La hue­lla ára­be en es­tan­cias de Cór­do­ba

Viajar - - FEBRERO 2012 - TEX­TO: Pa­blo Fer­nán­dez FO­TO­GRA­FÍA: Ál­va­ro Arri­ba

El in­flu­jo de la Mez­qui­ta res­plan­de­ce en la de­co­ra­ción, en la his­to­ria e in­clu­so en el ser­vi­cio de nu­me­ro­sos ho­te­les de la ciu­dad an­da­lu­za.

EL IN­FLU­JO DE LA MEZ­QUI­TA DE CÓR­DO­BA res­plan­de­ce en nu­me­ro­sos ho­te­les de la ciu­dad an­da­lu­za. En unos a tra­vés de su de­co­ra­ción, en otros de­bi­do a su his­to­ria y en al­gu­nos, in­clu­so, por los ser­vi­cios que ofre­cen. Un ras­tro a se­guir a tra­vés de per­fu­ma­dos jar­di­nes y am­bien­ta­do con el re­la­jan­te ru­mor del agua.

Gi­bral­tar siem­pre ha si­do un lu­gar con­flic­ti­vo. El 30 de abril del año 710, el ge­ne­ral be­re­ber Ta­rik des­em­bar­có con sus tro­pas jun­to al pe­ñón. A par­tir de ese ins­tan­te, la pre­sen­cia mu­sul­ma­na en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca se pro­lon­gó du­ran­te sie­te si­glos. Más allá de so­fla­mas na­cio­na­lis­tas, es in­ne­ga­ble que los ára­bes han apor­ta­do elementos fun­da­men­ta­les pa­ra en­ten­der la esen­cia de la per­so­na­li­dad es­pa­ño­la. Du­ran­te ese pe­rio­do, Cór­do­ba se eri­gió en el cen­tro de po­der de Al-án­da­lus. En la Edad Me­dia, la ciu­dad del Gua­dal­qui­vir flo­re­ció co­mo uno de los cen­tros ar­tís­ti­cos, fi­lo­só­fi­cos y cien­tí­fi­cos de Eu­ro­pa gra­cias a los mu­sul­ma­nes, cu­yos co­no­ci­mien­tos en­ton­ces es­ta­ban muy por en­ci­ma del res­to de los pue­blos oc­ci­den­ta­les. No en vano, el tér­mino AlÁn­da­lus, que en­glo­ba a to­das las re­gio­nes de la pe­nín­su­la go­ber­na­das por los mu­sul­ma­nes, sig­ni­fi­ca en ára­be “tie­rra de los ván­da­los”. A pe­sar del tiem­po trans­cu­rri­do, la hue­lla ára­be es­tá muy pre­sen­te en la Cór­do­ba del si­glo XXI. En sus ca­lles, en sus mo­nu­men­tos, en su gas­tro­no­mía… e in­clu­so en los ojos negros, de mi­ra­da pro­fun­da,

de al­gu­nos de sus ve­ci­nos. La mez­qui­ta de Cór­do­ba es uno de esos evo­ca­do­res lu­ga­res que lo­gran fá­cil­men­te que al­guien via­je mi­les de ki­ló­me­tros, uti­li­zan­do dis­tin­tos mé­to­dos de trans­por­te y una cuenta co­rrien­te bien pro­vis­ta de fon­dos, pa­ra per­der­se du­ran­te tan so­lo unos mi­nu­tos en su an­ti­gua ha­ram o sa­la de ora­cio­nes. Aun­que se con­si­de­ra ca­te­dral tras su con­sa­gra­ción co­mo Igle­sia Ma­dre de la Dió­ce­sis en el año 1236, la ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes la co­no­ce­rán co­mo mez­qui­ta. Su cons­truc­ción se ini­ció en el 785 y su­frió pos­te­rio­res am­plia­cio­nes has­ta ad­qui­rir su con­fi­gu­ra­ción de­fi­ni­ti­va a fi­na­les del si­glo X ba­jo el man­do de Al­man­zor. En 1236, los cris­tia­nos ex­pul­sa­ron a los mu­sul­ma­nes y to­ma­ron una de­ci­sión de ca­rác­ter pro­pa­gan­dís­ti­co: con­ver­tir la mez­qui­ta de la ciu­dad, tan so­lo su­pe­ra­da en ex­ten­sión por la de La Me­ca –el pri­mer lu­gar san­to del Is­lam–, en ca­te­dral.

El co­ra­zón de to­da mez­qui­ta se en­cuen­tra en la qui­bla, mu­ro orien­ta­do ha­cia la ciu­dad san­ta de La Me­ca en el que se en­cuen­tra el mih­rab (ni­cho que in­di­ca el lu­gar ha­cia don­de de­ben mi­rar los que oran). En Cór­do­ba, la qui­bla se en­cuen­tra en el la­do que da a la ca­lle Co­rre­gi­dor Luis de la Cer­da. En el nú­me­ro 83, en fren­te de la em­ble­má­ti­ca edi­fi­ca­ción, se en­cuen­tra la Po­sa­da de Va­lli­na, un mo­des­to pe­ro en­tra­ña­ble ho­tel de tres es­tre­llas que guar­da sor­pren­den­tes vin­cu­la­cio­nes con lo mu­sul­mán. La ca­sa es an­te­rior a la mez­qui­ta de Cór­do­ba y fue ha­bi­li­ta­da por los ala­ri­fes (ar­qui­tec­tos) que di­se­ña­ron y cons­tru­ye­ron el tem­plo mu­sul­mán. Pos­te­rior­men­te, el edi­fi­cio se con­vir­tió en una de las po­sa­das más im­por­tan­tes de la España medieval. No hay que ol­vi­dar que des­de la épo­ca ro­ma­na Cór­do­ba ocu­pa­ba un lu­gar de im­por­tan­cia en la Vía Au­gus­ta, ru­ta te­rres­tre de ca­rác­ter co­mer­cial que unía Ro­ma con Ga­des (Cá­diz).

LA HA­BI­TA­CIÓN DE CO­LÓN.

To­do ho­tel añe­jo tie­ne una le­yen­da en pro­pie­dad. La de es­te alo­ja­mien­to se re­fie­re a la ha­bi­ta­ción 204. Al pre­gun­tar acer­ca de su his­to­ria, los em­plea­dos le res­pon­de­rán que Cris­to­bal Co­lón se alo­jó en ella du­ran­te su pa­so por la lo­ca­li­dad an­da­lu­za. Aque­llos que vi­si­ten Cór­do­ba con la in­ten­ción de

ex­plo­rar día y no­che la mez­qui­ta de­ben tener en cuenta la Po­sa­da de la Va­lli­na; es­tán se­pa­ra­dos por es­ca­sos cin­co me­tros. Si se lo pro­po­ne, pue­de vi­si­tar­la en pi­ja­ma.

Y aque­llos tu­ris­tas fas­ci­na­dos por el es­plen­dor de la mez­qui­ta que quie­ran alo­jar­se en un ho­tel a la al­tu­ra de su gran­dio­si­dad de­ben con­si­de­rar el Pa­la­cio de Bai­lío. Es más, una de sus es­tan­cias co­mu­nes, lla­ma­da Sa­lón Cas­te­jón, es­tá di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­da en el tem­plo: la de­co­ra­ción to­ma co­mo re­fe­ren­cia la del mih­rab y el te­cho se ase­me­ja al de la cú­pu­la de su mac­su­ra (zo­na re­ser­va­da pa­ra que el ca­li­fa acu­da a las ora­cio­nes pú­bli­cas). Es­te cin­co es­tre­llas es un ex­ce­len­te ejem­plo de có­mo la tra­di­ción ca­sa a la per­fec­ción con las ten­den­cias de­co­ra­ti­vas ac­tua­les. Sus 53 ha­bi­ta­cio­nes dan fe de ello. Dos des­ta­can so­bre el res­to: la sui­te Don Qui­jo­te y la sui­te Gran Ca­pi­tán. La pri­me­ra tie­ne una po­co fre­cuen­te plan­ta oc­to­go­nal y es­tá ín­te­gra­men­te de­co­ra­da con pin­tu­ras del si­glo XIX re­la­cio­na­das con la no­ve­la de Cer­van­tes. La re­fe­ren­cia al Gran Ca­pi­tán tie­ne que ver con la his­to­ria de es­ta ca­sa so­la­rie­ga. En sus ini­cios per­te­ne- ció a Gon­za­lo Fer­nán­dez de Cór­do­ba y, tras la muer­te del Gran Ca­pi­tán, pa­só en he­ren­cia al bai­lío Cárcamo (ad­mi­nis­tra­dor se­ño­rial). A lo lar­go de los años fue usa­do co­mo edi­fi­cio de Co­rreos, cuar­tel de la Guar­dia Ci­vil e in­clu­so re­si­den­cia del to­re­ro Ma­cha­qui­to.

PA­RA RE­FLE­XIO­NAR.

El jar­dín prin­ci­pal, re­ple­to de ve­ge­ta­ción y con ca­ños de agua, re­cuer­da al Pa­tio de los Na­ran­jos de la mez­qui­ta. El so­ni­do del agua, el olor de los fru­ta­les… un es­ce­na­rio ideal pa­ra per­der­se en las re­fle­xio­nes de Ave­rroes, fi­ló­so­fo cor­do­bés de ori­gen ára­be que de­fen­día la vi­da con­tem­pla­ti­va y fi­lo­só­fi­ca fren­te a la vi­da prác­ti­ca. Eso sí, si la lec­tu­ra le exi­ge de­ma­sia­do es­fuer­zo in­te­lec­tual, no du­de en dar­se un ba­ño en la pre­cio­sa pis­ci­na del ho­tel pa­ra re­fres­car las ideas. Du­ran­te el Si­glo de Oro, un ilus­tre cor­do­bés lle­vó las le­tras es­pa­ño­las a una al­tu­ra inigua­la­ble. En uno de sus ro­man­ces más co­no­ci­dos, Luis de Gón­go­ra adop­tó un tono ju­gue­tón y des­creí­do pa­ra re­ve­lar una con­cep­ción del mun­do que pue­de ser com­ple­men­ta­ria a la de Ave­rroes. “Tra-

mien­tras apo­yan la ca­be­za so­bre una pie­za rea­li­za­da gra­cias a los co­no­ci­mien­tos de es­tos ar­te­sa­nos.

Tras con­tem­plar los en­can­tos ára­bes de Cór­do­ba, no es­tá de más re­la­jar­se con otra de sus apor­ta­cio­nes a la cul­tu­ra: los ba­ños. La Hos­pe­de­ría de los Ba­ños Ára­bes de Cór­do­ba ofre­ce la ex­pe­rien­cia de dis­fru­tar de un ham

man co­mo Dios, o Alá, man­da. Al con­cep­to de los ba­ños ro­ma­nos que cons­ta­ban de tem­pla­rium, fri­gi­da­rium y cal­da­rium (pis­ci­nas de agua tem­pla­da, fría y ca­lien­te), los mu­sul­ma­nes aña­die­ron el ba­ño de va­por. To­do ello es­tá a dis­po­si­ción de los clien­tes de es­te ho­tel de tan so­lo 7 ha­bi­ta­cio­nes. Los jue­gos de lu­ces y el olor de las esen­cias, jun­to a la de­co­ra­ción de atau­ri­que ins­pi­ra­da en Me­di­na Azaha­ra, otor­gan a es­te lu­gar un encanto atem­po­ral.

Di­ce un pro­ver­bio ára­be que quien no en­tien­de una mi­ra­da tam­po­co en­ten­de­rá una lar­ga ex­pli­ca­ción. Qui­zás lo me­jor sea ex­pe­ri­men­tar tam­bién con la mi­ra­da pro­pia la im­pron­ta ára­be en el co­ra­zón de Cór­do­ba.

Al­gu­nas de las es­tan­cias co­mu­nes del Pa­la­cio del Bai­lío, edi­fi­cio que fue pro­pie­dad del Gran Ca­pi­tán, es­tán di­rec­ta­men­te ins­pi­ra­das en la mez­qui­ta de Cór­do­ba.

Las Ca­sas de la Ju­de­ría es­tá for­ma­do por va­rios edi­fi­cios

his­tó­ri­cos que se co­mu­ni­can en­tre sí por di­ver­sos pa­tios. Arri­ba, la Hos­pe­de­ría Ba­ños

Ára­bes. De­re­cha, Po­sa­da de Va­lli­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.