No hu­bo cham­pán

Viajar - - EN EL CAMINO -

Un le­ve fil­tro de amar­gu­ra ver­tió Roald Amund­sen en el re­la­to de la pro­di­gio­sa ha­za­ña que cul­mi­nó ha­ce aho­ra cien años. “Nos con­for­ma­mos con co­mer car­ne de fo­ca mien­tras oía­mos on­dear fue­ra la ban­de­ra. No hu­bo cham­pán”, es­cri­bió en su die­ta­rio. Cin­co aven­tu­re­ros no­rue­gos lle­ga­ron el 14 de di­ciem­bre de 1911 al pun­to se­ña­la­do de aque­lla pla­ni­cie in­hós­pi­ta y he­la­da, ce­ga­do­ra­men­te blan­ca, desafian­te es­ce­na­rio de ab­so­lu­ta de­sola­ción. Des­de que el je­fe de la ex­pe­di­ción te­nía 15 años –en­ton­ces ya en­tra­ba en la cua­ren­te­na– man­te­nía que el gran ob­je­ti­vo de su vi­da era lle­gar al Po­lo Nor­te. “Los al­re­de­do­res del Po­lo Nor­te –el Po­lo mis­mo, di­ga­mos de una vez– me ha­bían atraí­do des­de la in­fan­cia, y allí es­ta­ba yo en el Po­lo Sur. ¿Pue­de ima­gi­nar­se ma­yor desa­tino?”. Más le­jos no po­día ha­ber ido, des­de lue­go.

Cien años han pa­sa­do des­de la com­pe­ti­ción atroz en­tre el ca­pi­tán in­glés Ro­bert Scott y el no­rue­go Amund­sen por lle­gar al Po­lo Sur. Si en­ton­ces aque­lla en­lo­que­ci­da y fa­tal ca­rre­ra, igual que to­das las que la ha­bían pre­ce­di­do des­de el co­mien­zo del si­glo, fue­ron el asun­to pa­sio­nal más se­gui­do por la opi­nión pú­bli­ca, un tren­ding to­pic de má­xi­ma al­tu­ra, aho­ra ape­nas se ha ai­rea­do la me­mo­ria, y eso que no ga­na­mos pa­ra cen­te­na­rios y aniver­sa­rios. Muy po­cas re­fe­ren­cias en los pe­rió­di­cos y en la televisión a aque­llas con­quis­tas. In­clu­so ha pa­sa­do prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­da la sor­pren­den­te ex­pe­di­ción del es­pa­ñol Al­bert Bosch, que el día 4 de enero pa­sa­do lle­gó al Po­lo Sur en so­li­ta­rio y sin ayu­da, des­pués de 66 días es­quian­do a cua­ren­ta y cin­co gra­dos ba­jo ce­ro. Es el pri­mer com­pa­trio­ta que pi­sa a so­las aquel lu­gar mí­ti­co, una cen­tu­ria des­pués de la proeza de Amund­sen y con ca­si sus mis­mos años de edad. Una le­sión le­ve de un fut­bo­lis­ta zo­que­te o un amo­río ton­to de una vi­si­ta­do­ra de la televisión tie­nen ma­yor ex­po­si­ción pú­bli­ca, ma­yor in­te­rés y ma­yor aplau­so. Cla­ro que los via­je­ros de verdad no po­drán des­de­ñar la fe­cha ni de­jar de hon­rar la me­mo­ria. La de Amund­sen y la de to­da la ague­rri­da tro­pa que de­di­có años, y a ve­ces tam­bién la vi­da, pa­ra con­quis­tar los te­rri­to­rios he­la­dos. La lis­ta es tan lar­ga co­mo glo­rio­sa, des­de el Ja­mes Cook que na­ve­gó por el Es­tre­cho de Be­ring en 1773 al ca­pi­tán Ross y Nan­sen, que reali­zó un via­je de tres años, des­de 1893, pri­me­ro en el fa­mo­so bar­co Fram y lue­go a pie. Las des­ven­tu­ras y las ha­za­ñas de todos ellos lle­nan gran­des re­la­tos via­je­ros. Una vez que el nor­te­ame­ri­cano Ro­bert E. Peary lle­gó al Po­lo Nor­te en 1909 a bor­do de un tri­neo ti­ra­do por pe­rros, en­tre gran­des dis­cu­sio­nes y sos­pe­chas se des­en­ca­de­nó la fie­bre por el otro Po­lo.

Amund­sen cuenta que de chi­qui­llo dor­mía en Os­lo con la ven­ta­na abier­ta en in­vierno pa­ra ir­se acli­ma­tan­do a los gran­des fríos. Las ha­za­ñas po­la­res de John Fran­klin en bus­ca del pa­so del No­roes­te in­fla­ma­ron su san­gre ado­les­cen­te y ya todos sus ac­tos es­tu­vie­ron en­ca­mi­na­dos al gran em­pe­ño de ganar el Po­lo. Por eso mis­mo la ba­ta­lla fren­te a Scott fue tan lla­ma­ti­va. A lo lar­go de una do­ce­na de años Amund­sen reali­zó va­rios in­ten­tos fra­ca­sa­dos en torno al Po­lo Nor­te –en los bar­cos Bél­gi­ca y Gjoa, por ejem­plo–, has­ta que la no­ti­cia del via­je de Peary le obli­gó a di­ri­gir­se al sur. Iba al fi­nal con 52 pe­rros, cua­ren­ta de los cua­les mu­rie­ron y sir­vie­ron de ali­men­to a los otros ani­ma­les y a los via­je­ros. Re­co­rrió tres mil ki­ló­me­tros en 99 días, con­tan­do el re­gre­so. Su con­trin­can­te, el ca­pi­tán Scott, pre­fi­rió avan­zar con po­nies man­chúes, que re­sul­ta­ron me­nos úti­les y aca­ba­ron mu­rien­do en­tre gran­des su­fri­mien­tos. Y sir­vien­do de ali­men­to a los hom­bres, na­tu­ral­men­te. Lle­gó a la me­ta el 17 de enero de 1912, un mes des­pués del re­torno de Amund­sen, que pa­só cua­tro días en el Po­lo Sur, en­tre ce­le­bra­cio­nes y es­tu­dios cien­tí­fi­cos.

El re­gre­so del ca­pi­tán in­glés y sus cua­tro com­pa­ñe­ros fue trá­gi­co. Cuan­do una ex­pe­di­ción de res­ca­te en­con­tró, ocho me­ses más tar­de, en no­viem­bre, sus cuer­pos con­ge­la­dos den­tro de la tien­da, con ellos ha­lla­ron el re­la­to de las pe­na­li­da­des es­cri­to por Scott y las fotos to­ma­das por Bo­wers, do­cu­men­to grá­fi­co que da­ría en­se­gui­da la vuel­ta al mun­do. Los in­for­tu­na­dos in­gle­ses no pu­die­ron dis­fru­tar de su ha­za­ña, aun­que fue re­co­no­ci­da y aplau­di­da en to­das par­tes. Roald Amund­sen, des­pués de ser vi­to­rea­do en Eu­ro­pa y Amé­ri­ca y de so­bre­vo­lar el Po­lo Nor­te en el di­ri­gi­ble ita­liano Nor­ge, mu­rió arrui­na­do y con 56 años, en ma­yo de 1928, cuan­do su hi­dro­avión ca­yó en su ama­do Ár­ti­co mien­tras acu­día al res­ca­te de su ami­go-enemi­go Um­ber­to No­bi­le. Tam­po­co hu­bo cham­pán en­ton­ces. En la nie­ve he­la­da no se en­con­tró su cuer­po.

Ha pa­sa­do ca­si inad­ver­ti­da la ha­za­ña del es­pa­ñol Al­bert Bosch, que el 4 de enero lle­gó al Po­lo Sur en so­li­ta­rio y sin ayu­da

V

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.