Mil le­yen­das y las ba­rras con más ar­te de Se­vi­lla

El nor­te del cas­co an­ti­guo de se­vi­lla es­tá nor­mal­men­te ajeno al de­ve­nir de los via­je­ros, ab­sor­tos en la bús­que­da de las imá­ge­nes más cé­le­bres de la ciu­dad. una pe­na por­que al ba­rrio de la Ma­ca­re­na no le fal­tan mé­ri­tos: tie­ne un so­ber­bio pa­tri­mo­nio ar­tís­ti

Viajar - - LA BRÚJULA -

Hu­bo

un tiem­po en que la Vir­gen de la Ma­ca­re­na no po­día en­trar ba­jo nin­gún con­cep­to en el an­ti­guo Hos­pi­tal de las Cin­co Lla­gas, hoy se­de del Par­la­men­to an­da­luz y si­tua­do ca­si en­fren­te de la Ba­sí­li­ca. Co­rría el si­glo XVI, la Her­man­dad era po­bre y no se po­dían per­mi­tir te­ner una ima­gen de la Vir­gen. La suerte lle­gó de la mano de un cu­rio­so true­que con el hos­pi­tal, que le dio la ta­lla en ré­gi­men de ce­sión a cam­bio de un re­loj, es­ta­ble­cién­do­se que se po­dría ejer­cer el de­re­cho a re­cu­pe­rar­la en el mo­men­to en que la ima­gen pi­sa­ra de nue­vo los te­rre­nos del re­cin­to. Le­yen­da o no, es­ta his­to­ria abre el re­co­rri­do por el ba­rrio de La Ma­ca­re­na –que no dis­tri­to–, em­pe­zan­do por el ar­co ho­mó­ni­mo, una de las dos úni­cas an­ti- guas puer­tas que que­dan en pie en la ciu­dad –la otra es el Pos­ti­go del Acei­te, en El Are­nal– y la pro­pia Ba­sí­li­ca 1 , (c/ Béc­quer, 1). Se pue­de vi­si­tar pa­ra ver tan­to la fa­mo­sa ta­lla co­mo su mu­seo, don­de se ex­hi­ben man­tos, co­ro­nas y jo­yas, en­tre otros ob­je­tos. Con más de una de­ce­na de tem­plos y con­ven­tos dis­per­sos por la zo­na, el paseo pron­to ad­quie­re con­no­ta­cio­nes mís­ti­cas, so­bre to­do a los po­cos mi­nu­tos de en­fi­lar la ca­lle San Luis 2 , don­de el es­pí­ri­tu de la Con­tra­rre­for­ma apa­re­ce en el an­ti­guo tem­plo je­suí­ti­co San Luis de los Fran­ce­ses, cu­ya fa­cha­da ba­rro­ca ade­lan­ta la exal­ta­ción de los re­ta­blos y la maes­tría de la cú­pu­la del in­te­rior. La si­guien­te pa­ra­da, la pe­que­ña pla­za de San Mar­cos

3 , mues­tra es­ta vez fac­tu­ra mu­dé­jar en el tem­plo ho­mó­ni­mo, cu­ya torre re­cuer­da a La Giralda, sien­do, co­mo ella, un an­ti­guo mi­na­re­te. Otro de los ejem­plos del so­bre­sa­lien­te pa­tri­mo­nio del ba­rrio es el cer­cano con­ven­to de San­ta Pau­la 4 (San­ta Pau­la, 11), uno de los más be­llos ce­no­bios de clau­su­ra se­vi­lla­nos. Abier­to a las vi­si­tas, no hay que per­der­se el ar­te­so­na­do de la na­ve de la igle­sia ni el pe­que­ño mu­seo. Co­mo tam­po­co las afa­ma­das mer­me­la­das que ha­cen las mon­jas.

Un cor­to paseo con­du­ce a la pla­za Pa­dre Je­ró­ni­mo de Cór­do­ba, don­de se en­cuen­tra el Qui­ta­pe­sa­res 5 , una de las ba­rras con más ar­te de la ciu­dad, ya que lo re­gen­ta el cé­le­bre can­taor de sae­tas El Pe­re­gil. Muy cer­ca, otro clá­si­co: El Rin­con­ci­llo 6 (Gerona, 40), la ta­ber­na más an­ti­gua de Se­vi­lla, fun­da­da en el si­glo XVII y en ma­nos de la mis­ma fa­mi­lia des­de ha­ce ca­si 150 años. No hay que ir­se sin pro­bar su ca­zue­li­ta de gar­ban­zos con es­pi­na­cas ni su de­li­cio­sa pa­vía de ba­ca­lao.

Cor­ta­di­llos, bo­lli­tos de San­ta Inés, man­te­ca­dos y tor­tas atraen a los g go­lo­sos al con­ven­to de San­ta Inés 7 , si­tua­do en el nº 5 de la ca­lle Do­ña Ma­ría Co­ro­nel. Fue és­ta quien lo fun­dó tras el in­ten­to de ul­tra­je que su­frió por par­te del rey Don Pe­dro y del que se li­bró ver­tién­do­se acei­te ca­lien­te so­bre su ros­tro. En la igle­sia del re­cin­to –que pue­de vi­si­tar­se– se en­cuen­tra su ca­dá­ver mo­mi­fi­ca­do, que se ex­po­ne ca­da 2 de di­ciem­bre.

El Rin­con­ci­llo, fun­da­da en el si­glo XVII, es la ta­ber­na más an­ti­gua de la ca­pi­tal his­pa­len­se

Tam­bién se pue­de ver el ór­gano que Béc­quer hi­zo fa­mo­so en la le­yen­da Mae­se Pé­rez el or­ga­nis­ta. Quien pre­fie­ra una pa­ra­da me­nos mís­ti­ca y con más ar­te, en el nº 6 de Pa­la­cios Ma­la­ver es­tá la Bo­de­ga Her­ma­nos Nú­ñez 8 , que es ca­si un mu­seo del to­reo –tie­ne in­clu­so la par­ti­da de na­ci­mien­to de Juan Bel­mon­te–, don­de hay que acom­pa­ñar la cer­ve­za con un mon­ta­di­to de prin­gá. O se pue­de se­guir ca­mino por la ca­lle Fe­ria 9 , cu­yo nom­bre le vie­ne del mer­ca­di­llo de an­ti­güe­da­des y ob­je­tos de se­gun­da mano que en es­te rincón sevillano se ce­le­bra los jue­ves y que re­sul­ta ser el más an­ti­guo de la ciu­dad. O acer­car­se a la Ala­me­da de Hér­cu­les 10 , em­ble­má­ti­ca pla­za re­cién re­mo­de­la­da que reúne nu­me­ro­sos res­tau­ran­tes y ba­res, en­tre los que se en­cuen­tra El Al­ji­be (nº 76), con una co­ci­na crea­ti­va ela­bo­ra­da en fun­ción de los pro­duc­tos de tem­po­ra­da.

La re­cién re­mo­de­la­da Ala­me­da de Hér­cu­les reúne muy buenos res­tau­ran­tes.

El Con­ven­to de San­ta Pau­la es uno de los más be­llos ce­no­bios de clau­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.