MA­QUI­NA­RIA COS­MO­PO­LI­TA

Ca­paz de tra­ba­jar flui­da­men­te en cin­co idio­mas, Daniel Brühl da un nue­vo sen­ti­do a la pa­la­bra cos­mo­po­li­ta. Per­fec­to in­ter­pre­tan­do, igual ac­túa en gran­des pro­duc­cio­nes que en pe­lí­cu­las de au­tor. Es ver­sá­til y, co­mo los relojes a los que es afi­cio­na­do, rech

Vanity Fair (Spain) - - FLASH - –IAN­KO LÓ­PEZ F OTO G R A F Í A D E JOHANN SAUTY

Cuan­do le re­cuer­dan a Daniel Brühl (Bar­ce­lo­na, 1978) que sus ini­cios fue­ron en la televisión ale­ma­na, él di­ce que fue tan ho­rri­ble que a las dos se­ma­nas pi­dió a los pro­duc­to­res que lo “ma­ta­ran” pa­ra aban­do­nar el cu­le­brón. Dos dé­ca­das des­pués, ha vuel­to a las an­da­das te­le­vi­si­vas, pe­ro The Alie­nist, la se­rie que ha pro­ta­go­ni­za­do con Da­ko­ta Fan­ning y Lu­ke Evans, le ha va­li­do al­gu­nas de las me­jo­res crí­ti­cas de su ca­rre­ra: “La ca­li­dad ha me­jo­ra­do mu­chí­si­mo, pe­ro ade­más he no­ta­do el pe­so de una ma­qui­na­ria enor­me, al­go que siem­pre me pa­sa cuan­do tra­ba­jo de pro­ta­go­nis­ta en Es­ta­dos Uni­dos”.

Que los ame­ri­ca­nos ha­yan va­lo­ra­do su la­do os­cu­ro es al­go que le vino de ma­ra­vi­lla des­pués del pa­pel que lo dio a co­no­cer en to­do el mun­do en Good Bye, Le­nin! (2003), donde ha­cía creer a su ma­dre co­mu­nis­ta que Berlín se­guía di­vi­di­da por un mu­ro. “In­ter­pre­tar al me­jor hi­jo de Ale­ma­nia hi­zo que en mi pro­pio país so­lo me lle­ga­ran guio­nes en esa lí­nea. Incluso Rush (2013), donde da­ba vi­da al pi­lo­to de Fór­mu­la 1 Ni­ki Lau­da, ja­más me la ha­brían da­do si no fue­ra una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na”. Por aquel tra­ba­jo lo no­mi­na­ron a to­dos los pre­mios, ex­cep­to al Os­car, lo que le su­pu­so una ra­bie­ta ya su­pe­ra­da.

En el ho­ri­zon­te es­tá su ter­cer fil­me a las ór­de­nes de Julie Delpy (“La ad­mi­ro por su talento, ¡y por­que es­tá lo­quí­si­ma!”), y su ópe­ra pri­ma co­mo di­rec­tor, que es­cri­be jun­to al no­ve­lis­ta Daniel Kehl­mann.

Na­ci­do en una fa­mi­lia con raí­ces ale­ma­nas, es­pa­ño­las y fran­ce­sas, su iden­ti­fi­ca­ción con la al­ta re­lo­je­ría sui­za Jae­ge­rLeCoul­tre, con la que co­la­bo­ra, le vie­ne de fá­bri­ca: “Me gus­ta esa mez­cla de pre­ci­sión y ele­gan­cia no os­ten­to­sa. La afi­ción por los relojes me la in­cul­có mi pa­dre, que tam­bién me en­se­ñó a no te­ner chu­le­ría. ‘No seas uno de esos ac­to­res in­so­por­ta­bles’, me ha di­cho siem­pre”. De mo­men­to, no hay ries­go. “Si ape­nas me afec­tan las crí­ti­cas, es por­que yo mis­mo soy el más ca­brón al va­lo­rar mi tra­ba­jo”.

Daniel Brühl co­la­bo­ra con la mar­ca de re­lo­je­ría sui­za Jae­ge­rLeCoul­tre co­mo ami­go de la fir­ma, de la que ad­mi­ra su dis­cre­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.