De nue­vo, el “Ti­ta­nic”

Viajar - - CRONICAS -

Via­jar es, so­bre to­do, la eje­cu­ción de un sue­ño. Se via­ja pa­ra sen­tir lo que se desea, aun­que no se con­si­ga del to­do. Es una de las prin­ci­pa­les ra­zo­nes del tre­men­do au­ge de los cru­ce­ros. La cu­bier­ta de un bar­co en tra­ve­sía cons­ti­tu­ye una evo­ca­ción de po­der, de lo­gro per­so­nal, de ex­clu­si­vi­dad, por­que esa for­ma de des­pla­zar­se por pla­cer ha es­ta­do uni­da siem­pre a la idea de éxi­to y de di­fe­ren­cia con los de­más. ¿A quién no le hu­bie­ra gus­ta­do ce­nar en la me­sa de Ed­ward John Smith, ca­pi­tán del Ti­ta­nic? Y, cla­ro, ha­ber so­bre­vi­vi­do. Hu­bo un tiem­po en que via­jar en bar­co era una ne­ce­si­dad pa­ra bus­car­se la vi­da al otro la­do del Atlán­ti­co o un lu­jo pa­ra quie­nes po­dían des­pla­zar­se co­mo si es­tu­vie­ran en su ca­sa, mu­cho más que la cla­se más ex­clu­si­va de los avio­nes de hoy. La ima­gen idí­li­ca se aso­cia a bai­les a bor­do, a baú­les lle­nos de tra­jes de fies­ta, a ce­na en dis­tin­tos co­me­do­res, a en­tre­te­ni­mien­tos sin des­can­so mien­tras las olas te me­cen ha­cia el si­guien­te des­tino in­ter­me­dio. Pen­sa­ba to­do es­to al re­ci­bir el im­pac­to vi­sual de las pri­me­ras imá­ge­nes del cru­ce­ro Cos­ta Con­cor­dia, do­bla­do so­bre su cos­ta­do en una po­si­ción im­po­si­ble. ¿Se rom­pie­ron los sue­ños de los pa­sa­je­ros cuan­do al dis­po­ner­se a ce­nar el bar­co se vi­ró so­bre es­tri­bor? El pa­ro­xis­mo en­tre el lu­jo des­bor­da­do y la tra­ge­dia es­tá sin­te­ti­za­do en el hun­di­mien­to del Ti­ta­nic. Los pa­sa­je­ros de pri­me­ra cla­se te­nían las me­jo­res va­ji­llas, sá­ba­nas de hi­lo y se­da y per­so­nal di­rec­to a su ser­vi­cio. Mu­chos mu­rie­ron en el Atlán­ti­co Nor­te aque­lla no­che del 14 de abril de 1912. Quie­nes so­bre­vi­vie­ron en­con­tra­ron en esa cir­cuns­tan­cia una ex­pli­ca­ción de su vi­da. No ha­bía si­tio pa­ra todos los pa­sa­je­ros en los bo­tes sal­va­vi­das y la tem­pe­ra­tu­ra del agua pro­mo­vía la muer­te en­tre quie­nes pre­ten­die­ron sal­var­se na­dan­do. Al ob­ser­var al Cos­ta Con­cor­dia em­ba­rran­ca­do ab­sur­da­men­te en la cos­ta tos­ca­na, fren­te a la is­la de Gi­glio, me acuer­do de los que han so­bre­vi­vi­do y tam­bién de los muer­tos y des­apa­re- ci­dos. El prin­ci­pio épi­co es exac­ta­men­te el mis­mo que el del Ti­ta­nic, pe­ro con un si­glo de dis­tan­cia.

Aho­ra ca­si na­die via­ja en bar­co por ne­ce­si­dad; ese sue­ño es la cul­mi­na­ción de una exis­ten­cia de ele­gi­do, aun­que cru­cear sea aho­ra muy ac­ce­si­ble. Todos los cru­ce­ris­tas se sien­te pa­sa­je­ros del Ti­ta­nic, so­lo que es­ta vez la sen­sa­ción ha si­do com­ple­ta.

Los muer­tos se llo­ran, los des­apa­re­ci­dos se bus­can y los su­per­vi­vien­tes se sien­ten héroes. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son ins­tan­tá­neos y ne­ce­si­tan ali­men­tar­se del tes­ti­mo­nio de los vi­vos. Los pe­rió­di­cos y las ra­dios de ca­da país bus­can com­pa­trio­tas en­vuel­tos en man­tas pa­ra pro­te­ger­se del in­vierno me­di­te­rrá­neo y del agua fría. El je­fe de ca­da ex­pe­di­ción, el ca­be­za de fa­mi­lia, el más avis­pa­do del gru­po de amigos, se eri­gen en por­ta­vo­ces de la epo­pe­ya y juz­gan ins­tan­tá­nea­men­te el com­por­ta­mien­to de la tri­pu­la­ción. La vic­to­ria es ha­ber so­bre­vi­vi­do. El res­to de su exis­ten­cia es­ta­rá mar­ca­da por la ne­ce­si­dad de vol­ver a re­la­tar la odi­sea. “¡Yo es­ta­ba en el Cos­ta Con­cor­dia!”; ese se­rá el exor­cis­mo que in­vo­ca­rá el si­len­cio al­re­de­dor del hé­roe. Y los de­ta­lles ilu­mi­na­rán los ojos del re­la­tor e im­pul­sa­rán el in­te­rés de quie­nes le es­cu­chen. Nun­ca he he­cho un cru­ce­ro. He via­ja­do en bar­co, con el au­to­mó­vil, de Bar­ce­lo­na a Gé­no­va y de Bil­bao a Por­ts­mouth; tra­ve­sías con­ven­cio­na­les pa­ra via­jar con mi co­che aho­rran­do ki­ló­me­tros has­ta el cam­po de ope­ra­cio­nes de mi via­je. Pa­sa­jes en ca­ma­ro­tes nor­ma­les. Pe­ro ten­go que con­fe­sar que pa­sear por cu­bier­ta, in­clu­so con el tiem­po re­vuel­to, es sen­tir­se un po­co es­pe­cial. El mar, un me­dio que no es nues­tro há­bi­tat, siem­pre pro­du­ce una sen­sa­ción de vic­to­ria, tal vez por la evo­ca­ción cris­tia­na de ca­mi­nar so­bre las olas.

En­tien­do có­mo se sien­ten los su­per­vi­vien­tes del Cos­ta Con­cor­dia. Tam­bién la sen­sa­ción te­rri­ble de quie­nes no en­cuen­tran a al­guien que les era pró­xi­mo o es­tán llo­ran­do a una víc­ti­ma.

Na­da di­fe­ren­te de lo que ocu­rrió con la lle­ga­da del Car­pat­hia al puer­to de Nue­va York en abril de 1912, con los su­per­vi­vien­tes del ma­lo­gra­do Ti­ta­nic. La tra­ge­dia no im­pe­di­rá que ha­cer un cru­ce­ro si­ga sien­do una in­si­nua­ción. Voy a con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de ha­cer un via­je en un bar­co de lu­jo y re­la­tar lo que sien­to. Antes, eso sí, pe­di­ré un in­for­me so­bre el ca­pi­tán. Por si aca­so.

La tra­ge­dia del “Cos­ta Con­cor­dia” no im­pe­di­rá que ha­cer un cru­ce­ro si­ga sien­do una in­si­nua­ción, un sue­ño

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.