ROSSY DE PAL­MA

Pe­dro, Pe­dri­to, Pe­dro

Vanity Fair (Spain) - - COLABORADORES - Por ROSSY­DEP AL­MA

Una car­ta de amor, de ado­ra­ción, a un Pe­dro Al­mo­dó­var que des­cu­brió a una in­tér­pre­te in­na­ta que nos mues­tra a un Pe­dro bri­llan­te, rá­pi­do y con ins­tin­to in­fa­li­ble.

e pi­den que es­cri­ba 1.300 ca­rac­te­res so­bre ti, y lo mis­mo se me an­to­jan po­cos que mu­chos. ¿Qué pue­do de­cir que no ha­yan di­cho ya cien­tos de eru­di­tos y no me­nos ile­tra­dos? No sé si te he di­cho que “Te Quie­ro”, por­que siem­pre uso “TeA­do­ro” o “Ado­roTe”, que to­da­vía me gus­ta más, aun­que tú eres más de “Te­so­ro”.

Cuan­do te co­no­cí, ya eras una le­yen­da, un­der­ground aún, pe­ro le­yen­da. Di­ver­ti­do, bri­llan­te, ob­ser­va­dor, rá­pi­do co­mo un ra­yo. Qui­se pre­sen­tar­me al cas­ting de Ma­ta­dor, pe­ro te­nía un con­cier­to con mi gru­po Peor Im­pos­si­ble y, co­mo sa­bía que es­tá­ba­mos he­chos el uno pa­ra el otro, es­pe­ré. El pri­mer “Sí” te lo di cuan­do pre­pa­ra­bas La ley del de­seo y me pre­gun­tas­te si que­ría un pa­pel. En aque­llos tiem­pos de la no­che, de la pre­ca­rie­dad eco­nó­mi­ca, te sor­pren­dió que aun­que no su­pie­ra dón­de iba a dor­mir tu­vie­ra una agen­da pa­ra apun­tar mis ci­tas la­bo­ra­les, y en ella anoté fe­liz el día del ro­da­je.

Tu “no mé­to­do” tan au­tén­ti­co con­fi­gu­ró sin re­mi­sión mi ma­ne­ra de in­ter­pre­tar. Tra­ba­jar a tu la­do es co­mo un jue­go, ló­gi­co que en fran­cés y en in­glés ac­tuar se di­ga jouer o to play. El otro día te vi­si­té en el ro­da­je de tu pró­xi­ma pe­lí­cu­la, Do­lor y Glo­ria, vi el plano que fil­ma­bas en un por­tal, el per­so­na­je, un hom­bre co­mo en­ce­rra­do tras una ce­lo­sía o en­re­ja­do. Era un plano tan tú… Uy, ¿a ver cuán­tos ca­rac­te­res lle­vo? Ca­si 1.500. Me te­mo que me he pa­sa­do un po­qui­to. Bueno, cor­to, Pe­dri­to, con un Te­so­ro, un TeA­do­ro y un Te Quie­ro. �

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.