HÁGASE SU VO­LUN­TAD

El viu­do de Pie­rre Ber­gé rom­pe su si­len­cio con mo­ti­vo de la subas­ta en Pa­rís de los ob­je­tos que de­co­ra­ron las re­si­den­cias pri­va­das del me­ce­nas.

Vanity Fair (Spain) - - SU­MA­RIO - T IEM­PO D E LEC­TU­RA:5'

El viu­do de Pie­rre Ber­gé,

Ma­di­son Cox, se ha mos­tra­do siem­pre rea­cio a los me­dios. Has­ta hoy.

“SI APREN­DÍ AL­GO DEL SE­ÑOR BER­GÉ, ES A NO SEN­TIR APE­GO POR LAS CO­SAS, SINO POR LAS PER­SO­NAS”

No son días fá­ci­les pa­ra Ma­di­son Cox (San Fran­cis­co, 1958). Qui­to Fie­rro, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fun­da­ción Ma­jo­re­lle y uno de los per­so­na­jes cla­ve del círcu­lo ín­ti­mo de Yves Saint Lau­rent y Pie­rre Ber­gé — el mo­dis­ta lo tra­ta­ba co­mo a un hi­jo—, aca­ba de fa­lle­cer a los 56 años. Sin em­bar­go, el pai­sa­jis­ta atien­de ama­ble­men­te el te­lé­fono des­de Pa­rís y agra­de­ce las con­do­len­cias. El fu­ne­ral se­rá al día si­guien­te.

La de Fie­rro, hi­jo del in­dus­trial es­pa­ñol Ar­tu­ro Fie­rro Vi­ña y de la de­co­ra­do­ra Jac­que­li­ne Fois­sac, no es la úni­ca pér­di­da que ha la­men­ta­do Cox en los úl­ti­mo tiem­pos. El 8 de sep­tiem­bre de 2017 en­viu­dó de Pie­rre Ber­gé. La pa­re­ja ha­bía con­traí­do ma­tri­mo­nio en mar­zo. “Vi­ví mis dos pri­me­ras gran­des his­to­rias de amor, pri­me­ro con Ber­nard Buf­fet du­ran­te 10 años y des­pués con Yves Saint Lau­rent du­ran­te 50. En­ton­ces no exis­tía el ma­tri­mo­nio gay. Hoy sí. Re­gu­la­ri­zo mi si­tua­ción con Ma­di­son Cox”, anun­ció en­ton­ces el em­pre­sa­rio y me­ce­nas. Un per­so­na­je fas­ci­nan­te de quien Cox evo­ca: “Su idea de in­te­gri­dad, su ba­ta­lla por la jus­ti­cia, por ayu­dar a otros, por la li­ber­tad de ex­pre­sión. Su li­ber­tad. Son prin­ci­pios en los que creía fir­me­men­te y que yo he he­re­da­do”.

Hoy Ma­di­son Cox pre­si­de la Fun­da­ción Pie­rre Ber­gé-Yves Saint Lau­rent y cus­to­dia el in­gen­te le­ga­do del in­ven­tor del prê­tày del que fue­ra su com­pa­ñe­ro —y co­rres­pon­sa­ble de su éxi­to—. Una mi­sión abru­ma­do­ra. “¡Cla­ro!”, ad­mi­te en­tre ri­sas. “Es mu­cho es­trés, pe­ro tam­bién una ex­pe­rien­cia úni­ca. Im­pli­ca es­tar in­vo­lu­cra­do en una es­truc­tu­ra con cen­te­na­res de em­plea­dos en Pa­rís y Ma­rra­kech [las dos ciu­da­des don­de la fun­da­ción inau­gu­ró sen­dos mu­seos con­sa­gra­dos al mo­dis­ta el pa­sa­do oto­ño]. Mi re­to es ase­gu­rar su exis­ten­cia a lar­go pla­zo. No mi­ro al ma­ña­na, sino a los pró­xi­mos 25 años”, ex­pli­ca Cox, que no con­ce­de en­tre­vis­tas. Ha­ce una ex­cep­ción pa­ra ha­blar de la subas­ta del in­te­rior de las re­si­den­cias pri­va­das de su ma­ri­do que Sot­heby’s or­ga­ni­za­rá en Pa­rís del 29 al 31 de oc­tu­bre: Pie­rre Ber­gé. From One Ho­me to Anot­her. “La ven­ta cum­ple con la úl­ti­ma vo­lun­tad de Pie­rre Ber­gé”, sub­ra­ya. “Cuan­do mu­rió Saint Lau­rent, se des­pren­dió de la co­lec­ción que ama­sa­ron du­ran­te

dé­ca­das pa­ra fi­nan­ciar cau­sas be­né­fi­cas, co­mo la lu­cha con­tra el si­da. Es­ta tam­bién es su de­seo: con­ti­nuar con la fun­da­ción, con to­do lo que ha­ce­mos en Ma­rrue­cos y Fran­cia”.

La subas­ta del si­glo

Aque­lla fue, en no­viem­bre de 2009, “la subas­ta del si­glo” se­gún los me­dios. Más de 700 cua­dros (de Ma­tis­se o Mon­drian o Gé­ri­cault), una escultura de Bran­cu­si y otros ob­je­tos —un mue­ble bar de los La­lan­ne, so­fás de Ma­llet-Ste­vens— que Ch­ris­tie’s ex­pu­so ba­jo la cú­pu­la del Grand Pa­lais en una re­pro­duc­ción exac­ta del dú­plex de 500 me­tros cua­dra­dos en la rue de Baby­lo­ne que com­par­tie­ron Ber­gé y Saint Lau­rent en­tre 1971 y 1976. La re­cau­da­ción ba­tió to­dos los ré­cords: 373,9 mi­llo­nes de eu­ros. Un mon­tan­te que po­dría igua­lar­se en es­ta oca­sión. En pu­ja, un mi­llar de lo­tes. Pin­tu­ras de Buf­fet, es­cul­tu­ras, obras de ar­te y ob­je­tos de­co­ra­ti­vos pro­ce­den­tes del 5 de la rue de Bo­na­par­te de Pa­rís que ha­bi­tó Ber­gé has­ta su muer­te, de la Provenza (Mas Theo), de Vi­lla Ma­brou­ka en Tán­ger y de la da­cha en Bé­ner­vi­lle, Nor­man­día, don­de so­lía via­jar en he­li­cóp­te­ro y a los man­dos de su Ja­guar XK120 des­ca­po­ta­ble de 1952 con su pe­rro Echo, en lo que des­cri­bió al dia­rio El País co­mo “uno de sus úl­ti­mos gran­des pla­ce­res”. Ade­más, la ca­sa ha fijado una jor­na­da, la del 14 de di­ciem­bre, pa­ra lo que que­da de la bi­blio­te­ca de Ber­gé. En­tre los vo­lú­me­nes des­ta­can un ejem­plar de Le Pro­prié­tai­re des cho­ses de 1486 y una edi­ción en co­lor de Las imá­ge­nes de Fi­lós­tra­to que da­ta de 1615. Ber­gé era un in­te­lec­tual, un lec­tor vo­raz. “Él y Saint Lau­rent com­par­tían su pa­sión por Proust, pe­ro la de­vo­ción de Ber­gé por la li­te­ra­tu­ra iba más allá”, con­fie­sa es­te nó­ma­da que apro­ve­cha sus tra­yec­tos en avión y tren pa­ra de­vo­rar obras de Faulk­ner, Jack Lon­don, Stend­hal o Flau­bert. “No pue­do de­cir que el autor de En bus­ca del tiem­po per­di­do sea mi pre­fe­ri­do, pe­ro sí que he lle­ga­do a la edad de re­leer­lo”, des­li­za. —Vol­vien­do a la subas­ta, ¿cuál es su pie­za fa­vo­ri­ta? —To­das tie­nen un enor­me va­lor sen­ti­men­tal y me re­cuer­dan a él y a sus ca­sas. No po­dría ci­tar un ar­tícu­lo en par­ti­cu­lar. Hay un es­pe­jo de los La­lan­ne pre­cio­so que Yves y Pie­rre en­car­ga­ron es­pe­cial­men­te pa­ra la ca­sa de Tán­ger, ob­je­tos ru­sos que ate­so­ró du­ran­te dé­ca­das pa­ra la da­cha. To­dos son el re­fle­jo de un hom­bre y de sus in­tere­ses y cir­cuns­tan­cias. —¿Le re­sul­ta di­fí­cil des­ha­cer­se de ellos? —Bueno, sí. Pe­ro si apren­dí al­go del se­ñor Ber­gé, es que uno no de­be sen­tir ape­go por las co­sas, ya sean pin­tu­ras u obras de ar­te, sino por las per­so­nas. Es­te es su úl­ti­mo de­seo. Así lo de­jó es­cri­to en su tes­ta­men­to.

Guar­dián de la me­mo­ria de Pie­rre Ber­gé e Yves Saint Lau­rent, Ma­di­son Cox celebra el éxi­to de los mu­seos que abrie­ron ha­ce un año, días des­pués de la muer­te del fi­lán­tro­po. El de Ma­rra­kech ha re­ci­bi­do “un mi­llón de vi­si­tan­tes”, me di­ce en­tu­sias­ma­do. “Es­ta­mos ex­tre­ma­da­men­te fe­li­ces, tan­to yo co­mo to­do el equi­po”. No so­lo por la ci­fra, sino por la exis­ten­cia de “una nue­va ge­ne­ra­ción que ha des­cu­bier­to por pri­me­ra vez lo que hi­zo Yves Saint Lau­rent, lo mo­derno que era. Gen­te que vie­ne de to­do el mun­do, de Es­pa­ña, Ita­lia, y Fran­cia, pe­ro tam­bién de Orien­te Me­dio, de Chi­na, In­dia, Ja­pón… Y co­no­cen al hom­bre más allá de la mar­ca, el bol­so, el per­fu­me…”.

—En cuan­to a Ber­gé, ¿cree, co­mo se pu­bli­có tras su muer­te, que su bio­gra­fía re­fle­ja la his­to­ria de Fran­cia

“LA SUBAS­TA CUM­PLE CON LA ÚL­TI­MA VO­LUN­TAD DE PIE­RRE BER­GÉ. ES SU DE­SEO”

en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX?

—Ab­so­lu­ta­men­te. Es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en tan­tos mo­vi­mien­tos… En po­lí­ti­ca —ín­ti­mo de Fra­nçois Mit­te­rrand con­tri­bu­yó a la lle­ga­da de Em­ma­nuel Ma­cron al Elí­seo—, cul­tu­ra, mo­da… Apo­yó de for­ma apa­sio­na­da la in­ves­ti­ga­ción del si­da, fun­dó Si­dac­tion, una de las or­ga­ni­za­cio­nes más im­por­tan­tes de Fran­cia… Sí, lo creo”. Cox y Ber­gé se co­no­cie­ron en 1978 en Pa­rís, des­pués de un des­fi­le de Yves Saint Lau­rent. “Mi pri­mer re­cuer­do es el de dos per­so­nas muy ca­ris­má­ti­cas, ex­tre­ma­da­men­te cul­ti­va­das e in­tere­san­tes, ener­gé­ti­cas. En­se­gui­da me atra­jo su pa­sión por la vi­da y su cu­rio­si­dad por otras cul­tu­ras”, evo­ca Cox, en­ton­ces un jo­ven es­tu­dian­te en Par­sons, la es­cue­la de di­se­ño de Nue­va York, que ha­bía via­ja­do a la ca­pi­tal fran­ce­sa por Na­vi­dad. “Me enamo­ré de la ciu­dad, de la cul­tu­ra, de la gen­te. Pa­rís a fi­na­les de los se­ten­ta era un lu­gar muy di­ná­mi­co, ha­bía mu­cha gen­te que ha­cía mu­chas co­sas di­fe­ren­tes. De he­cho, aca­bé gra­duán­do­me allí”, ex­pli­ca. Tam­bién co­men­zó una com­pli­ca­da re­la­ción con Ber­gé que aca­bó en 1987. El em­pre­sa­rio ja­más se des­li­gó de Saint Lau­rent. “Una vez es­tu­ve a pun­to de de­jar­te por Ma­di­son. Jun­to con la tu­ya, la his­to­ria con Ma­di­son es la más im­por­tan­te de mi vi­da. […] Tú le amas­te, le odias­te y lue­go le vol­vis­te a amar. La ad­mi­ra­ción y el afec­to que te pro­fe­sa­ba di­ce mu­cho de él y de su ca­li­dad hu­ma­na. Cuan­do re­gre­só, tú ya no te­nías na­da que te­mer”, es­cri­bió Ber­gé en Car­tas a Yves (El­ba).

Qui­zá su his­to­ria fue co­mo los jar­di­nes que pro­yec­ta Cox, y que él des­cri­be “en cons­tan­te mo­vi­mien­to”. Por­que el pai­sa­jis­ta, uno de los más im­por­tan­tes del mun­do —ha tra­ba­ja­do pa­ra Ma­re­lla Ag­ne­lli, Sting y Mi­chael Bloom­berg—, no cree en la per­fec­ción. “El jar­dín ideal no exis­te, se­ría el Edén. Ten­go clien­tes con los que tra­ba­jo des­de ha­ce 25 años y sus es­pa­cios han cam­bia­do con el tiem­po. In­tro­du­ci­mos nue­vas ideas, mo­di­fi­ca­mos co­sas que no fun­cio­nan, otras que tie­nen que ver con el cli­ma”. Le re­sul­ta im­po­si­ble iden­ti­fi­car­se con una es­pe­cie con­cre­ta o es­co­ger su flor fa­vo­ri­ta. Ha apren­di­do a apre­ciar los cac­tus. “Una es­pe­cie que des­cu­brí en Ma­rrue­cos”.

En Ma­rra­kech, Cox re­for­mó el Jar­dín Ma­jo­re­lle que Ber­gé y Saint Lau­rent ad­qui­rie­ron en 1980 y que aco­ge el me­mo­rial con el que Ber­gé le “aho­rró” al mo­dis­ta “el frío ano­ni­ma­to del ce­men­te­rio y la mi­ra­da de los cu­rio­sos que, en Mont­par­nas­se, te hu­bie­sen bus­ca­do en­tre Sar­tre y Du­mas”. Allí des­can­sa tam­bién el fi­lán­tro­po. En otra ciu­dad ma­rro­quí, Ma­di­son Cox, el hom­bre que, re­co­no­ce, no pa­sa más de cin­co días en un si­tio, ha en­con­tra­do su ho­gar. “Me sien­to muy ape­ga­do a esa ur­be, me re­cuer­da mi in­fan­cia en San Fran­cis­co, con la que guar­da mu­chas si­mi­li­tu­des. Las dos es­tán a la ori­lla del mar. Me en­can­ta su in­vierno, su pri­ma­ve­ra. Ten­go muy bue­nos ami­gos allí que he he­cho a lo lar­go de los años. Siem­pre que voy a Tán­ger, aun­que sea so­lo 24 ho­ras, me sien­to re­no­va­do y en paz”.

“CO­NO­CÍ A PIE­RRE EN 1978 EN PA­RÍS, DES­PUÉS DE UN DES­FI­LE DE YVES”

Arri­ba, el pai­sa­jis­ta Ma­di­son Cox, pre­si­den­te de la Fun­da­ción Pie­rre Ber­gé-Yves Saint Lau­rent, fo­to­gra­fia­do en el Jar­dín Ma­jo­re­lle, Ma­rra­kech, en oc­tu­bre de 2017 con mo­ti­vo de la inau­gu­ra­ción del Mu­seo YSL en la ciu­dad. A la dcha., Ber­gé y el mo­dis­ta en Pa­rís, en 1987.

A la iz­da., es­tan­cia de la pri­me­ra par­te de la ca­sa en el nú­me­ro 5 de la rue Bo­na­par­te, en Pa­rís, don­de vi­vió Pie­rre Ber­gé has­ta su muer­te. Aba­jo, in­te­rior de la da­cha en Bé­ner­vi­lle, Nor­man­día, de­co­ra­da a la ma­ne­ra ru­sa. El con­te­ni­do de am­bas se subas­ta­rá en Pa­rís a fi­na­les de oc­tu­bre.

Co­me­dor de la ca­sa de la rue Bo­na­par­te en Pa­rís. Aba­jo, Pie­rre Ber­gé en el sa­lón de Dar Es Saa­da, su ca­sa en la ciu­dad de Ma­rra­kech de­co­ra­da por Bill Wi­llis, en 1980.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.