NUEVA BO­DA REAL Y MÁS ‘CE­LEBS’

Pa­ra nos­tál­gi­cos de bo­das de cuen­to lle­ga la se­gun­da en­tre­ga del año. La pri­mo­gé­ni­ta del prín­ci­pe An­drés se ca­sa el 12 de oc­tu­bre en el cas­ti­llo de Wind­sor. Con­ti­núa el es­pec­tácu­lo.

Vanity Fair (Spain) - - ZOOM - TIEMPO DE LEC­TU­RA :04' –DIEGO PA­RRA­DO

Ala fa­mo­sa hu­mo­ris­ta Joan Ri­vers, el ex­tra­va­gan­te som­bre­ro con el que Bea­triz de York se pre­sen­tó en la bo­da de los du­ques de Cam­brid­ge le re­cor­dó a un DIU gi­gan­tes­co. La pri­mo­gé­ni­ta del prín­ci­pe An­drés y Sa­rah Fer­gu­son es­ta­ba tan de­ses­pe­ra­da por ca­sar­se que se lo en­cas­que­tó co­mo re­cla­mo pa­ra ca­zar ma­ri­do, bro­meó en el es­pe­cial del pro­gra­ma Fas­hion Po­li­ce que se emi­tió el día de la bo­da. Le fa­lló la pun­te­ría, por­que ese año fue su her­ma­na, la prin­ce­sa Eu­ge­nia de York, la que co­no­ció a su fu­tu­ro es­po­so.

El pró­xi­mo 12 de oc­tu­bre, sie­te años des­pués de que unos ami­gos los pre­sen­ta­ran en la es­ta­ción de es­quí de Ver­bier, en Sui­za, la hi­ja pe­que­ña de los du­ques de York se ca­sa­rá con el em­pre­sa­rio Jack Brooks­bank en la ca­pi­lla del cas­ti­llo de Wind­sor. Quie­nes se ima­gi­na­ban a las dos her­ma­nas pei­nan­do ca­nas ba­jo sus chi­fla­dos som­bre­ros co­mo dos nue­vas Mes­da­mes de Fran­cia —las hi­jas de Luis XV que mu­rie­ron sol­te­ras en la cor­te de Ver­sa­lles— ten­drán que con­for­mar­se por aho­ra con Bea­triz de York. Los ago­re­ros, no obs­tan­te, to­da­vía po­drían va­ti­ci­nar­le un ma­tri­mo­nio des­gra­cia­do a la no­via. Es a lo que pa­re­cie­ron con­de­nar­le sus pa­dres cuan­do es­co­gie­ron sus dos pri­me­ros nom­bres: la prin­ce­sa se lla­ma Eu­ge­nia Vic­to­ria co­mo ho­me­na­je a Vic­to­ria Eu­ge­nia de Bat­ten­berg, nie­ta de la fa­mo­sa rei­na Vic­to­ria y con­sor­te del rey es­pa­ñol Al­fon­so XIII. Y no so­lo por­que la bi­sa­bue­la de Fe­li­pe VI re­gre­sa­ra de su bo­da en los Je­ró­ni­mos con el ves­ti­do de no­via man­cha­do de san­gre, des­pués de que un anar­quis­ta arro­ja­ra con­tra la ca­rro­za real una bom­ba y ase­si­na­ra a más de una vein­te­na de per­so­nas en la ca­lle Ma­yor. A la rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia, ya se sa­be, le to­có su­frir un ma­tri­mo­nio re­ple­to de in­fi­de­li­da­des que so­lo la jo­ye­ría lo­gró com­pen­sar. Por ca­da trai­ción re­ci­bía un pe­drus­co.

En el ajuar nup­cial de Eu­ge­nia de York hay por el mo­men­to una úni­ca jo­ya: el za­fi­ro Pad­pa­rads­cha que ador­na su ani­llo de com­pro­mi­so. Se lo re­ga­ló Jack Brooks­bank no por aque­lla fo­to­gra­fía en la que, con los ojos ven­da­dos, se le veía to­cán­do­le los pe­chos a una strip­per du­ran­te uno de sus cum­plea­ños, sino pa­ra pe­dir­le ma­tri­mo­nio en Ni­ca­ra­gua el pa­sa­do in­vierno. “Te­nía­mos un her­mo­so vol­cán, el sol se es­ta­ba po­nien­do y los pá­ja­ros vo­la­ban”, evo­ca­ba Brooks­bank en la en­tre­vis­ta que con­ce­dió

EL NO­VIO, JACK BROOKS­BANK, ES EM­BA­JA­DOR DEL TE­QUI­LA DE GEOR­GE CLOO­NEY

a la BBC des­pués de anun­ciar su com­pro­mi­so. Tam­bién su bo­da ten­drá un fi­nal ma­de in Holly­wood, por­que al igual que en la del prín­ci­pe Harry y Meg­han Mar­kle, se es­pe­ra que asis­tan más celebrities que prín­ci­pes: El­ton John, Ed­die Red­may­ne o Rob­bie Wi­lliams son al­gu­nos de los ami­gos fa­mo­sos de la pa­re­ja que han si­do in­vi­ta­dos al cas­ti­llo de Wind­sor. Tam­bién Geor­ge Cloo­ney, el fun­da­dor de la mar­ca de te­qui­la —Ca­sa­mi­gos— de la que Brooks­bank es em­ba­ja­dor en el Reino Uni­do.

El no­vio de Eu­ge­nia de York em­pe­zó tra­ba­jan­do co­mo bar­man y ma­na­ger de un ex­clu­si­vo club de Lon­dres, y des­de 2016 es ade­más pro­pie­ta­rio de una em­pre­sa dis­tri­bui­do­ra de vi­nos, la Jack Brooks­bank Li­mi­ted. Des­pués de su bo­da con la prin­ce­sa, sin em­bar­go, no po­drá ador­nar el nom­bre de su ne­go­cio con el de un du­ca­do o un con­da­do, por­que al con­tra­rio que a los du­ques de Sus­sex, la pren­sa bri­tá­ni­ca ase­gu­ra que la rei­na Isa­bel II no con­ce­de­rá a los re­cién ca­sa­dos nin­gún tí­tu­lo no­bi­lia­rio que per­mi­ta a Jack de­jar de ser ple­be­yo. Eu­ge­nia de York, di­rec­to­ra de una pres­ti­gio­sa ga­le­ría de ar­te en Lon­dres, con­ser­va­rá a pe­sar de to­do su tí­tu­lo de prin­ce­sa y sus de­re­chos a la su­ce­sión del trono bri­tá­ni­co, pe­ro sal­drá de la ca­pi­lla del cas­ti­llo de Wind­sor con­ver­ti­da en la se­ño­ra Brooks­bank. No se sa­be to­da­vía quién di­se­ña­rá su ves­ti­do de no­via, aun­que pue­de que ese día to­do el mun­do es­té más pen­dien­te del som­bre­ro de la da­ma de ho­nor, la prin­ce­sa Bea­triz de York.

Eu­ge­nia de York du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes del 90 cum­plea­ños de la rei­na Isa­bel II, en 2016. Aba­jo, con su pro­me­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.