Gi­jón, pa­ra to­dos los sen­ti­dos

Viajar - - BOLSA DE VIAJES -

PCon una si­tua­ción pri­vi­le­gia­da Ca­ra al mar, en el Cen­tro de as­tu­rias, gi­jón ofre­ce pla­yas, Cul­tu­ra, gas­tro­no­mía y un her­mo­so en­torno ver­de. lle­na de vi­da y de luz, es una Ciu­dad en eterno mo­vi­mien­to don­de dis­fru­tar de nu­me­ro­sas ofer­tas de ocio, un paseo a ori­llas del mar y una bue­na si­dra.

ai­sa­jes, his­to­ria, cul­tu­ra, di­ver­sión, mú­si­ca, ci­ne..., Gi­jón aglu­ti­na to­das las al­ter­na­ti­vas pa­ra una vi­si­ta úni­ca, pa­ra to­dos los sen­ti­dos. Gra­cias a su pa­sa­do ro­mano, sus mu­seos, su pa­tri­mo­nio es­cul­tó­ri­co y ar­qui­tec­tó­ni­co y su gas­tro­no­mía, los vi­si­tan­tes en­con­tra­rán en Gi­jón to­das las po­si­bi­li­da­des de ocio que se pue­dan ima­gi­nar. De es­ta ma­ne­ra, por ejem­plo, un paseo por la ciu­dad se con­vier­te en una vi­si­ta a un ver­da­de­ro mu­seo al ai­re li­bre. Las ca­lles y par­ques de la ciu­dad han al­ber­ga­do des­de fi­na­les del si­glo XIX ma­ni­fes­ta­cio­nes es­cul­tó­ri­cas que a par­tir de la dé­ca­da de los 80 han su­fri­do una re­no­va­ción, ca­rac­te­ri­za­da por los nue­vos len­gua­jes plás­ti­cos y ma­te­ria­les que acer­can el ar­te a los ciu­da­da­nos. Se tra­ta de es­cul­tu­ras vo­lu­mi­no­sas que pro­pi­cian es­pa­cios in­te­rio­res so­bre los que los ciu­da­da­nos ca­mi­nan, se co­bi­jan o mi­ran al ex­te­rior, co­mo el Elo­gio del Ho­ri­zon­te, de Eduar­do Chi­lli­da, de diez me­tros de al­tu­ra y 500 to­ne­la­das de pe­so. Rea­li­za­do en hor­mi­gón ar­ma­do, con sus bra­zos aco­ge­do­res y su cuer­po só­li­do, el Elo­gio pa­re­ce que­rer lan­zar­se a vo­lar. Es tam­bién el elo­gio de la na­tu­ra­le­za, so­bre el pro­mon­to­rio don­de ha­ce vein­te si­glos un pue­blo echó raí­ces. Des­ta­can tam­bién el Mo­nu­men­to de la Paz Mun­dial, de Ma­nuel Are­nas; Es­ca­la­da, de Pa­blo Mao­jo; Génesis, de Joa­quín Ru­bio Ca­mín; Nor­des­te, de Joa­quín Va­que­ro Tur­cios, y la or­de­na­ción de es­pa­cios en la Pla­za del Hu­me­dal, con el Cu­bo lu­mi­no­so en me­dio ar­co, obra de Ale­jan­dro Mie­res. Ru­tas y mo­nu­men­tos. Ya en la ciu­dad, en el ba­rrio de Ci­ma­de­vi­lla se con­cen­tran un buen nú­me­ro de los mo­nu­men­tos lo­ca­les co­mo el Pa­la­cio de Re­vi­lla­gi­ge­do, la Co­le­gia­ta de San Juan Bau­tis­ta y las ca­pi­llas de La So­le­dad y Los Re­me­dios. Al la­do de es­ta úl­ti­ma se en­cuen­tra la Ca­sa Na­tal de Jo­ve­lla­nos, un pa­la­cio tí­pi­ca­men­te as­tu­riano del si­glo XV y ac­tual Mu­seo de Gi­jón. Y es que Ci­ma­de­vi­lla es tes­ti­go y pro­ta­go­nis­ta de los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos más sig­ni­fi­ca­ti­vos de Gi­jón: des­de la fun­da­ción ro­ma­na, los con­flic­tos me­die­va­les, la crea­ción del puer­to, el na­ci­mien­to y la obra de Jo­ve­lla­nos o los ini­cios de la in­dus­tria­li­za­ción. Ci­ma­de­vi­lla, el ba­rrio al­to de Gi­jón, guar­da en sus ca­lles mo­nu­men­tos e his­to­rias per­so­na­les que son hue­llas im­bo­rra­bles de pes­ca­do­res, ci­ga­rre­ras, mi­li­ta­res, ar­te­sa­nos que aquí na­cie­ron, vi­vie­ron y tra­ba­ja­ron.

En Gi­jón es obli­ga­do vi­si­tar pe­que­ñas igle­sias ro­má­ni­cas co­mo las de San An­drés de

Cea­res, des­de don­de se pue­de co­men­zar una in­tere­san­te ru­ta por el ro­má­ni­co gi­jo­nés. Es­par­ci­das por la be­llí­si­ma cam­pi­ña gi­jo­ne­sa se en­cuen­tran una se­rie de igle­sias ro­má­ni­cas que han lle­ga­do a la ac­tua­li­dad en dis­tin­tos gra­dos de con­ser­va­ción primitiva y que, en ge­ne­ral, pre­sen­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias del ro­má­ni­co po­pu­lar: pe­que­ño ta­ma­ño, na­ve úni­ca, sen­ci­lla es­truc­tu­ra y au­sen­cia de gran­des re­per­to­rios ico­no­grá­fi­cos. Me­re­ce­rá la pe­na vi­si­tar la igle­sia de San Salvador en De­va, San Miguel de Due­ñas, las igle­sias de San Juan Evan­ge­lis­ta y San Juan Bau­tis­ta, en­tre otras. Gi­jón mo­der­nis­ta. En el en­san­che gi­jo­nés sa­len al en­cuen­tro del vi­si­tan­te edi­fi­cios tan no­ta­bles co­mo el Ins­ti­tu­to Jo­ve­lla­nos, hoy cen­tro de múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, pe­ro tam­bién nu­me­ro­sos ejem­plos de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­ta de co­mien­zos del si­glo XX y del ra­cio­na­lis­mo, que en Gi­jón de­jó obras muy no­ta­bles. Mues­tras de ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­tas se su­ce­den en el en­torno de las ca­lles Co­rri­da, Jo­ve­lla­nos, Mu­nu­za, Ca­bra­les, Ins­ti­tu­to, Mo­ros, Tri­ni­dad y San Ber­nar­do, prin­ci­pal­men­te, per­mi­tien­do se­guir un in­tere­san­te y atrac­ti­vo re­co­rri­do por el mo­der­nis­mo gi­jo­nés,

LOS VI­SI­TAN­TES EN­CUEN­TRAN

EN GI­JÓN PA­TRI­MO­NIO, GAS­TRO­NO­MÍA Y TO­DAS LAS PO­SI­BI­LI­DA­DES DE OCIO QUE PUE­DAN IMA­GI­NAR

uno de cu­yos as­pec­tos más re­pre­sen­ta­ti­vos es el ca­rác­ter fe­me­nino de la or­na­men­ta­ción. Pro­li­fe­ran así, en cuan­to a los de­ta­lles de­co­ra­ti­vos, ca­be­zas de mu­jer de lar­gos y com­pli­ca­dos ca­be­llos, lí­neas si­nuo­sas, tra­zos on­du­lan­tes, mo­ti­vos flo­ra­les, ta­llos ve­ge­ta­les, di­bu­jos de ca­pri­cho... que se pue­den apre­ciar en cor­ni­sas, ba­laus­tra­das, ar­cos, re­je­rías, puer­tas y ven­ta­nas. La­bo­ral Ciu­dad de La Cul­tu­ra. Ubi­ca­da en la an­ti­gua Uni­ver­si­dad La­bo­ral de Gi­jón, a tres ki­ló­me­tros de la ciu­dad, La­bo­ral Ciu­dad de la Cul­tu­ra es una co­mu­ni­dad crea­ti­va en la que más de 4.000 per­so­nas es­tu­dian, in­ves­ti­gan, crean y se co­mu­ni­can a dia­rio. El gran­dio­so edi­fi­cio eri­gi­do a me­dia­dos del si­glo XX pa­ra ofre­cer la me­jor for­ma­ción pro­fe­sio­nal a los hi­jos de los obre­ros se ha re­con­ver­ti­do en el si­glo XXI en un es­pa­cio cul­tu­ral en per­ma­nen­te trans­for­ma- ción. Aquí se en­cuen­tran aho­ra cen­tros de for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria, pro­fe­sio­nal y ar­tís­ti­ca; sa­las pa­ra con­gre­sos, even­tos y se­mi­na­rios, la se­de de la Ra­dio­te­le­vi­sión del Prin­ci­pa­do de As­tu­rias y, co­mo mo­tor de la ciu­dad, La­bo­ral Cen­tro de Ar­te y Crea­ción In­dus­trial, un es­pa­cio pa­ra el in­ter­cam­bio en­tre el ar­te, el di­se­ño, la in­dus­tria y el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Des­de oc­tu­bre de 2007, se ha uni­do a la ofer­ta cul­tu­ral el reha­bi­li­ta­do Tea­tro de la La­bo­ral, don­de se desa­rro­lla la pro­gra­ma­ción prin­ci­pal de La­bo­ral Es­ce­na, una apues­ta por los es­pec- tácu­los de van­guar­dia. Cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea, ex­pe­ri­men­ta­ción crea­ti­va y múl­ti­ples re­des que se in­ter­re­la­cio­nan mar­can la pau­ta de una ciu­dad que as­pi­ra a man­te­ner­se abier­ta y aten­ta a to­do lo que su­ce­de en el ar­te, en la tec­no­lo­gía, en la in­ves­ti­ga­ción y en la co­mu­ni­ca­ción. even­tos Gas­tro­nó­mi­cos. Gi­jón, al igual que to­do el Prin­ci­pa­do de As­tu­rias, pre­su­me de te­ner una va­ria­da gas­tro­no­mía, fru­to de ma­nos la­bo­rio­sas y de la ob­ten­ción de ma­te­rias pri­mas de pri­me­ra ca­li­dad. El mar, la huer­ta y el cam­po po­nen al al­can­ce de ex­per­tos co­ci­ne­ros pro­duc­tos que ellos con­vier­ten en sa­bro­sos pla­tos, ya sean tra­di­cio­na­les o de nue­va ex­pre­sión. Una opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar la co­ci­na gi­jo­ne­sa son las Jor­na­das Gas­tro­nó­mi­cas que a lo lar­go de to­do el año y con di­fe­ren­tes mo­ti­vos se ce­le­bran en al­gu­nos de los más des­ta­ca­dos es­ta­ble­ci­mien­tos de la ciu­dad.

la iz­quier­da, la gi­jo­ne­sa pla­ya de san Lorenzo. so­bre es­tas lí­neas, vista de la Pla­za del mar­qués y, aba­jo, re­ce­ta de pul­po con patatines.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.