París

Siem­pre en la me­mo­ria

Viajar - - LABRÚJULA -

Afor­tu­na­dos

los que to­da­vía no co­noz­can París por­que po­cos pla­ce­res pue­den com­pa­rar­se al de abrir­se pa­so por pri­me­ra vez en­tre sus gran­des bu­le­va­res, cum­plir con el ri­to del ca­fé au laît en esas bra­se­rías que son tan icono de la ciu­dad co­mo la Torre Eif­fel o los bar­qui­tos del río Se­na, o ju­rar­se amor eterno so­bre los aris­to­crá­ti­cos puen­tes que lo atra­vie­san. Na­da más ins­ta­lar­se en el ho­tel, pro­ba­ble­men­te ya caí­da la tar­de, las ori­llas del río des­pa­chan un pri­mer en­cuen­tro con el que ren­dir­se irre­me­dia­ble­men­te a los pies de es­ta Gran Da­ma. En­tre el Pont de Sully y el Pont Neuf que aco­tan las is­las de St. Louis y de la Ci­té, el co­ra­zón de la ciu­dad, con sus mo­nu­men­tos aho­ra ilu­mi­na­dos, se ex­hi­be mu­cho más so­se­ga­do que du­ran­te el día, siem­pre a re­bo­sar de ad­mi­ra­do­res. Ha­brá que re­gre-

sar a la ma­ña­na si­guien­te pa­ra pa­sear a fon­do es­ta zo­na y, si no hay mu­cha co­la, aden­trar­se en la Sain­te Cha­pe­lle pa­ra ad­mi­rar có­mo la luz inun­da es­te tem­plo gó­ti­co a tra­vés de sus fa­bu­lo­sas vi­drie­ras y su­bir a las to­rres de No­tre Da­me pa­ra aso­mar­se a la pa­no­rá­mi­ca que ofre­ce des­de sus al­tu­ras. Otra vista de pe­ca­do so­bre los te­ja­dos pa­ri­si­nos se con­tem­pla en el áti­co del epa­tan­te y sin em­bar­go ra­zo­na­ble en pre­cio res­tau­ran­te Kong, di­se­ña­do por Phi­lip­pe Starck, des­de el que en­fi­lar ha­cia el ba­rrio me­die­val del Ma­rais, una de las zo­nas más trendy. Des­de un paseo por la bur­gue­sa Pla­ce des Vos­ges has­ta una in­cur­sión por las te­rra­zas y an­ti­cua­rios de su es­con­di­do Vi­lla­ge St. Paul o un re­co­rri­do por los es­ti­lo­sí­si­mos es­ca­pa­ra­tes de ca­lles esen­cia­les co­mo Tu­ren­ne, Se­vig­né, Viei­lle du Tem­ple, des Francs Bourgeois o des Ro­siers, el Ma­rais no tie­ne des­per­di­cio. Si Se pre­fie­re cam­biar de ai­res pa­ra la ce­na –a pe­sar de que aquí so­bran los res­tau­ran­tes, tan di­ver­ti­dos co­mo el ase­qui­ble Le Chant des Vo­ye­lles o tan ín­ti­mos co­mo Dô­me du Ma­rais o el más ex­clu­si­vo L’am­broi­sie–, po­drá op­tar­se por la noc­tám­bu­la y mar­cho­sa zo­na de Ober­kampf o, si se tra­ta de ti­rar la ca­sa por la ven­ta­na, con­ce­der­se una ce­na de una vez en la vi­da en el Ju­les Ver­ne en lo al­to de la mis­mí­si­ma Torre Eif­fel, don­de, al tiem­po que se de­gus­tan las especialidades del pres­ti­gio­so chef Alain Du­cas­se con la ciu­dad en­te­ra a los pies, pre­sen­tar­le sus res­pe­tos al gran icono pa­ri­sino.

Una ex­po­si­ción en el Lou­vre o el en­can­ta­dor edi­fi­cio del Mu­sée d’or­say –ad­qui­rien­do pre­via­men­te la en­tra­da pa­ra aho­rrar­se las eter­nas co­las– cons­ti­tu­ye una bue­na for­ma de co­men­zar el do­min­go, sal­vo que se pre­fie­ra una ma­ña­na de re­ga­teos en el cé­le­bre mer­ca­di­llo del Mar­ché aux Pu­ces o cum­plir con el tó­pi­co de los ba­teaux mou­ches que, ates­ta­dos de tu­ris­tas, eso sí, sur­can el Se­na en­tre los mo­nu­men­tos más se­ñe­ros an­tes de des­em­bar­car a ti­ro de pie­dra de la Torre Eif­fel. Y pa­ra el res­to del día ha­brá que op­tar por un rá­pi­do vis­ta­zo a los Cam­pos Elí­seos y a las bou­ti­ques que se su­ce­den por la ve­ci­na ca­lle de Fau­bourg St. Ho­no­ré has­ta la Pla­ce de la Ma­de­lei­ne y la Ópe­ra Gar­nier o, ca­si me­jor, ex­plo­rar los bu­le­va­res del Ba­rrio La­tino, con sus mí­ti­cas bras­se­ries li­te­ra­rias –Lipp, el Ca­fé de Flo­re o Les Deux Ma­gots– y ca­lle­jue­las irre­sis­ti­bles y lle­nas de am­bien­te es­tu­dian­til, co­mo la rue Mouf­fe­tard o la rue Monge. Im­po­si­ble ver­lo to­do en un fin de se­ma­na es la me­jor ex­cu­sa pa­ra pro­me­ter­se vol­ver.

La co­lec­ción del Mu­seo de Or­say y la Torre Eif­fel (aba­jo), dos de los ico­nos tu­rís­ti­cos de la con­si­de­ra­da co­mo la ciu­dad

más ro­mán­ti­ca del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.