Los sa­be­res ol­vi­da­dos de la is­la de So­co­tra

Viajar - - LA BRÚJULA -

Las no­ches de in­som­nio son es­pe­cial­men­te pro­duc­ti­vas pa­ra las men­tes fan­ta­sio­sas. Cuan­do el escritor y fo­tó­gra­fo Jor­di Es­te­va (Bar­ce­lo­na, 1951) era ni­ño y no po­día dor­mir, ju­ga­ba a gi­rar la bo­la del mun­do y de­te­ner­la, se­ña­lan­do al azar un pun­to del glo­bo te­rrá­queo. Una ma­dru­ga­da, el pe­que­ño de­do apun­tó ha­cia una mi­nús­cu­la is­la en­tre Áfri­ca y Ara­bia: So­co­tra, la is­la de los ge­nios. “Al­gún día la vi­si­ta­ré”, pen­só.

A fi­na­les de los años 50, los crea­do­res de la Wi­ki­pe­dia aún no ha­bían na­ci­do. Así que el pe­que­ño Es­te­va re­cu­rrió a una cen­te­na­ria fuen­te de in­for­ma­ción: los li­bros. A re­ta­zos, con los po­cos da­tos dis­po­ni­bles, creó una ima­gen de So­co­tra pla­ga­da de ma­gia y fan­ta­sía. No en vano, “aquel era el lu­gar don­de cre­cían los ár­bo­les del in­cien­so y de la mi­rra, ofren­da­dos con pro­di­ga­li­dad en los ri­tua­les pa­ga­nos e in­dis­pen­sa­bles en las mo­mi­fi­ca­cio­nes de los an­ti­guos egip­cios”. Ade­más, en la is­la se en­con­tra­ban gran­des can­ti­da­des de áloe so­co­trino, una plan­ta muy apre­cia­da por los ho­pli­tas co­mo cal­man­te y ci­ca­tri­zan­te. Cuen­tan que Ale­jan­dro Magno, ba­jo el consejo de su tu­tor Aris­tó­te­les, in­va­dió So­co­tra pa­ra ase­gu­rar el su­mi­nis­tro de tan pre­cia­da plan­ta me­di­ci­nal a su ejér­ci­to. Otro de los se­cre­tos de es­te pa­ra­je era el ár­bol del dra­gón, cu­ya sa­via, ro­ja co­mo la san­gre, fue em­plea­da por los gla­dia­do­res del Co­li­seo ro­mano pa­ra te­ñir sus cuer­pos y por los lu­tie­res de Cre­mo­na pa­ra dar el to­que maes­tro a sus Stra­di­va­rius.

JOR­DI ES­TE­VA CRE­CIÓ FAS­CI­NA­DO por la his­to­ria de So­co­tra, is­la per­di­da en el Ín­di­co que la le­yen­da aso­cia con ni­gro­man­tes, ani­ma­les fa­bu­lo­sos y plan­tas mi­la­gro­sas. En “So­co­tra, la is­la de los ge­nios”, re­la­ta su via­je. P. FER­NÁN­DEZ

Cuan­do tuvo edad pa­ra via­jar so­lo, Jor­di Es­te­va di­ri­gió sus pa­sos a Oriente y Áfri­ca. Pe­ro, des­gra­cia­da­men­te, So­co­tra no es­ta­ba a su al­can­ce. De­bi­do a su per­te­nen­cia al es­ta­do mar­xis­ta de Ye­men del Sur, es­ta­ba prohi­bi­da la en­tra­da a los tu­ris­tas. Así que deam­bu­ló por otros la­res: vi­vió cin­co años en Egip­to tra­ba­jan­do pa­ra Ra­dio Cairo In­ter­na­cio­nal; fo­to­gra­fió la vi­da co­ti­dia­na del de­sier­to pa­ra el li­bro Los oa­sis de Egip­to; in­ves­ti­gó la ar­qui­tec­tu­ra de ado­be del Atlas ma­rro­quí, del que re­sul­tó el li­bro ilustrado For­ta­le­zas de ba­rro en el sur de Ma­rrue­cos... Una de sus aven­tu­ras más re­cor­da­das le lle­vó a Cos­ta de Mar­fil, don­de se aden­tró en el os­cu­ro mun­do del ani­mis­mo afri­cano. Sus con­clu­sio­nes que­da­ron plas­ma­das en el li­bro Via­je al país de las al­mas y en el do­cu­men­tal Re­torno al país de las al­mas.

A prin­ci­pios del si­glo XX, con­si­de­ra­do ya co­mo uno de los es­cri­to­res de via­jes más in­tere­san­tes de su ge­ne­ra­ción, el bar­ce­lo­nés tra­ba­ja­ba en un nue­vo pro­yec­to. En es­ta oca­sión, se­guía el ras­tro de los ma­ri­nos ára­bes he­re­de­ros del mí­ti­co Sim­bad (en 2006, ese tra­ba­jo vio la luz con el nom­bre de Los ára­bes del mar). Aque­lla in­ves­ti­ga­ción le ha­bía lle­va­do al puer­to oma­ní de Sur, don­de char­la­ba con ma­ri­nos lo­ca­les an­te un es­to­fa­do de ti­bu­rón. Uno de ellos pro­nun­ció el nom­bre de So­co­tra y la ima­gi­na­ción de Es­te­va re­tro­ce­dió a la ma­dru­ga­da de su ni­ñez en la que des­cu­brió aque­lla is­la del Ín­di­co. En­ton­ces fue cons­cien­te de que de­bía via­jar a aquel fan­tás­ti­co lu­gar y con­tar­lo. So­co­tra, la is­la de los ge­nios es esa his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.