10

tem­plos de la ha­ba­na Son los lu­ga­res don­de se con­cen­tra la esen­cia de La Ha­ba­na, la perla del Ca­ri­be, la ciu­dad que enamo­ra a to­dos sus vi­si­tan­tes. Diez tem­plos lai­cos. Un ba­rrio, una he­la­de­ría, la ba­rra de un bar con his­to­ria, un cabaret, al­gu­nos pa­la­dar

Viajar - - LABRÚJULA - TEX­TO: Car­los Car­ni­ce­ro

las ciu­da­des de­fi­nen su ca­rác­ter por los tem­plos que son ca­pa­ces de al­ber­gar, lai­cos, por su­pues­to. En La Ha­ba­na, la es­té­ti­ca de la des­truc­ción tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en una ciu­dad en la que nun­ca se sa­be si lo que se ve es­tá apun­ta­la­do o en pe­rio­do de re­cons­truc­ción. Ruina en es­ta­do in­te­li­gen­te. Los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas son sus mo­ra­do­res, y la ca­lle, cual­quier ca­lle, se con­vier­te en el es­ce­na­rio pa­ra es­ta re­pre­sen­ta­ción de la vi­da que es la ani­mo­sa ca­pi­tal de Cu­ba. Abs­tén­gan­se los fa­ná­ti­cos del con­su­mo. Lo im­por­tan­te, en La Ha­ba­na, es el al­ma de la ciu­dad, que se ma­ni­fies­ta en don­de sus mo­ra­do­res se mez­clan con los vi­si­tan­tes en tem­plos de la vi­da co­ti­dia­na en don­de lo me­jor que pue­de ocu­rrir es una con­ver­sa­ción in­te­li­gen­te, un ci­ga­rro ha­bano y la im­pres­cin­di­ble mú­si­ca co­mo tes­ti­go de ca­da ins­tan­te.

COP­PE­LIA,

la cum­bre del de­seo Cop­pe­lia ha cum­pli­do ya cua­ren­ta y seis años. Es la más fa­mo­sa he­la­de­ría de to­do el país. No re­sul­ta di­fí­cil en­con­trar­la y sa­ber a dis­tan­cia si hay re­ser­vas de he­la­do por la di­men­sión de la co­la que se for­ma siem­pre en su ex­te­rior. Si­tua­da en la ca­lle 23, La Ram­pa, fren­te al ci­ne Yara, sus­ci­ta el an­he­lo de to­do ha­ba­ne­ro que es­té dis­pues­to a es­pe­rar su turno pa­ra ac­ce­der a al­gu­na de sus cin­co sa­las. Cop­pe­lia cons­ti­tu­ye, ade­más, una for­mi­da­ble obra de ar­qui­tec­tu­ra cu­ya pa­ter­ni­dad se de­be al cono-

ci­do ar­qui­tec­to cu­bano Ma­rio Gi­ro­na (1924-2008). El em­pe­ño de Cop­pe­lia, co­mo de tan­tas co­sas en Cu­ba, es de Fi­del Cas­tro, que qui­so com­pe­tir con las más po­pu­la­res mar­cas de he­la­dos ca­na­dien­ses en ca­li­dad y nú­me­ro de sa­bo­res. Se inau­gu­ró el 4 de ju­nio de 1966 y no ha de­ja­do de ser­vir al­gu­na de sus cre­mas ni en los más ex­tre­mos pe­rio­dos de la eco­no­mía cu­ba­na.

Hay un sec­tor pa­ra tu­ris­tas don­de se pa­ga en di­vi­sas sin es­pe­ra, pe­ro lo acon­se­ja­ble, si el ca­mu­fla­je es ade­cua­do, es ha­cer la co­la de ac­ce­so en pe­sos cu­ba­nos, no so­lo por eco­no­mía, sino por cum­plir el ri­to de que la es­pe­ra acre­cien­ta tam­bién el de­seo. Ade­más, si uno no es un “equi­vo­cao” –lo que sig­ni­fi­ca ser bo­bo o en­greí­do– po­drá ha­cer amis­ta­des du­ran­te la lar­ga es­pe­ra en la que al fi­nal es­tá la re­com­pen­sa. A ve­ces se han for­ja­do ma­tri­mo­nios.

FLO­RI­DI­TA,

195 años pre­pa­ran­do dai­qui­ris La ce­le­bra­ción fue el pa­sa­do mes de ju­lio. Una gi­gan­tes­ca co­pa de las que se usan pa­ra el dai­qui­ri y el dry mar­ti­ni al­ber­gó 220 li­tros de la be­bi­da fa­vo­ri­ta de Er­nest He­ming­way. Di­ce la le­yen­da que mu­chos días ha­bía que trans­por­tar al pre­mio No­bel, en es­ta­do

de em­bria­guez, has­ta el cer­cano ho­tel Am­bos Mun­dos, don­de te­nía al­qui­la­da una ha­bi­ta­ción al efec­to de dor­mir la sies­ta. De esa ma­ne­ra se ali­via­ba de des­pla­zar­se has­ta su fin­ca La Vi­gía, que se en­con­tra­ba bas­tan­te apar­ta­da del cen­tro de la ciu­dad. El dai­qui­ri cues­ta en es­te fa­mo­so es­ta­ble­ci­mien­to al­go más de seis dó­la­res al cam­bio. No obs­tanb­te, me­re­ce la pe­na el es­pec­tácu­lo de ob­ser­var a Ni­co­lay Me­sa, el más ha­bi­li­do­so y rá­pi­do de los bar­man del Flo­ri­di­ta, ma­ne­jan­do va­rias ba­ti­do­ras a la vez. El com­ple­men­to, que va por la ca­sa, son una ma­ri­qui­tas de plá­tano, fri­tas co­mo si fue­ran

pa­pas, que com­bi­nan a muer­te con el dai­qui­rí, e in­ci­tan a to­mar­se más de uno. Im­po­si­ble con­du­cir des­pués.

La ofer­ta de tragos em­ble­má­ti­cos se com­ple­ta en La Ha­ba­na con otros si­tios que tam­bién re­sul­tan im­pres­cin­di­bles. Por ejem­plo: la Bo­de­gui­ta de En­me­dio, el bar del res­tau­ran­te Em­pe­ra­dor, en los ba­jos del edi­fi­cio Foc­sa, y al­go más de­ca­den­te, Mon­se­ñor, el si­tio don­de rei­na­ba Bo­la de Nie­ve, so­lo ar­ma­do de su piano.

AGRO­MER­CA­DO DE 19 Y B,

cui­da­do con las pe­sas Des­de el año 1994 es­tán au­to­ri­za­dos en Cu­ba los mer­ca­dos agro­pe­cua­rios o agro­mer­ca­dos. Allí se pue­den com­prar en mo­ne­da na­cio­nal (24 pe­sos cu­ba­nos, me­nos la co­mi­sión, por un dó­lar) to­dos los pro­duc­tos pro­cen­den­tes del cam­po cu­bano: fru­tas, ver­du­ras, hor­ta­li­zas y car­ne de puer­co y car­ne­ro. El ín­di­ce de la in­fla­ción y del cam­bio de di­vi­sas es, en reali­dad, el pre­cio de la li­bra de car­ne de puer­co. Su es­ta­bi­li­dad so­lo se dis­tor­sio­na al fi­nal de año, de­bi­do prin­ci­pal­men­te a que la pu­ja por com­prar la obli­ga­da pier­na de cer­do –pa­ra ha­cer­la al car­bón– dis­pa­ra los pre­cios.

En 19 y B es­tá la me­jor se­lec­ción de to­ma­te, yu­ca, ma­lan­ga y plá­tano. Y tam­bién se en­cuen­tran en tem­po­ra­da los me­jo­res agua­ca­tes del mun­do, man­go, ma­mey y dis­tin­tas ver­du­ras.

El úni­co pro­ble­ma de 19 y B son los pi­ra­tas del co­mer­cio. Se po­nen de acuer­do los dis­tin­tos ofer­tan­tes en el pre­cio fi­nal de sus pro­duc­tos a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na. Mi­la­gro­sa­men­te no hay com­pe­ten­cia y en to­dos los pues­tos se pue­den en­con­trar siem­pre los mis­mos pre­cios. El se­gun­do in­con­ve­nien­te re­si­de en las pe­sas ro­ma­nas. Es di­fí­cil que no te ti­men en el pe­so de una for­ma exa­ge­ra­da. Pe­ro hay una pe­sa di­gi­tal de com­pro­ba­ción.

LA ZO­RRA Y EL CUER­VO,

el me­jor jazz cu­bano No tie­ne pér­di­da; es­tá si­tua­do en la es­qui­na de la ca­lle 23 y N. Su en­tra­da es pro­pia de una pe­lí­cu­la de Ja­mes Bond: una ca­bi­na de te­lé­fono bri­tá­ni­ca es­con­de las es­ca­le­ras de ac­ce­so a es­te tu­gu­rio de­li­cio­so. Lleno de hu­mo, por su­pues­to. En su pe­que­ño es­ce­na­rio, to­dos los días hay una ban­da dis­tin­ta de los me­jo­res mú­si­cos cu­ba­nos. Mu­chos de ellos, ex­tra­or­di­na­ria­men­te jó­ve­nes.

Las des­car­gas, los in­vi­ta­dos y la co­ne­xión con el pú­bli­co ha­cen de La Zo­rra y el Cuer­vo el lu­gar ade­cua­do pa­ra al­can­zar la ma­dru­ga­da ha­ba­ne­ra. La en­tra­da al lo­cal cues­ta al­go más de diez dó­la­res y lle­va in­clui­da la ofer­ta de dos tragos.

La Ha­ba­na es un uni­ver­so de si­len­cios im­po­si­bles. Si us­ted no so­por­ta co­mer, pa­sear o dor­mir con mú­si­ca, abs­tén­ga­se de vi­si­tar La Ha­ba­na. Si no sue­na, no exis­te. Y eso se tra­du­ce en una pro­li­fe­ra­ción de re­pre­sen­tan­tes de la mú­si­ca po­pu­lar cu­ba­na en ca­da ado­quín de La Ha­ba­na vie­ja y en to­do es­ta­ble­ci­mien­to que se pre­cie.

El bo­le­ro es el rey, pe­ro la sal­sa, el cha­cha­chá y la tro­va no de­jan es­pa­cio sin ocu­par. Si quie­re mo­vi­mien­to, la Ca­sa de la Mú­si­ca tie­ne dos se­des en La Ha­ba­na, en Mi­ra­mar y en Ga­liano, con su­cur­sa­les en Tri­ni­dad y Santiago de Cu­ba. El Ga­to Tuer­to, en El Ve­da­do, des­pa­rra­ma bo­le­ros y am­bien­te ca­lien­te en la ma­dru­ga­da. Pa­ra atre­vi­dos, Los Jar­di­nes de la Tro­pi­cal, don­de las tar­des de sal­sa ha­cen su­bir la tem­pe­ra­tu­ra: cu­ba­nía, ma­chis­mo y cer­ve­za,

Cris­tal o Bu­ca­ne­ro, que son las mar­cas de Cu­ba. Pa­ra los más re­fi­na­dos, con­cier­tos de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca en al au­di­to­rio Ama­deo Rol­dán. Y ba­llet, siem­pre ba­llet, en el Gran Tea­tro de la Ha­ba­na. Una ciu­dad que no so­por­ta el si­len­cio. Si tie­ne suer­te, se pue­de uno tro­pe­zar con los Van Van, Sil­vio Ro­drí­guez o Pablo Mi­la­nés.

EL MA­LE­CóN,

el so­fá de los sue­ños ha­ba­ne­ros El ma­le­cón de La Ha­ba­na tie­ne vi­da pro­pia y evo­lu­cio­na con las ho­ras del día. A pri­me­ra ho­ra, cuan­do el sol se di­bu­ja por orien­te, es­tá en re­po­so, aco­gien­do a quie­nes pri­me­ro se lan­zan en un neu­má­ti­co de ca­mión pa­ra pes­car un par­go o un pez pe­rro. Lar­gas ho­ras a la de­ri­va, cur­ti­da la piel por el sol na­cien­te del Ca­ri­be. Al­gu­nos es­for­za­dos co­rren por el ma­le­cón, evi­tan­do el ca­lor tó­rri­do del me­dio­día. Con­for­me avan­za la tar­de se des­li­zan si­gi­lo­sos mu­chos ha­ba­ne­ros pa­ra for­zar los sue­ños y las es­pe­ran­zas. Las pa­re­jas aprie­tan, ellas sen­ta­das en el pre­til, de es­pal­das al mar, mien­tras ellos su­su­rran men­ti­ras de amor. Y cuan­do lle­ga la no­che, los tu­ris­tas se mez­clan con los na­ti­vos y re­ga­tean una bo­te­lla de ron, una ca­ja de ta­ba­co o unos sue­ños im­po­si­bles.

Cer­ca, en Pa­seo y tam­bién en la ca­lle G, los jó­ve­nes de to­das las tri­bus ur­ba­nas des­cu­bren que la vi­da no ne­ce­si­ta nin­gu­na dis­co­te­ca pa­ra sen­tir­se com­ple­tos. Ca­mi­nar por la no­che por el ma­le­cón de La Ha­ba­na cons­ti­tu­ye un for­mi­da­ble ejer­ci­cio de re­la­cio- nes hu­ma­nas en don­de la pi­ca­res­ca, el afec­to y las ga­nas de te­ner no­ti­cias del ex­te­rior per­mi­ten la fu­sión ver­da­de­ra con el al­ma de la ca­pi­tal cu­ba­na. Na­da co­mo una no­che abri­ga­da de con­ver­sa­ción in­te­li­gen­te con to­do el que abor­da o se de­ja abor­dar.

TRO­PI­CA­NA,

la me­mo­ria de La Ha­ba­na vi­va Tro­pi­ca­na –tam­bién sus su­ce­dá­neos– man­tie­ne vi­va la nos­tal­gia de las ru­le­tas de jue­go, los bur­de­les y la no­che in­ter­mi­na­ble de los tiem­pos en los que El Co­man­dan­te to­da­vía no ha­bía man­da­do pa­rar. Tra­jes de len­te­jue­las, mu­chos de ellos des­vaí­dos por el tiem­po, en­vuel­ven cuer­pos de de­seo en don­de la sen­sua­li­dad del Ca­ri­be se ma­ni­fies­ta. Di­cen que los hom­bres y las mu­je­res del es­ce­na­rio no son los de an­tes. Re­fle­jo de una nos­tal­gia in­so­por­ta­ble. Mú­si­ca en di­rec­to, ca­ba­ré del de ver­dad, y tu­ris­tas dis­pues­tos a re­ga­tear con el maî­tre por una bue­na me­sa. A Tro­pi­ca­na hay que ir una so­la vez en la vi­da pa­ra con­tras­tar que to­da­vía exis­te. Es una bur­bu­ja del pa­sa­do que si­gue sien­do un re­cla­mo de los vis­tan­tes ta­llu­di­tos que as­pi­ran a con­tar que es­tu­vie­ron allí. La mís­ti­ca de La Ha­ba­na se sus­ten­ta, so­bre to­do, en la creen­cia de que es­te par­que te­má­ti­co, que es Cu­ba, ter­mi­na­rá por des­va­ne­cer­se. La es­té­ti­ca de la des­truc­ción tie­ne su en­can­to, so­bre to­do pa­ra los tu­ris­tas nor­te­ame­ri­ca­nos que vie­nen ar­ma­dos por una ho­ja de ru­ta que les con­du­ce a to­do lo que es­tá lla­ma­do a eclip­sar­se.

MU­SEO DE BE­LLAS AR­TES,

la luz del Ca­ri­be en lien­zos in­creí­bles Al­ber­ga una ma­ra­vi­llo­sa co­lec­ción de pin­tu­ra cu­ba­na en don­de los clá­si­cos mo­der­nos tie­nen una mag­ní­fi­ca pre­sen­ta­ción ado­ba­da por la luz del Ca­ri­be: Wil­fre­do Lam, Re­né Por­to­ca­rre­ro, Fi­de­lio Pon­ce o An­to­nia Hé­riz. Pa­sar unas ho­ras en el mu­seo es acer­car­se a la esen­cia del Ca­ri­be, que es luz y co­lor, y com­pro­bar que ha­bía vi­da in­te­li­gen­te an­tes de la Re­vo­lu­ción. Los que se fue­ron y los que se que­da­ron, re­fle­ja el arrai­go del cu­bano con su is­la en don­de las au­to­ri­da­des tu­vie­ron la ha­bi­li­dad de fre­nar con in­cen­ti­vos la diás­po­ra de la dé­ca­da de los 80 en que per­so­nas del ta­len­to de To­más Sán­chez o Be­dia cru­za­ron a Mia­mi pro­vo­can­do un agu­je­ro ne­gro que se ha ido ce­rran­do en la me­di­da que los la­zos cul­tu­ra­les en­tre ge­ne­ra­cio­nes de pin­to­res en bus­ca de su obra so­bre­vi­vie­ron a lo que los ha­ba­ne­ros lla­man “la Co­ca Co­la del ol­vi­do”, que se be­bie­ron quie­nes su­cum­bie­ron a una vi­da fue­ra de Cu­ba, lo que pa­ra el al­ma de es­te pue­blo es ca­si im­po­si­ble. El cen­tro tam­bién ex­hi­be una bue­na mues­tra de pin­tu­ra eu­ro­pea, con obras del Re­na­ci­mien­to ita­liano y fla­men­co, el ba­rro­co es­pa­ñol o lien­zos fran­ce­ses del XIX.

LA HA­BA­NA VIE­JA,

la obra de un vi­sio­na­rio La Ha­ba­na vie­ja, co­mo otras ciu­da­des ma­rí­ti­mas y co­lo­nia­les, se de­jó en­vol­ver por la Bahía, que es puer­to de en­tra­da y sa­li­da en­tre los dos la­dos del océano Atlán­ti­co: es­plén­di­da ba­ñe­ra na­tu­ral, abri­go de cor­sa­rios, pi­ra­tas y bri­tá­ni­cos, fue ca­paz de de­fen­der­se ca­si siem­pre so­lo con la uti­li­za­ción in­te­li­gen­te de su oro­gra­fía. La Bahía tie­ne puer­ta y can­da­do. El ca­ño­na­zo de las nue­ve de la no­che re­me­mo­ra los tiem­pos en los que a esa ho­ra se echa­ba el ce­rro­ja­zo a la ciu­dad. La ce­rra­du­ra re­sul­ta­ba sim­ple: una grue­sa y pe­sa­da ca­de­na atra­ve­sa­ba la Bahía ca­da ano­che­cer im­pi­dien­do el ac­ce­so o la sa­li­da a cual­quier em­bar­ca­ción.

Vi­si­tar el Cas­ti­llo de los Tres Reyes del Mo­rro pa­ra en­ten­der el com­ple­jo en­tra­ma­do de ar­qui­tec­tu­ra mi­li­tar de La Ha­ba­na, es acer­car­se al sen­ti­do de la ciu­dad. Des­de allí se en­tien­de el ti­ra­lí­neas con el que fue crea­da la ca­pi­tal cu­ba­na. Nom­bres tan es­pa­ño­les co­mo Obis­po, Amar­gu­ra, Pra­do o Ca­te­dral se­ña­lan un iti­ne­ra­rio im­pres­cin­di­ble que se va res­tau­ran­do con el uso in­te­li­gen­te de re­cur­sos es­ca­sos. El ar­tí­fi­ce de es­ta re­crea­ción ac­ti­va del pa­sa­do es el his­to­ria­dor de la ciu­dad, Eu­se­bio Leal. Se le pue­de ver por la ca­lle con­ver­san­do con los ve­ci­nos y es uno de los hom­bres más po­de­ros de Cu­ba. In­to­ca­ble en to­das las evo­lu­cio­nes po­lí­ti­cas del ré­gi­men.

La Ha­ba­na vie­ja pue­de pa­re­cer a sim­ple vis­ta un ver­da­de­ro par­que te­má­ti­co del pa­sa­do, pe­ro es­tá muy vi­va: des­de el in­tere­san­te Mu­seo del Cho­co­la­te al bu­lli­cio de la ca­lle Obis­po, en don­de di­cen que in­clu­so se pue­de rea­li­zar un pac­to con el dia­blo.

Y es que la ca­pi­tal del país me­re­ce tiem­po, pa­cien­cia y sen­ti­do de la ob­ser­va­ción pa­ra des­cu­brir, des­de La Ha­ba­na vie­ja, el mi­la­gro

El Tro­pi­ca­na man­tie­ne vi­va la nos­tal­gia con su ca­ba­ré de ver­dad y sus be­llas mu­je­res, ves­ti­das con tra­jes de len­te­jue­las, que trans­mi­ten la más pu­ra sen­sua­li­dad ca­ri­be­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.