘Cin­co en fa­mi­lia’ a mu­jer (mal­va­da) en ‘Jue­gos sal­va­jes’ mien­tras su­fría­mos por su vi­da en ‘Scream’. ¿Por qué se des­in­fló su ca­rre­ra?

Vanity Fair (Spain) - - CINE - Juan Sanguino es crí­ti­co de ci­ne. Su muer­te pre­fe­ri­da de ‘Scream’ es la de Ta­tum tras gri­tar: “¡No me ma­te, quie­ro sa­lir en la se­cue­la!”. Por JUAN SANGUINO

En su ca­me­rino ha­bía flo­res se­cas, olía a in­cien­so, se be­bía té de hier­bas y so­na­ba mú­si­ca cel­ta. An­te la cá­ma­ra, ex­pre­sa­ba sus emo­cio­nes ten­san­do o re­la­jan­do la man­dí­bu­la. Hay po­cas co­sas más no­ven­te­ras que Ne­ve Camp­bell (On­ta­rio, 1973), quien fue­ra ído­lo tan­to de la Ge­ne­ra­ción X y su an­gus­tia exis­ten­cial (en Scream no gri­ta­ba ni una so­la vez y cuan­to más son­reía en la se­rie Cin­co en fa­mi­lia más tris­tes pa­re­cían sus ojos) co­mo de la Ge­ne­ra­ción 90210 y su ma­te­ria­lis­mo as­pi­ra­cio­nal: en Jó­ve­nes y bru­jas uti­li­za­ba sus po­de­res má­gi­cos pa­ra me­jo­rar su as­pec­to y en Jue­gos sal­va­jes se vol­vía ma­la po­nién­do­se me­chas ro­jas. El triun­fo de Ne­ve Camp­bell, el pro­duc­to, fue que el pú­bli­co sen­tía que ella se­ría su me­jor ami­ga, una no­via per­fec­ta y has­ta la ve­ci­na ade­cua­da pa­ra de­jar­le una co­pia de las lla­ves.

Pe­ro el fra­ca­so de Ne­ve Camp­bell, la es­tre­lla, fue no com­pren­der las re­glas del jue­go, ni si­quie­ra te­ner in­te­rés en ha­cer­lo: cuan­do en Scream su per­so­na­je la­men­ta­ba que si ha­cían una pe­lí­cu­la so­bre ella le da­rían el pa­pel a To­ri Spe­lling, Camp­bell in­ten­tó mo­di­fi­car ese diá­lo­go por­que le pa­re­cía de­ma­sia­do cruel con To­ri. No se lo per­mi­tie­ron. Al­guien la de­fi­nió co­mo “una de las mu­cha­chas más agra­da­bles que te pue­des en­con­trar en es­ta vi­da, pe­ro...” [en Holly­wood na­die di­ce al­go tan bo­ni­to sin via­je de vuel­ta] “... no se­ría ca­paz de ac­tuar bien ni pa­ra sa­lir de una bol­sa de pa­pel con una lin­ter­na”. To­ri Spe­lling, por cier­to, apa­re­ció en­can­ta­da en la se­cue­la de Scream. Co­mo la in­ter­pre­ta­ción nun­ca fue su vo­ca­ción (aban­do­nó el ba­llet por le­sio­nes y ata­ques de an­sie­dad an­te la com­pe­ti­ti­vi­dad), Camp­bell se mu­dó a Lon­dres y se ca­só por se­gun­da vez a los 34 años. “Ne­ce­si­ta­ba un mi­nu­to. Fue un lar­go mi­nu­to. Fue un buen mi­nu­to”, ex­pli­có. Cin­co años, dos obras de tea­tro des­trui­das por la crí­ti­ca y un di­vor­cio des­pués, re­gre­só a ca­sa, a la te­le­vi­sión. Por­que en es­tos tiem­pos un ac­tor pue­de sal­tar de se­rie en se­rie sin pi­sar el sue­lo: en una dé­ca­da, Camp­bell ha par­ti­ci­pa­do en cua­tro pe­lí­cu­las y en 12 se­ries.

¿Echa de me­nos es­tar de mo­da? “Ya tu­ve ese ti­po de aten­ción, no la ne­ce­si­to otra vez. Me pre­gun­to quién era esa per­so­na a la que adu­la­ban”, ha de­cla­ra­do. El triun­fo de Ne­ve Camp­bell, la ac­triz, es ha­cer su pri­mer block­bus­ter a los 44 años: El ras­ca­cie­los pa­ga­rá la uni­ver­si­dad de sus hi­jos (Cas­pian, de seis años y el re­cién adop­ta­do Ray­nor, de ape­nas unos me­ses) y, a cam­bio, ella con­si­gue que es­ta dis­pa­ra­ta­da su­per­pro­duc­ción ex­plo­si­va man­ten­ga los pies en el sue­lo por­que Dway­ne John­son es­tá ca­sa­do con una mu­jer nor­mal. Pa­re­ce que Ne­ve ya se ha leí­do el ma­nual de ins­truc­cio­nes de Holly­wood. �

EL FRA­CA­SO DE NE­VE CAMP­BELL, LA ES­TRE­LLA, FUE NO COM­PREN­DER LAS RE­GLAS DEL JUE­GO

Es­te año vol­ve­re­mos a ver a Ne­ve Camp­bell en Hou­se of Cards.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.