Día 3. Pafos El reino de Afro­di­ta

Viajar - - LABRÚJULA -

A un pa­so de Ko­los­si –nos he­mos sa­li­do de la au­to­pis­ta– es­tán las rui­nas de Kou­rion. Un tea­tro gre­co­rro­mano muy arre­gla­di­to, con una acús­ti­ca que pa­re­ce tru­co. A sus es­pal­das, un tin­gla­do re­cien­te pro­te­ge la lla­ma­da Ca­sa de Efs­to­lios, un ciu­da­dano ri­co del si­glo IV, cuan­do aún no se po­día de­cir en pú­bli­co que era uno cris­tiano; así que el buen hom­bre lo de­jó ci­fra­do en or­las ca­si in­vi­si­bles de mosaicos del pa­vi­men­to. Muy cer­ca tam­bién que­dan las co­lum­nas y res­tos del tem­plo de Apo­lo Hy­la­tes. Por la au­to­pis­ta (o por la an­ti­gua ca­rre­te­ra) se lle­ga en diez mi­nu­tos a Pe­tra tou Ro­miou (Pie­dra de Ro­mios), el lu­gar don­de na­ció Afro­di­ta (Ve­nus pa­ra los ro­ma­nos). Se­gún He­sío­do, Cro­nos (Tiem­po), hi­jo del Cie­lo y de la Tie­rra, re­ba­nó los ge­ni­ta­les a su pa­dre y los arro­jó al mar en es­te pun­to; de las vo­lu­tas bot­ti­ce­llia­nas del es­per­ma-es­pu­ma na­ció Afro­di­ta, dio­sa de la be­lle­za y del amor. Y, cla­ro, aun­que la pla­ya es de gui­ja­rros gri­ses, es­tá siem­pre con­cu­rri­da; ba­ñar­se en ella, di­cen, ha­ce fér­ti­les a las hem­bras. Un po­co más allá que­dan las rui­nas del tem­plo de Afro­di­ta y, al fin, Pafos, la jo­ya de la co­ro­na, el lu­gar más chic y ama­ble del tu­ris­mo chi­prio­ta. Su re­cién mo­de­la­do pa­seo ma­rí­ti­mo es un co­llar de ten­ta­cio­nes, gas­tro­nó­mi­cas y de ocio. Al fi­nal del mis­mo, el cas­ti­llo me­die­val vi­gi­la ya­tes y bar­cos de pa­seo, pes­ca o aven­tu­ra. Por de­trás que­da Ka­to Pafos: la ciu­dad grie­ga. Asom­bro­so ya­ci­mien­to, patrimonio de la Unesco. Al­gu­nas ca­sas es­tán cu­bier­tas pa­ra pro­te­ger los mosaicos, otras los mues­tran a pleno sol. To­dos los dio­ses y mi­tos grie­gos, sin fal­tar uno, an­dan por los sue­los. Hay una bue­na ti­ra­da (no es au­to­pis­ta) has­ta lle­gar a Po­lis y la ma­ri­na de Lak­ki. Otro po­lo tu­rís­ti­co en pleno desa­rro­llo que apro­ve­cha la mar­ca de la dio­sa: allí al la­do mues­tran los que lla­man Ba­ños de Afro­di­ta (una po­za) y la Fon­ta­na del Amor (una cur­si­le­ría). Pe­ro la ver­dad es que la ma­ri­na es muy agra­da­ble, y se co­me de vi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.