Vía No­va, la sen­da de los bal­nea­rios ga­lle­gos

Viajar - - ESCAPADAS - TEX­TO: Car­los Pas­cual FO­TO­GRA­FÍA: Lu­cas Abreu

Una cal­za­da ro­ma­na que atra­vie­sa en dia­go­nal las tie­rras de Ou­ren­se en­la­za ves­ti­gios his­tó­ri­cos, ciu­da­des, le­yen­das y pai­sa­jes con una ca­de­na sin­gu­lar de es­ta­ble­ci­mien­tos ter­ma­les que ya dis­fru­ta­ban las le­gio­nes del Im­pe­rio.

Los ro­ma­nos, ton­tos no eran. Por ra­zo­nes co­mer­cia­les y mi­li­ta­res te­nían que ten­der una ca­rre­te­ra den­tro de la pro­vin­cia Ga­llae­tia que unie­ra As­tú­ri­ca Au­gus­ta (As­tor­ga, ca­pi­tal del con­ven­tus o “par­ti­do ju­di­cial” as­tu­ri­cen­se) con Brá­ca­ra Au­gus­ta (Bra­ga, ca­pi­tal del con­ven­tus bra­ca­rien­se). Y se las in­ge­nia­ron pa­ra que aque­lla au­to­pis­ta se con­vir­tie­ra en una pla­cen­te­ra ru­ta de Spas a la úl­ti­ma. La cal­za­da abar­ca­ba 215 mi­llas ro­ma­nas (unos 320 ki­ló­me­tros) y se di­vi­día en on­ce tra­mos (equi­va­len­tes a un día de re­co­rri­do), ja­lo­na­dos ca­da uno por una man­sio (ven­ta o pos­ta don­de per­noc­tar y re­pos­tar ca­ba­lle­rías).

El nom­bre de Vía No­va de la cal­za­da se de­be a que fue de las úl­ti­mas en abrir­se por la zo­na: se lle­vó a tér­mino ha­cia el año 80, en tiem­pos de Ves­pa­siano. Ca­da tan­to, un mi­lia­rio (pos­te de pie­dra) mar­ca­ba las dis­tan­cias. Es­ta cal­za­da, que en el lla­ma­do Iti­ne­ra­rio de An­to­nino (un ma­pa de ca­rre­te­ras de la épo­ca) es la Vía XVIII, atra­vie­sa en dia­go­nal la pro­vin­cia de Ou­ren­se, des­de las Te­rras de Trives y Val­deo­rras has­ta la ra­ya mis­ma con Por­tu­gal, en pleno co­ra­zón de la Se­rra do Xu­rés. Ahí em­pe­za­mos. En el Par­que Na­tu­ral Bai­xa Li­miaSe­rra do Xu­rés, uni­do sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad al lu­so Par­que Na­cio­nal da Pe­ne­da Ge­rês. Am­bos for­man una mis­ma ma­sa fo­res­tal de­cla­ra­da por la Unes­co Re­ser­va Trans­fron­te­ri­za de la Bios­fe­ra. Un es­ce­na­rio que pa­re­ce sa­ca­do de los re­la­tos de Tol­kien. Pe­ro va­mos a lo que va­mos: pa­ra pi­sar­les los ta­lo­nes a las cohor-

tes im­pe­ria­les nos si­tua­mos en el con­ce­jo de Lo­bios, y más con­cre­ta­men­te en la al­dea de Por­te­la do Home, pa­so fron­te­ri­zo con Por­tu­gal. Allí ve­mos un mon­tón de mi­lia­rios jun­tos (¿era un ta­ller?); en otra al­dea pró­xi­ma, Rio­cal­do, es­ta­ba la man­sio Aquis Ori­gi­nis, pa­ra que los súb­di­tos de Ro­ma se so­la­za­ran en ter­mas pro­vis­tas de hi­po­caus­tum (ca­le­fac­ción). Hoy si­gue ha­bien­do en Lo­bios uno de los bal­nea­rios más lu­jo­sos (in­clu­yen­do el pa­ra­je en tal con­cep­to), con aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les y ade­lan­tos que na­da tie­nen que en­vi­diar a los ro­ma­nos.

Fue­ra ya del par­que, el con­ce­jo de Mui­ños es el que más res­tos me­ga­lí­ti­cos ha con­ser­va­do de la pro­vin­cia. No­ta­bles son las ne­cró­po­lis de Maus de Sa­las –con los dól­me­nes Ca­si­ña da Mou­ra y Ca­so­ta do Fo­xo, jun­to al

em­bal­se de Sa­las– y la del Ou­tei­ro de Ca­va­la­dre, a ori­llas del Em­bal­se das Con­chas, ade­más de va­rios cas­tros dis­per­sos de la Edad de Hie­rro. Mui­ños tie­ne pla­ya flu­vial don­de re­fres­car­se, y un mu­seo et­no­grá­fi­co. De­ja­mos el cur­so Del limia (que las tro­pas ro­ma­nas te­mían va­dear, por­que de­cían que era el río del Ol­vi­do, co­mo el Le­teo del Ha­des mi­to­ló­gi­co) y re­mon­ta­mos la co­rrien­te de su afluen­te, el Ca­dós. Pron­to avis­ta­re­mos la igle­sia de San­ta Com­ba de Ban­de, uno de los ra­ros ejem­plos que nos que­dan de ar­qui­tec­tu­ra vi­si­go­da (si­glo VII). En Porto Quin­te­la, un ca­mino as­fal­ta­do nos lle­va al ya­ci­mien­to de Aquis Quer­quen­nis, otra man­sio con Spa; hay un Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción jun­to a las po­zas de agua ca­lien­te, en las que po­de­mos zam­bu­llir­nos si el ni­vel del em­bal­se no las cu­bre. Y lle­ga­mos a un lu­gar Don­de el mun­do se lla­ma Ce­la­no­va: tal era el tí­tu­lo de un poe­ma­rio de Cel­so Emi­lio Fe­rrei­ro (1912-1979), uno de los va­tes lo­ca­les. Otro muy im­por­tan­te fue Cu­rros En­rí­quez (1851-1908), pun­tal del Re­xur­di­men­to ga­lle­go; su ca­sa es aho­ra la Ca­sa dos Poe­tas, que re­cuer­da la obra de am­bos, y tam­bién de otros pai­sa­nos es­cri­to­res, co­mo Cas­tor Elices o Mén­dez Fe­rrín.

Ce­la­no­va, por don­de pa­sa­ba un ra­mal de la Vía No­va (cru­zan­do el Ar­noia por el puen­te de Frei­xo), es un mun­do apar­te. Un cos­mos don­de se co­dea lo más gran­de (el in­men­so mo­nas­te­rio de San Salvador) con lo ca­si mi­cros­có­pi­co (la ca­pi­lli­ta mo­zá­ra­be de San Miguel).

No ol­vi­dar­se de su­bir a Cas­tro­mao, un cas­tro des­de el cual dis­fru­ta­ban de es­plén­di­das vis­tas los coeler­ni, tri­bu que fir­mó un pac­to de hos­pi­ta­li­dad con los ro­ma­nos; ca­da ve­rano, el cas­tro vuel­ve a lle­nar­se de le­gio­na­rios y abo­rí­ge­nes, her­ma­na­dos en la fes­ta o fo­lión cas­tre­xo. una ca­rre­te­ra, la OU-300, nos in­ter­na en Te­rras do Ar­noia, río en cu­yas már­ge­nes los sue­vos fun­da­ron, en el si­glo VI, Vi­la Ala­ri­cii (vi­lla de Ala­ri­co), la ac­tual Alla­riz (pro­nún­cie­se agu­da, co­mo na­riz, que, si no, se en­fa­dan). Un ca­pri­cho de re­yes: Al­fon­so VI le­van­tó el cas­ti­llo (que­dan cua­tro pa­re­des), Al­fon­so VII le otor­gó fue­ro de Vi­la Real, San­cho IV la lla­ma­ba “lla­ve del reino de Ga­li­cia”, Al­fon­so IX creó una cor­te li­te­ra­ria, y su des- pa­bi­la­do nie­to, Al­fon­so X El Sa­bio, com­pu­so allí al­gu­nas de sus Can­ti­gas, mien­tras su se­ño­ra, do­ña Vio­lan­te, se en­tre­te­nía en fun­dar el con­ven­to de San­ta Cla­ra…

Un cú­mu­lo de his­to­ria, con una im­por­tan­te co­lo­nia ju­día (y no me­nos im­por­tan­tes dis­tur­bios an­ti­se­mi­tas). Un con­jun­to me­die­val gra­to, con me­dia do­ce­na de igle­sias ro­má­ni­cas o gó­ti­cas, ca­lles de sa­bor gre­mial, cru­ce­ros, fuen­tes, pe­tos de áni­mas… Y me­dia do­ce­na de mu­seos (del Ju­gue­te, del Cue­ro, del Te­ji­do, de Ar­te Sa­cro...). Un en­cla­ve sin­gu­lar es O Re­xo (en la pa­rro­quia de Re­quei­xo de Val­ver­de), un eco­es­pa­cio que reúne una gran­ja pi­lo­to, una que­se­ría (se vi­si­ta) y una in­ter­ven­ción land art de Agus­tín Ibarrola, que ha plas­ma­do sig­nos y co­lo­res pri­mi­ge­nios en tron­cos de ár­bo­les y pie­dras.

A ori­llas del río Ar­noia

fun­da­ron los sue­vos la ac­tual Alla­riz en el si­glo VI. En la pá­gi­na si­guien­te, San­ta Ma­ri­ña de Au­gas San­tas, don­de es­tá la igle­sia ro­má­ni­ca con el

se­pul­cro de la már­tir.

A es­te ba­ga­je ma­te­rial hay que su­mar otro pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial (?), la re­pos­te­ría y las le­yen­das. Del re­per­to­rio de dul­ces cé­le­bres hay que des­ta­car los al­men­dra­dos o ma­za­pa­nes, las al­men­dras de pi­co, los me­lin­dres, las roscas de ye­ma, la tar­ta real... En­tre las le­yen­das so­bre­sa­len tres: la del lo­bi­so­me (hom­bre lo­bo) Ma­nuel Blan­co Ro­ma­san­ta, so­bre quien ro­dó una pe­lí­cu­la Paco Pla­za (Ro­ma­san­ta. La ca­za de la bes­tia, 2004); la de Mon­chi­llo de Cor­vi­llón, “gi­gan­te” que me­día 2,40 me­tros, cal­za­ba un 56 y era ex­hi­bi­do en ba­rra­co­nes de fe­ria, has­ta que mu­rió con 27 años, en 1944; y la de San­ta Ma­ri­ña. Es­ta úl­ti­ma le­yen­da co­bra tim­bres de su­ce­so en San­ta Ma­ri­ña de Au­gas San­tas, don­de es­tá la igle­sia ro­má­ni­ca con el se­pul­cro de la már­tir y, a las afue­ras, el horno don­de fue­ra tor­tu­ra­da por no ce­der a los de­seos lú­bri­cos del pre­fec­to ro­mano Oli­brio; co­mo no mu­rie­ra asa­da, le cor­ta­ron la ca­be­za, que bo­tó tres ve­ces y pro­du­jo tres hoyos en el sue­lo. Es un lu­gar de den­si­dad nu­mí­ni­ca, don­de to­do ad­quie­re un tin­te sa­gra­do: el horno (¿so­bre un nin­feo ro­mano?), las fuen­tes o pi­lo­nes de agua mi­la­gro­sa, el carballo o ro­ble des­apa­re­ci­do…; quien es­to es­cri­be lle­gó a ver­lo, abra­za­do por un co­rro de vie­ju­cas mu­si­tan­do sal­mo­dias, al atar­de­cer, en una es­ce­na que pa­re­cía cal­co del en­cuen­tro de Mac­beth con las bru­jas…

La Vía No­va con­ti­núa: po­co más ade­lan­te, en Ba­ños de Mol­gas, si­guen los res­tos de la man­sio Aquis Sa­lién­ti­bus –aunque el bal­nea­rio en uso es del si­glo XIX, re­no­va­do–. Y más allá, Ma­ce­da, vi­gi­la­da por la mo­le del cas­ti­llo que ha­bi­tó Al­fon­so El Sa­bio y es aho­ra un ho­tel mo­nu­men­to. Más mi­lia­rios en Fon­cu­ber­ta y en Tioi­ra; la cal­za­da se in­ter­na lue­go por Te­rras de Cal­de­las, Trives, Val­deo­rras… Pe­ro eso se­ría lar­go de con­tar.

El bal­nea­rio de Lo­bios dis­po­ne de unas apre­cia­das aguas mi­ne­ro­me­di­ci­na­les. A la de­re­cha, dol­men Ca­si­ña da Mou­ra y Mu­seo del Cue­ro. En la do­ble an­te­rior,

jar­di­nes en Alla­riz.

el in­te­rior del mo­nas­te­rio de san salvador, en ce­la­no­va,

es una obra ba­rro­ca de mel­chor de Ve­las­co.

iz­quier­da, eco­es­pa­cio de re­xo. arri­ba, javier

Torquati, chef de la rec­to­ral de an­se­mil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.