Py­ra­mi­den

Viajar - - CARRETERA -

Es­ta pa­sa­da pri­ma­ve­ra reali­cé a bor­do de un bu­que ocea­no­grá­fi­co no­rue­go, el Jan Ma­yen, du­ran­te una de­ce­na de días un via­je que, al pa­so de las se­ma­nas, se me ha ido ha­cien­do inol­vi­da­ble. En el bu­que via­já­ba­mos cien­tí­fi­cos no­rue­gos y es­pa­ño­les, al­gu­nos pe­rio­dis­tas de am­bos paí­ses, un di­bu­jan­te y un es­cri­tor (su hu­mil­de ser­vi­dor), ade­más de la tri­pu­la­ción no­rue­ga. Y la de­rro­ta es­ta­ba tra­za­da en las aguas y cos­tas de Spitzs­ber­gen, la is­la prin­ci­pal del ar­chi­pié­la­go de las Sval­bard, uno de los te­rri­to­rios in­su­la­res más pró­xi­mos al Po­lo Nor­te.

Fue un via­je inol­vi­da­ble, co­mo ya he di­cho, y lo fue por va­rios as­pec­tos: por la ex­pe­rien­cia ocea­no­grá­fi­ca, por el pla­cer de na­ve­gar ba­jo el sol de ma­yo los ma­res bo­rea­les, por la so­le­dad dis­fru­ta­da, por la na­tu­ra­le­za por­ten­to­sa de aque­llos ma­res, por la ca­ma­ra­de­ría de a bor­do y por la sor­pre­sa que me pro­du­jo en­con­trar­me con una ciu­dad aban­do­na­da en me­dio de un mar, el de Ba­rents, don­de uno ima­gi­na que la vi­da hu­ma­na es ca­si im­po­si­ble y en don­de sien­tes que la muer­te se te pue­de echar en­ci­ma de gol­pe, en for­ma de ven­tis­ca, a cau­sa de un te­rri­ble tem­po­ral o por el ata­que de un fe­roz oso po­lar. Por­que el nor­te es in­cle­men­te y no per­do­na la in­tro­mi­sión de los hom­bres. El lu­gar se lla­ma­ba Py­ra­mi­den y es­tá en el re­co­do de un gla­ciar de las Sval­bard, a 79º de la­ti­tud nor­te, a al­go más de mil ki­ló­me­tros del Po­lo Nor­te –al­go así co­mo de Va­len­cia a La Co­ru­ña–. Es­te ar­chi­pié­la­go for­ma par­te, en prin­ci­pio, del Es­ta­do no­rue­go. Pe­ro so­lo en teo­ría, ya que los ru­sos re­cla­man la so­be­ra­nía de al­gu­nos de sus te­rri­to­rios, en tan­to que otros paí­ses, en­tre ellos Es­pa­ña, re­cla­man de­re­chos his­tó­ri­cos de pes­ca en la re­gión, pues­to que allí fae­na­ban ba­lle­ne­ros vas­cos en los si­glos XVII y XVIII, an­tes de que las Sval­bard per­te­ne­cie­ran a na­die. Los ru­sos se in­tere­sa­ron por las is­las so­bre to­do a cau­sa de sus gran­des ya­ci­mien­tos de car­bón. Y an­tes de la Se­gun­da Guerra Mun­dial com­pra­ron a una com­pa­ñía sue­ca la pro­pie­dad de sus mi­nas car­bo­ní­fe­ras en Spitzs­ber­gen: una de ellas es­ta­ba y si­gue es­tan­do en Ba­ren­ts­burg, con un con­su­la­do ru­so y una po­bla­ción de 400 per­so­nas en­tre tra­ba­ja­do­res de la mi­na y fun­cio­na­rios de Mos­cú; la otra, la más im­por­tan­te, se en­con­tra­ba en Py­ra­mi­den, si­tua­da mu­cho más al nor­te. Fue aban­do­na­da en 1998, cuan­do se de­rrum­bó el sis­te­ma co­mu­nis­ta a cau­sa de la Pe­res­troi­ka de Gor­ba­chov.

Pe­ro Py­ra­mi­den fue mu­cho más que una mi­na. El Es­ta­do so­vié­ti­co qui­so cons­truir allí la ciu­dad ideal, la uto­pía so­ña­da por Marx, pla­nea­da por Le­nin y ad­mi­nis­tra­da por Sta­lin. Y en ese año 1948 se pu­so en mar­cha la obra y se cons­tru­yó una ciu­dad que no hu­bie­ran idea­do ni si­quie­ra el ge­nio de un To­más Mo­ro o, más re­cien­te­men­te, de un Orwell, de un Brad­bury o de un Hux­ley. Cua­tro mil per­so­nas lle­ga­ron a vi­vir allí. Se cons­tru­ye­ron edi­fi­cios de cua­tro plan­tas, guar­de­rías y un hos­pi­tal que lle­gó a ser la en­vi­dia de to­da la Unión So­vié­ti­ca. Y to­do era gra­tis. La gen­te pa­ga­ba con su tra­ba­jo el ser­vi­cio a la pa­tria, y la pa­tria se lo agra­de­cía con cre­ces. El car­bón po­día ser po­co ren­ta­ble, pe­ro la ciu­dad ideal del co­mu­nis­mo exis­tía.

Sin em­bar­go, en 1998 na­ció la Pe­res­troi­ka. Y ca­yó el co­mu­nis­mo, lle­gó a Ru­sia el ca­ba­llo des­bo­ca­do del ca­pi­ta­lis­mo y Mos­cú de­ci­dió ce­rrar Py­ra­mi­den. De un día pa­ra otro, va­rios bar­cos se lle­va­ron a los úl­ti­mos 800 po­bla­do­res ape­nas con lo pues­to. Lo de­más era pro­pie­dad de un Es­ta­do que lo aban­do­na­ba to­do. Y ahí si­gue el sue­ño im­po­si­ble: in­có­lu­me en­tre los hie­los y la nie­ve, las ca­sas ce­rra­das a cal y can­to, las ins­ta­la­cio­nes mi­ne­ras clau­su­ra­das, una ciu­dad va­cía en mi­tad de la na­da. Da vér­ti­go con­tem­plar aquel mun­do que na­ció co­mo un sue­ño y ter­mi­nó en el fra­ca­so. Cuan­do se re­co­rren sus ca­lles, hay que te­ner cui­da­do y pro­cu­rar que te acom­pa­ñe un hom­bre ar­ma­do por­que se co­rre el ries­go de que de pron­to aso­me un oso po­lar que se ha re­fu­gia­do en un so­por­tal a echar una sies­ta al ca­lor­ci­llo.

En la ca­lle prin­ci­pal de la lo­ca­li­dad de Py­ra­mi­den, arri­ba de una cues­ta, un bus­to de gra­ni­to de Le­nin mi­ra ha­cia el mar he­la­do y va­cío.

Py­ra­mi­den fue la ciu­dad ideal del co­mu­nis­mo, la uto­pía so­ña­da por Marx, pla­nea­da por Le­nin y ad­mi­nis­tra­da por Sta­lin

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.