A la ve­ra del Hud­son

Viajar - - LA BRÚJULA - Ja­vier Re­ver­te

Aca­bo de pa­sar unos me­ses en Nue­va York, sen­ci­lla­men­te por­que pien­so que, sea cual sea la épo­ca que a ca­da uno le to­ca vi­vir, has de tener la ex­pe­rien­cia de pa­sar una tem­po­ra­da en la ca­pi­tal del im­pe­rio. En nues­tra era, aun­que se ob­ser­ven ya al­gu­nos sín­to­mas de de­ca­den­cia, esa ciu­dad es Nue­va York, co­mo en otros días lo fue­ron Ate­nas, Ro­ma, Es­tam­bul, Ma­drid, Pa­rís o Lon­dres. El pró­xi­mo im­pe­rio tal vez sea China o qui­zás Ru­sia, pe­ro a mí no me to­ca­rá vi­vir en Pe­kín o Mos­cú. Ese asun­to que­da­rá pa­ra mis bis­nie­tos.

Nue­va York reúne to­das las cua­li­da­des que ador­nan a la ju­ven­tud, des­de la be­lle­za a la ale­gría y la ener­gía. Pe­ro al mis­mo tiem­po guar­da con ce­lo tra­zas del pa­sa­do y, en mu­chas oca­sio­nes, de im­pro­vi­so, te pa­re­ce una ciu­dad an­cia­na, co­mo si ca­mi­na­ras por sus ca­lles en pleno si­glo XIX. So­bre to­do los do­min­gos, allá arri­ba, en Har­lem, tie­nes la im­pre­sión de que an­te ti des­fi­lan imá­ge­nes del ci­ne mu­do, cuan­do ves a esas negras que van a la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa ata­via­das con ves­ti­dos lar­gos y som­bre­ros de gran­des alas, vi­vos co­lo­res y ador­nos de se­da, que si­mu­lan flo­res, en la co­pa. Y a esos negros con tra­jes que pa­re­cen ve­nir­les al­go gran­des, cor­ba­tas chi­llo­nas, cha­le­cos re­lu­cien­tes y re­loj de leon­ti­na. Pe­ro lo que siem­pre me asom­bra de Nue­va York, y que en es­tos me­ses me ha asom­bra­do más to­da­vía, son sus dos ríos: el Hud­son y el East Ri­ver. Es cier­to que hay ciu­da­des con ríos gran­des, co­mo Pa­rís con su Se­na y Lon­dres con su Tá­me­sis, pe­ro nin­guno te da la im­pre­sión del po­de­río que co­mu­ni­can los dos cur­sos de agua neo­yor­qui­nos. ¡Y qué de­cir del Man­za­na­res, ese pis que se es­cu­rre a los pies de Ma­drid! A to­do re­cién lle­ga­do a Nue­va York, antes de com­pren­der bien la ciu­dad le re­sul­ta cu­rio­so que la is­la de Man­hat­tan, abra­za­da por los dos ríos, mi­re más ha­cia el East Ri­ver que ha­cia el Hud­son. Eso su­ce­de sim­ple­men­te por­que la ori­lla con­tra­ria del pri­me­ro, Long Is­land, con­tie­ne ba­rrios que per­te­ne­cen a la mis­ma ciu­dad de Nue­va York, en es­te ca­so Queens y Brooklyn, mien­tras que la ori­lla con­tra­ria del Hud­son ya no es Nue­va York sino otro Es­ta­do: Nue­va Jer­sey. En­tre Man­hat­tan y Long Is­land hay cin­co puen­tes (los lla­ma­dos Brooklyn, Man­hat­tan, Wi­lliams­burg, Queens­bo­ro y Ro­bert Ken­nedy), en tan­to que so­bre el Hud­son tan só­lo hay uno y muy al nor­te. Aho­ra mis­mo ni me acuer­do de su nom­bre.

Pe­ro el Hud­son re­sul­ta tan fas­ci­nan­te co­mo mis­te­rio­so y, en cier­to mo­do, al­go se­cre­to. Po­cos ex­tran­je­ros co­no­cen el lar­go pa­seo ajar­di­na­do, el Ri­ver­si­de Park, que se tien­de a la ve­ra del agua por el Oes­te de Man­hat­tan. Y, sin em­bar­go, a tra­mos, es uno de los lu­ga­res más her­mo­sos de la ciu­dad. A mí me gus­ta­ba, du­ran­te mi es­tan­cia en la ciu­dad, acer­car­me has­ta allí a la al­tu­ra de la ca­lle cien­to vein­ti­tan­tos, más o me­nos el lu­gar en don­de se en­cuen­tra la tum­ba del pre­si­den­te Grant, y des­cen­der por el Ri­ver­si­de has­ta la cien­to diez, más o me­nos, pa­ra con­ti­nuar mi pa­seo por el ani­ma­do bu­le­var de Broad­way, la ca­lle más lar­ga y her­mo­sa de Man­hat­tan. Des­de el Hud­son, ade­más, se con­tem­plan unos atar­de­ce­res for­mi­da­bles a la es­pal­da de Nue­va Jer­sey.

Al­go más ofre­ce ese río an­cho y po­de­ro­so, cu­yas aguas bri­llan en el oca­so co­mo el múscu­lo de un atle­ta es­cul­pi­do en bron­ce. Y es la lí­nea de tren de cer­ca­nías que, arri­ma­da al cau­ce, via­ja des­de la Grand Cen­tral Sta­tion has­ta un pue­blo lla­ma­do Pough­keep­sie, unas cin­cuen­ta mi­llas al nor­te de Man­hat­tan. La re­gión es­tá pla­ga­da de es­pe­sos bos­ques que se tien­den en las fal­das de pe­que­ñas co­li­nas y hay una vein­te­na de pa­ra­das en otras tan­tas mi­nús­cu­las po­bla­cio­nes que a ve­ces son po­co más que em­bar­ca­de­ros. Sa­lir de la gran ciu­dad en don­de rei­nan el ce­men­to y el neón y en­con­trar­se de pron­to en ple­na na­tu­ra­le­za li­bre te pa­re­ce co­sa de mi­la­gro.

El Hud­son es un es­pa­cio sin­gu­lar en Nue­va York, un uni­ver­so do­ta­do de vi­bran­te ca­rác­ter. Nun­ca he dis­fru­ta­do tan­to del oto­ño co­mo los días en que me aso­ma­ba al Ri­ver­si­de Park, a pa­sear por sus ori­llas Har­lem arri­ba, o cuan­do lle­ga­ba en tren has­ta el apea­de­ro de Cold Spring pa­ra co­mer en un co­que­to res­tau­ran­te cu­ya te­rra­za mi­ra­ba al río.

El río Hud­son re­sul­ta tan fas­ci­nan­te co­mo mis­te­rio­so y al­go se­cre­to, un uni­ver­so do­ta­do de vi­bran­te ca­rác­ter

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.