Mé­ri­da: Ro­ma an­ti­gua en Ex­tre­ma­du­ra

Viajar - - DESTE -

le­ga­do de la épo­ca ro­ma­na es el ma­yor atrac­ti­vo de es­ta ciu­dad –que lle­gó a ser ca­pi­tal de la Lu­si­ta­nia–, em­pla­za­da a ori­llas del Guadiana. De en­tre to­dos sus mo­nu­men­tos, el más em­ble­má­ti­co y vi­si­ta­do es el Tea­tro Ro­mano. Su cons­truc­ción da­ta de los años 15 y 16 a.c. y fue pa­tro­ci­na­do por Mar­co Agri­pa. Con ca­pa­ci­dad pa­ra unas 6.000 per­so­nas, la gra­da se di­vi­día en tres tra­mos co­rres­pon­dien­tes a las di­fe­ren­tes cla­ses so­cia­les. En su es­ce­na­rio de 60 me­tros de lar­go se ce­le­bra el Fes­ti­val de Tea­tro Clá­si­co. Fren­te al tea­tro, a es­ca­sos me­tros se pue­de vi­si­tar el An­fi­tea­tro, de plan­ta elíp­ti­ca. Inau­gu­ra­do en el si­glo VI I I a.c., te­nía ca­pa­ci­dad pa­ra 14.000 es­pec­ta­do­res y es­ta­ba des­ti­na­do, prin­ci­pal­men­te, a es­pec­tácu­los con gla­dia­do­res y ani­ma­les.

El puen­te ro­mano so­bre el Guadiana da­ta del si­glo I a.c., pe­ro ha si­do res­tau­ra­do en di­ver­sas oca­sio­nes. Sus 792 me­tros de lon­gi­tud, con 60 ar­cos, se di­vi­den en tres tra­mos, de los que el pri­me­ro es el que me­jor con­ser­va el es­ti­lo ori­gi­nal. Más pe­que­ño es el puen­te so­bre el río Al­ba­rre­gas, con 145 me­tros de lon­gi­tud, que fue cons­trui­do en los tiem­pos del em­pe­ra­dor Augusto.

La Ca­sa de Mi­treo y la Ca­sa del An­fi­tea­tro son dos ejem­plos de ca­sas se­ño­ria­les ro­ma­nas. El Cir­co fue cons­trui­do en el si­glo I d.c. y te­nía un afo­ro de 30.000 es­pec­ta­do­res, lo que lo con­vier­te en uno de los ma­yo­res del mun­do ro­mano. El Ar­co de Tra­jano, de 15 me­tros de al­tu­ra, es­tá si­tua­do en el cen­tro de la ciu­dad. El Tem­plo de Dia­na fue eri­gi­do en el si­glo I a.c. y es­ta­ba des­ti­na­do al cul­to del em­pe­ra­dor. Su es­ta­do de con­ser­va­ción es ex­ce­len­te. En el si­glo XVI se apro­ve­chó su es­truc­tu­ra pa­ra la cons­truc­ción del pa­la­cio del Conde de los Cor­bos. Otros ves­ti­gios del pe­río­do ro­mano son los acue­duc­tos de San Lá­za­ro y de los Mi­la­gros, la pre­sa de Pro­ser­pi­na y el pór­ti­co del fo­ro. En el Mu­seo Na­cio­nal de Ar­te Ro­mano, obra del ar­qui­tec­to Ra­fael Mo­neo, se pue­den con­tem­plar in­fi­ni­dad de ob­je­tos de la épo­ca. Tras es­te via­je ar­queo­ló­gi­co, po­de­mos vi­si­tar la Ba­sí­li­ca de San­ta Eu­la­lia, don­de se con­ser­van los res­tos de es­ta már­tir (pa­tro­na de la ciu­dad). En el ex­te­rior se le­van­ta el Hor­ni­to de San­ta Eu­la­lia Már­tir, cons­trui­do con los res­tos de un tem­plo de­di­ca­do a Mar­te. De la épo­ca de do­mi­nio mu­sul­mán pue­de vi­si­tar­se la al­ca­za­ba ára­be, jun­to al puen­te ro­mano so­bre el Guadiana. Tras la re­con­quis­ta, la al­ca­za­ba pa­só a ser un con­ven­to que en la ac­tua­li­dad es la se­de de la Pre­si­den­cia de la Jun­ta de Ex­tre­ma­du­ra. En­tre las vi­si­tas des­ta­ca­das se en­cuen­tran tam­bién el con­jun­to ar­queo­ló­gi­co de Mo­re­rías, la Con­ca­te­dral de San­ta Ma­ría y el Mu­seo de Ar­te Vi­si­go­do.

www.ren­fe.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.