EN LA PIEL DE UNA LE­YEN­DA

Ha en­car­na­do a Luis Mi­guel en la se­rie que nos ha per­mi­ti­do in­da­gar en la in­ti­mi­dad del ar­tis­ta y, gracias a in­ter­pre­tar a una es­tre­lla, ha aca­ba­do re­fren­dan­do su es­ta­tus co­mo tal. Las tra­yec­to­rias de Diego Bo­ne­ta y el can­tan­te com­par­ten mu­cho más de lo q

Vanity Fair (Spain) - - TES­TI­MO­NIO -

Es su pri­me­ra vez en un pla­tó de televisión. Tie­ne 11 años. Em­pie­zan a so­nar los acor­des ini­cia­les de La chi­ca del bi­ki­ni azul y se po­ne a can­tar la can­ción que po­pu­la­ri­zó Luis Mi­guel co­mo ído­lo ju­ve­nil. De­sa­fi­na, pe­ro no ti­tu­bea. En el pú­bli­co, su ma­dre le ani­ma, pe­ro a él le ha­cen fal­ta po­cos ví­to­res: el es­ce­na­rio es su­yo. Diego Bo­ne­ta (Ciu­dad de Mé­xi­co, 1990) de­bu­tó así an­te los es­pec­ta­do­res de Có­di­go F.A.M.A., un ta­lent show me­xi­cano que le ha­bía es­co­gi­do co­mo uno de sus 40 par­ti­ci­pan­tes en­tre más de 30.000 ni­ños. Ni en sus me­jo­res sue­ños preado­les­cen­tes po­dría ha­ber ima­gi­na­do en­ton­ces que 15 años des­pués, la no­che en que co­no­ce­ría a Luis Mi­guel, ve­rían jun­tos el ví­deo de aque­lla ac­tua­ción.

El en­cuen­tro —una ce­na in­for­mal en ca­sa de Mark Bur­nett, pro­duc­tor de pro­gra­mas de éxi­to co­mo Sur­vi­vor y The Ap­pren­ti­ce— tu­vo lu­gar du­ran­te la pre­pro­duc­ción de la se­rie que Netflix le ha de­di­ca­do al can­tan­te, con su au­to­ri­za­ción e in­vo­lu­cra­ción per­so­nal. “Me im­pre­sio­nó mu­chí­si­mo su pre­sen­cia. Es co­mo si vie­ras a al­guien del vie­jo Holly­wood, co­mo si es­tu­vie­ras de­lan­te de Frank Si­na­tra”, re­la­ta Bo­ne­ta so­bre Luis Mi­guel. “Al prin­ci­pio me re­sul­tó in­ti­mi­dan­te, has­ta que de pron­to em­pe­zó a ha­cer bro­mas y me di cuen­ta del sen­ti­do del hu­mor que tie­ne”. El am­bien­te se re­la­jó gracias a aquel ví­deo. “Yo le de­cía: ‘ Brot­her, ¿có­mo voy a po­der ha­cer pa­ra can­tar tus can­cio­nes?’. Él me oía en­to­nar a los 12 años, to­do des­afi­na­do, y se mo­ría de la ri­sa”.

Ba­sa­da en la bio­gra­fía del ar­tis­ta es­cri­ta por el pe­rio­dis­ta ali­can­tino Javier León Herrera, Luis Mi­guel, la se­rie cuen­ta la historia del can­tan­te en dos tiem­pos: uno cen­tra­do en sus ini­cios y otro que gi­ra al­re­de­dor del —des­de 1986— des­co­no­ci­do pa­ra­de­ro de Mar­ce­la, su ma­dre, y la po­si­ble im­pli­ca­ción de su pa­dre y má­na­ger, el ga­di­tano Lui­si­to Rey, en él. Netflix no re­ve­la da­tos de au­dien­cia, pe­ro tan­to las men­cio­nes en re­des so­cia­les co­mo las bús­que­das en Goo­gle —que se dis­pa­ra­ron en La­ti­noa­mé­ri­ca y Es­pa­ña en­tre el 23 de abril y el 15 de ju­lio, fe­chas del ini­cio y del fin de la pri­me­ra tem­po­ra­da— y otros in­di­ca­do­res —Spo­tify ha pu­bli­ca­do que las es­cu­chas de las can­cio­nes de Luis Mi­guel se han du­pli­ca­do— evi­den­cian el fe­nó­meno te­le­vi­si­vo en el que se ha con­ver­ti­do.

Hoy unos po­cos afor­tu­na­dos te­ne­mos la suer­te de ver a Diego Bo­ne­ta en una ac­tua­ción pri­va­da. Aho­ra no fa­lla una no­ta, pe­ro si­gue con­ser­van­do ese afán per­ma­nen­te por con­quis­tar a su au­dien­cia, sea es­ta el pú­bli­co de un pro­gra­ma de televisión o el equi­po de una se­sión de fotos pa­ra una re­vis­ta. Lle­ga con uni­for­me de jo­ven mo­derno de per­fil al­to que quie­re ser uno más —ca­mi­se­ta ne­gra básica, Le­vi’s pi­ti­llo, pe­ro slip­pers de Guc­ci, Ro­lex y mochila ne­gra de Ba­len­cia­ga— y al se­gun­do se mues­tra afa­ble y cer­cano. La ama­bi­li­dad es su ca­te­cis­mo. Se de­ja ha­cer por to­dos los pro­fe­sio­na­les sin po­ner ni una pe­ga, al­go ca­da vez más in­fre­cuen­te en un mun­do de di­vos, y cuan­do ya no es Diego Bo­ne­ta sino Diego Bo­ne­ta pa­ra Va­nity Fair, can­ta y bai­la se­duc­tor fren­te a la cá­ma­ra las can­cio­nes que for­man par­te de una de las lis­tas de re­pro­duc­ción que lle­va en su iPho­ne.

Sue­nan los Ro­lling, ZZ Top, U2, El­vis, Ste­vie Won­der… Clá­si­cos que no ten­drían un víncu­lo apa­ren­te en­tre sí sal­vo por­que lo tie­nen: es la mú­si­ca que cuan­do Bo­ne­ta era ni­ño su pa­dre po­nía en ca­sa, un ho­gar for­ja­do por dos in­ge­nie­ros en el que la úni­ca vin­cu­la­ción con el es­pec­tácu­lo la con­for­ma­ban esos dis­cos. Y a los ocho años, el hi­jo ma­yor de­ci­de que quie­re ser can­tan­te. “Le di­je a mi papá, que ade­más ha­bía si­do un te­nis­ta fa­mo­so en Mé­xi­co: ‘Papá, ¿te acuer­das de cuan­do tú em­pe­zas­te a ir a cla­ses de te­nis pa­ra ser el pró­xi­mo Rod La­ver? ¿Hay cla­ses pa­ra con­ver­tir­se en el pró­xi­mo Bono?’ Y se que­dó lo­co”.

As­trid Bo­ne­ta y Lau­ro Gon­zá­lez no se lo iban a po­ner fá­cil a su hi­jo: “Em­pe­cé a to­mar cla­ses de can­to con un maes­tro que es­ta­ba a dos ho­ras de ca­sa. Lo hi­cie­ron a pro­pó­si­to pa­ra que se me qui­ta­ran las ga­nas. Pe­ro des­pués de cua­tro años se die­ron cuen­ta de que no se me pa­sa­ba”. Y lle­gó La chi­ca del bi­ki­ni azul. Aque­lla apa­ri­ción te­le­vi­si­va le abrió las puer­tas del uni­ver­so de las te­le­no­ve­las in­fan­ti­les y ju­ve­ni­les en Mé­xi­co, en­tre ellas Re­bel­de, un éxi­to tam­bién en Es­pa­ña. Des­de en­ton­ces Diego ha ido combinando la mú­si­ca y la in­ter­pre­ta­ción. “Tra­ba­ja­ba de lu­nes a do­min­go, 16 ho­ras al día, y ade­más te­nía que es­tu­diar. Nun­ca he tra­ba­ja­do tan du­ro ni vol­ve­ré a ha­cer­lo co­mo en aque­llos años. Fue una ma­ta­da, pe­ro sa­bía que era la úni­ca ma­ne­ra de con­se­guir lo que que­ría”.

Su ca­rre­ra y la de Luis Mi­guel han se­gui­do ca­mi­nos pa­ra­le­los, pe­ro tam­bién com­par­ten im­por­tan­tes diferencias. Al con­tra­rio que el mi­to me­xi­cano, Bo­ne­ta nun­ca ha echa­do en fal­ta una ado­les­cen­cia nor­mal: “Cuan­do di­je en la es­cue­la que que­ría can­tar, no me apo­ya­ron. Me de­cían

“CUAN­DO DI­JE EN LA ES­CUE­LA QUE QUE­RÍA CAN­TAR, ME DI­JE­RON QUE ME IBA A CON­VER­TIR EN UN DRO­GA­DIC­TO Y UN AL­COHÓ­LI­CO”

que me iba a con­ver­tir en un dro­ga­dic­to y un al­cohó­li­co a los 12 años ”. Y tam­po­co ha sen­ti­do la pre­sión pro­fe­sio­nal de sus pa­dres, co­mo sí la su­frió Luis Mi­guel por par­te del su­yo, Lui­si­to Rey: “Mis pa­dres siem­pre se ne­ga­ron a con­ver­tir­se en mis má­na­gers, y eso que les in­sis­tí mu­cho, pe­ro con­tes­ta­ban: ‘Puedes des­pe­dir a tus má­na­gers, pe­ro no puedes des­pe­dir a tus pa­pás”. Hoy, As­trid, co­mo bu­si­ness ma­na­ger de la em­pre­sa Lights Out, se en­car­ga de los negocios de Bo­ne­ta. Pe­ro so­lo de los negocios. Quién me­jor que una al­ta eje­cu­ti­va, ex­vi­ce­pre­si­den­ta de la di­vi­sión me­xi­ca­na de JP Mor­gan Cha­se & Co., pa­ra ges­tio­nar las fi­nan­zas de su hi­jo.

Bo­ne­ta y Luis Mi­guel tam­bién com­par­ten raí­ces es­pa­ño­las. Pe­pa, la abue­la ma­ter­na del ac­tor, na­ció en Mur­cia, y tras ca­sar­se con Ot­to, un por­to­rri­que­ño que es­tu­dia­ba Me­di­ci­na en Es­pa­ña, se mu­dó con él a Es­ta­dos Uni­dos, donde na­cie­ron sus tres hi­jos. Ot­to mu­rió a los 40 años y Pe­pa, sin sa­ber una pa­la­bra de in­glés y tras una es­tan­cia en Ve­ne­zue­la, de­ci­dió vol­ver a EE UU pa­ra dar­le un fu­tu­ro me­jor a sus hi­jos. Dé­ca­das des­pués, Lau­ro y As­trid si­guie­ron su ejem­plo cuan­do aban­do­na­ron Mé­xi­co D. F. rum­bo a Los Án­ge­les ve­lan­do por el fu­tu­ro de Bo­ne­ta y sus dos her­ma­nos. “Si mi fa­mi­lia no se hu­bie­se mu­da­do conmigo a Los Án­ge­les, yo aho­ra no es­ta­ría aquí. Ellos han si­do mi an­cla du­ran­te to­dos es­tos años, es­pe­cial­men­te los tres pri­me­ros”.

Sus ini­cios en Holly­wood no fue­ron fá­ci­les: “Me sen­tí ex­tre­ma­da­men­te so­lo. Pen­sé que iba a te­ner más apo­yo de ac­to­res la­ti­nos en Los Án­ge­les. Pa­sa al­go con los me­xi­ca­nos: el peor enemi­go de un me­xi­cano es otro me­xi­cano. So­mos más en­vi­dio­sos que en otras cul­tu­ras. En mi ca­so no fue so­lo que no re­ci­bí apo­yo, re­ci­bí más bien re­cha­zo de com­pa­trio­tas míos”.

Tu­vo que es­pe­rar a su pri­me­ra gran opor­tu­ni­dad en el cine, cin­co años y va­rias series des­pués, pa­ra en­con­trar al que se ha con­ver­ti­do en su gran men­tor has­ta hoy: Tom Crui­se. Rock of Ages (2012), la adaptación al cine del mu­si­cal ho­mó­ni­mo de Broad­way, cru­zó sus ca­mi­nos. “Los dos tu­vi­mos que apren­der a to­car la gui­ta­rra pa­ra la pe­lí­cu­la y él in­sis­tió en que fué­ra­mos jun­tos a cla­se. Me con­ta­ba his­to­rias de sus fil­mes con Paul New­man y Dus­tin Hoff­man por­que él vio una si­mi­li­tud en­tre no­so­tros: los dos apren­di­mos tra­ba­jan­do”. Y del me­jor pas­tor, el ca­te­cis­mo: “In­sis­tía en lo esen­cial que es ser hu­mil­de y ser sen­ci­llo, que es más im­por­tan­te que la gen­te dis­fru­te tra­ba­jan­do con­ti­go a ser muy ta­len­to­so. A pe­sar de te­ner mu­chos do­nes, él es­tá donde es­tá por su ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo. Yo tam­bién soy así. Tu­ve que par­tir­me la ca­ra pa­ra me­jo­rar”.

La pe­lí­cu­la que le iba a con­ver­tir en una es­tre­lla fue un fra­ca­so de crí­ti­ca y ta­qui­lla. “Fue al­go du­ro pa­ra mí, pe­ro des­pués me pre­gun­té: ‘Si lo hu­bie­ra sa­bi­do, ¿ha­bría de­ja­do de ha­cer­la?’. Cla­ro que no. Ima­gí­na­te ir a una uni­ver­si­dad donde tie­nes de maes­tros a Paul Gia­mat­ti, Tom Crui­se, Alec Bald­win, Cat­he­ri­ne Zeta-Jo­nes, Br­yan Crans­ton… No lo cam­bio por nada”.

Aquel re­vés tam­bién fun­cio­nó co­mo va­cu­na con­tra cier­tos efec­tos se­cun­da­rios del éxi­to: “Holly­wood es co­mo en­trar a una tien­da con to­dos los dul­ces que quie­res, es muy fá­cil per­der­te ahí. Si haces una pe­lí­cu­la exi­to­sa, to­das las puer­tas se te abren. La fies­ta, las mu­je­res, el pasarlo bien… se con­vier­te en una prio­ri­dad y no el tra­ba­jo”. Y en el ca­te­cis­mo Bo­ne­ta ya sa­be­mos que lo pri­me­ro es lo pri­me­ro.

Me­dia do­ce­na de pe­lí­cu­las y va­rias series de televisión le ayu­da­ron a ir for­jan­do su ca­rre­ra. En­tre ellos, merece la pe­na re­cor­dar su par­ti­ci­pa­ción en Scream Queens, la se­rie de Ryan —“El ti­po es un genio”— Murphy en la que com­par­tió set de ro­da­je con leyendas co­mo Ja­mie Lee Curtis y ac­tri­ces de su mis­ma ge­ne­ra­ción co­mo Bi­llie Lourd o Em­ma Ro­berts.

Co­mo pa­ra tan­tos otros ac­to­res, el si­guien­te pa­so na­tu­ral fue mon­tar su pro­pia pro­duc­to­ra. Así se ges­tó Luis Mi­guel. ¿La se­rie? No, la pe­lí­cu­la. “Es­tá­ba­mos tra­ba­jan­do en el guion y de re­pen­te nos avi­sa­ron: al­guien te­nía los de­re­chos de vi­da de Luis Mi­guel. Fue una de­rro­ta to­tal. Era un pro­yec­to en el que real­men­te creía y me do­lió mu­cho”. Pe­ro seis me­ses des­pués del aban­dono for­zo­so del pro­yec­to, re­ci­bió una lla­ma­da de su ami­go Mark Bur­nett. Te­nía una pre­gun­ta que ha­cer­le: “Oye, Diego, ¿tú sa­bes quién es Luis Mi­guel?”.

El can­tan­te ha­bía da­do luz ver­de a una se­rie de televisión so­bre su vi­da en la que ade­más fi­gu­ra­ría co­mo pro­duc­tor y en los al­bo­res del pro­yec­to el úni­co nom­bre que te­nían cla­ro era el de Diego Bo­ne­ta.

“No me lo po­día creer”. Pe­ro aho­ra Bo­ne­ta no es­ta­ba dis­pues­to a re­cu­pe­rar el per­so­na­je a to­da costa. “Yo no que­ría ha­cer una no­ve­la. Las pe­lí­cu­las que yo te­nía co­mo re­fe­ren­cias eran Ray y En la cuer­da flo­ja. Y cuan­do se lo di­je a Mark, se me que­dó mi­ran­do y me con­tes­tó: ‘Diego, esas son exac­ta­men­te las re­fe­ren­cias que dio Luis Mi­guel pa­ra es­ta se­rie”. La sin­to­nía crea­ti­va fue tal que des­de el prin­ci­pio se in­vi­tó al ac­tor a for­mar par­te del equi­po de pro­duc­to­res de la se­rie.

Y lle­gó el en­cuen­tro con Luis Mi­guel. “Pa­ra mí era muy im­por­tan­te que él su­pie­ra que no lo ha­cía por mor­bo o pa­ra ven­der notas. Pa­ra mí era… Ima­gí­na­te lo que ha­bría da­do Ja­mie Foxx por co­no­cer a Ray Char­les. O Joa­quin Phoe­nix por co­no­cer a Johnny Cash. De he­cho, yo ha­blé con Ja­mie de es­to y me di­jo: ‘Sién­ta­te con él, co­nó­ce­lo”. ¿Y de qué ha­bla­ron? “Creo que am­bos sa­bía­mos el pri­vi­le­gio que era po­der te­ner esa com­pli­ci­dad. Hay co­sas que él me con­tó que so­lo eran pa­ra mí y que me las lle­vo a la tum­ba. Eso mar­có la di­fe­ren­cia”.

Con la ben­di­ción de Luis Mi­guel, a Bo­ne­ta so­lo le fal­ta­ba un obs­tácu­lo per­so­nal que sor­tear: que su amis­tad con Mi­che­lle Sa­las no se re­sin­tie­ra a costa del pro­yec­to. Sa­las na­ció en 1987, fru­to de la re­la­ción de Luis Mi­guel con la ac­triz Step­ha­nie Sa­las, pe­ro el can­tan­te no la re­co­no­ció co­mo hi­ja le­gí­ti­ma has­ta 2007. El ro­man­ce en­tre sus pa­dres y có­mo re­ci­bió Luis Mi­guel la no­ti­cia de que te­nía una hi­ja apa­re­cen en la se­rie. “Fue al­go muy ex­tra­ño, pe­ro yo fui cla­ro con ella. Le di­je: ‘Pa­se lo que pa­se, tú eres mi ami­ga de mu­cho an­tes de que es­to

“EN MIS INI­CIOS EN H O L LY W O O D N O SO­LO NO RE­CI­BÍ APO­YO DE AC­TO­RES ME­XI­CA­NOS, RE­CI­BÍ MÁS BIEN SU RE­CHA­ZO”

su­ce­die­ra, y la amis­tad es­tá por en­ci­ma’. Le pe­dí que si al­go no le pa­re­cía bien, lo ha­bla­ra conmigo”. Prue­ba su­pe­ra­da. “Le ten­go mu­cho ca­ri­ño a Mi­che­lle, co­no­ce a mi fa­mi­lia, yo co­noz­co a la su­ya. Te men­ti­ría si te di­je­ra que no es in­có­mo­do, pe­ro al fi­nal aca­ba­mos has­ta rién­do­nos de la si­tua­ción”.

Tras una pre­pro­duc­ción de más de un año “mu­cho más in­ten­sa que el ro­da­je”, lle­gó la ho­ra del set, donde el gran apo­yo de Bo­ne­ta fue Óscar Jae­na­da, que con su Lui­si­to Rey ha da­do a los es­pec­ta­do­res de la se­rie al­go más co­ti­za­do que un buen pro­ta­go­nis­ta: un gran vi­llano al que dis­fru­tar odian­do. “Des­de el mi­nu­to en que me con­tra­ta­ron pa­ra la se­rie les di­je que el pa­dre te­nía que ser Óscar, yo ya ha­bía pen­sa­do en él pa­ra mi pe­lí­cu­la. Cuan­do fi­nal­men­te acep­tó, lo pri­me­ro que hi­ce fue mar­car­le pa­ra pe­dir­le con­se­jo, por­que él ya te­nía ex­pe­rien­cia en in­ter­pre­tar a per­so­na­jes muy co­no­ci­dos co­mo Ca­ma­rón o Can­tin­flas. Tu­vi­mos una con­ver­sa­ción de una ho­ra y ahí fue donde em­pe­zó nues­tra amis­tad”.

Fue pre­ci­sa­men­te Jae­na­da quien se da­ría cuen­ta de que Bo­ne­ta ha­bía em­pe­za­do a mi­me­ti­zar­se con Luis Mi­guel. “Cuan­do cor­tá­ba­mos pa­ra ce­nar, Óscar y otros com­pa­ñe­ros me de­cían: ‘Tío, si­gues ha­blan­do co­mo Luis Mi­guel, pa­ra ya’. Yo lo ha­cía sin dar­me cuen­ta”.

Y sin dar­se cuen­ta lle­gó el fi­nal de la se­rie. Vol­ver a su ima­gen na­tu­ral le su­pu­so un shock: “Cuan­do me qui­ta­ron el dias­te­ma y vol­ví a mi co­lor de pe­lo, me mi­ra­ba al es­pe­jo y no me re­co­no­cía. Fue más raro que el día que me vi ca­rac­te­ri­za­do por pri­me­ra vez”. Y de nue­vo el apo­yo de Jae­na­da: “Le lla­mé y le di­je: ‘Óscar, ¿qué me es­tá pa­san­do? ¿Me es­toy vol­vien­do lo­co?’. Y en­ton­ces él se par­tió de la ri­sa y me di­jo [le imi­ta]: ‘Bah, tío, to­dos sa­bía­mos que te iba a pa­sar. Bien­ve­ni­do, es­to es lo que ocu­rre cuan­do te to­can per­so­na­jes así y cuan­do lo has he­cho bien, así que fe­li­ci­da­des, cór­ta­te el pe­lo, tó­ma­te una cer­ve­za, sal con tus ami­gos y pron­to vol­ve­rás”.

A pe­sar de que se­ma­nas an­tes del es­treno de la se­rie The New York Ti­mes le de­di­có un per­fil a Bo­ne­ta pre­gun­tán­do­se si se con­ver­ti­ría en la pró­xi­ma gran es­tre­lla de Holly­wood, na­die —ni si­quie­ra ellos— pu­do adi­vi­nar su éxi­to. Si nos fi­ja­mos en las re­des so­cia­les, des­de que se es­tre­nó has­ta la fe­cha, Bo­ne­ta ha du­pli­ca­do el nú­me­ro de se­gui­do­res de su cuen­ta de Instagram, que aho­ra su­pera con cre­ces los tres mi­llo­nes. Y su vi­da analó­gi­ca ha cam­bia­do pa­ra siem­pre. “Ya no pue­do ca­mi­nar tran­qui­lo por la ca­lle, pe­ro no me mo­les­ta. Crée­me que pre­fie­ro eso a lo opues­to”. Bo­ne­ta asu­me los efec­tos se­cun­da­rios de su triun­fo: “Gracias a Luis Mi­guel el fe­nó­meno fan es mul­ti­ge­ne­ra­cio­nal. Y ya no son so­lo mu­je­res, mu­chos hom­bres me pi­den to­mar­se una fo­to conmigo. O se­ño­ras ma­yo­res”. Co­mo esa fa­mi­lia ar­gen­ti­na que se lo en­con­tró en un res­tau­ran­te en La La­ti­na y le pi­dió que le can­ta­ra a la abue­la una can­ción de Luis Mi­guel. “Me pi­die­ron incluso que hi­cie­ra Fa­ceTi­me con unos fa­mi­lia­res que te­nían en Ar­gen­ti­na, fue lo­co”. ¿Y la pre­sen­cia de la pren­sa? ¿Có­mo lle­va que se es­pe­cu­le con su vi­da pri­va­da? “Es­te es otro con­se­jo que Tom Crui­se me dio. Me di­jo: ‘Diego, es muy im­por­tan­te te­ner una re­la­ción de res­pe­to con la pren­sa”. “You can’t fight the ma­chi­ne, pe­ro el pú­bli­co te va a res­pe­tar más si lo que se co­no­ce de ti es tu tra­ba­jo y no con quién sa­les”, le re­co­men­dó a Bo­ne­ta la es­tre­lla que, ejem, pre­sen­tó a su hi­ja a los seis me­ses de na­cer jun­to a su en­ton­ces es­po­sa, Ka­tie Hol­mes, en la edi­ción ame­ri­ca­na de Va­nity Fair en 2006.

Siem­pre han in­ten­ta­do em­pa­re­jar­le con sus com­pa­ñe­ras de re­par­to. ¿La úl­ti­ma? Camila So­di, con quien se le ha po­di­do ver com­par­tien­do cier­ta in­ti­mi­dad. La ac­triz, ade­más, in­ter­pre­ta al prin­ci­pal in­te­rés ro­mán­ti­co de Luis Mi­guel en la se­rie, Eri­ka, per­so­na­je que en la vi­da real se co­rres­pon­de con la ac­triz Is­sa­be­la Ca­mil, con la que el can­tan­te man­tu­vo una du­ra­de­ra re­la­ción en los no­ven­ta. Bo­ne­ta in­ten­ta qui­tar­le hie­rro a los ru­mo­res. “Yo no soy de esos ar­tis­tas…”, ase­gu­ra. Y ejem­pli­fi­ca así su des­preo­cu­pa­ción ha­cia lo que se pu­bli­ca so­bre él: “Yo ni si­quie­ra ten­go una aler­ta de Goo­gle en mi te­lé­fono”. —¿Co­no­ce a mu­cha gen­te que la tie­ne? —Sí, di­ría que la ma­yo­ría. Diego ha vuel­to, por­que de Luis Mi­guel tam­bién se sa­le. Aca­ba de ter­mi­nar de ro­dar Ter­mi­na­tor, la pe­lí­cu­la, en la que com­par­te car­tel con las dos vie­jas glo­rias de la sa­ga, Sch­war­ze­neg­ger y Lin­da Hamilton, le ha traí­do de nue­vo a Es­pa­ña, donde su ro­da­je pa­ra­li­zó el ma­dri­le­ño ba­rrio de La­va­piés. Bo­ne­ta ya ha tra­ba­ja­do aquí en más de una oca­sión. ¿Son los ac­to­res es­pa­ño­les más aco­ge­do­res que sus com­pa­trio­tas? “Na­ta­lie Po­za, con la que hi­ce una pe­lí­cu­la en Ca­na­rias ha­ce un par de años, me or­ga­ni­zó una ce­na de bienvenida. Con los es­pa­ño­les he sen­ti­do una aco­gi­da to­tal. De pron­to lle­gó Al­mo­dó­var y no me lo po­día creer. Pla­ti­ca­mos, le ha­blé de la se­rie, le en­se­ñé ví­deos, nos reí­mos…”.

—¿En­trar en Luis Mi­guel le va a cos­tar más aho­ra sa­bien­do lo di­fí­cil que es sa­lir?

—Al me­nos aho­ra voy a sa­ber qué ha­cer, no me va a pi­llar de sor­pre­sa. Pe­ro de la se­gun­da tem­po­ra­da no sa­be na­die nada. No me voy a preo­cu­par por al­go que no es­tá aún so­bre la me­sa. —Pe­ro ha­brá se­gun­da tem­po­ra­da, ¿no? —To­da­vía no hay nada con­fir­ma­do. Es­ta­mos vien­do. Yo creo que es al­go que mu­cha gen­te quie­re que pa­se, pe­ro si pa­sa, tie­ne que es­tar bien he­cho. —¿Y qué vie­ne des­pués de Ter­mi­na­tor? —Es­toy muy ilu­sio­na­do con to­da la fa­ce­ta de pro­duc­tor. No quie­ro es­pe­rar a que cai­ga otro pa­pel, quie­ro ser par­te ac­ti­va.

—¿Ve­re­mos en­ton­ces una nueva se­rie pro­du­ci­da por Diego Bo­ne­ta pa­ra 2019? —Por su­pues­to. O pe­lí­cu­la, esa es la idea. El nue­vo Sol de Mé­xi­co es­tá muy le­jos de apa­gar­se. �

“H AY C O SAS Q U E LUIS MI­GUEL ME CON­TÓ QUE SO­LO ERAN PA­RA MÍ Y QUE ME LLE­VA­RÉ A LA TUM­BA”

Paloma Ran­do es re­dac­to­ra de ‘Va­nity Fair’ y no pue­de sa­car de su cabeza el es­tri­bi­llo de ‘La chi­ca del bi­ki­ni azul’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.