En go­le­ta por la Riviera tur­ca

Viajar - - TEST - TEX­TO: Ele­na del Amo fO­TO­gra­fía: Luis Da­vi­lla

Una cos­ta res­plan­de­cien­te, sem­bra­da de hue­llas de gran­des ci­vi­li­za­cio­nes, en la que em­pa­par­se de la esen­cia del me­jor Me­di­te­rrá­neo. Y pa­ra re­co­rrer­la,

es­tas en­can­ta­do­ras em­bar­ca­cio­nes de ma­de­ra que, cons­trui­das a mano, re­pro­du­cen sus di­se­ños de an­ta­ño, pe­ro do­tán­do­las de to­das las co­mo­di­da­des

de hoy pa­ra ins­ta­lar­se una se­ma­na a bor­do con un pu­ña­do de ami­gos.

Go­le­ta: “Em­bar­ca­ción fi­na, de bor­das po­co ele­va­das, con dos pa­los, y a ve­ces tres, y un can­gre­jo en ca­da uno”. La Real Aca­de­mia de la Len­gua, amén de des­con­cer­tar un tan­to con eso del “can­gre­jo”, se que­da en lo es­tric­ta­men­te esen­cial en su des­crip­ción de es­tos ve­le­ros de los que siem­pre se han ser­vi­do los tur­cos pa­ra co­mer­ciar por la cos­ta. De cas­co ge­ne­ro­so y pan­zu­do al no te­ner que en­fren­tar­se a gran­des olas, es­tas bar­ca­zas, que des­de ha­ce un par de dé­ca­das vuel­ven a fa­bri­car­se a man­sal­va pa­ra fi­nes tu­rís­ti­cos, son tan es­pa­cio­sas que re­sul­tan más có­mo­das que la ma­yo­ría de los bar­cos que cual­quier mor­tal po­dría per­mi­tir­se al­qui­lar en unas va­ca­cio­nes sin te­ner que em­pe­ñar el dien­te de oro.

Con sus lí­neas clá­si­cas y sus no­bles he­chu­ras de ma­de­ra, las go­le­tas tie­nen más en­can­to que un ya­te a mo­tor y, sal­vo que van por el mar, la ex­pe­rien­cia en ellas no po­dría ser más dis­tin­ta a la de un crucero al uso. De seis a die­ci­ocho pa­sa­je­ros es lo que pue­den lle­gar a al­ber­gar, y la ru­ta del día, en lu­gar de un iti­ne­ra­rio ina­mo­vi­ble, se de­ci­de con el capitán en fun­ción de los vien­tos, el es­ta­do de la mar y, por su­pues­to, te­nien­do en con­si­de­ra­ción lo que le pi­da el cuer­po a sus ocu­pan­tes. Más opu­len­tas o más es­par­ta­nas se­gún lo que se es­té dis­pues­to a pa­gar, en al­gu­nas pue­de re­ser­var­se so­lo un ca­ma­ro­te y com­par­tir los días a bor­do con per­fec­tos des­co­no­ci­dos, e in­clu­so es po­si­ble ser­vir­se de ellas pa­ra em­pren­der ex­cur­sio­nes de ape­nas unas ho­ras por los es­ce­na­rios más des­pam­pa­nan­tes de la Riviera tur­ca. Sin em­bar­go, lo ver­da­de­ra­men­te re­don­do es con­tra­tar­la com­ple­ta du­ran­te una se­ma­na con un pu­ña­do de fa­mi­lia­res o ami­gos. Tam­bién es po­si­ble afron­tar el via­je con ni­ños, ya que la am­pli­tud de sus cu­bier­tas y su bor­da –pa­ra en­ten­der­nos, la ba­ran­di­lla de ma­de­ra que pro­te­ge to­do el pe­rí­me­tro de la na­ve– ha­ce de las go­le­tas un ti­po de em­bar­ca­ción más prác­ti­ca y, so­bre to­do, mu­cho más se­gu­ra pa­ra los pe­que­ños gru­me­tes. El día a bor­do. Ca­da ma­ña­na, tras le­var an­clas, el so­ni­do del arran­que del mo­tor pa­ra sa­lir del puer­to ha­ce las ve­ces de des­per­ta­dor pa­ra los me­nos ma­dru­ga­do­res, a los que ya es­ta­rá aguar­dan­do un tra­di­cio­nal desa­yuno a la tur­ca ser­vi­do por el par de ca­ma­re­ros ma­ri­ne­ros que tan­to va­len pa­ra echar­le un ca­ble al capitán con las ma­nio­bras co­mo pa­ra aten­der a los hués­pe­des con esa ge­nui­na hos­pi­ta­li­dad y esa gra­cia de las gen­tes de es­ta tie­rra. Los me­mo­ra­bles desa­yu­nos con so­bre­me­sa de has­ta un par de ho­ras que irán su­ce­dién­do­se a lo lar­go de la se­ma­na se bas­tan y se so­bran pa­ra plas­mar el he­do­nis­mo de la ex­pe­rien­cia. Y es que po­cos pla­ce­res pue­den com­pa­rar­se al de co­men­zar la jornada na­ve­gan­do con las ve­las de­ple­ga­das en una ma­ña­na de buen vien­to, sin pri­sas y en­tre ami­gos, y con to­do el día por de­lan­te pa­ra re­la­jar­se al sol en cu­bier­ta, re­ca­lar por re­mo­tos pue­bli­tos que son la viva ima­gen de có­mo era el Me­di­te­rrá­neo mu­cho tiem­po atrás, bu­cear en un buen li­bro tum­ba­do a la agra­da­ble som­bra de los tol­dos o ha­cer lo pro­pio en las trans­pa­ren­tes aguas tur­que­sa de una ca­la que so­lo re­sul­ta ac­ce­si­ble pa­ra los afor­tu­na­dos que se arri­man a ella des­de el mar.

Pa­ra em­pe­zar el día, so­bre la me­sa al ai­re li­bre de po­pa que ofi­cia co­mo co­me­dor se dis­po­nen, re­cién pre­pa­ra­das por el co­ci­ne­ro, re­fres­can­tes fuen­tes de pe­pino y

Con sus lí­neas clá­si­cas y sus no­bles he­chu­ras de ma­de­ra, las go­le­tas tur­cas, que pue­den al­ber­gar en­tre seis

y 18 pa­sa­je­ros, su­pe­ran en en­can­to a

los ya­tes a mo­tor.

Los desa­yu­nos son uno de los me­jo­res mo­men­tos del via­je, con fuen­tes de pe­pino y to­ma­te, tos­ta­das con mer­me­la­das ca­se­ras,

que­sos, acei­tu­nas, miel y yo­gur. Sin pri­sa.

to­ma­te pe­la­do, tos­ta­das con mer­me­la­das ca­se­ras, que­sos y miel com­pra­da a al­gún cam­pe­sino de la zo­na, acei­tu­nas ne­gras hen­chi­das de sa­bor, pan aún ca­lien­te hor­nea­do en la al­dea más pró­xi­ma y esa de­li­cia que es el yo­gur tur­co, que re­ba­ja­do con agua y una piz­ca de sal se con­ver­ti­rá en ay­rán, un be­be­di­zo in­fa­li­ble pa­ra los ca­lo­res al que uno, tras acos­tum­brar el pa­la­dar, irá ha­cién­do­se adic­to a lo lar­go de la tra­ve­sía.

La sin­gla­du­ra po­drá par­tir de la tu­rís­ti­ca y pla­ye­ra ciu­dad de An­tal­ya –fun­da­da en el si­glo I a.c. por Ata­lo I I de Pér­ga­mo, a quien de­be su nom­bre– cuan­do se pre­fie­ra na­ve­gar por el Me­di­te­rrá­neo o, en­tre otras ba­ses prin­ci­pa­les, des­de los puer­tos de Ku­sa­da­si, Gö­cek, Mar­ma­ris, Fet­hi­ye o Bo­drum, si se op­ta por las aguas del Egeo. Al­re­de­dor de cua­tro ho­ras dia­rias de na­ve­ga­ción vie­nen a dar con la ecua­ción per­fec­ta pa­ra al­ter­nar el tiem­po a bor­do con las ex­cur­sio­nes a tie­rra y las zam­bu­lli­das, el bu­ceo o las ex­pe­di­cio­nes en los ka­yak que sue­len lle­var mu­chas go­le­tas, por lo que las dis­tan­cias a re­co­rrer son bas­tan­te re­du­ci­das.

Las ru­tas a ele­gir son, sin em­bar­go, nu­me­ro­sí­si­mas y tan di­ver­sas que no es­ta­rá en ab­so­lu­to de más in­for­mar con an­te­la­ción a la agen­cia con la que se ha­ga la re­ser­va so­bre los gus­tos de la ma­yo­ría del pa­sa­je pa­ra pla­ni­fi­car el iti­ne­ra­rio más ade­cua­do. No­ta­bles ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos, ca­las so­li­ta­rias, puer­tos de mar­cha cua­si ibi­cen­ca… La cos­ta tur­ca, tan des­co­no­ci­da to­da­vía pa­ra los es­pa­ño­les, es­tá sem­bra­da de in­men­sos te­so­ros. El iti­ne­ra­rio per­fec­to. Mu­cho an­tes que tur­ca, bue­na par­te de la ori­lla oc­ci­den­tal de Asia Me­nor fue grie­ga y ro­ma­na, de ahí que por to­da ella va­yan aflo­ran­do nom­bres que apren­di­mos de ni­ños en las cla­ses de his­to­ria: des­de Tro­ya has­ta Ha­li­car­na­so, que hoy es la ani­ma­da y en­can­ta­do­ra Bo­drum, pa­san­do por Pér­ga­mo, la mo­der­na Iz­mir o Es­mir­na, en la que po­dría ha­ber na­ci­do Ho­me­ro, o mag­ní­fi­cas rui­nas co­mo las de Éfe­so y Mi­le­to. En la mis­mí­si­ma cos­ta o muy cer­ca de ella aguar­da una ci­ta con los orí­ge­nes de la fi­lo­so­fía, las ma­te­má­ti­cas, la li­te­ra­tu­ra y la as­tro­no­mía. Si re­ca­lar por to­das es­tas cu­nas del mun­do clá­si­co lle­va­ría mu­cho más de una se­ma­na –en go­le­ta, se en­tien­de, ya que por ca­rre­te­ra no se­ría com­pli­ca­do–, sí po­drá ali­ñar­se la sin­gla­du­ra con al­gu­nas de ellas y re­ser­var el res­to pa­ra an­tes o des­pués de em­bar­car­se en la na­ve.

Por si no fue­ra su­fi­cien­te pri­vi­le­gio el po­der na­ve­gar por las mis­mas aguas que tran­si­ta­ron las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes del Ma­re Nos­trum y aso­mar­se a su vas­to le­ga­do de tem­plos, an­fi­tea­tros o gran­des bi­blio­te­cas de la An­ti­güe­dad, es­tas be­llí­si­mas cos­tas con las que to­da­vía no se ha ce­ba­do el boom del la­dri­llo se ex­hi­ben ta­pi­za­das de pi­nos, oli­va­res, higueras y montes au­pa­dos so­bre un mar res­plan­de­cien­te sal­pi­ca­do de is­li­tas des­ha­bi­ta­das, rui­nas grie­gas, ya­ci­mien­tos ro­ma­nos o bi­zan­ti­nos y pre­cio­sos pue­blos amu­ra­lla­dos que to­da­vía vi­ven del ga­na­do, la pes­ca y las al­fom­bras que sus mu­je­res te­jen a mano en los pa­tios de sus pro­pias ca­sas.

Tras zar­par de Bo­drum y de­jar atrás la mo­nu­men­tal es­tam­pa del cas­ti­llo de San Pe­dro, que le­van­ta­ron en el si­glo XV los cru­za­dos, el gol­fo de Gö­ko­va, ha­cia el sur,

La ru­ta del día no es un iti­ne­ra­rio ina­mo­vi­ble sino que es de­ci­di­do

por el capitán y los pa­sa­je­ros en fun­ción de los gus­tos per­so­na­les, los vien­tos

y el es­ta­do del mar.

La cos­ta tur­ca es­tá sem­bra­da de te­so­ros: ya­ci­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos, ca­las so­li­ta­rias, pue­blos con

his­to­ria y cris­ta­li­nas aguas don­de prac­ti­car

bu­ceo o es­nór­quel.

en­mar­ca una de las ru­tas más ape­te­ci­bles pa­ra abor­dar en una se­ma­na de tra­ve­sía. Sus cris­ta­li­nas bahías des­pa­chan es­ce­na­rios de es­cán­da­lo pa­ra bu­cear o pa­ra ha­cer es­nór­quel, amén de pa­ra fon­dear en las no­ches que no se quie­ra bus­car re­fu­gio en al­gún puer­to. Por es­te en­tran­te de mar ha­brá de re­ca­lar­se por is­las co­mo las de Orak y Ka­raa­da, cu­yos ex­ten­sos pi­na­res es­con­den gru­tas de las que bro­tan ma­nan­tia­les de aguas ter­ma­les y lo­dos con los que em­ba­dur­nar­se la piel; o por la co­no­ci­da co­mo is­la de Cleo­pa­tra, en ho­nor de su vi­si­tan­te más cé­le­bre, que, ade­más de un an­fi­tea­tro ro­mano en una sor­pren­den­te bue­na for­ma, ate­so­ra una es­plén­di­da pla­ya de are­na blan­ca que, ase­gu­ra la le­yen­da, hi­zo traer Mar­co An­to­nio des­de Egip­to pa­ra que la fa­rao­na no pi­sa­ra más tie­rra que la su­ya. Rum­bo a otras is­las. Tam­bién en es­te iti­ne­ra­rio se re­co­rren bahías de postal, co­mo las de Mer­sin­cik, Ka­ra­ca­so­gut, Ab­kuk o En­glish Har­bor; pue­bli­tos co­mo Co­kert­me –cé­le­bre por sus al­fom­bras–, por el que sa­lir a es­ti­rar las pier­nas o to­mar un va­so de anisa­do ra­ki an­tes de ce­nar en su pu­ña­do de res­tau­ran­tes; y has­ta rui­nas ol­vi­da­das del mun­do, co­mo las que se des­pa­rra­man por las la­de­ras del cen­te­na­rio puer­to de Kni­dos. Des­de Bo­drum po­drá tam­bién ele­gir­se otra sin­gla­du­ra has­ta Már­ma­ris, jus­to don­de se en­cuen­tran el Me­di­te­rrá­neo y el Egeo, o por la que cul­mi­na en las ex­clu­si­vas ma­ri­nas de Gö­cek, cu­yas in­me­dia­cio­nes re­sul­tan igual­men­te per­fec­tas pa­ra na­ve­gar du­ran­te una se­ma­na. Y has­ta po­drá po­ner­se rum­bo a is­las grie­gas co­mo Sy­mi, Ro­das o Kos, que que­dan a ti­ro de pie­dra. El re­co­rri­do no es que sea lo de me­nos, pe­ro la ex­pe­rien­cia de abor­dar­lo en go­le­ta es ya un des­tino en sí mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.