Diez ciu­da­des per­fec­tas pa­ra des­cu­brir­las en bi­ci­cle­ta

Viajar - - LA BRÚJULA -

EL USO DE LA BI­CI­CLE­TA CO­MO ME­DIO DE TRANS­POR­TE al­ter­na­ti­vo es una op­ción que mu­chas ciu­da­des del mun­do in­cor­po­ran a sus ru­tas tu­rís­ti­cas ur­ba­nas. El ejer­ci­cio, el eco­lo­gis­mo y unas cuan­tas do­sis de aven­tu­ra son ar­gu­men­tos que acom­pa­ñan al vi­si­tan­te mien­tras des­cu­bre los en­can­tos de ca­lles, par­ques y mo­nu­men­tos.

1 AMS­TER­DAM SO­BRE UN SI­LLÍN Gra­cias a las 600.000 bi­ci­cle­tas que exis­ten en sus ca­lles, Ams­ter­dam es co­no­ci­da co­mo la es­tre­lla de las ciu­da­des me­jor adap­ta­das del mun­do pa­ra re­co­rrer­la a gol­pe de pe­dal. Una vez al­qui­la­da la bi­ci, pa­ra co­men­zar la ru­ta po­de­mos di­ri­gir­nos ha­cia la plaza Dam, que nos lle­va por la ca­lle Raad­huis­traat con el ob­je­ti­vo de al­can­zar la He­rren­gracht. Si gi­ra­mos a la iz­quier­da nos en­con­tra­re­mos con el río Ams­tel, a quien de­be Ams­ter­dam su nom­bre. En di­rec­ción sur se en­cuen­tra el Puen­te Del­ga­do (Skinny Brid­ge), los par­ques Mar­tin Lut­her King y el Ams­tel, pe­ro no al­can­za­re­mos el des­tino más in­tere­san­te de es­te re­co­rri­do has­ta lle­gar a Ou­der­ker aan de Ams­tel, re­co­no­ci­ble por la gran can­ti­dad de pi­ra­güis­tas que pue­blan las aguas ri­be­re­ñas del pue­blo más an­ti­guo de la re­gión (si­glo XII). www.iams­ter­dam.com 2 TROND­HEIM SAL­VA LAS CUES­TAS La que fue­ra ca­pi­tal de los vi­kin­gos en el 996 a.c., Trond­heim, hoy es la ter­ce­ra ciu­dad de No­rue­ga, re­bo­san­te de vi­da uni­ver­si­ta­ria y con una arrai­ga­da cul­tu­ra ci­clis­ta. En el cen­tro, área de Mydtb­yen, exis­ten cien­tos de bicis de uso gra­tui­to. El pri­mer pun­to de in­te­rés es la im­pres­cin­di­ble vi­si­ta a la ca­te­dral gó­ti­ca de Ni­da­ros. Anexo al tem­plo se en­cuen­tran el Pa­la­cio Ar­zo­bis­pal y la em­pi­na­da ca­lle de Bru­bak­ken. Pe­ro no hay que te­mer es­ta cues­ta por­que una ram­pa me­cá­ni­ca úni­ca en el mun­do (Bicy­cle lift tram­pe) co­lo­ca a ci­clis­ta y bi­ci en la cús­pi­de de la co­li­na. Allí hay que de­te­ner­se pa­ra con­tem­plar la pa­no­rá­mi­ca de la desem­bo­ca­du­ra del río Nid en el fior­do Trond­heim y pa­ra en­con­trar­se con la for­ta­le­za Kris­tians­ten. De re­gre­so a la lla­nu­ra ur­ba­na, tras cru­zar el puen­te so­bre el río Nid de la zo­na an­ti­gua, es­pe­ra la Puer­ta de la Fe­li­ci­dad, don­de “se cum­plen los sue­ños”. www.trond­heim.com 3 MON­TREAL, RU­TA POR EL CA­NAL El pro­gra­ma Bi­xi im­plan­ta­do en Mon­treal (Ca­na­dá) da bue­na cuenta de que en es­ta ciu­dad los des­pla­za­mien­tos en bi­ci­cle­ta son una ga­ran­tía de rea­li­zar re­co­rri­dos tu­rís­ti­cos pa­ra uso pú­bli­co en pa­ra­le­lo a las lí­neas de au­to­bu­ses y ta­xis. Con 14 có­mo­dos ki­ló­me­tros, la ru­ta que cir­cu­la por el ca­nal La­chi­ne es una de las más po­pu­la­res y per­mi­te co­no­cer es­ta obra hi­dráu­li­ca de 1825 crea­da pa­ra que los bar­cos sor­tea­ran los rá­pi­dos de La­chi­ne rum­bo a los Gran­des Lagos. El lu­gar de al­qui­ler se en­cuen­tra en el Puer­to Vie­jo, atrac­ción tu­rís­ti­ca en sí mis­ma por­que cons­ti­tu­ye una es­pec­ta­cu­lar en­tra­da al ca­nal y un es­tu­pen­do bal­cón pa­ra ad­mi­rar el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co Ha­bi­tat 67. En las pri­me­ras es­clu­sas es­tá an­cla­do el fa­mo­so re­mol­ca­dor Da­niel Mca­llis­ter. www.tou­ris­me-mon­treal.org 4 LA ECO­LÓ­GI­CA CU­RI­TI­BA La ciu­dad bra­si­le­ña de Cu­ri­ti­ba, ca­pi­tal del Es­ta­do de Pa­ra­ná, pre­su­me de per­te­ne­cer al se­lec­to club de las ciu­da­des más eco­ló­gi­cas del mun­do, por lo que el ci­clo-tu­ris­mo es una al­ter­na­ti­va muy re­co­men­da­ble pa­ra co­no­cer­la. El Mu­seo del Ojo, ape­la­ti­vo que des­cri­be el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co del con­jun­to Oscar Nie­me­yer (Rua Ma­re­chal Her­mes, 999), es uno de los des­ti­nos de in­te­rés. En el cas­co an­ti­guo, con ale­gres ca­sas de co­lo­res, se ha­lla el lu­gar co­no­ci­do co­mo la Or­den de Lar­go, una es­pe­cie de mer­ca­do ca­lle­je­ro. Sin ol­vi­dar vi­si­tar el Re­loj de Flo­res, la igle­sia de la Or­den, la Ca­sa Ro­má­rio Mar­tins o el mu­seo Pa­ra­naen­se. Con la bi­ci tam­bién pue­den des­cu­brir­se los en­can­tos del par­que Ba­ri­güi: una es­ta­ción de tren a va­por y un mu­seo del au­to­mó­vil. www.bra­zil­tour.com

B. IZ­NÁ­JAR

5 BA­SI­LEA, DEL RO­JO AL AMA­RI­LLO Una im­por­tan­te ofer­ta de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas a buen pre­cio per­mi­te re­co­rrer las ca­lles de Ba­si­lea (Sui­za). Di­vi­di­da en dos par­tes por el Rhin, en la ri­be­ra de la ca­lle Reins­prugg se ja­lo­nan edi­fi­cios me­die­va­les con es­truc­tu­ra de ma­de­ra. En la plaza del Mer­ca­do, don­de exis­te un apar­ca­mien­to pa­ra ci­clos, se le­van­ta el fa­mo­so edi­fi­cio ro­jo del Ayun­ta­mien­to, obra del XVI. Sin em­bar­go, la Ca­sa Ama­ri­lla se en­cuen­tra en el re­cin­to de otra im­pres­cin­di­ble ci­ta: la plaza de Bar­füs­ser, don­de se reúne la so­cie­dad mo­der­na de la que fue­ra ca­pi­tal del hu­ma­nis­mo y co­ra­zón de Eu­ro­pa. Si desea co­no­cer la ciu­dad en uno de sus “tres días me­jo­res del año”, vi­sí­te­la en ju­nio, mes en el que se ce­le­bra el carnaval Bas­ler Fas­nacht. www.ba­sel­tou­ris­mus.ch 6 LA LLA­NA CO­PEN­HA­GUE Si en Co­pen­ha­gue la al­tu­ra má­xi­ma es la del mon­te Mo­llehog, con al­go más de 170 me­tros,

no es ex­tra­ño que la bi­ci­cle­ta sea el me­dio de trans­por­te pre­fe­ri­do pa­ra rea­li­zar ru­tas tu­rís­ti­cas, co­mo, por ejem­plo, la que nos co­lo­ca en la plaza Con­gens Ni­torv, puer­ta de ac­ce­so al re­co­le­to mue­lle de Ny­havn, don­de a ori­llas del ca­nal se ex­hi­ben pin­to­res­cas ca­sas de co­lo­res. En di­rec­ción nor­te, el ob­je­ti­vo es al­can­zar la fa­mo­sa es­ta­tua de La Si­re­ni­ta, jun­to al par­que Ro­sen­borg, pe­ro antes en ese ca­mino apa­re­ce la ciu­da­de­la for­ti­fi­ca­da Kas­te­llet. En su puer­ta sur, otro icono de Co­pen­ha­gue, la fuen­te de la dio­sa Ge­fion. Por 3 eu­ros, re­cu­pe­ra­bles cuan­do se en­tre­gue la bi­ci­cle­ta de al­qui­ler, tam­bién la ex­cur­sión pue­de am­pliar­se, si las pier­nas re­sis­ten, ha­cia cas­ti­llos co­mo Kron­borg, el de Ham­let, si­tua­do en la ciu­dad de Hel­sin­gor, a 60 km de Co­pen­ha­gue. www.den­mark.dk 7 OTRA MI­RA­DA DE BAR­CE­LO­NA Me­dian­te un abono se­ma­nal, con ser­vi­cio de al­qui­ler en ca­da bo­ca de me­tro, el pro­gra­ma

Bi­cing de Bar­ce­lo­na ofre­ce la po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de una bi­ci­cle­ta pa­ra co­no­cer los en­can­tos de es­ta ciu­dad me­di­te­rrá­nea es­pa­ño­la. Pa­ra ha­cer la ru­ta que une el Pa­seo de Sant Joan con el mar, el ma­ni­llar de­be co­lo­car­se en di­rec­ción a la Ciu­da­de­la, don­de apro­ve­cha­re­mos la aco­gi­da de su par­que. El si­guien­te ob­je­ti­vo es cir­cu­lar por el Pa­seo de la Cir­cun­va­la­ción y su co­ne­xión con la Plaza de los Vo­lun­ta­rios y en­se­gui­da nos re­ci­be la Vi­lla Olím­pi­ca. Des­de la ubi­ca­ción del mo­derno ho­tel W, al pie del pa­seo ma­rí­ti­mo de la Bar­ce­lo­ne­ta, con­vie­ne ha­cer una pa­ra­da pa­ra con­tem­plar otra mi­ra­da de la Ciu­dad Con­dal. www.bcn.es 8 POR LOS BA­RRIOS DE SE­VI­LLA Se­vi­lla tam­bién ha su­ma­do la bi­ci­cle­ta co­mo me­dio de trans­por­te pa­ra vi­si­tan­tes. Tan­to el Ayun­ta­mien­to co­mo di­ver­sas em­pre­sas ofer­tan ru­tas que con la in­clu­sión de guías mp3 com­ple­tan una vi­sión pa­no­rá­mi­ca de la ca­pi­tal an­da­lu­za. El re­co­rri­do pa­sa por los lu­ga­res di­se­ña­dos por la cul­tu­ra mu­sul­mán, co­mo el Pa­la­cio de los Reales Alcázares o la Gi­ral­da. Ta­lle­res de ce­rá­mi­ca, es­pec­tácu­los fla­men­cos o ta­ber­nas tí­pi­cas son al­gu­nos de los rin­co­nes que re­ci­ben al ci­clo­tu­ris­ta cuan­do cru­za el puen­te de Isa­bel II y pe­ne­tra en el ba­rrio de Tria­na. La bi­ci tam­bién es una bue­na elec­ción pa­ra co­no­cer lo más im­pres­cin­di­ble: el Ayun­ta­mien­to, la ca­te­dral, la To­rre del Oro y la Plaza de España. La ex­ten­sa red de ca­rril bi­ci per­mi­te re­co­rrer jar­di­nes y par­ques co­mo el de María Lui­sa, el de Mu­ri­llo o el Ala­mi­llo. www.tu­ris­mo­se­vi­lla.org 9 BO­GO­TÁ, RÉ­CORD DE CA­RRIL-BI­CI En pleno ba­rrio de La Can­de­la­ria se abre la Plaza del Cho­rro, don­de se con­si­de­ra que el con­quis­ta­dor es­pa­ñol Ji­mé­nez de Que­sa­da fun­dó la ciu­dad de Bo­go­tá (Co­lom­bia). Es­te es uno de los lu­ga­res en que las bi­ci­cle­tas con­du­cen a los tu­ris­tas que de­ci­dan co­no­cer la ca­pi­tal la­ti­noa­me­ri­ca­na con más ki­ló­me­tros de ca­rril bi­ci. Los co­lo­res pas­te­les del Quios­co de la Luz, en el Par­que de la In­de­pen­den­cia tam­bién for­ma par­te del re­co­rri­do de las em­pre­sas de Bi­ke Tours. En la fal­da de los ce­rros orien­ta­les de Bo­go­tá, una quin­ta ro­dea­da de ca­mi­nos em­pe­dra­dos es des­tino im­pres­cin­di­ble pa­ra quie­nes quie­ran co­no­cer la Ca­sa Mu­seo del li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var, en el nú­me­ro 2 de la Ca­lle 20. Si el rit­mo del pe­dal se ha­ce pe­sa­do, im­pres­cin­di­ble acu­dir a res­pi­rar ai­re fresco al me­ga­par­que Si­món Bo­lí­var, el pul­món de la ciu­dad. www.bogota.gov.co 10 SAN FRAN­CIS­CO ELÉC­TRI­CO La bi­ci­cle­tas con mo­tor eléc­tri­co que ofer­tan em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en San Fran­cis­co per­mi­ten su­pe­rar ca­lles tan em­pi­na­das co­mo la ci­ne­ma­to­grá­fi­ca Croo­ked Street, ubi­ca­da en una de las cin­cuen­ta co­li­nas que ro­dean a la ur­be, co­mo las dos que cons­ti­tu­yen el ba­rrio de Twin Peaks, mirador privilegiado so­bre es­ta ciu­dad de Ca­li­for­nia. En las par­tes lla­nas del re­co­rri­do el ci­clis­ta pue­de op­tar por ser im­pul­sa­do de ma­ne­ra hí­bri­da o só­lo a pedales, co­mo al cru­zar el puen­te Gol­den Gate que con­du­ce a las is­las de Ti­bu­rón y Sau­sa­li­to. Pa­ra ha­cer­nos con una bi­ci­cle­ta du­ran­te 24 ho­ras, uno de los lu­ga­res más po­pu­la­res es­tá en la zo­na Fisherman’s Wharf, cu­yo Mue­lle 39 es un es­pec­tácu­lo en sí mis­mo, más la ex­hi­bi­ción de gru­pos de leo­nes ma­ri­nos que to­man el sol. www.sf­gov.org

Cu­ri­ti­ba.

Trond­heim.

Ba­si­lea.

Se­vi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.