Las ins­pi­ra­do­ras mon­ta­ñas de la vi­da

EL FA­LLE­CI­MIEN­TO DEL AL­PI­NIS­TA Y AVEN­TU­RE­RO Wal­ter Bo­nat­ti ha pro­vo­ca­do la re­edi­ción de “Mon­ta­ñas de una vi­da”, u una de sus obras clá­si­cas. Tras aban­do­nar el mon­ta­ñis­mo, el ital liano se re­con­vir­tió en pe­rio­dis­ta y aven­tu­re­ro. PA­BLO FERNÁNDEZ

Viajar - - LA BRÚJULA -

En

1965, con ape­nas 35 años, Wal­ter Bo­nat­ti aban­do­nó el alpinismo. Ha­bía si­do uno de los me­jo­res, si no el me­jor. Se­gún él mis­mo con­fe­só, has­ta los 18 años se ha­bía li­mi­ta­do a an­dar: “A esa edad reali­cé mi pri­me­ra es­ca­la­da y ya no lo

de­jé”. El bau­ti­zo lle­gó, ca­si por ca­sua­li­dad, en la Grig­na, mon­ta­ña lom­bar­da que Bo­nat­ti su­peró con unos za­pa­to­nes he­re­da­dos tras la Se­gun­da Guerra Mun­dial. Des­de en­ton­ces, du­ran­te 17 años el ber­ga­mes­co lo­gró los ma­yo­res hi­tos del alpinismo: co­ro­nó en so­li­ta­rio el Pi­lar Su­r­oes­te del Dru en 1955, el Gas­her­brum IV (7.925 me­tros) en 1958 y en 1965 as­cen­dió, en so­li­ta­rio y de no­che, la ca­ra nor­te del Cer­vino.

An­te la sor­pre­sa de to­dos, Bo­nat­ti de­jó el alpinismo en ple­ni­tud. El edi­tor Leo­nar­do Mon­da­do­ri lo con­tra­tó en­ton­ces co­mo co­la­bo­ra­dor de la pres­ti­gio­sa re­vis­ta ita­lia­na Épo­ca. Ha­bía na­ci­do un pe­rio­dis­ta. El al­pi­nis­ta es­pa­ñol César Pé­rez de Tu­de­la re­cuer­da aquel nue­vo pe­ri­plo co­mo una con­ti­nua­ción de su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro: “Bo­nat­ti em­pren­dió du­ran­te va­rios años una ori­gi­nal vuel­ta al mun­do que pa­sa­ba por la ci­ma de las mon­ta­ñas y de las sel­vas de la Tie­rra. Ese fue el pun­to de par­ti­da de su pro­lí­fi­ca obra co­mo pe­rio­dis­ta y es­cri­tor, ba­sa­da prin­ci­pal­men­te en sus ex­pe­rien­cias y via­jes… Bus­có las fuen­tes del río Ama­zo­nas, es­tu­dió los ti­gres de Su­ma­tra, pro­bó que el au­tor de ‘Moby Dick’, Her­man Mel­vi­lle, es­tu­vo real­men­te pre­so por los ca­ní­ba­les en las is­las Mar­que­sas, y ex­plo­ró en so­li­ta­rio el ca­bo de Hor­nos”.

Bo­nat­ti fa­lle­ció el pa­sa­do 13 de sep­tiem­bre en Ro­ma a los 81 años, co­ro­la­rio de su concepción vi­ta­lis­ta del mon­ta­ñis­mo y de la vi­da. “Vi­ví 17 años el alpinismo ex­tre­mo –con­fe­só–, es de­cir, al lí­mi­te, y así, an­tes o des­pués, tie­nes un pro­ble­ma. Sa­lir vi­vo es una de­mos­tra­ción de ha­ber he­cho to­do en re­gla”. Los lec­to­res es­pa­ño­les in­tere­sa­dos en sus es­cri­tos tan so­lo en­con­tra­rán dos de sus obras tra­du­ci­das: K2: his­to­ria de un ca­so y Mon­ta­ñas de una vi­da, am­bas edi­ta­das por Des­ni­vel. Es­ta úl­ti­ma, re­edi­ta­da re­cien­te­men­te, es una au­to­bio­gra­fía don­de re­cuer­da sus años de al­pi­nis­ta con la épi­ca y el dra­ma­tis­mo de las gran­des ha­za­ñas.

Bo­nat­ti en­ten­día el mon­ta­ñis­mo co­mo una es­cue­la cu­yas asig­na­tu­ras eran la ho­nes­ti­dad, la for­ta­le­za y la sen­si­bi­li­dad. En K2: his­to­ria de un ca­so, el ita­liano re­creó con el rit­mo de los me­jo­res th­ri­llers lo su­ce­di­do la no­che del 30 de ju­lio de 1954. Bo­nat­ti par­ti­ci­pó en la pri­me­ra as­cen­sión al K2, li­de­ra­da por La­ce­de­lli y Com­pag­no­ni. Sin em­bar­go, tras co­ro­nar con éxi­to, Com­pag­no­ni le acu­só de ma­las ar­tes. Du­ran­te años, la po­lé­mi­ca se vio avi­va­da por de­trac­to­res y se­gui­do­res. Hoy na­die du­da de su ho­nes­ti­dad. La úl­ti­ma pa­la­bra la di­jo Rein­hold Mess­ner, pri­mer hom­bre en co­ro­nar los 14 ocho­mi­les: “Bo­nat­ti fue el úl­ti­mo gran al­pi­nis­ta tra­di­cio­nal”.

Tras aban­do­nar el alpinismo, Bo­nat­ti con­ti­nuó su es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro con la es­cri­tu­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.