So­bre dio­ses y mun­dos

Viajar - - CARTA -

Es pe­li­gro­so ir al bos­que cuan­do sa­le el ar­co iris, di­cen los pig­meos de las sel­vas del Con­go, pa­ra quie­nes las lu­ces de co­lo­res que ra­yan el cie­lo los días de sol y llu­via son un fe­nó­meno te­rri­ble que obli­ga a aban­do­nar la ca­za, me­ter­se en la cho­za y es­pe­rar a que es­cam­pe. Por el con­tra­rio, los nuer, de Sur Su­dán y Etio­pía, con­si­de­ran que el ar­co iris es el co­llar de Dios, un re­ga­lo del cie­lo. Sin sa­lir de Áfri­ca, el ar­co iris se re­ve­la co­mo un dios te­rri­ble o be­né­fi­co, se­gún se apli­que la fe de los nuer o la de los pig­meos. ¿A cuál de los dos cree­mos? Va­le que con­fie­mos en Dios, así es­tá es­cri­to en los dó­la­res, pe­ro, ¿en qué dios con­fia­mos? El nue­vo li­bro de Luis Pan­cor­bo, Los dio­ses in­creí­bles, par­te del asom­bro an­te la ba­rro­ca y ex­ten­sa va­rie­dad de las creen­cias que ma­ni­fies­tan los hu­ma­nos y bus­ca, por to­do el pla­ne­ta, los más in­só­li­tos, ex­tra­ños y lla­ma­ti­vos po­bla­do­res del Olim­po uni­ver­sal. Por ejem­plo, el me­ro. Los sa­ka­la­va de Ma­da­gas­car ado­ran a un me­ro cie­go y enor­me que vi­ve en la po­za de una ca­ver­na co­mu­ni­ca­da con el mar. Es un en­te ex­tra­ño pa­ra so­por­tar la esen­cia de un dios, pe­ro no me­nos, ni más, que el cuervo de la is­la Nut­ka, la Gran Mos­ca de los in­dios na­va­jos o el leo­par­do ne­gro del que se creen des­cen­dien­tes los agas­sou­vi de Be­nin. En la bahía de Faie, en la is­la de Huahi­ne, to­da­vía con­si­de­ran sa­gra­das a las an­gui­las de ojos azu­les. En la mi­to­lo­gía de las is­las Sa­lo­món se en­cuen­tra un ex­tra­ño ser marino, con la ca­be­za de un ti­bu­rón son­rien­te, que qui­zá re­cuer­de, por su for­mi­da­ble as­pec­to, el im­pac­to que cau­sa­ron en el mar de Ma­ki­ra las na­ves de Men­da­ña, las ex­pe­di­cio­nes de los es­pa­ño­les. En Mon­go­lia, a cin­co ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, Ulan Ba­tor, se ele­va una ro­ca, hoy ves­ti­da co­mo una ma­tro­na, a la que los fie­les pi­den am­pa­ro y a la que lle­van re­ga­los: ca­ra­me­los, ga­lle­tas, pa­ñue­los o vod­ka de la mar­ca Ching­his Khan. Se di­ría que los dio­ses se han en­tre­te­ni­do, con los si­glos, en co­brar to­das las for­mas po­si­bles. Pan­cor­bo or­ga­ni­za y des­cri­be el re­per­to­rio: dio­ses de­miur­gos, crea­do­res; dio­ses ani­ma­les, mi­ne­ra­les y ve­ge­ta­les; los dio­ses ho­mi­na­les, co­mo la Ku­ma­ri, la dio­sa ni­ña del Ne­pal, y las dio­sas ma­ter­na­les, co­mo la Si­ta­la hin­dú o la Ma­ri vas­ca. Tam­bién se in­clu­yen los se­mi­dio­ses: en Pen­glai, China, una de las tres is­las sa­gra­das que se al­zan fren­te a la cos­ta de Shan­dong, vi­ven los Ocho In­mor­ta­les, sie­te hom­bres y una mu­jer cu­ya his­to­ria, se cree, es una fir­me evi­den­cia del triunfo de la ma­gia so­bre el cuer­po.

Luis Pan­cor­bo es un via­je­ro eru­di­to que ano­ta ca­da ha­llaz­go con aten­ción y cu­rio­si­dad, la na­va­ja y la lu­pa del an­tro­pó­lo­go. Me­re­ce la pe­na es­cu­char las historias de los dio­ses in­creí­bles, por­que qui­zá es en es­ta ca­ver­na don­de más se re­co­no­cen las som­bras que aca­rrean las es­pe­ran­zas y los mie­dos de los hu­ma­nos. El cai­mán, se di­ce, era un ser di­vino pa­ra los ma­yas. Lo que más va­lo­ra­ban era que no tu­vie­ra len­gua. “El si­len­cio —es­cri­be Pan­cor­bo— era un pla­to de gran gus­to en las me­sas di­vi­nas”. Otra his­to­ria: el 1 de enero de 1814, en Kuan­lu­pu, una re­mo­ta al­dea china, na­ció el hom­bre dios Jung Siu Chuan, quien lle­gó a creer­se de verdad hi­jo de Dios y her­mano de Cris­to y tuvo una le­gión de se­gui­do­res. Si­glo y me­dio des­pués, en la sierra de Huautla, en Mé­xi­co, de la mano de María Sa­bi­na, mu­chos bus­ca­ron la co­ne­xión con la Verdad Su­pre­ma con la ayu­da de unas plan­tas sil­ves­tres, los hon­gui­tos que cre­cen cer­ca de unos pi­cos que pa­re­cen, siem­pre, cor­ta­dos por la nie­bla.

Pan­cor­bo desa­rro­lla ca­da una de es­tas mag­ní­fi­cas historias. Bus­ca en las cos­mo­go­nías, en los re­la­tos so­bre el prin­ci­pio del mun­do, y en la des­crip­ción de las dei­da­des una apro­xi­ma-

El nue­vo li­bro de Luis Pan­cor­bo, “Los dio­ses in­creí­bles”, bus­ca, por to­do el pla­ne­ta, los más in­só­li­tos po­bla­do­res del Olim­po

ción a los sím­bo­los que los hu­ma­nos he­mos i do crean­do pa­ra te­jer de sen­ti­do y sig­ni­fi­ca­do la at­mós­fe­ra del mun­do. Una red de sím­bo­los a me­nu­do in­tere­sa­da: “Mu­cha gen­te cree tener un so­lo dios —es­cri­be Pan­cor­bo—, pe­ro ese dios no es el mis­mo que el del ve­cino, es me­jor por su­pues­to, más po­de­ro­so y en­tra­ña­ble”. Uno de los ca­pí­tu­los del li­bro ex­plo­ra el bos­que de dio­ses de la re­li­gión más an­ti­gua, el hin­duis­mo. El úl­ti­mo ca­pí­tu­lo vuel­ve a gi­rar en torno a un dios po­li­va­len­te, que cru­za el cie­lo y el mun­do: el ar­co iris, un ar­ma de Vis­nú o de In­dra, la apa­ri­ción del es­pí­ri­tu de la gran boa de los ríos pa­ra los ya­no­ma­mi del Ama­zo­nas, pa­re­ja de la ser­pien­te crea­do­ra se­gún al­gu­nos abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos.

El uni­ver­so de Stephen Haw­king, el mul­ti­ver­so, no ne­ce­si­ta la hi­pó­te­sis de Dios pa­ra ser ex­pli­ca­do, pe­ro los hu­ma­nos ne­ce­si­ta­mos mu­chos, mu­chos dio­ses, pa­ra ha­blar de nues­tro pe­que­ño pla­ne­ta y de nues­tros in­fi­ni­tos sue­ños. El nue­vo li­bro de Luis Pan­cor­bo ha­bla so­bre es­tos dio­ses y tam­bién so­bre esos sue­ños. Unos y otros me­re­cen ser lla­ma­dos in­creí­bles.

Ma­riano Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.