Se­go­via, pa­tri­mo­nio de re­yes

Viajar - - CENTRO -

ríos Eres­ma y Cla­mo­res ba­ñan la ciu­dad de Se­go­via, que se en­cuen­tra muy pró­xi­ma a la Sie­rra de Gua­da­rra­ma, lo que fa­vo­re­ce que sea una zo­na exu­be­ran­te en cuan­to a na­tu­ra­le­za se re­fie­re. En 1985 la Unes­co nom­bró a Se­go­via Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Es ha­bi­tual en Se­go­via vi­si­tar, por su­pues­to, el Acue­duc­to, el Al­cá­zar y la Ca­te­dral, pe­ro hay mu­chos otros mo­nu­men­tos en los que me­re­ce la pe­na de­te­ner­se. La en­tra­da a la ciu­dad se rea­li­za por la Pla­za del Azo­gue­jo, lu­gar don­de el acue­duc­to al­can­za su pun­to más al­to. Se cons­tru­yó en el si­glo I d.c. pa­ra abas­te­cer de agua a un im­por­tan­te en­cla­ve mi­li­tar ro­mano. En­tre sus si­lla­res no hay ma­te­rial de unión, así es que se man­tie­ne en equi­li­brio gra­cias a un per­fec­to es­tu­dio de em­pu­jes y pe­so de las pie­dras.

Al avan­zar por la ca­lle de Cer­van­tes se lle­ga a la Ca­sa de los Pi­cos, que re­ci­be el nom­bre de los si­lla­res de gra­ni­to ta­lla­dos en pun­ta de dia­man­te que cu­bren la fa­cha­da. La Al­hón­di­ga se en­cuen­tra un po­co más ade­lan­te. Es un edi­fi­cio de es­ti­lo gó­ti­co cons­trui­do co­mo al­ma­cén de gra­nos du­ran­te el rei­na­do de los Re­yes Ca­tó­li­cos. Muy cer­ca, en la pla­za Me­di­na del Cam­po se pue­de vi­si­tar la Igle­sia de San Mar­tín, que da­ta del si­glo X y es de ori­gen mo­zá­ra­be. Des­de aquí las ca­lles He­rre­ría e Isa­bel La Ca­tó­li­ca lle­van al via­je­ro has­ta la Igle­sia de San Miguel, de es­ti­lo ro­má­ni­co y es­ce­na­rio de la co­ro­na­ción de Isa­bel la Ca­tó­li­ca co­mo Rei­na de Cas­ti­lla en 1474. A tra­vés de la Pla­za Ma­yor se lle­ga a la Ca­te­dral, uno de los úl­ti­mos edi­fi­cios gó­ti­cos que se cons­tru­ye­ron en Es­pa­ña a prin­ci­pios del si­glo XVI. Las obras se ini­cia­ron en 1525 du­ran­te el rei­na­do de Car­los I y con­ti­nua­ron has­ta el si­glo XVII. Si­guien­do por la ca­lle de Daoiz y la Pla­zue­la de Juan Guas se lle­ga al Al­cá­zar. Su cons­truc­ción es el re­sul­ta­do de di­ver­sas re­for­mas que tu­vie­ron lu­gar en­tre los si­glos XII y XVII. La de­co­ra­ción ex­te­rior co­rres­pon­de a la res­tau­ra­ción que man­dó Felipe I I. Su­frió un in­cen­dio en 1862, por lo que pos­te­rior­men­te fue res­tau­ra­do y am­bien­ta­do en su épo­ca de ma­yor es­plen­dor.

www.ren­fe.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.