Ca­mi­nos de agua por el Ara­gón de Joa­quín Cos­ta

Viajar - - FEBRERO 2012 - TEX­TO: Car­los Pas­cual FO­TO­GRA­FÍA: Lu­cas Abreu

La ru­ta por las tie­rras que vie­ron na­cer y mo­rir al po­lí­ti­co y escritor dis­cu­rre por pai­sa­jes lí­qui­dos y her­mo­sos del pie­de­mon­te pi­re­nai­co.

EL PA­SA­DO AÑO SE CUM­PLIÓ el cen­te­na­rio de la muer­te de Joa­quín Cos­ta. El aniver­sa­rio pa­só ca­si des­aper­ci­bi­do, tan dis­cre­to co­mo el pro­pio po­lí­ti­co y escritor ara­go­nés, quien fue, sin em­bar­go, pun­tal del lla­ma­do “Re­ge­ne­ra­cio­nis­mo”. La ru­ta que lle­va su nom­bre, por las tie­rras que le vie­ron na­cer y mo­rir, acer­ca a pai­sa­jes lí­qui­dos y her­mo­sos del pie­de­mon­te pi­re­nai­co.

Joa­quín Cos­ta es uno de esos es­pa­ño­les sin suer­te. La vi­da no le son­rió, y la pos­te­ri­dad, muy po­co. Ha da­do su nom­bre a al­gu­nas ca­lles, es cier­to, pe­ro el cen­te­na­rio de su muer­te pa­só sin pe­na ni glo­ria. La som­bra de la po­bre­za lo acom­pa­ñó siem­pre, des­de que na­ció en Monzón, en 1846, hi­jo de un ma­tri­mo­nio de la­brie­gos po­bres; la fa­mi­lia tuvo que mu­dar­se a Graus cuan­do Joa­quín so­lo te­nía seis años. El crío tuvo que ayu­dar en el cam­po. So­lo al cum­plir los die­ci­sie­te tuvo ac­ce­so a la educación, en Hues­ca, sir­vien­do co­mo cria­do sin pa­ga en ca­sa de un pa­rien­te. A los vein­tiún años se tras­la­dó a Ma­drid, y en cin­co años se sa­có la li­cen­cia­tu­ra y el doc­to­ra­do en Fi­lo­so­fía y Le­tras y De­re­cho. “Es­cri­bo con plu­mas de otro –anotó sien­do ya doc­tor– por­que no pue­do com­prar­las”.

En fin, que su vi­da nun­ca fue fá­cil en tér­mi­nos ma­te­ria­les. En cam­bio, su ac­ti­vi­dad fue enor­me. Flir­teó con la po­lí­ti­ca, co­la­bo­ró con Gi­ner de los Ríos y la Ins­ti­tu­ción Li­bre de En­se­ñan­za, pu­so en mar­cha pro­yec­tos de re­for­ma agra­ria, pe­ro, so­bre to­do, es­tu­dió y es­cri­bió con ver­da­de­ra furia: apar­te de me­dio mi­llar de ar­tícu­los, dis­cur­sos y es­cri­tos oca­sio­na­les, de­jó 42 li­bros, en­tre ellos obras fun­da­men­ta­les co­mo Co­lec­ti­vis­mo agra­rio en España (1898) y Oli­gar­quía y ca­ci­quis­mo (1901). Lu­chan­do con­tra la dis­tro­fia mus­cu­lar que le aque­jó to­da su vi­da, se re­ti­ró a Graus en 1903 y to­da­vía des­de allí bra­ma­ba en los pe­rió­di­cos (“el león de Graus”, le lla­ma­ban); a pe­sar de su pres­ti­gio, se­guía te­nien­do di­fi­cul­ta­des has­ta pa­ra com­prar se­llos pa­ra sus car­tas. Mu­rió en 1911 y, co­mo sue­le ocu­rrir a es­te ti­po de he­te­ro­do­xos a lo Me­nén­dez Pe­la­yo, ga­nó mu­chas ba­ta­llas des­pués de muer­to.

La Dipu­tación de Hues­ca aus­pi­ció, con mo­ti­vo del cen­te­na­rio, una Ru­ta Joa­quín Cos­ta dú­pli­ce, pa­ra ha­cer en au­to­mó­vil o en plan sen­de­ris­ta, ilus­tra­da con una pe­que­ña pe­ro ex­ce­len­te guía. La ru­ta si­gue el tra­za­do del Ca­nal de Ara­gón y Cataluña, en­tre Graus y Monzón; una de la ob­se­sio­nes de Cos­ta era crear gran­des obras pú­bli­cas pa­ra ex­ten­der el re­ga­dío, y tuvo la suer­te antes de mo­rir de asis­tir a la inau­gu­ra­ción de es­te ca­nal. En la ru­ta se tren­zan (apar­te de Monzón y Graus) po­bla­cio­nes co­mo Fonz, jo­ya re­na­cen­tis­ta, o Bar­bas­tro, que fue es­ce­na­rio de al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas re­for­mis­tas de Cos­ta.

EL ÚL­TI­MO TEM­PLA­RIO.

Monzón, la ca­pi­tal del Cin­ca Me­dio, cuenta con unos 18.000 ve­ci­nos y es­tá do­mi­na­da por un cas­ti­llo tem­pla­rio. Un bas­tión es­tra­té­gi­co pues vi­gi­la­ba el pa­so en­tre los va­lles del Cin­ca y del Se­gre. Monzón fue ca­be­ce­ra de una en­co­mien­da de la Or­den del Tem­ple (a Cos­ta bien se le pu­die­ra lla­mar “el

úl­ti­mo tem­pla­rio”, por su te­són y des­gra­cia) y se­de en va­rias oca­sio­nes de las Cor­tes de Ara­gón, en­tre los si­glos XIII y XVII. Pa­ra su­bir a él se re­quie­ren bue­nos me­nis­cos, pe­ro la vi­si­ta va­le la pe­na; en­tre otras co­sas, un au­dio­vi­sual

(ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te El úl­ti­mo tem­pla­rio) ilus­tra so­bre las pe­ri­pe­cias de aque­llos mon­jes gue­rre­ros.

En la ca­sa na­tal de Joa­quín Cos­ta pue­de ver­se una mues­tra per­ma­nen­te so­bre el pen­sa­dor mon­ti­so­nen­se. El CEHIMO (Cen­tro de Es­tu­dios de Monzón y Cin­ca Me­dio), alo­ja­do en el mis­mo edi­fi­cio, man­tie­ne un pe­que­ño mu­seo de pie­zas ar­queo­ló­gi­cas ha­lla­das en la co­mar­ca. El CTC (Cen­tro Te­má­ti­co del Ca­nal de Ara­gón y Cataluña), en otro edi­fi­cio, in­clu­ye par­te del le­ga­do de Cos­ta. Tam­bién la igle­sia de San­ta María del Ro­me­ral tie­ne que ver con él, ya que en ella fue bau­ti­za­do; el tem­plo, de ori­gen ro­má­ni­co pe­ro al­te­ra­do en el cur­so de los si­glos, es con­ca­te­dral de la dió­ce­sis de Bar­bas­tro-monzón. El Ayun­ta­mien­to, al­gún que otro pa­la­cio, la ju­de­ría o el puen­te Vie­jo so­bre el río So­sa re­don­dean la vi­si­ta.

PA­LA­CIOS RE­NA­CEN­TIS­TAS.

Fonz es la gran sor­pre­sa de la ru­ta. Uno se pregunta de dón­de dia­blos ha sa­li­do tan­to pa­la­cio re­na­cen­tis­ta. La res­pues­ta es­tá en que fue, en el si­glo XVI, lu­gar de ve­ra­neo de los obis­pos de Lé­ri­da; el pa­la­cio de sus Ilus­trí­si­mas es aho­ra Ayun­ta­mien­to, y en él pue­de ver­se un Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del Re­na­ci­mien­to. Otro pa­la­cio re­cién abier­to a las vi­si­tas es el de los Con­des de Val­do­vi­nos o Ca­sa Ric (el ma­tri­mo­nio Ric fi­gu­ra en­tre los héroes de los Si­tios de Za­ra­go­za de 1808 y 1809). En la Ca­sa Mo­ner, re­na­cen­tis­ta, na­ció Pe­dro Cerbuna, obis­po y fun­da­dor de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za. Hay mu­chas otras man­sio­nes: ca­sas Car­pi, Bar­da­jí, del Fis­cal, Mon­ro­set...; co­mo cu­rio­si­dad, en es­ta úl­ti­ma na­ció Ire­ne Mon­ro­set, que en los años 50 in­ven­tó la mer­cro­mi­na que ali­vió nues­tros pri­me­ros cor­tes y caí­das de la bi­ci. Fonz ha­ce ga­la a su nom­bre con dos fuen­tes, una re­na­cen­tis­ta y otra, la de Abaix, con un pe­que­ño Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del Agua.

Bar­bas­tro fue es­ce­na­rio de al­gu­nas ini­cia­ti­vas pro­gre­sis­tas de Cos­ta. Ca­pi­tal del So­mon­tano, es ca­pí­tu­lo apar­te por su es­plén­di­da ca­te­dral gó­ti­co-re­na­cien­te (que alo­ja un re­ta­blo ma­yor de Da­mián For­ment) y su Mu­seo Dio­ce­sano, en el con­ti­guo pa­la­cio epis­co­pal. Otro es­pa­cio del ma­yor in­te­rés es el con­jun­to del Hos­pi­tal de San Juan e Igle­sia de San­ta Lu­cía, don­de se reúnen el Cen­tro de In­ter­pre­ta­ción del So­mon­tano y un Es­pa­cio del Vino de­di­ca­do a la D.O. So­mon­tano.

CEN­TRO BU­DIS­TA.

Vol­vien­do al Ca­nal de Ara­gón (por la N-123) to­pa­re­mos con Es­ta­da, que na­da ha con­ser­va­do de la Es­ta­ta pa­leo­cris­tia­na don­de fue mar­ti­ri­za­do San Va­le­ro (que­ri­do pa­trón ma­ño), pe­ro es­tá ro­dea­da por los Ca­na­les Arias I y de Ara­gón y Cataluña, y pró­xi­ma al lu­gar don­de se en­cuen­tran el Cin­ca y el Ése­ra: un pai­sa­je flu­vial y ama­ble que re­su­me bien la ru­ta en­te­ra. En­tre la ca­rre­te­ra de ac­ce­so a Ol­ve­na y la Cen­tral Eléc­tri­ca San Jo­sé, el río Ése­ra dis­cu­rre por un con­gos­to o des­fi­la­de­ro de cos­ti­llas ca­li­zas que pa­re­cen rom­per el pe­lle­jo de la tie­rra; ese pa­si­llo es la fron­te­ra en­tre el So­mon­tano y La Ri­ba­gor­za. La ca­rre­te­ra de Bar­bas­tro (N-123) bor- dea fi­nal­men­te el Em­bal­se Joa­quín Cos­ta, cu­ya co­la se es­ti­ra has­ta las puer­tas de Graus. El pan­tano se cons­tru­yó en 1932, y su pre­sa es buen ejem­plo de la ar­qui­tec­tu­ra re­gio­na­lis­ta de la épo­ca. En uno de sus már­ge­nes aso­ma el des­po­bla­do de Cán­cer, una es­tam­pa tan bu­có­li­ca co­mo tris­te –uno re­cuer­da pá­gi­nas de La llu­via ama­ri­lla, de Ju­lio Lla­ma­za­res–. En­se­gui­da es­ta­mos en Graus, don­de Cos­ta pa­só la mi­tad de su vi­da, sus pri­me­ros y sus pos­tre­ros años. La plaza de Graus es de las más be­llas de Ara­gón, con so­por­ta­les y fa­cha­das de­co­ra­das con pin­tu­ras naif. En la ca­sa de Cos­ta pue­de ver­se un pe­que­ño mu­seo con su des­pa­cho y ar­chi­vo; en la an­ti­gua igle­sia de los Je­sui­tas, el Es­pa­cio Pi­ri­neos tam­bién pre­sen­ta al­go so­bre el pen­sa­mien­to y los pro­yec­tos hi­dráu­li­cos del león de Graus.

Una cu­rio­si­dad fi­nal: en el nú­cleo de Pa­ni­llo (a unos 9 ki­ló­me­tros de Graus), la­mas pro­ce­den­tes de Bu­tán fun­da­ron en 1984 el ma­yor cen­tro bu­dis­ta que exis­te en España; al­go in­só­li­to, sin­gu­lar por su co­lor y ar­qui­tec­tu­ra, que sub­ra­ya la be­lle­za uni­ver­sal de es­tos pai­sa­jes lí­qui­dos y ha­ce re­cor­dar el sa­bio consejo de un orien­tal (pre­ci­sa­men­te), Bru­ce Lee, que no hu­bie­ra des­agra­da­do a Joa­quín Cos­ta: Be wa­ter my friend.

Ca­sa de Joa­quín Cos­ta en Graus, cas­ti­llo tem­pla­rio de Monzón e in­te­rior de la ca­te­dral de la Asunción en Bar­bas­tro. De­re­cha, el río Cin­ca a su pa­so por Es­ta­da vis­to des­de el Puen­te de las Pi­las.

Detalle de la Plaza Ma­yor de Graus, mu­ni­ci­pio don­de Joa­quín Cos­ta vi­vió des­de 1904 has­ta su muer­te en 1911. A la de­re­cha, vis­ta de Fonz

con la Igle­sia de la Asunción en lo al­to.

So­bre es­tas lí­neas, Es­pa­cio del Vino de la De­no­mi­na­cion de Ori­gen So­mon­tano, en Bar­bas­tro. En la ima­gen de la de­re­cha, tem­plo bu­dis­ta Dag Shang Kag­yu, en la lo­ca­li­dad de Pa­ni­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.