SIETE KI­LÓ­ME­TROS DE ILU­SIO­NES

Viajar - - CALLES DE COMPRAS -

Un

año sí y otro tam­bién, la Quin­ta en­ca­be­za el ran­king de las zo­nas co­mer­cia­les más ca­ras del pla­ne­ta. En su tra­mo de oro, en­tre la ca­lle 59 y más o me­nos la 49, el al­qui­ler men­sual de un local pue­de acer­car­se a la frio­le­ra de 1.500 eu­ros por me­tro cua­dra­do, aunque, pa­ra ali­vio de los lo­cos por las com­pras, sus es­ca­pa­ra­tes no son un co­to pri­va­do de las fir­mas de lu­jo. Cier­to que to­das es­tas es­tán pre­sen­tes y a lo gran­de; sin em­bar­go, en los siete ki­ló­me­tros tra­za­dos a ti­ra­lí­neas de la ave­ni­da más fa­mo­sa de Man­hat­tan ca­be de to­do y pa­ra to­dos. En reali­dad, lo que no se en­cuen­tre en ella es muy pro­ba­ble que di­rec­ta­men­te no exis­ta.

Abor­dán­do­la des­de Cen­tral Park se­rá di­fí­cil re­sis­tir­se a fran­quear el in­men­so cu­bo de vi­drio a la en­tra­da de Ap­ple Sto­re, abier­ta las 24 ho­ras pa­ra que los geeks de la mar­ca de la man­za­ni­ta pue­dan acu­dir a pro­bar sus úl­ti­mos gadgets tec­no­ló­gi­cos sin preo­cu­par­se de la ho­ra. Pa­ra ju­gue­tes pe­ro de los de to­da la vi­da, las tres plan­tas de la ve­ci­na FAO Sch­warz vie­nen a ser co­mo el pa­raí­so ima­gi­na­do por un ni­ño: des­de pe­lu­ches del ta­ma­ño de su pa­dre has­ta un ta­ller en el que di­se­ñar sus pro­pios ju­gue­tes. Po­co más allá del es­ca­pa­ra­te de Tif­fany's –an­te el que ha­cer­se la fo­to de ri­gor al más pu­ro es­ti­lo Au­drey Hep­burn en Desa­yuno con dia­man­tes–, una co­la que do­bla la es­qui­na im­pi­de pa­sar por al­to el bu­que in­sig­nia de Aber­crom­bie & Fitch. Es in­cues­tio­na­ble la ca­li­dad y los pre­cios asu­mi­bles de es­ta fir­ma de ro­pa de­sen­fa­da­da que es pa­ra sus in­con­di­cio­na­les un es­ti­lo de vi­da. Sin em­bar­go, lo que atrae a mu­chos has­ta es­te rompe­dor local de lu­ces te­nues, mú­si­ca dis­co y per- sia­nas siem­pre ba­ja­das es la mo­nu­men­ta­li­dad de sus de­pen­dien­tes: mo­de­los –tan­to ellas co­mo ellos– que a me­nu­do deam­bu­lan sin ca­mi­sa ex­hi­bien­do unos ab­do­mi­na­les bien for­ja­dos y a prue­ba de ba­la.

To­dos los gu­rús de las ten­den­cias an­dan cer­ca: Vuit­ton, Guc­ci, Fe­rra­ga­mo, Car­tier, Bul­ga­ri, Es­ca­da y de­más miem­bros de la

fa­mi­lia del lu­jo, com­pi­tien­do ca­da tem­po­ra­da por sor­pren­der con un es­ca­pa­ra­te más gla­mou­ro­so que el ve­cino, es­pe­cial­men­te en Na­vi­dad, cuan­do pa­sear­se an­te sus vi­tri­nas se con­vier­te en to­do un es­pec­tácu­lo. Aho­ra bien, en es­ta vi­bran­te ti­ra de as­fal­to que ofi­cia co­mo lí­nea di­vi­so­ria en­tre el Es­te y el Oes­te de Man­hat­tan tam­bién se han he­cho hue­co des­de H&M y Za­ra has­ta la ba­ra­tí­si­ma Gap, en la que mu­chos de los que vie­nen a Nue­va York ex­pre­sa­men­te a com­prar

equi­pan de arri­ba aba­jo a to­da la fa­mi­lia. No hay me­jor prue­ba de que la Quin­ta es de to­dos y no es de na­die. En es­te tem­plo al con­su­mo lo mis­mo pue­de ver­se a una em­pe­ri­fo­lla­da ri­ca­cho­na ba­jan­do de una li­mu­si­na a las puer­tas de sus ex­clu­si­vos gran­des al­ma­ce­nes his­tó­ri­cos de Berg­dorf Good­man, Lord&tay­lor y Saks Fifth Ave­nue que a la chi­qui­lle­ría en­fi­lan­do ha­cia la tien­da consagrada a la NBA o el World of Dis­ney Sto­re. Y, so­bre to­do, a en­jam­bres de tu­ris­tas ago­ta­dos arrastrando bol­sas y más bol­sas de mar­cas más ba­ra­tas aquí, co­mo los cos­mé­ti­cos de MAC y Origins –am­bos con tien­da pro­pia en la Quin­ta–, la ro­pa de Le­vi's, Calvin Klein, DKNY o Ralph Lau­ren, así co­mo cual­quier cá­ma­ra o equi­po elec­tró­ni­co. Si en to­das las épo­cas del año pue­den en­con­trar­se gran­des des­cuen­tos –de los que in­for­man en pu­bli­ca­cio­nes co­mo www.top­but­ton.com o www.ny­mag.com–, en la me­jor tem­po­ra­da de re­ba­jas –jus­to des­pués de Na­vi­dad y a co­mien­zos del ve­rano– las idas y ve­ni­das por sus ace­ras se con­vier­ten en to­do un fes­ti­val. Y es que en la Quin­ta se al­zan tam­bién el Em­pi­re State Buil­ding, la Ca­te­dral de St. Pa­trick, el Roc­ke­fe­ller Cen­ter, o el Me­tro­po­li­tan, amén de ho­te­les mí­ti­cos co­mo The Pie­rre o ra­bio­sa­men­te bien ubi­ca­dos co­mo el Pe­nín­su­la, des­de cu­ya te­rra­za del áti­co se pue­de ad­mi­rar el ano­che­cer an­te la ner­va­du­ra de des­te­llos ur­ba­nos que ti­ti­lan a su al­re­de­dor con un cóc­tel Fifth Ave­nue Sun­set en la mano o, me­jor aún, con un dry mar­ti­ni. Sí, to­do es tam­bién en la Quin­ta, pe­ro co­mo di­ría cier­to per­so­na­je de Billy Wil­der, “esa es

ya otra his­to­ria”. w www.nyc­go.com/shop­ping

La Quin­ta Ave­ni­da es una de las ca­lles co­mer­cia­les más ca­ras del mun­do: 1.500 eu­ros por me­tro cua­dra­do en su zo­na más se­lec­ta.

Los gu­rús de las ten­den­cias com­pi­ten ca­da tem­po­ra­da por sor­pren­der con sus es­ca­pa­ra­tes en la Quin­ta Ave­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.