Fin del mun­do

Viajar - - CARTA - DI­REC­TOR

Los ma­yas creían que el Sol, des­pués de po­ner­se ca­da tar­de, se trans­for­ma­ba en un ja­guar. Tam­bién creían que la Tie­rra era cua­dra­da, que es­ta­ba li­mi­ta­da por arri­ba y por aba­jo por dos mun­dos so­bre­na­tu­ra­les, que el pe­so del cie­lo lo aguan­ta­ban cua­tro ár­bo­les gi­gan­tes plan­ta­dos en ca­da es­qui­na del uni­ver­so y que era muy po­si­ble, aun­que no se­gu­ro, que el reino te­rres­tre, cua­dra­do y llano, des­can­sa­ra so­bre una tor­tu­ga que na­da­ba con par­si­mo­nia so­bre un inaca­ba­ble océano. Nin­gu­na de es­tas creen­cias ocu­pa hoy es­pa­cio al­guno en las pá­gi­nas de los pe­rió­di­cos, las ter­tu­lias ra­dio­fó­ni­cas o los de­ba­tes de televisión, no re­sul­tan dig­nas de men­ción. Tam­po­co nos pa­re­ce ra­zo­na­ble sos­te­ner, co­mo afir­ma­ban los ma­yas, que el eje del mun­do es un ca­nal cós­mi­co con la for­ma de un ár­bol o que hu­bo un tiem­po sin Sol do­mi­na­do por un dios de ojos en­jo­ya­dos y dien­tes de co­lor de ha­ri­na que fi­nal­men­te fue ven­ci­do por dos héroes ge­me­los. No, nin­guno de es­tos dog­mas de fe de los an­ti­guos hom­bres del maíz me­re­ce hoy nues­tra aten­ción y, sin em­bar­go, he­mos crea­do una nu­be de con­je­tu­ras en torno a un par de ins­crip­cio­nes irre­le­van­tes, pa­ra los ma­yas, a las que al­gu­nos han otor­ga­do el po­der de ci­frar el fin de nues­tros días.

Los es­pe­cia­lis­tas en la cul­tu­ra del Ma­yab han ad­ver­ti­do que el ca­len­da­rio maya no sir­vió nun­ca pa­ra cal­cu­lar la úl­ti­ma fe­cha y que el fi­nal de los pik­tu­nes o los bak­tu­nes, los ci­clos y eras con que los as­tró­no­mos ma­yas or­ga­ni­za­ban la cuenta lar­ga de los años, so­lo sig­ni­fi­ca que con­clu­ye una me­di­da y em­pie­za otra, exac­ta­men­te tal que a nues­tro año 2000 le si­guió el 2001 y a nues­tro si­glo veinte el vein­tiuno. Pe­ro da igual, nos pue­de el mi­to: con cual­quier ton­tu­na re­vi­vi­mos la fe en el Ar­ma­ge­dón, la creen­cia en que en al­gún lu­gar mis­te­rio­so se en­cuen­tra es­cri­ta la fe­cha exac­ta del fin del mun­do.

El pa­sa­do mes de di­ciem­bre se reunie­ron en Pa­len­que, jun­to a las f a mo­sas rui­nas del mis­mo nom­bre, se­sen­ta es­pe­cia­lis­tas en la cul­tu­ra maya que ad­vir­tie­ron que so­lo dos de los quin­ce mil tex­tos ma­yas co­no­ci­dos se re­fie­re n a nues - tro año 2012, a di­ciem­bre de 2012, pa­ra afir­mar que se­rá en­ton­ces cuan­do con­clu­ya una era maya, un pe­río­do de tre­ce ci­clos de 400 años, 5.200 años, pa­ra dar pa­so a otro nue­vo pe­río­do. Las dos ins­crip­cio­nes que ha­blan del 2012 di­cen que el 21 de di­ciem­bre se ter­mi­na­rán tre­ce bak­tu­nes, que es co­mo de­cir –afir­man los es­pe­cia­lis­tas– que ter­mi­na­rá un año y a la ma­ña­na si­guien­te co­men­za­rá otro, sin más mis­te­rio. Nin­gu­na pro­fe­cía, nin­gún sig­ni­fi­ca­do ocul­to. Co­mo mu­cho, al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res es­ti­man que pue­de ha­blar­se de una cier­ta idea de re­ge­ne­ra­ción, si­mi­lar a la que acom­pa­ñó la lle­ga­da de nues­tro mi­le­nio, los de­seos que se ex­pre­sa­ron en Oc­ci­den­te pa­ra ce­le­brar la lle­ga­da del si­glo XXI.

El pro­ble­ma se en­cuen­tra, con­clu­ye­ron los eru­di­tos de Pa­len­que, en nues­tra idea del mi­le­nio, no en el ca­len­da­rio maya. Fue un escritor nor­te­ame­ri­cano, Frank Wa­ters, es­pe­cia­li­za­do en re­la­tos so­bre los in­dios de Nue­vo Mé­xi­co y Co­lo­ra­do, quien ex­ten­dió, por pri­me­ra vez, a prin­ci­pios del si­glo XX, la idea de que exis­tía una pro­fe­cía ho­pi ba­sa­da, a su vez, en una pro­fe­cía maya, que fi­ja­ba el oca­so del mun­do en el año 2012.

Otros es­cri­to­res, co­mo Jo­sé Ar­güe­lles y Alberto Beut­ten­mü­ller, con­ti­nua­ron la fá­bu­la. Holly­wood hi­zo el res­to. Aho­ra, la locura se ha desata­do. Lau­ra Cas­te­lla­nos, au­to­ra del li­bro 2012, las pro­fe­cías del fin del mun­do,

Tam­po­co nos pa­re­ce ra­zo­na­ble sos­te­ner que el eje del mun­do es un ca­nal cós­mi­co con la for­ma de un ár­bol o que hu­bo un tiem­po sin Sol

afir­ma que en España ga­na fuer­za el l l a ma­do Gru­po pa­ra la Su­per­vi­ven­cia de España 2 0 12, que tra­ba­ja en la cons­truc­ción de una co­mu­ni­dad re­fu­gio y re­cla­ma al pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, que cons­tru­ya es­truc­tu­ras re­for­za­das pa­ra que se sal­ve la gen­te hu­mil­de, no so­lo los po­de­ro­sos. En Ve­ne­zue­la, otra co­mu­ni­dad reúne fon­dos pa­ra un bún­ker acuá­ti­co; en Ru­sia, el in­ge­nie­ro mi­li­tar Yev­ge­ni Ubiy­ko ha cons­trui­do una bó­ve­da a prue­ba de apo­ca­lip­sis y ven­de alo­ja­mien­tos en su in­te­rior a 61.000 eu­ros la plaza, y en el te­rri­to­rio pre­di­lec­to de los ma­yas, la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, en Mé­xi­co, un gru­po de ita­lia­nos ha com­pra­do tie­rras y tra­ba­ja en la cons­truc­ción de una nue­va Ar­ca de Noé, con la que pien­san sal­var­se del ca­ta­clis­mo y per­pe­tuar la es­pe­cie.

Por for­tu­na, to­da es­ta suer­te de dis­pa­ra­tes es­tá ali­men­tan­do el tu­ris­mo. Mé­xi­co es­pe­ra re­ci­bir a 52 mi­llo­nes de tu­ris­tas en el área don­de se con­cen­tra la Ru­ta Maya, en Chia­pas y los Es­ta­dos de la pe­nín­su­la del Yu­ca­tán. Se­rá un año afor­tu­na­do pa­ra todos los lu­ga­res de la Ru­ta Maya y pa­ra todos los vi­si­tan­tes, que dis­fru­ta­rán de un le­ga­do es­pec­ta­cu­lar. Co­no­ce­rán las es­ca­le­ras de Chi­chén It­zá, don­de el Sol di­bu­ja una vez al año la fi­gu­ra de Ku­kul­cán, la ser­pien­te em­plu­ma­da; la geo­me­tría de Ux­mal, que re­cuer­da el zig­zag que re­co­rre el dor­so de las ví­bo­ras; los gue­rre­ros pin­ta­dos en Bo­nam­pak, jun­to al río Usu­ma­cin­ta, o las pi­rá­mi­des de Ca­lak­mul, don­de re­sue­na el toc toc de los pá­ja­ros car­pin­te­ros y el chi­lli­do de los mo­nos au­lla­do­res que aún se asom­bran an­te las pie­dras. Los ma­yas se ale­gra­rían de sa­ber que pa­ra to­do es­to ha ser­vi­do la cuenta lar­ga de su ca­len­da­rio: sus pi­rá­mi­des se han lle­na­do de via­je­ros al fi­nal del 13 bak­tún, en el año hoy co­no­ci­do, por al­gu­nos, co­mo el año del fin del mun­do.

V

Ma­riano Ló­pez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.