Diez pa­la­bras

Viajar - - CARTA - Ma­riano López di­rec­tor

Jor­di Se­rra­llon­ga es un ar­queó­lo­go tan al­to co­mo In­dia­na Jo­nes y tan mi­nu­cio­so, tra­ba­ja­dor y pre­ci­so co­mo Ho­ward Car­ter. Los maa­sai de las tie­rras de Sin­ya, al pie del Ki­li­man­ja­ro, le lla­man Jor­dan y los had­za­be del Lago Eya­si, que ca­zan con fle­chas, duer­men ba­jo los ár­bo­les y sa­ben có­mo ex­traer el agua de los bao­babs, le con­si­de­ran su me­jor com­pa­ñe­ro de via­je: un mzun­gu (hom­bre blan­co) sa­bio y tran­qui­lo, de mi­ra­da gran­de y sue­ños de lar­go re­co­rri­do. Jor­di Se­rra­llon­ga es tam­bién na­tu­ra­lis­ta, es­cri­tor y guía de ex­pe­di­cio­nes. Se con­si­de­ra un ho­mo sa­piens se­du­ci­do por la cien­cia, apren­diz de na­tu­ra­lis­tas y ex­plo­ra­do­res co­mo Hum­boldt, Bur­ton o Lea­key; un pro­fe­sor afor­tu­na­do que ha con­se­gui­do con­ver­tir en reali­dad los sa­fa­ris que di­bu­ja­ba en el atlas de su es­cue­la, los via­jes que ino­cu­la­ron en su ima­gi­na­ción los pri­me­ros cin­co gran­des li­bros que le atra­pa­ron por com­ple­to, los big fi­ve de su bi­blio­te­ca: Cos­mos, de Carl Sa­gan; un vie­jo có­di­go de Leo­nar­do da Vin­ci; El des­cu­bri­mien­to de la tum­ba de Tu­tan­ka­món, de Ho­ward Car­ter; Es­tu­dio en es­car­la­ta, de Art­hur Co­nan Doy­le, y la Au­to­bio­gra­fía de Char­les Dar­win. Aho­ra, Jor­di Se­rra­llon­ga aca­ba de pu­bli­car un be­llo li­bro ti­tu­la­do Áfri­ca en 10 pa­la­bras y sub­ti­tu­la­do (el sub­tí­tu­lo im­por­ta) Mi ma­nual de su­per­vi­ven­cia en la jun­gla de as­fal­to.

El li­bro tra­ta de lo que anunc i a : di e z pal a br a s a f r i c a nas cu­yo sen­ti­do, apli­ca­ción y sig­ni­fi­ca­do des­pier­tan el áni­mo, ilu­mi­nan la son­ri­sa y es­ti­mu­lan la vi­da. Diez lla­ves, diez man­tras, diez ar­ca­nos de un sa­ber de si­glos que ate­so­ran las gen­tes del swahi­li, la len­gua fran­ca de los paí­ses que se acu­nan en­tre la gran fa­lla del Rift, cu­ya erup­ción hi­zo po­si­ble el na­ci­mien­to de los pri­me­ros ho­mí­ni­dos, y la cos­ta del Ín­di­co, por la que na­ve­ga­ron los pri­me­ros dhows ára­bes y qui­zá las na­ves del rey Sa­lo­món. “Diez pa­la­bras swahi­li –es­cri­be Se­rra­llon­ga en su nue­va obra– que tras años de vi­ven­cias por el gran con­ti­nen­te tan pró­xi­mo co­mo ol­vi­da­do me han ayu­da­do a so­bre­vi­vir no pre­ci­sa­men­te en Áfri­ca sino en el du­ro re­gre­so a ese otro mun­do que mu­chos si­guen lla­man­do ci­vi­li­za­ción”.

La pri­me­ra pa­la­bra es Asan­te (gra­cias), la se­gun­da es Jam­bo (ho­la), la ter­ce­ra Po­le (lo sien­to). Tres pa­la­bras sen­ci­llas que Se­rra­llong a nos in­vi­ta a uti­li­zar en su jus­ta me­di­da: mu­cho, siem­pre. “Qui­zá, con un gra­cias siem­pre a pun­to –es­cri­be–, in­clu­so el gra­cias más sar­cás­ti­co o el gra­cias me­nos sin­ce­ro, po­dría­mos so­bre­vi­vir me­jor en la jun­gla de as­fal­to”. Po­le es una mues­tra de res­pe­to y re­co­no­ci­mien­to an­te la ta­rea o el tra­ba­jo que rea­li­za el in­ter­lo­cu­tor. Jam­bo es un sa­lu­do, “el sa­lu­do –di­ce Se­rra­llon­ga– en el que me edu­ca­ron mis pa­dres”, el ho­la que los mzun­gu han de­ja­do de prac­ti­car.

Ca­da pa­la­bra, ca­da idea, en­cie­rra un cá­li­do y sen­ci­llo se­cre­to, for­ma par­te de la ar­qui­tec­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra ver la vi­da con op­ti­mis­mo, la cla­ve pa­ra que la bo­te­lla me­dio va­cía nos re­sul­te siem­pre me­dio lle­na. “El op­ti­mis­mo es un va­lor mo­ral, el pri­me­ro que de­be­mos cul­ti­var”, de­cía Er­nest Shac­kle­ton, el ex­plo­ra­dor que so­bre­vi­vió a la más te­rri­ble ex­pe­di­ción co­no­ci­da en la An­tár­ti­da. Se­rra­llon­ga sa­be que el op­ti-

Son diez pa­la­bras afri­ca­nas que des­pier­tan el áni­mo, ilu­mi­nan la son­ri­sa y es­ti­mu­lan la vi­da

mis­mo ger­mi­na en las lla­nu­ras de Tan­za­nia, los bos­ques de Ke­nia, en el Se­ren­ge­ti, el Am­bo­se­li y el Rift, y ha lo­gra­do con­den­sar­lo en diez pa­la­bras, un diccionario

mí­ni­mo. “Mi diccionario de bol­si­llo –es­cri­be– no pre­ten­de edu­car ni dar cla­ses de com­por­ta­mien­to a los abo­rí­ge­nes de la jun­gla de as­fal­to, pe­ro sí es un dia­rio per­so­nal de có­mo he apren­di­do a afron­tar mi vi­da en el ho­gar ca­da vez que he de aban­do­nar las sa­ba­nas, de­sier­tos, bos­ques, mon­ta­ñas y pue­blos de Áfri­ca pa­ra su­mer­gir­me, de nue­vo, en las ca­lles, aca­de­mias, em­pre­sas y ciu­da­des de nues­tra pre­sun­tuo­sa ci­vi­li­za­ción”. La pe­núl­ti­ma pa­la­bra es una in­vi­ta­ción al via­je, Sa­fa­ri, y la úl­ti­ma, una des­pe­di­da con­fia­da (Tu­tao­na­na, has­ta la vista). An­tes des­ta­ca Siom­ba­ya (no va mal). “An­te la ex­pre­sión ‘aba­ri ga­ni’ (¿có­mo

es­tás?) –re­la­ta Se­rra­llon­ga– ja­más he es­cu­cha­do un so­lo ‘mba­ya sa­na’ (muy mal). La res­pues­ta siem­pre es ‘nzu­ri sa­na’ (muy bien) o, en el peor de los ca­sos, ‘siom­ba­ya’ (no va mal)”.

Son diez pa­la­bras que en­cie­rran diez lec­cio­nes, diez en­ci­clo­pe­dias, y que ex­pli­can por qué en Áfri­ca no hay tiem­po pa­ra po­ner­se en­fer­mo ni pa­ra de­pri­mir­se: “Hay tra­ba­jo

por ha­cer y sen­sa­cio­nes por vi­vir”. Diez pa­la­bras que for­man un li­bro pre­cio­so, con el que el ar­queó­lo­go Se­rra­llon­ga nos des­cu­bre te­so­ros ex­traí­dos de la sa­bi­du­ría más an­ti­gua del con­ti­nen­te. Diez pa­la­bras, enamo­ra­das, que guar­dan los se­cre­tos de Áfri­ca, la cu­na del hom­bre, el ho­gar de la vi­da.

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.