NUE­VOS CA­MI­NOS

El ar­te­sano y res­tau­ra­dor Javier S. Me­di­na nos cuen­ta su ma­yor sue­ño y re­to: com­pa­gi­nar su fu­tu­ra vi­da en Nueva York, la ciu­dad que nun­ca duer­me, con la ‘slow­li­fe’ que exi­ge su tra­ba­jo crea­ti­vo.

Vanity Fair (Spain) - - SU­BA­RU -

Ya lle­vo un tiempo en Madrid. He con­se­gui­do crear un es­pa­cio de tra­ba­jo acor­de con lo que yo soy, con lo que sien­to, con lo que real­men­te quie­ro y me gus­ta ha­cer. No hay una ex­pli­ca­ción cla­ra, pe­ro ten­go la sen­sa­ción de que cuan­do uno consigue sus sue­ños, por muy sa­tis­fe­cho que se en­cuen­tre, sien­te que pue­de ir un pa­so más allá. No sé si es am­bi­ción o qui­zás in­con­for­mis­mo, pe­ro creo que aún ten­go una asig­na­tu­ra pen­dien­te. Quie­ro lle­var mi ar­te más le­jos, allí donde sé que pue­de te­ner ca­bi­da, aun sa­bien­do lo que me ha cos­ta­do lle­gar has­ta donde es­toy.

Aho­ra es­toy abrien­do un nue­vo ta­ller, bas­tan­te más gran­de que el que ten­go, pa­ra con­ver­tir­lo en un es­pa­cio de intercambio ar­tís­ti­co y cul­tu­ral re­la­cio­na­do con las pro­fe­sio­nes ar­te­sa­na­les y mi­le­na­rias co­mo la mía. Me gus­ta­ría que, ade­más de ser un lu­gar donde se vea el tra­ba­jo de nue­vos ar­tis­tas que co­mo yo es­tán in­ten­tan­do dar sa­li­da a esas pro­fe­sio­nes de an­tes, fue­ra un es­pa­cio donde cual­quie­ra pu­die­ra apren­der di­chos ofi­cios, no so­lo de aquí sino de otros lu­ga­res del mun­do, co­mo por ejem­plo Nueva York.

En mi vi­da he te­ni­do que to­mar mu­chas de­ci­sio­nes, pe­ro es­ta va a ser la más va­lien­te de to­das. Sue­ño con po­der tras­la­dar­me allí al­gún día y mos­trar mi ar­te. Es una ciu­dad de la que es­toy ab­so­lu­ta­men­te enamorado. Quie­ro dis­fru­tar de ese rit­mo tan lo­co de co­ches, carreras, pri­sas, luces, ace­ro, cris­tal… y en­fren­tar­lo al tiempo, la len­ti­tud y la de­di­ca­ción que re­quie­re mi tra­ba­jo ar­te­sa­nal. Es una ex­pe­rien­cia con la que es­toy se­gu­ro de que dis­fru­ta­ré mu­cho y me ha­rá sentir par­te de una ur­be que es­tá en cons­tan­te cam­bio y evo­lu­ción… co­mo yo.

De mo­men­to, voy con cal­ma; tra­ba­jan­do ese con­tras­te en­tre rit­mos ace­le­ra­dos y tiem­pos ar­te­sa­nos, re­co­rrien­do el ca­mino acom­pa­ña­do de mi in­se­pa­ra­ble Su­ba­ru, bus­can­do nue­vas ideas, nue­vas ins­pi­ra­cio­nes, to­do con un ob­je­ti­vo: lle­gar más le­jos.

Hay mi­les de téc­ni­cas ar­tís­ti­cas im­por­ta­das de di­ver­sas par­tes del mun­do que son enor­me­men­te in­tere­san­tes y que, gracias a es­ta glo­ba­li­za­ción en la que vivimos aho­ra, le­jos de des­apa­re­cer, evo­lu­cio­nan y se en­ri­que­cen, día a día, de la gen­te que se de­di­ca a ello.

Es­ta es mi de­ci­sión va­lien­te, to­do un re­to pa­ra un au­tén­ti­co Su­ba­ru Of­froa­der co­mo yo. Quie­ro re­pli­car es­te mis­mo es­pa­cio de intercambio ar­tís­ti­co que tan­tas ale­grías me ha da­do, pe­ro en la ciu­dad que nun­ca duer­me. ¡Eso sí que es un RE­TO, con ma­yús­cu­las! Javier S. Me­di­na, maes­tro ar­te­sano

Javier y su in­se­pa­ra­ble Su­ba­ru, con el que lle­gar aún más le­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.