LAS DOS CA­RAS DE LA REINA LETIZIA

Vanity Fair (Spain) - - REALEZA -

Lla­ma­das per­so­na­les, vi­si­tas, reunio­nes, dis­cur­sos. La reina se im­pli­ca en cau­sas so­cia­les de for­ma muy per­so­nal y cer­ca­na, pe­ro es­ta la­bor no lo­gra tras­pa­sar su ima­gen dis­tan­te, a me­nu­do muy cues­tio­na­da. La co­mu­ni­ca­ción rí­gi­da de la Zar­zue­la no fa­ci­li­ta que se co­noz­ca el tra­ba­jo me­nos ins­ti­tu­cio­nal de Letizia. CAR­MEN GA­LLAR­DO en­tre­vis­ta a co­la­bo­ra­do­res y ana­lis­tas pa­ra com­pren­der có­mo con­vi­ven es­tas dos fa­ce­tas.

“LA CO­MU­NI­CA­CIÓN DE LA ZAR­ZUE­LA NO ES­TÁ ADAP­TA­DA A LOS TIEM­POS AC­TUA­LES. ES PRO­FE­SIO­NAL, PE­RO TAM­BIÉN RÍ­GI­DA Y ENCORSETADA”, DI­CE EL CON­SUL­TOR EN­RI­QUE MARÍ

Ha­bía op­ta­do por las ten­den­cias de tem­po­ra­da pa­ra re­tra­tar­se en la en­tra­da de la ca­te­dral de Pal­ma con la fa­mi­lia real. Ca­mi­sa de lu­na­res, pan­ta­lón de ta­lle al­to, un bol­so en rosa in­ten­so y los con­sa­bi­dos sti­let­tos. La ci­ta del pri­mer día de abril en la mi­sa de Pas­cua de Re­su­rrec­ción era im­por­tan­te: el rey emé­ri­to, Juan Car­los I, vol­vía a la fo­to fa­mi­liar. Aun­que de in­te­rés, na­da ha­cía pre­sa­giar que su es­tu­dia­do atuen­do se­ría tan fa­mo­so co­mo su tra­je de no­via. Así ves­ti­da, la reina Letizia pro­ta­go­ni­zó los 20 se­gun­dos más in­ten­sos de su rei­na­do cuan­do de­ci­dió boi­co­tear la fo­to de la abue­la So­fía jun­to a sus nie­tas. El ri­fi­rra­fe real dio la vuel­ta al mun­do.

Dos días des­pués, Letizia re­apa­re­cía en Ma­drid ves­ti­da de ne­gro, arro­pa­da con una so­bria cha­que­ta de tweed, la mi­ra­da tris­te y los ges­tos se­re­nos. Al aban­do­nar la se­de de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial, tras asis­tir a la II Jor­na­da so­bre tra­ta­mien­to in­for­ma­ti­vo de la Dis­ca­pa­ci­dad en Re­des So­cia­les, la reina hu­bo de es­cu­char los abu­cheos que tan­to de­tes­ta y la fra­se de­mo­le­do­ra de una mu­jer: “¡Fue­ra! ¡An­ti­pá­ti­ca! ¡Flo­ja!”, y en es­ta oca­sión no pro­ve­nían del re­pu­bli­ca­nis­mo mi­li­tan­te.

En la Zar­zue­la so­na­ron las alar­mas. Era evi­den­te que la ani­mad­ver­sión ha­cia la reina, que nun­ca se si­tuó en los pri­me­ros pues­tos de va­lo­ra­ción del nú­cleo du­ro de la fa­mi­lia, cre­cía por mi­nu­tos a tra­vés de las re­des so­cia­les, los editoriales y las ter­tu­lias.

Des­de la ins­ti­tu­ción en­ten­die­ron que ha­bía que ac­tuar con ra­pi­dez y ata­jar “la cri­sis de las rei­nas”. Ha­bía que pe­dir per­dón pú­bli­ca­men­te sin caer en la humillación y sal­va­guar­dar a la he­re­de­ra, afec­ta­da tam­bién por la sa­li­da de tono de su ma­dre. Apro­ve­cha­ron la in­ter­ven­ción de ro­di­lla del rey Juan Car­los pa­ra de­vol­ver la ima­gen de uni­dad. Pri­me­ro, vi­si­ta­ron el cen­tro hos­pi­ta­la­rio de La Mo­ra­le­ja y, al ba­jar del co­che, una Letizia des­co­no­ci­da abría la puer­ta del vehícu­lo a la reina ma­dre. Al día si­guien­te, sus hi­jas po­sa­ban son­rien­tes de la mano de So­fía. No hu­bo más abu­cheos. La si­guien­te ci­ta de Letizia fue en Huel­va. Ves­ti­da de ro­jo, se dio un ba­ño de ma­sas y sel­fies. Tras el es­cán­da­lo, la reina con­ti­nuó con su agen­da y con la lí­nea de tra­ba­jo que arran­có 14 años atrás, cuan­do de­fi­nió sus in­tere­ses en los ám­bi­tos de la sa­ni­dad, la edu­ca­ción y la cul­tu­ra, es­pa­cios que han evo­lu­cio­na­do ha­cia el bie­nes­tar so­cial, los buenos há­bi­tos y la sa­lud. Des­de ju­nio de 2015 es em­ba­ja­do­ra es­pe­cial de la FAO pa­ra la nu­tri­ción. Es la otra ca­ra de la reina Letizia, la so­li­da­ria, la me­nos co­no­ci­da y la que que­re­mos des­cu­brir.

La Vi­da Si­gue

Quie­nes com­par­ten ho­ras, pro­yec­tos y me­sas de tra­ba­jo con la reina de Es­pa­ña so­lo tie­nen ha­la­gos. “Es fan­tás­ti­ca. Apor­ta mu­cho”, di­ce Est­her Díaz, res­pon­sa­ble de Co­mu­ni­ca­ción de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la con­tra el Cán­cer (AECC), ins­ti­tu­ción que Letizia pre­si­de des­de 2010. “Le es­toy muy agra­de­ci­da por ha­ber da­do vi­si­bi­li­dad a la vio­len­cia con­tra la mu­jer y al abu­so de los de­re­chos hu­ma­nos”, de­cla­ra Ro­cío Mo­ra, de la Aso­cia­ción pa­ra la Pre­ven­ción, Rein­ser­ción y Aten­ción de la Mu­jer Pros­ti­tui­da (APRAMP). “Es cer­ca­na, se preo­cu­pa y se ocu­pa, y eso mo­ti­va a la gen­te”, ase­gu­ra Ja­vier Se­nent, pre­si­den­te de la Cruz Ro­ja Es­pa­ño­la.

Sin em­bar­go, la cer­ca­nía, em­pa­tía y en­tre­ga que des­ta­can quie­nes tra­ba­jan jun­to a ella no lle­ga al res­to de la so­cie­dad. La ciu­da­da­nía per­ci­be a una reina des­co­no­ci­da que pa­re­ce ob­se­sio­na­da por su as­pec­to fí­si­co. “La ima­gen de la reina Letizia es­tá com­pues­ta, en la bur­bu­ja ma­dri­le­ña, de una su­ma de tó­pi­cos y de pre­jui­cios, con un cla­ro des­equi­li­brio en­tre el pa­ne­gí­ri­co y la crí­ti­ca fe­roz, so­bre to­do oral y anó­ni­ma”, cuen­ta Ana Ro­me­ro en su li­bro El rey an­te el es­pe­jo. El des­co­no­ci­mien­to de su tra­ba­jo y su per­so­na es evi­den­te, pe­ro las nor­mas de la Zar­zue­la, su fé­rrea dis­cre­ción, no ayu­dan a des­nu­dar a la reina.

An­to­nio Gutiérrez-Ru­bí es ase­sor de co­mu­ni­ca­ción po­lí­ti­ca y co­la­bo­ra­dor en me­dios co­mo El País, La Van­guar­dia o El Pe­rió­di­co. “Hu­ma­ni­zar la co­mu­ni­ca­ción pú­bli­ca es con­ve­nien­te siem­pre, pe­ro tam­bién es un desafío y un re­to en un en­torno tan pau­ta­do. Letizia no pue­de abu­sar de la emo­cio­na­li­dad, pe­ro eso es com­pa­ti­ble con au­men­tar la sen­si­bi­li­dad y la ca­li­dez”, co­men­ta.

Los que tra­ba­jan con la reina co­do con co­do lo tie­nen cla­ro. “A Letizia le en­via­mos do­cu­men­tos de tra­ba­jo y lle­ga a ca­da una de nues­tras ci­tas apor­tan­do ideas. No sé por qué se tien­de a pen­sar que es­tá dos mi­nu­tos, se ha­ce la fo­to y se va, por­que la preo­cu­pa­ción y el se­gui­mien­to son cons­tan­tes”, ex­pli­ca Est­her Díaz. Ja­vier Se­nent ase­gu­ra que las reunio­nes a las que asis­te la reina pue­den alar­gar­se du­ran­te ho­ras:

“Es muy in­tui­ti­va y en­tra en de­ta­lle a los te­mas, qué ha­ce­mos, có­mo lo ha­ce­mos, mues­tra gran sen­si­bi­li­dad ha­cia lo so­cial”. Y aña­de: “Nos pi­de que la uti­li­ce­mos pa­ra re­sol­ver te­mas so­cia­les. Quie­re que su in­ter­ven­ción sea útil. Es muy prác­ti­ca”.

Su equi­po da cuen­ta de que la tras­tien­da de ca­da reunión que co­no­ce­mos a tra­vés de los me­dios tie­ne mu­chas ho­ras de in­for­mes y es­tu­dio. Sin em­bar­go, su ima­gen opa­ca su la­bor. Si es evi­ta­ble o no, si es in­du­ci­do o no, lo sa­be la pro­ta­go­nis­ta. A es­ca­la per­so­nal po­dría re­sul­tar frus­tran­te, co­mo al pa­re­cer ocu­rre. So­lo unos po­cos co­no­cen el tra­ba­jo que se es­con­de tras la fo­to. Si los dis­cur­sos del rey tie­nen al­gún eco, los de la reina pa­san des­aper­ci­bi­dos. “La co­mu­ni­ca­ción de la Zar­zue­la no es­tá adap­ta­da a los tiem­pos ac­tua­les, cuan­do las au­dien­cias son más crí­ti­cas. Es pro­fe­sio­nal, pe­ro tam­bién rí­gi­da y encorsetada. Su ex­ce­so de ce­lo fue efi­caz en las dé­ca­das pa­sa­das, aho­ra se pre­ci­sa una co­mu­ni­ca­ción más fle­xi­ble y di­ná­mi­ca”, ex­pli­ca En­ri­que Marí, di­rec­tor de con­sul­to­ría de po­si­cio­na­mien­to de lí­de­res de Thin­king Heads, ex­per­to en co­mu­ni­ca­ción ins­ti­tu­cio­nal es­pe­cia­li­za­do en áreas de so­li­da­ri­dad, las de in­te­rés de la reina Letizia.

Su Pri­me­ra Cau­sa

To­do em­pe­zó con el apo­yo a las en­fer­me­da­des ra­ras ha­ce ya ca­si una dé­ca­da. En las au­dien­cias, Letizia re­ci­bía aso­cia­cio­nes de en­fer­mos. Tres mi­llo­nes de afec­ta­dos pe­lea­ban con­tra una reali­dad to­zu­da que les ne­ga­ba la in­ves­ti­ga­ción que un día po­dría sa­nar­les. Aten­der­les sig­ni­fi­ca­ba po­ner­les en el ma­pa, com­pro­me­ter a la so­cie­dad. “Nos fal­tan pa­la­bras pa­ra agra­de­cer su com­pa­ñía y su apo­yo”, re­co­no­ce Ele­na Es­ca­lan­te, de­le­ga­da de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de En­fer­me­da­des Ra­ras (FEDER) en Ma­drid. “A tra­vés de sus pa­la­bras se­gui­mos trans­mi­tien­do la ne­ce­si­dad de que las en­fer­me­da­des po­co fre­cuen­tes sean una prio­ri­dad so­cial y sa­ni­ta­ria”.

Es­ca­lan­te sa­be bien de qué ha­bla, su hi­jo Alon­so pa­de­ce el sín­dro­me de Pra­der-Wi­lli. Se­gún me ex­pli­có Nie­ves Con­cos­tri­na, pe­rio­dis­ta y vi­ce­pre­si­den­ta de In­quie­tar­te, una fun­da­ción cul­tu­ral que ha co­la­bo­ra­do con FEDER, es­tos en­fer­mos tie­nen un pro­ble­ma en el hi­po­tá­la­mo y no sien­ten sa­cie­dad. Es­ta en­fer­me­dad afec­ta a unos 2.500 es­pa­ño­les y es una de las 7.000 en­fer­me­da­des mi­no­ri­ta­rias, prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­das has­ta que la reina fi­jó su mi­ra­da so­bre ellas. “Ca­da año, mien­tras me lo per­mi­táis, es­ta­ré aquí o don­de sea, con­ven­ci­da de que na­da es más jus­to ni más ne­ce­sa­rio que ca­da una de esas tres mi­llo­nes de per­so­nas afec­ta­das por una en­fer­me­dad ra­ra se sien­ta aco­gi­da, com­pren­di­da y aten­di­da”, les de­cía la reina en 2016. Ese mis­mo año FEDER cam­bió de se­de. Una pla­ca ha­ce men­ción a la Jun­ta de Da­mas de Ho­nor y Mé­ri­to do­nan­tes de ese edi­fi­cio. Sin el apo­yo real qui­zá el tras­la­do no hu­bie­ra si­do po­si­ble.

“La reina ha­bla, ca­si siem­pre, con ges­tos e imá­ge­nes”, afir­ma Gutiérrez-Ru­bí. Pe­ro cuan­do es­cu­cha­mos su voz y sus pa­la­bras, la per­cep­ción de su per­so­na­li­dad, su pa­pel y su res­pon­sa­bi­li­dad creo que me­jo­ran mu­cho. Qui­zá, Letizia ne­ce­si­te más voz y me­nos fo­co”. Tal vez se­ría bueno con­tar pú­bli­ca­men­te que la reina, co­mo ex­pli­can los pro­ta­go­nis­tas, co­no­ce por su nom­bre a las per­so­nas que acu­den a las reunio­nes. Que pre­gun­ta en es­tos en­cuen­tros, y pre­gun­ta mu­cho. Quie­re sa­ber los por­qués y no se con­for­ma con una so­la res­pues­ta. In­sis­te en bus­car otras po­si­bi­li­da­des,

ave­ri­guar por qué se to­man las de­ci­sio­nes, los ob­je­ti­vos per­se­gui­dos y tam­bién las di­fi­cul­ta­des que pue­den en­con­trar. Ella las es­cu­cha, pe­ro no ha­ce co­men­ta­rios en ese sen­ti­do. Lue­go cons­ta­tan que al­gu­nos ca­mi­nos se alla­nan.

La Car­ta de Mar­ga

“Prin­ce­sa de As­tu­rias: No sé muy bien có­mo em­pe­zar es­ta car­ta, por­que en reali­dad las pa­la­bras son lo úni­co que ten­go pa­ra di­ri­gir­me a us­ted, se­gu­ro que mi­rán­do­la a los ojos me re­sul­ta­ría más fá­cil. Me lla­mo Mar­ga­ri­ta Arri­bas Iz­quier­do, ten­go 45 años, re­si­do en León, es­toy ca­sa­da y ten­go dos hi­jos, Fer­nan­do, de 17 años, un ado­les­cen­te de su épo­ca y lo más im­por­tan­te, un hi­jo sano. Y Blanca, de sie­te años, una ni­ña ale­gre y des­pier­ta pe­ro con una en­fer­me­dad te­rri­ble”.

Mien­tras Mar­ga es­cri­bía a la prin­ce­sa de As­tu­rias, echa­ba un ojo a su hi­ja, pos­tra­da en su si­lla de rue­das des­de que a los 17 me­ses le diag­nos­ti­ca­ran una atro­fia mus­cu­lar es­pi­nal, una en­fer­me­dad ra­ra que avan­za­ba se­gún cre­cía la ni­ña. La ma­dre se ha­bía to­pa­do con la no­ti­cia de que el em­pre­sa­rio me­nor­quín Juan Ig­na­cio Ba­la­da le­ga­ba la mi­tad de su for­tu­na a los en­ton­ces prín­ci­pes de As­tu­rias y a los ocho nie­tos de los re­yes Juan Car­los y So­fía. “No du­dé. Re­dac­té a mano aque­llo que me sa­lía del al­ma, le ex­pli­qué la vi­da de mi fa­mi­lia, la de mi hi­ja Blanca y la fal­ta de re­cur­sos pa­ra in­ves­ti­gar. Le pe­dí que el di­ne­ro de esa he­ren­cia se des­ti­na­ra a la in­ves­ti­ga­ción”. Fun­da­me, la aso­cia­ción de en­fer­mos de atro­fia mus­cu­lar es­pi­nal, ha­bía per­di­do pa­tro­ci­na­do­res. Días des­pués, la ami­ga que cui­da­ba a su hi­ja cuan­do ella de­bía sa­lir le co­men­tó que ha­bía te­le­fo­nea­do un se­ñor muy edu­ca­do. “Se­rá de El Cor­te In­glés”, pen­só. Pe­ro no lla­ma­ban des­de el cen­tro co­mer­cial. Lo ha­cían des­de el pa­la­cio de la Zar­zue­la por ex­pre­so de­seo de do­ña Letizia. “Un se­ñor en­can­ta­dor me di­jo que no se­ría po­si­ble aten­der mi pe­ti­ción por­que las apor­ta­cio­nes iban a ser des­ti­na­das a FEDER y no a una de sus aso­cia­cio­nes”. In­for­ma­ción que le ra­ti­fi­ca­ron en dos cartas di­fe­ren­tes. La se­gun­da lle­gó un año más tar­de y da­ba cuen­ta del ca­rác­ter so­cial al que se de­di­ca­ría par­te de la he­ren­cia del

“LA REINA HA­BLA CON GES­TOS E IMÁ­GE­NES, PE­RO CUAN­DO ES­CU­CHA­MOS SU VOZ, SU PER­CEP­CIÓN ME­JO­RA MU­CHO. QUI­ZÁ LETIZIA NE­CE­SI­TE MÁS VOZ Y ME­NOS FO­CO”, CO­MEN­TA GUTIÉRREZ-RU­BÍ

se­ñor Ba­la­da. Los re­yes crea­rían la Fun­da­ción Hes­pe­ria que, en­tre otros ob­je­ti­vos, in­ves­ti­ga las en­fer­me­da­des ra­ras. En la Zar­zue­la se re­ci­ben mu­chas cartas pi­dien­do el apo­yo de la reina pa­ra sa­lir del os­tra­cis­mo, tam­bién de or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que pre­ci­san del bri­llo que ella apor­ta. Sin em­bar­go, no ha acep­ta­do pre­si­dir ins­ti­tu­cio­nes y li­de­rar pro­yec­tos de los que no se pue­da ocu­par. “Aquí no se im­pro­vi­sa na­da y ven­der mo­tos no re­sul­ta creí­ble a día de hoy”, ase­gu­ran en su en­torno, aun­que no afir­man, pe­ro tam­po­co nie­gan, que do­ña Letizia man­ten­ga ac­ti­vi­da­des pri­va­das re­la­cio­na­das con los pro­yec­tos que de­fien­de.

La Lla­ma­da

“Buenos días, Ra­fael, soy la prin­ce­sa de As­tu­rias”, se es­cu­chó al otro la­do del hi­lo te­le­fó­ni­co una ma­ña­na de tra­ba­jo. Ra­fael era Ra­fael Simancas, dipu­tado so­cia­lis­ta y hom­bre co­no­ci­do del so­cia­lis­mo ma­dri­le­ño. El po­lí­ti­co ha­bía coin­ci­di­do con la en­ton­ces prin­ce­sa de As­tu­rias en uno de sus pri­me­ros ac­tos tras el na­ci­mien­to de la in­fan­ta So­fía. Es­pe­ran­za Agui­rre, en aquel mo­men­to pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, es­ta­ba pre­sen­te en ese en­cuen­tro. “Agui­rre le con­tó a Letizia que yo tam­bién aca­ba­ba de ser pa­dre y que la ni­ña pa­de­cía un pro­ble­ma de in­su­fi­cien­cia car­dia­ca”, me ex­pli­ca Simancas. A su hi­ja Lu­cía tu­vie­ron que ope­rar­la del co­ra­zón días des­pués de su lle­ga­da al mun­do. En­se­gui­da su­pie­ron el diag­nós­ti­co: sín­dro­me de Wi­lliams, una en­fer­me­dad ra­ra que afec­ta al cro­mo­so­ma 7. Tras la pre­sen­ta­ción ofi­cial, la prin­ce­sa le bus­có, que­ría sa­ber más acer­ca de la en­fer­me­dad de Lu­cía. “Me pre­gun­tó por los pro­ble­mas de la ni­ña, las do­len­cias es­pe­cí­fi­cas, la evo­lu­ción a cor­to pla­zo, qué te­nía­mos pre­vis­to ha­cer y dón­de la es­ta­ban tra­tan­do. No fue una cu­rio­si­dad sin más, era in­te­rés”, re­cuer­da hoy. Des­de en­ton­ces, ca­da vez que coin­ci­dían en un ac­to pú­bli­co, Letizia pre­gun­ta­ba por Lu­cía.

Un día so­nó el mó­vil del dipu­tado so­cia­lis­ta. Era la prin­ce­sa. “Se in­tere­sa­ba por la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad. Le co­men­té que al día si­guien­te te­nía­mos re­vi­sión en el hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón”. Letizia vol­vió a lla­mar tras la vi­si­ta pa­ra co­no­cer los re­sul­ta­dos. Di­ce el po­lí­ti­co que no ha ha­bi­do una oca­sión en que la reina ha­ya pa­sa­do por al­to la sa­lud de la pe­que­ña. La reina in­clu­so le en­vió una fe­li­ci­ta­ción de cum­plea­ños a Lu­cía que la fa­mi­lia ha col­ga­do en el dor­mi­to­rio de la ni­ña. “Es cer­ca­na, sen­si­ble y ama­ble, y so­lo pue­do es­tar muy agra­de­ci­do por la em­pa­tía que ha mos­tra­do con mi hi­ja”.

Mu­je­res

Letizia ha pues­to el fo­co en la mu­jer. Ella mis­ma lo con­fir­ma­ba en Se­vi­lla el Día Mun­dial de la Cruz Ro­ja y la Me­dia Lu­na Ro­ja del pa­sa­do año. “El pro­gre­so so­cial se es­tan­ca cuan­do la mi­tad de la po­bla­ción del mun­do no ac­ce­de en las mis­mas con­di­cio­nes a las opor­tu­ni­da­des de cre­cer y de me­jo­rar. El com­pro­mi­so em­pie­za en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en las em­pre­sas, en las ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Cruz Ro­ja, en la es­cue­la, en ca­da ca­sa, en ca­da uno de no­so­tros. El com­pro­mi­so no ter­mi­na nun­ca. Y el mun­do se­rá más pa­cí­fi­co, prós­pe­ro y sos­te­ni­ble si la igual­dad de gé­ne­ros es un he­cho”.

Pe­ro ¿quién lee los dis­cur­sos de la reina?”, se pre­gun­ta el con­sul­tor En­ri­que Marí. “Cier­to que es­tán dis­po­ni­bles, pe­ro la ma­yo­ría no ac­ce­de a ellos. Mi­ren el nú­me­ro me­dio de re­pro­duc­cio­nes… Hay que co­mu­ni­car en los for­ma­tos en los que los ciu­da­da­nos se in­for­man. Si no, sim­ple­men­te, no im­pac­tas, no ins­pi­ras”. El pa­sa­do 8 de mar­zo la reina Letizia de­jó li­bre su agen­da. ¿Apo­yo a las reivin­di­ca­cio­nes de las mu­je­res? Po­dría ser. En cuan­to fue po­si­ble, la reina se vin­cu­ló al Pac­to de Es­ta­do con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro. En esa me­sa se sen­ta­ba Ro­cío Mo­ra, di­rec­to­ra de la ONG APRAMP, en quien la reina se fi­jó cuan­do en una pri­me­ra reunión Mo­ra anun­ció: “So­mos el ter­cer país que más de­man­da de ser­vi­cios se­xua­les tie­ne, tras Tai­lan­dia y Puer­to Ri­co”. Y tra­zó un re­tra­to de­mo­le­dor so­bre la mu­jer con­ce­bi­da co­mo ma­te­ria pri­ma. La reina se que­dó tan sor­pren­di­da que al fi­na­li­zar su ci­ta bus­có a Mo­ra: “De ver­dad, no du­do de tus pa­la­bras, ¿pe­ro esos da­tos son así?”. Aquel día los me­dios so­lo con­ta­ron có­mo iba ves­ti­da Letizia. La di­rec­to­ra de APRAMP se la­men­ta: “Ella es mu­cho más se­ria que eso. La reina no se li­mi­ta a pa­sear por la reunión, se im­pli­ca de ma­ne­ra cohe­ren­te”.

Una Reina sin Fun­da­ción

En la Zar­zue­la no gus­tan las com­pa­ra­cio­nes, pe­ro la reali­dad es que Letizia no tie­ne una fun­da­ción co­mo Mary de Di­na­mar­ca, Char­lè­ne de Mó­na­co o su pro­pia sue­gra. Vic­to­ria de Sue­cia es pro­mo­to­ra pa­ra los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de las Na­cio­nes Uni­das 2030. La prin­ce­sa Met­te-Ma­rit de No­rue­ga ce­le­bró en Nue­va York el úl­ti­mo 8 de mar­zo con un men­sa­je reivin­di­ca­ti­vo en su ca­mi­se­ta: “Girl, you got this”.

Letizia tie­ne una re­du­ci­da agen­da in­ter­na­cio­nal y en la Zar­zue­la no han “con­si­de­ra­do con­ve­nien­te” que pre­si­da una fun­da­ción pro­pia por­que “en­cor­se­ta­ría su la­bor”. La reina, di­cen, con­ti­nua­rá su tra­ba­jo sin pau­sa pe­se a in­con­ve­nien­tes pro­pios y aje­nos, res­pon­dien­do a una es­tra­te­gia que, qui­zá, es la que re­du­ce a Letizia a un pa­pel rí­gi­do pa­ra los tiem­pos ac­tua­les. �

“LETIZIA ES CER­CA­NA, SEN­SI­BLE Y AMA­BLE, Y SO­LO PUE­DO ES­TAR MUY AGRA­DE­CI­DO POR LA EM­PA­TÍA QUE HA MOS­TRA­DO CON MI HI­JA”, APUN­TA EL PO­LÍ­TI­CO RA­FAEL SIMANCAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.