Ve­ne­cia

El em­bru­jo del si­len­cio

Viajar - - LABRÚJULA -

Más

que una ciu­dad, se di­ría que Ve­ne­cia es un gran­di­lo­cuen­te de­co­ra­do en el que, so­bre el la­be­rin­to de ca­na­les, se su­ce­den sin tre­gua pa­laz­zos, igle­sias y pla­zas de una mo­nu­men­ta­li­dad que so­bre­co­ge. Po­drían re­co­rrer­se las cua­tro es­qui­nas del glo­bo y ja­más aso­ma­ría un en­tra­ma­do ur­bano tan uni­for­me­men­te opu­len­to y al­ti­vo co­mo el de La Serenissima. No es ca­sua­li­dad que sea uno de los pri­me­ros des­ti­nos que vie­nen a la men­te cuan­do se pien­sa en un via­je pa­ra enamo­rar. La re­gla de oro en to­da es­ca­pa­da de es­te ti­po, se ten­ga el pre­su­pues­to que se ten­ga, se­rá ele­gir un ho­tel en el cas­co his­tó­ri­co, evi­den­te­men­te más ca­ro, aunque con opciones pa­ra to­dos los bol­si­llos. Na­da pues de re­ser­var en tie­rra fir­me por las ve­ci­nas lo­ca­li­da­des de Mes­tre o Marg­he­ra, a las que a úl­ti­ma ho­ra se re­ti­ra el grue­so de las hor­das de tu­ris­tas que inun­dan Ve­ne­cia du­ran­te el día. Así, aunque se ha­ya lle­ga­do de no­che, se po­drá em­pren­der una pri­me­ra ca­mi­na­ta a des­ho­ra, sin rum­bo fi­jo, por­que aquí to­do es bo­ni­to y per­der­se en­tre la enig­má­ti­ca ma­ra­ña de ca­na­les y puen­tes es par­te esen­cial del em­bru­jo ve­ne­ciano, es­cu­chan­do el so­ni­do de los pro­pios pa­sos con la ciu­dad en­te­ra, o ca­si, pa­ra uno.

La pri­me­ra ci­ta de la ma­ña­na, có­mo no, se­rá to­mar uno de los tra­di­cio­na­les va­po­ret­tos (au­to­bu­ses acuá­ti­cos) que atra­vie­san el Gran Ca­nal pa­ra pas­mar­se an­te el de­rro­che ar­qui­tec­tó­ni­co de los edi­fi­cios que se aso­man a su cau­ce an­tes de desem­bo­car en la Piaz­za San Mar­co, en la que ren­dir tri­bu­to a su Ba­sí­li­ca, el Cam­pa­ni­le y el Pa­la­cio Du­cal –con me­nos co­la a pri­me­ra ho­ra–, ade­más de a ca­fés le­gen­da­rios co­mo el Qua­dri y el Flo­rian, am­bos mag­ní­fi­cos aunque a pre­cios in­de­cen­tes. Ca­lle­jean­do ha­cia el ba­rrio o ses­tie­re de San Po­lo, que se arre­mo­li­na en torno al Puen­te de Rial­to, el es­ta­lli­do de co­lo­res de su mer­ca­do se­rá una pa­ra­da in­elu­di­ble an­tes de con­ce­der­se una tre­gua en lo­ca­les con el sa­bor del bar All’ar­co o la Can­ti­na do Mo­ri, don­de pro­bar la ver­sión ve­ne­cia­na de las ta­pas –las chic­che­ti– acom­pa­ña­das de un va­so de om­bra. El res­to de la tar­de in­vi­ta a cu­rio­sear por es­ta ori­lla del Gran Ca­nal que for­man los ba­rrios de Dorsoduro y San­ta Cro­ce, con igle­sias de la ta­lla de San­ta Ma­ría de la Sa­lud y mu­seos co­mo la Co­lec­ción Peggy Gug­gen­heim, la Ga­le­ría de Be­llas Ar­tes o la de la Aca­de­mia, y las pre­cio­sas sa­las de Ca’rez­zo­ni­co. Un buen lu­gar pa­ra ins­ta­lar­se a la caí­da del sol son las te­rra­zas de la pla­za del Cam­po San­ta Marg­he­ri­ta, en­vuel­tas en el bu­lli­cio de los uni­ver­si­ta­rios de la zo­na. Por allí abun­dan ex­ce­len­tes piz­ze­rías co­mo Ai Spor­ti­vi, me­nos

tu­rís­ti­cas que los res­tau­ran­tes que se aso­man al Puen­te de Rial­to, don­de las vis­tas sue­len va­ler más que la co­mi­da, aunque so­lo por su ubi­ca­ción ya me­re­cen la pe­na. Sin em­bar­go, si se bus­ca una ce­na de ni­vel, po­cos co­mo Al Co­vo, en el ba­rrio de Cas­te­llo; o pa­ra una oca­sión es­pe­cial an­te unas vis­tas de pe­ca­do, la te­rra­za del Danieli.

Al día si­guien­te, per­dién­do­se una y mil ve­ces du­ran­te un paseo ma­tu­tino por los po­pu­lo­sos ba­rrios de Can­na­reg­gio o Cas­te­llo, vol­ve­rá a desem­bo­car­se en San Mar­co, des­de cu­yas cer­ca­nías em­pren­der el tó­pi­co paseo en gón­do­la o to­mar si no un va­po­ret­to rum­bo a la is­la de La Giu­dec­ca, con­ce­dién­do­se un ape­ri­ti­vo con vis­tas o una co­mi­da en to­da re­gla en Harry’s Dol­ce, an­tes de pro­se­guir a la ve­ci­na San Gior­gio Mag­gio­re, cu­yo cam­pa­na­rio re­ga­la unas vis­tas si ca­be más in­creí­bles –y des­de lue­go con me­nos aglo­me­ra­ción de tu­ris­tas– que el Cam­pa­ni­le de San Mar­co. Y si to­da­vía se tu­vie­ran va­rias ho­ras por de­lan­te, na­da co­mo de­di­cár­se­las a Mu­rano, la is­li­ta del cris­tal so­pla­do, y la to­da­vía más ca­ris­má­ti­ca de Bu­rano.

Vista des­de la te­rra­za del Lu­na Ba­glio­ni, el ho­tel más an­ti­guo de Ve­ne­cia, de la épo­ca de los tem­pla­rios, y a so­lo 50 me­tros

de la Pla­za de San Mar­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.