La Ar­bo­le­da Bohe­mia

Viajar - - LUNAS -

Se ne­ce­si­ta in­vi­ta­ción, pe­ro has­ta ju­lio no son las ce­le­bra­cio­nes de la Ar­bo­le­da Bohe­mia (Bohe­mian Gro­ve), un bos­que sa­gra­do sin Dia­na a la vis­ta en Mon­te Río, en el con­da­do ca­li­for­niano de So­no­ma, 120 ki­ló­me­tros al nor­te de San Fran­cis­co. Nin­guno de los pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos de los Es­ta­dos Uni­dos (y al­gún de­mó­cra­ta) se ha per­di­do los ri­tos ve­ra­nie­gos en ese si­tio tan pe­cu­liar. Acu­den mag­na­tes del ti­po de los que Tom Wol­fe lla­ma amos del uni­ver­so. Co­mo mues­tra, un bo­tón: los pa­dres cien­tí­fi­cos del Pro­yec­to Man­hat­tan tu­vie­ron tiem­po de vi­si­tar las fa­bu­lo­sas se­cuo­yas de la Ar­bo­le­da Bohe­mia. Hay una fo­to al me­nos de Glenn T. Sea­borg, des­cu­bri­dor del plu­to­nio, di­ser­tan­do en una me­sa al ai­re li­bre en­tre Ni­xon y Rea­gan en 1957.

La fin­ca tie­ne mil hec­tá­reas y es pro­pie­dad del Bohe­mian Club, el que po­ne en la en­tra­da un búho con la le­yen­da: “Las arañas te­je­do­ras no vie­nen aquí”. Sue­na mis­te­rio­so, in­si­nuan­do que hay que de­jar en la puer­ta los afa­nes cre­ma­tís­ti­cos, pe­ro se tra­ta de una ci­ta de Sue­ño de una no­che de ve­rano, de Sha­kes­pea­re. Es una de las ra­re­zas de un club fun­da­do en 1872 con el ape­lli­do de bohe­mio no pa­ra to­mar ab­sen­ta y ha­cer so­na­tas al cla­ro de lu­na sino co­mo ho­me­na­je a Juan Ne­po­mu­ceno, el san­to na­ci­do en la Bohe­mia che­ca que pre­fi­rió mo­rir mar­ti­ri­za­do antes que re­ve­lar el se­cre­to de la con­fe­sión. Va­ria­dos cons­pi­ra­noi­cos atri­bu­yen al club un ca­rác­ter sa­tá­ni­co, y que allí se ha­cen sa­cri­fi­cios hu­ma­nos a Mo­loch, cuan­do sus miem­bros tie­nen co­mo pa­trón a un san­to ca­tó­li­co del si­glo XIV. Otra co­sa es que el club se re­ser­ve el de­re­cho de ad­mi­sión de mi­llo­na­rios (al es­ti­lo de Da­vid Roc­ke­fe­ller), de mi­li­ta­res de mu­chas es­tre­llas, de po­lí­ti­cos de mu­chas con­chas, de in­dus­tria­les in­sa­cia­bles y de jue­ces a los que no les tiem­bla la car­te­ra a la ho­ra de ha­cer jus­ti­cia, o sea, per­so­nal alegre y dis­pues­to a di­ver­tir­se en la Ar­bo­le­da Bohe­mia co­mo si fue­se un ele­gan­te cam­pa­men­to de ve­rano. Ahí ha ido gen­te tan de­sen­fa­da­da co­mo Geor­ge W. Bush, ya en­tre­na­do en Skull and Bo­nes (Ca­la­ve­ra y Hue­sos) de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, una aso­cia­ción co­mo pa­ra que tiem­ble el mis­te­rio de ser verdad una par­te de lo que se di­ce de ella. La Ar­bo­le­da Bohe­mia es más ecléc­ti­ca, ha­bien­do asis­ti­do a sus ac­tos el so­cial­de­mó­cra­ta Hel­mut Sch­midt, que fue can­ci­ller de Ale­ma­nia. Y los es­que­mas se re­blan­de­cen aún más al sa­ber que Fran­cis Ford Cop­po­la dio allí una char­la ti­tu­la­da: Dos Re­pú­bli­cas: Ro­ma y Amé­ri­ca. Jack Lon­don y Mark Twain fue­ron nom­bra­dos so­cios ho­no­ra­rios del Bohe­mian Club ori­gi­nal, el fun­da­do por un gru­po de pe­rio­dis­tas en el Ho­tel As­tor de San Fran­cis­co en 1872. Twain des­de lue­go no po­día per­te­ne­cer a una so­cie­dad que ado­ra­se a un búho sin que se par­tie­ra de ri­sa. Y Lon­don, ni con unas cuan­tas co­pas sa­ca­ría con­clu­sio­nes me­ta­fí­si­cas o ex­tra­te­rres­tres de la ar­bo­le­da a la que se mu­dó el club en 1878 y don­de su ami­go el poeta Geor­ge Ster­ling re­pre­sen­ta­ba The Triumph of Bohe­mia (1907), un com­ba­te ale­gó­ri­co en­tre el es­pí­ri­tu –bohe­mio– y el dios Mam­mon (no otro que el vil dó­lar).

Los de­trac­to­res de la Ar­bo­le­da Bohe­mia no se can­san de de­cir que sus so­cios –los gro­vers– son gen­te ca­paz de abra­zar­se al tron­co de una se­cuo­ya, el ár­bol más al­to del mun­do, pa­ra sa­car de él ener­gía y co­mu­nión, des­pués de lo cual ori­nan en li­ber­tad ba­jo su co­pa, co­mo si es­tu­vie­sen aún en el ins­ti­tu­to. La ven­ta­ja de una se­cuo­ya es que no tie­ne ra­mas en sus pri­me­ros veinte me­tros de tron­co. Úl­ti­ma­men­te los gro­vers asis­ten a una obra de teatro, de ai­re drui­da, cu­yo clí­max es la cre­ma­ción del per­so­na­je lla­ma­do Ca­re (Des­ve­lo o Preo­cu­pa­ción). Un ac­tor que lle­va una más­ca­ra y una tea ex­cla­ma: “Es un sue­ño, pe­ro no del to­do...por el po­der de vues­tra her­man­dad, Dull Ca­re [Tor­pe Des­ve­lo] mo­ri­rá”. Pa­re­ce que los so­cios, esos ban­que­ros y man­da­ta­rios tan po­co bohe­mios en el fon­do, se re­go­dean todos los años en la es­ce­na don­de se mata y que­ma a Ca­re. Y qué se­rá Ca­re: un se­cre­to y ex­pia­to­rio ma­cho ca­brío, una con­sig­na o una pa­sa­da de ve­rano en un teatro pre­si­di­do por una es­ta­tua de un búho de do­ce me­tros de al­tu­ra que pre­ten­de ri­va­li­zar con las se­cuo­yas, y que has­ta ha­ce po­co ha­bla­ba con la voz de Wal­ter Cron­ki­te, el fa­mo­so pre­sen­ta­dor de televisión.

Nin­guno de los pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos de Es­ta­dos Uni­dos (y al­gún de­mó­cra­ta) se ha per­di­do los ri­tos ve­ra­nie­gos en si­tio tan pe­cu­liar

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.