Si­güen­za, es­pí­ri­tu me­die­val

Viajar - - NORESTE -

es la ciu­dad del Don­cel y, por eso, siem­pre se­rá jo­ven. Por­que don­ce­les se lla­ma­ba a los jó­ve­nes no­bles que aún no es­ta­ban ar­ma­dos. Tam­bién a los mu­cha­chos que ha­cían de pa­jes. Si­güen­za, a ori­llas del He­na­res y en la pro­vin­cia de Gua­da­la­ja­ra, con­ser­va su es­pí­ri­tu me­die­val. El cli­ma es ex­tre­mo, con lar­gos y fríos in­vier­nos y ve­ra­nos cor­tos y agra­da­bles. Por ello, es pre­ci­sa­men­te en pri­ma­ve­ra, por su sua­ve tem­pe­ra­tu­ra, cuan­do me­re­ce la pe­na re­co­rrer­la a pie.

En la ca­te­dral, de es­ti­lo ro­má­ni­co, el Don­cel es­pe­ra al via­je­ro in­mu­ta­ble, ajeno al trans­cu­rrir del tiem­po. Es uno de los más be­llos mo­nu­men­tos fu­ne­ra­rios de Es­pa­ña. En él es­tá en­te­rra­do Mar­tín Váz­quez de Arce, muer­to en la guerra de Gra­na­da (1486). Su es­ta­tua ya­cen­te se en­cuen­tra re­cos­ta­da con un li­bro en sus ma­nos, jun­to a los de­más se­pul­cros de la fa­mi­lia de los Arce. Ade­más del Don­cel, otro pun­to bá­si­co de la ca­te­dral es la Sa­cris­tía de las Ca­be­zas –pri­mer di­se­ño ma­nie­ris­ta de Co­va­rru­bias–.

Si el via­je­ro de­ci­de se­guir a pie la vi­si­ta a la ciu­dad, a po­cos me­tros en­cuen­tra el Mu­seo Dio­ce­sano, en el que se pue­den co­no­cer be­llas mues­tras del ar­te re­li­gio­so de bue­na par­te de la pro­vin­cia.

A la sa­li­da del Mu­seo Dio­ce­sano, a tra­vés de la pla­za del Obis­po Don Ber­nar­do se lle­ga a la pla­za Ma­yor, que es una jo­ya del si­glo XV. A con­ti­nua­ción las ca­lles Tra­ve­sa­ña Al­ta y Tra­ve­sa­ña Ba­ja, ejes de la ciu­dad me­die­val, pre­sen­te en ca­da es­qui­na. En­tre am­bas ca­lles se en­cuen­tra la ca­sa en la que el Don­cel vi­vió unos años: un pa­la­cio gó­ti­co del si­glo XV. Unos pa­sos más y se lle­ga a las igle­sias de San­tia­go y San Vi­cen­te, don­de la pie­dra se ha­ce aus­te­ro ro­má­ni­co. Y so­bre la co­li­na, el cas­ti­llo-pa­la­cio de los obis­pos de Si­güen­za, hoy Pa­ra­dor Na­cio­nal de Tu­ris­mo. Es muy re­co­men­da­ble ha­cer un al­to en el ca­mino pa­ra con­tem­plar la vista de la ciu­dad des­de aquí.

Si el via­je­ro si­gue su paseo, en la par­te ba­ja de la ciu­dad pue­de ad­mi­rar buenos ejem­plos ar­qui­tec­tó­ni­cos del si­glo XVI, co­mo la er­mi­ta del Hu­mi­lla­de­ro, al co­mien­zo de la Ala­me­da. Ade­más se pue­den vi­si­tar otros mo­nu­men­tos co­mo el se­mi­na­rio de San Bar­to­lo­mé, el Pa­la­cio Epis­co­pal o la que fue­ra se­de de la uni­ver­si­dad has­ta el si­glo XIX. Es, en fin, un inol­vi­da­ble paseo que lle­va del ro­má­ni­co al ba­rro­co sin ape­nas sen­tir­lo, pe­ro aún hay mu­chas co­sas que ver en Si­güen­za.

No hay que ol­vi­dar tam­po­co su gas­tro­no­mía. Es una au­tén­ti­ca co­ci­na cas­te­lla­na: cor­de­ro y ca­bri­to asa­dos, per­di­ces es­to­fa­das, co­dor­ni­ces es­ca­be­cha­das, tru­chas, se­tas de car­do, dul­ces co­mo las Ye­mas del Don­cel…

Y en las afue­ras de la ciu­dad, se re­co­mien­da vi­si­tar el Cas­ti­llo de Pe­le­gri­na, del si­glo XII y la amu­ra­lla­da vi­lla de Pa­la­zue­los, a so­lo 15 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia.

www.ren­fe.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.