La mon­ta­ña sa­gra­da

Viajar - - LABRÚJULA -

Con­vie­ne vol­ver a Pafos pa­ra ata­car des­de allí la ex­plo­ra­ción de Tróo­dos, una pe­que­ña cor­di­lle­ra que al­can­za los 2.000 me­tros. A las afue­ras de Pafos, en un ba­rrio de ri­cos (Ta­la) se en­cuen­tra la cue­va y mo­nas­te­rio de Agios Neó­fi­tos. Es­te as­ce­ta vi­vió en la cue­va de un acan­ti­la­do, allá por el si­glo XI, y se hi­zo pin­tar co­mo san­to (sin ha­ber­se to­ma­do la mo­les­tia de mo­rir an­tes). Lue­go le cons­tru­ye­ron, aba­jo, una igle­sia bi­zan­ti­na, con fres­cos y un sar­có­fa­go de oro pa­ra sus hue­sos y un re­li­ca­rio de pla­ta pa­ra su crá­neo. Hay un pe­que­ño mu­seo, nue­ve mon­jes, no­ven­ta ga­tos y mu­cho au­to­car de tu­ris­tas. Me­nos son los cu­rio­sos que se aven­tu­ran por las cal­za­das asil­ves­tra­das que cru­zan pue­blos ab­sor­tos y se in­ter­nan en Tróo­dos. Una lás­ti­ma, por­que en la mon­ta­ña se ocul­tan jo­yas bi­zan­ti­nas, en­tre otras diez igle­sias de­cla­ra­das por la Unesco Patrimonio de la Hu­ma­ni­dad. Ade­más, la mon­ta­ña es una bue­na ma­ne­ra de cap­tar otro ros­tro me­nos tó­pi­co de Chi­pre. En­tre bos­ques de ce­dros se ocul­tan vi­llas ve­ra­nie­gas, y has­ta hay pis­tas de es­quí. Pe­ro nie­va po­co, en reali­dad hay po­ca agua en ge­ne­ral; así que por las fal­das de Tróo­dos se es­ca­lo­na un cen­te­nar de pe­que­ños em­bal­ses pa­ra lu­char con­tra el pro­ble­ma se­cu­lar de la sed (que ape­nas ali­vian las mo­der­nas desala­do­ras). Un pue­blo ejem­plar pue­de ser Ka­ko­pe­tria, en la ca­ra nor­te. Bas­tan­te ale­ja­do, cer­ca ya de la au­to­pis­ta a Ni­co­sia, Lef­ka­ra es el más ex­plo­ta­do; son dos en reali­dad, de arri­ba y de aba­jo (Pano y Ka­to Lef­ka­ra). El de arri­ba es pu­ro es­ca­pa­ra­te, don­de se mer­can los más afa­ma­dos en­ca­jes y bor­da­dos a mano, y tam­bién fi­li­gra­na de pla­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.