Sidi Bou Said, la mu­sa tu­ne­ci­na de gran­des ar­tis­tas

Viajar - - CARTA - Am­pa­ro Ra­mí­rez,

El pin­tor Paul Klee, uno de los má­xi­mos re­pre­sen­tan­tes del ex­pre­sio­nis­mo eu­ro­peo, via­jó en 1914 a Tú­nez y allí des­cu­brió Sidi Bou Said, una lo­ca­li­dad en­ca­ra­ma­da en lo al­to de una co­li­na con es­plén­di­das vis­tas. Sin em­bar­go, lo que cau­ti­vó al ar­tis­ta fue la luz, y por ello no du­dó en es­cri­bir en su dia­rio que “el co­lor me po­see, no ten­go ne­ce­si­dad de per­se­guir­lo, sé que me po­see pa­ra siem­pre... el co­lor y yo so­mos una so­la co­sa. Yo soy pin­tor”. Pe­ro es­ta tu­rís­ti­ca vi­lla tu­ne­ci­na, cu­yas ca­sas en­ca­la­das de­co­ra­das con bu­gan­vi­llas, tam­bién ha atra­pa­do a otros gran­des ar­tis­tas co­mo el No­bel de Li­te­ra­tu­ra An­dré Gi­de o el pin­tor Au­gust Mac­ke, que ca­ye­ron ren­di­dos a los en­can­tos de un lu­gar que tie­ne co­mo cen­tro neu­rál­gi­co una pla­za ado­qui­na­da don­de se des­plie­gan un buen nú­me­ro de ca­fés don­de ha­cer un al­to pa­ra ad­mi­rar un en­torno úni­co. Ade­más, los afi­cio­na­dos al arte pue­den aden­trar­se en al­gu­na de las ga­le­rías exis­ten­tes a lo lar­go de sus ca­lles pa­ra ad­qui­rir las obras ex­hi­bi­das a pre­cios, en cier­tas oca­sio­nes, bas­tan­te ra­zo­na­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.