ELE­GAN­CIA CON ES­TI­LO BRI­TÁ­NI­CO

Viajar - - CALLES DE COMPRAS -

Aunque

el co­mún de los lon­di­nen­ses no vista ni por aso­mo co­mo el co­mún de los mi­la­ne­ses, no se­rá, des­de lue­go, por fal­ta de ofer­ta, por­que en es­ta gran­dí­si­ma ca­pi­tal –y no so­lo en lo geo­grá­fi­co– pue­de ha­llar­se ab­so­lu­ta­men­te de to­do. Ade­más, aho­ra, con la de­pre­cia­ción de la li­bra es­ter­li­na con res­pec­to al eu­ro, sus pre­cios re­sul­tan al­go más ba­jos de lo ha­bi­tual, lo que ha­ce par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­tes sus es­tu­pen­das re­ba­jas de co­mien­zos del mes de ju­lio o las que arran­can ca­da 26 de di­ciem­bre, con las in­fi­ni­tas y tra­di­cio­na­les co­las que des­de la ma­dru­ga­da for­man quie­nes quie­ren ac­ce­der los pri­me­ros a sus fa­mo­sos gran­des al­ma­ce­nes.

La ates­ta­da y po­pu­lar Ox­ford Street, la ma­yor ca­lle co­mer­cial no so­lo de Londres sino de Eu­ro­pa, en­glo­ba a lo lar­go de sus dos ki­ló­me­tros y me­dio unas 300 tien­das en­tre las que es po­si­ble en­con­trar prác­ti­ca­men­te cual­quier ca­de­na in­ter­na­cio­nal. Pe­ro lo más sin­gu­lar en ella son sus gran­des al­ma­ce­nes. En­tre tan­tos otros, Marks & Spen­cer, que ate­so­ra aquí más me­tros cua­dra­dos que en cual­quier otra de sus su­cur­sa­les del mun­do, o el tan querido por los in­gle­ses Sel­frid­ges, en­tre cu­ya bar­ba­ri­dad de mar­cas re­sul­ta sen­ci­llo en­con­trar ico­nos de la ele­gan­cia bri­tá­ni­ca tan dis­pa­res co­mo Bur­berry o Ste­lla Mc­cart­ney.

De Ox­ford Street par­te Re­gent Street, la ar­te­ria de co­mu­ni­ca­ción más im­por­tan­te que dis­cu­rre en­tre el nor­te y el sur del West End lon­di­nen­se. En es­ta zo­na no hay que per­der­se los icó­ni­ca­men­te bri­tish al­ma­ce­nes Li­berty, con una pues­ta en es­ce­na sim­ple­men­te de­li­cio­sa, y tam­bién la eli­tis­ta Bond Street. Sea en su tra­mo de Old Bond co­mo en el New, por sus ace­ras aflo­ran des­de repu­tados an­ti­cua­rios y ga­le­rías de ar­te has­ta Dior, Pra­da, Tif­fany & Co o, en­tre tan­tas otras, la bou­ti­que del re­cien­te­men­te des­apa­re­ci­do di­se­ña­dor in­glés Ale­xan­der Mc­queen.

No le­jos, por el ba­rrio de Knights­brid­ge ha­brá que pre­sen­tar­le sus res­pe­tos a la quin­tae­sen­cia del lu­jo en las cin­co plan­tas de los fa­mo­sos al­ma­ce­nes Ha­rrods –un cen­tro que fue inau­gu­ra­do en el año 1848 y que es co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te por sus po­pu­la­res re­ba­jas– o, tam­bién, en los más des­co­no­ci­dos pe­ro ra­bio­sa­men­te ac­tua­les Har­vey Ni­chols –con sus ocho plan­tas de­di­ca­das a la mo­da, la be­lle­za y el ho­gar–, pa­ra lue­go en­fi­lar ha­cia Sloa­ne Street y la en­can­ta­do­ra King's Road con el fin de se­guir que­man­do la tar­je­ta de cré­di­to en sus bou­ti­ques más prohi­bi­ti­vas en la pri­me­ra y, en ge­ne­ral, más di­ver­ti­das y ac­tua­les en la se­gun­da. Y con to­do es­te pe­ri­plo no se ha­bría he­cho más que em­pe­zar, co­mo pro­ba­ría la zo­na más co­mer­cial de Co­vent Gar­den, los mer­ca­dos de Cam­den o Por­to­be­llo y un lar­go et­cé­te­ra.

Com­prar en Londres pue­de lle­gar a pro­du­cir an­sie­dad, por­que hay tan­to y la ciu­dad es tan in­men­sa que le fal­ta­rán ho­ras al día. Pe­ro si lo que se bus­ca es al­go que so­lo ha­ya aquí y na­da más que aquí, en­ton­ces no hay dis­per­sión po­si­ble: ha­brá que en­ca­mi­nar­se ha­cia Sa­vi­le Row pa­ra ini­ciar la ru­ta del bes­po­ke. En es­ta mí­ni­ma y ele­gan­te­men­te dis­cre­ta ca­lle del ba­rrio de May­fair los me­jo­res sas­tres del mun­do lle­van dos si­glos vis­tien­do a re­yes, lo­res, mi­llo­na­rios y, en los úl­ti­mos tiem­pos, has­ta a le­yen­das de la mú­si­ca co­mo el mis­mo Mick Jag­ger. Exis­te en sus tien­das-ta­ller la op­ción más

ase­qui­ble del ready to wear, don­de le adap­tan a uno –por­que to­do o ca­si es­tá orien­ta­do al hom­bre– una pren­da de im­pe­ca­ble fac­tu­ra pa­ra que le sien­te co­mo un guan­te. Al­go más cos­to­so se­rá en­car­gar la pren­da en cues­tión a la me­di­da, pe­ro en es­tas sas­tre­rías con pe­di­grí la pa­la­bra má­gi­ca es

bes­po­ke, que es co­mo se de­no­mi­na a un mo­de­lo di­se­ña­do en exclusiva pa­ra su due­ño y con­fec­cio­na­do ri­gu­ro­sa­men­te a mano. Tan bes­po­ke pue­den ser los tra­jes de sas­tre­rías de la vie­ja es­cue­la co­mo Henry Poo­le & Co, H. Hun­ts­man and Sons, Gieves & Haw­kes o Nor­ton and Sons, co­mo los osa­dos mo­de­los que fir­man Ri­chard Ja­mes y Oz­wald Boa­teng. Am­bos crea­do­res, ca­da uno en su es­ti­lo, han lo­gra­do lle­var a Sa­vi­le Row el so­plo de ai­re fres­co que ne­ce­si­ta­ba el ne­go­cio pa­ra atraer­se a un pú­bli­co jo­ven que, aun pu­dién­do­se cos­tear los 4.000 eu­ros del bes­po­ke más mo­des­to y sin que­rer re­nun­ciar a la ele­gan­cia del cor­te bri­tá­ni­co, no es­ta­ba por la la­bor de ves­tir igual que sus abue­los.

El pro­ce­so pue­de lle­var un pe­rio­do de unos tres me­ses cuan­do se tra­ta de un tra­je. Bas­tan­te me­nos su­po­ne ha­cer­se una ca­mi­sa y has­ta una cor­ba­ta a la me­di­da en las ca­mi­se­rías de ni­vel que se su­ce­den por Jermyn Street. Pe­ro pa­ra te­ner en ca­sa unos za­pa­tos bes­po­ke pue­de que se ten­ga que es­pe­rar un año, al me­nos si se quie­ren los me­jo­res, que es lo que lle­van cua­tro ge­ne­ra­cio­nes de maes­tros za­pa­te­ros ha­cien­do en el ate­lier del nº 9 de Saint Ja­mes's Street, el úni­co lu­gar del mun­do en el que es po­si­ble ha­cer­se unos John Lobb a la me­di­da.

w www.vi­sitlon­don.com

Los sas­tres de Sa­vi­le Row lle­van dos si­glos vis­tien­do a mo­nar­cas, lo­res, mi­llo­na­rios y has­ta a le­yen­das del mun­do de la mú­si­ca.

La lon­di­nen­se Ox­ford Street acu­mu­la a lo lar­go de sus dos ki­ló­me­tros y me­dio de lon­gi­tud más de 300 tien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.