Via­je por el co­ra­zón de la In­dia

De la sa­gra­da Be­na­rés a las cue­vas de Ajan­ta y Ello­ra

Viajar - - SUMARIO - tex­to: Án­gel Mar­tí­nez Ber­me­jo

Es­te via­je ex­tra­or­di­na­rio re­co­rre 1.300 ki­ló­me­tros que atra­vie­san la In­dia de noreste a su­r­oes­te. Des­de los ghats de la ciu­dad san­ta de Be­na­rés en las ori­llas del río Gan­ges has­ta las es­pec­ta­cu­la­res cue­vas de Ajan­ta y Ello­ra.

El es­cri­tor Án­gel Mar­tí­nez Ber­me­jo na­rra y pro­po­ne en es­te re­por­ta­je un via­je ex­tra­or­di­na­rio: 1.300 km que atra­vie­san la In­dia de noreste a su­r­oes­te. De los ghats de la ciu­dad san­ta de Be­na­rés en las ori­llas del río Gan­ges has­ta las es­pec­ta­cu­la­res cue­vas de Ajan­ta y Ello­ra, en el Es­ta­do de Maha­ras­tra. Un via­je re­ple­to de te­so­ros, ciu­da­des per­di­das y lu­ga­res inol­vi­da­bles.

ama­ne­ce y el sol ilu­mi­na la ciu­dad. Des­de ha­ce mi­les de años, es­te mo­men­to se ce­le­bra en Be­na­rés co­mo en nin­gún otro lu­gar del mun­do. La ori­lla oc­ci­den­tal del Gan­ges es­tá lle­na de gen­te afa­nán­do­se en sus ta­reas y en pu­ri­fi­car­se en es­tas aguas sa­gra­das. El Gan­ges, al pa­sar por Be­na­rés, a ve­ces pa­re­ce una in­men­sa co­rrien­te de té os­cu­ro, no es­pe­cial­men­te an­cho, pe­ro la gran­de­za de al­gu­nos ríos no se mi­de en me­tros. Tam­bién sor­pren­de la di­fe­ren­cia en­tre las ori­llas: la oc­ci­den­tal, re­bo­san­te de gen­te y de edi­fi­cios que tre­pan por una la­de­ra em­pi­na­da; la orien­tal es una gran pla­ya lla­na y de­sier­ta. Di­cen que Be­na­rés es la ciu­dad más an­ti­gua del mun­do. Quién sa­be. Pe­ro su ori­gen es­tá en un sim­ple de­ta­lle fí­si­co: el Gan­ges, que co­rre nor­mal­men­te de oes­te a es­te, ha da­do un gi­ro y en es­te lu­gar va de sur a nor­te. La ciu­dad, crea­da a par­tir de esa la­de­ra em­pi­na­da que se hun­de en las aguas, re­ci­be di­rec­ta­men­te los ra­yos del sol al ama­ne­cer. Apro­ve­chan­do el des­ni­vel, cual­quier tem­plo, pa­la­cio, cho­za, cual­quier per­so­na sen­ta­da en la ori­lla re­ci­bi­rá ca­da día la ben­di­ción de Sur­ya, el dios Sol, a ori­llas del río sa­gra­do. No hay me­jor lu­gar pa­ra vi­vir. Ni pa­ra mo­rir.

Tam­bién di­cen que quien ten­ga la di­cha de mo­rir en Be­na­rés re­ci­bi­rá de Shi­va, al ex­ha­lar su úl­ti­mo sus­pi­ro, las ins­truc­cio­nes pre­ci­sas pa­ra con­se­guir el moks­ha –la unión con el al­ma uni­ver­sal– y li­brar­se del ci­clo de la re­en­car­na­ción. Por las ca­lles, en­tre lo­ca­les que ofre­cen co­ne­xión rá­pi­da a In­ter­net, se ve pa­sar a los por­tea­do­res que trans­por­tan los cuer­pos de los di­fun­tos a los ghats, las es­ca­li­na­tas que sur­gen del río, pa­ra lle­var a ca­bo la in­ci­ne­ra­ción. En el mun­do, el con­tac­to con la muer­te se ocul­ta, los ce­men­te­rios y los cre­ma­to­rios se lle­van a lu­ga­res apar­ta­dos. En Be­na­rés es to­do lo con­tra­rio, y por eso no hay lu­gar que se le com­pa­re.

Be­na­rés ofre­ce una en­se­ñan­za so­bre la vi­da y la muer­te. Pe­ro, mien­tras es­ta lle­ga, hay que se­guir en es­te mun­do, y la gen­te lo mis­mo se ba­ña en el Gan­ges pa­ra pu­ri­fi­car su al­ma co­mo pa­ra la­var­se los dientes o re­fres­car­se en las ho­ras de más ca­lor. A ori­llas del Gan­ges los pe­rros se co­men las ofren­das de­ja­das a los dio­ses y siem­pre hay sad­hus en tran­ce (más o me­nos au­tén­ti­co), sa­cer­do­tes que afei­tan la ca­be­za a los be­bés, per­so­nas se­rias que ha­cen guir­nal­das de flo­res, pe­re­gri­nos ves­ti­dos de co­lor na­ran­ja, jó­ve­nes vien­do ví­deos de Bolly­wood en sus mó­vi­les, bú­fa­los me­ti­dos en el agua y va­cas que pa­sean des­orien­ta­das por el bu­lli­cio. Pe­ro los tiem­pos cam­bian. En la An­ti­güe­dad clá­si­ca, Ca­ron­te lle­va­ba en bar­ca a las al­mas de los muer­tos a tra­vés del río Es­ti­gia y aho­ra en Be­na­rés los bar­que­ros lle­van a los tu­ris­tas a ver las cre­ma­cio­nes.

Los tem­plos más fa­mo­sos de la In­dia.

Hay una ru­ta por el co­ra­zón de es­te país in­son­da­ble pa­ra lle­gar des­de Be­na­rés a las cue­vas de Ajan­ta y Ello­ra, lu­ga­res con nom­bres que re­sue­nan des­de siem­pre en la men­te pe­ro de los que, por al­gu­na ra­zón, ape­nas se ha­bla. El ca­mino has­ta allá atra­vie­sa el Es­ta­do de Mayd­ha Pra­desh, el co­ra­zón de la In­dia, don­de el ti­gre me­ro­dea en los res­tos de bos­que y se con­ser­van al­gu­nos de los ma­yo­res triun­fos del ar­te in­dio. Al­gu­nos días de la se­ma­na sa­le un tren noc­turno des­de Be­na­rés que lle­ga di­rec­ta­men­te a Kha­ju­raho, don­de se en­cuen­tran los tem­plos más fa­mo­sos de la In­dia. Es un via­je a tra­vés de la no­che en don­de se vi­ve esa In­dia del fe­rro­ca­rril, la can­ta­da por Ki­pling, Rus­kin Bond y Sat­ya­jit Ray. La In­dia que no duer­me, la de las es­ta­cio­nes en las que el con­voy se de­tie­ne unos mi­nu­tos, la de las som­bras es­pe­sas y los ten­de­re­tes que se ilu­mi­nan con fa­ro­les de gas, la que es­pe­ra en me­dio de la so­le­dad a que ocu­rra al­go. Lue­go, el tren lle­ga

por la ma­ña­na tem­prano a Kha­ju­raho, un pue­blo mo­des­to, con las va­cas tum­ba­das en la ca­lle. Con­ve­nien­te­men­te apar­ta­dos, es­tán los tem­plos. Los tem­plos de Kha­ju­raho... otra de esas co­sas que no tie­nen equi­va­len­te. No me re­fie­ro a la ca­li­dad de los tra­ba­jos es­cul­tó­ri­cos en sí –los hay igua­les co­mo mí­ni­mo en otros tem­plos in­dios– ni por su­pues­to a la de la ar­qui­tec­tu­ra, en la que no se fi­ja na­die. Aquí to­do el mun­do vie­ne por los re­lie­ves, por la can­ti­dad y la va­rie­dad de las es­ce­nas se­xua­les que ador­nan los ex­te­rio­res de los tem­plos. En Kha­ju­raho hay un gran con­jun­to de 22 tem­plos. So­lo uno se man­tie­ne abier­to al cul­to y los de­más son en reali­dad un mu­seo. Hay otros tem­plos en los al­re­de­do­res, pe­ro sin mor­bo. Las guías di­cen que es­tos tem­plos se le­van­ta­ron al­re­de­dor del año 1000 de nues­tra era. Cuan­do en Eu­ro­pa se vi­vía la cri­sis del mi­le­na­ris­mo, en es­ta par­te de la In­dia se ofre­cía un mues­tra­rio de las di­fe­ren­tes ma­ne­ras de co­pu­lar. Es­ta úl­ti­ma fra­se es una re­duc­ción exa­ge­ra­da por­que, evi­den­te­men­te, lo que cuen­tan es­tas es­cul­tu­ras es mu­cho más que eso. Pe­ro lo me­nos que pue­des pre­gun­tar­te al vi­si­tar esos tem­plos es có­mo y por qué se mues­tra de for­ma tan ex­plí­ci­ta en es­te lu­gar.

Otra du­da que plan­tea Kha­ju­raho es si ha­bía con­jun­tos se­me­jan­tes de tem­plos en otros lu­ga­res de la In­dia. Es po­si­ble. Sa­be­mos que la in­va­sión mo­go­la, des­de el si­glo XII, tra­jo con­si­go la des­truc­ción de cen­te­na­res de tem­plos hin­dúes. Se pue­de pen­sar que ha­bía otros kha­ju­rahos que no tu­vie­ron la suer­te de es­te, que se sal­vó al ser cu­bier­to por la sel­va. Qué es­pec­ta­cu­lar ha­brá si­do des­cu­brir es­tos tem­plos ol­vi­da­dos du­ran­te si­glos y to­par­se con es­tas es­cul­tu­ras. Alberto Mo­ra­via de­cía que las re­pre­sen­ta­cio­nes im­pa­si­bles del ac­to se­xual es­cul­pi­das en el con­torno de tem­plos res­que­bra­ja­do, es­con­di­das en­tre zar­zas y ár­bo­les, de­bían de pa­re­cer ger­mi­na­cio­nes es­pon­tá­neas de la sel­va más que crea­cio­nes hu­ma­nas. Aho­ra re­sul­ta cu­rio­so re­co­rrer el con­jun­to ro­dea­do de fa­mi­lias que lle­van a sus hi­jos a ver es­te re­cuer­do de su his­to­ria. Hay pa­re­jas de re­cién ca­sa­dos que, cuan­do lle­gan a rin­co­nes con imá­ge­nes subidas de tono, al­gu­nas mu­je­res se que­dan re­za­ga­das y el hom­bre se acer­ca pa­ra ob­ser­var los de­ta­lles. ¿Es­ta­rá pen­san­do en co­piar la es­ce­na? ¿Le pro­pon­drá al­go se­me­jan­te a su es­po­sa? Se­gu­ra­men­te no, y qui­zá es­tas es­ta­tuas sean en reali­dad la re­pre­sen­ta­ción de un or­den cós­mi­co que no se pue­de ver.

Las ma­ra­vi­llas de Orch­ha.

Kha­ju­raho tie­ne la be­lle­za quie­ta de los mu­seos. La vi­da bu­lli­cio­sa la en­con­tré la no­che que lle­gué a Orch­ha y se ce­le­bra­ba un me­la, un fes­ti­val, que ha­bía atraí­do a mi­les de pe­re­gri­nos. Lle­va­do por el rui­do, la mú­si­ca y la gen­te lle­gué a una gran pla­za do­mi­na­da por un tem­plo in­men­so que te­nía las di­men­sio­nes y, en la os­cu­ri­dad, la apa­rien­cia de una gran ca­te­dral gó­ti­ca. Ha­bía gri­tos, cán­ti­cos, mú­si­ca y bai­les. Se for­ma­ban co­rros al­re­de­dor de mú­si­cos y can­tan­tes. Cuan­do uno arran­ca­ba a can­tar, otros le ha­cían el co­ro y to­dos te­nían los ojos ilu­mi­na­dos por el fer­vor. En ca­da gru­po ha­bía una o dos hij­ras –hom­bres que vi­ven y vis­ten co­mo mu­je­res– que bai­la­ban con ges­tos y mo­vi­mien­tos que creo no ha­ría nin­gu­na mu­jer en pú­bli­co. Sin em­bar­go, a po­cos me­tros, por una ca­lle so­li­ta­ria que lle­ga­ba a un puen­te, des­cu­brí un gru­po de pa­la­cios que pa­re­cían sa­ca­dos de Las mil y una no­ches. Orch­ha tie­ne al­go de ex­tra­or­di­na­rio, de mis­te­rio­so. Se­gún pa­re­ce, su nom­bre sig­ni­fi­ca

Lu­gar es­con­di­do, y fue en prin­ci­pio una for­ta­le­za, un bas­tión de­fen­si­vo en­cla­va­do en un lu­gar ex­cep­cio­nal: la is­la for­ma­da por dos bra­zos del río Bet­wa. En 1531, el lu­gar de­bía de ser una zo­na bos­co­sa, una sel­va ca­si im­pe­ne­tra­ble, don­de se re­fu­gia­ron los bun­de­las, un gru­po que ha­bía si­do ex­pul­sa­do de sus tie­rras ori­gi­na­rias. Su nom­bre, tam­bién le­gen­da­rio, sig-

ni­fi­ca “el que ha ofre­ci­do san­gre” por un sa­cri­fi­cio que el fun­da­dor de la di­nas­tía ha­bía he­cho, si­glos atrás, a una dio­sa de la mon­ta­ña.

Du­ran­te un par de si­glos la ciu­dad pros­pe­ró al tiem­po que los miem­bros de la di­nas­tía rei­nan­te se ase­si­na­ban en­tre ellos pa­ra con­se­guir el trono. De esos años de es­plen­dor son es­ta ex­tra­or­di­na­ria can­ti­dad de for­ta­le­zas, tem­plos, pa­be­llo­nes de ca­za, mu­ra­llas, ce­no­ta­fios y puen­tes que aho­ra trans­mi­ten una inasi­ble sen­sa­ción de his­to­ria per­di­da, de ci­vi­li­za­ción des­apa­re­ci­da, de cul­tu­ra co­mi­da por el tiem­po, la na­tu­ra­le­za y el ol­vi­do. Por el día, en los pa­la­cios aban­do­na­dos en­con­tré pin­tu­ras mu­ra­les que mues­tran mu­je­res que su­je­tan pa­vos reales co­mo si fue­ran sus be­bés, va­gué en­tre pa­be­llo­nes som­bríos de­co­ra­dos con frag­men­tos de es­pe­jos, co­mo mo­sai­cos bri­llan­tes. Pa­sé jun­to a un gru­po de mu­je­res ves­ti­das con sa­ris de bri­llan­tes co­lo­res, y me ima­gi­né có­mo ha­brían si­do es­tas salas en otros tiem­pos –lle­nas de mú­si­cos y poe­tas, pin­to­res y dan­za­ri­nas–, con las mu­je­res del rey de Orch­ha re­clui­das en sus apo­sen­tos e in­ten­tan­do vi­vir una vi­da lu­jo­sa y pla­cen­te­ra en un pa­la­cio ro­dea­do de sel­va.

Sha­dia­bad, la “Ciu­dad de la Ale­gría”.

A lo lar­go de los si­glos, lo que aho­ra es Madh­ya Pra­desh ha si­do lu­gar de pa­so y con­quis­ta de to­dos los po­de­ro­sos de la In­dia. Es­tas tie­rras han per­te­ne­ci­do a em­pe­ra­do­res maur­ya y re­yes gup­ta, a prín­ci­pes de Par­mar y ra­jás de Mal­wa, a sul­ta­nes de Del­hi y a los gran­des mo­go­les, y a los so­be­ra­nos ma­rat­ha que se

en­fren­ta­ron a los in­gle­ses. To­do un li­bro de his­to­ria que se va abrien­do a me­di­da que se re­co­rren los ki­ló­me­tros y te aden­tras en la me­se­ta del Dec­can o se cru­zan ríos sa­gra­dos co­mo el Nar­ma­da. Tam­bién te en­cuen­tras con mu­je­res car­ga­das de jo­yas y ves­ti­das de co­lo­res bri­llan­tes que son adi­va­sis, los in­dios de gru­pos tri­ba­les que ha­bi­tan des­de ha­ce mi­le­nios es­tas tie­rras cen­tra­les del sub­con­ti­nen­te. Tras la pis­ta de to­das es­tas cul­tu­ras que se han ido su­per­po­nien­do a lo lar­go de los si­glos hay que lle­gar a Man­du, la ciu­dad que en el si­glo XV al­can­zó la ci­ma de su glo­ria y aho­ra mues­tra sus res­tos dis­per­sos en­tre co­li­nas don­de se afir­man los bao­babs. La an­ti­gua ca­pi­tal de Mal­wa, den­tro del im­pe­rio mo­gol, es­tu­vo en ma­nos de un con­quis­ta­dor af­gano y es­ta di­nas­tía prin­ci­pes­ca de gue­rre­ros y poe­tas creó la que las cró­ni­cas de su tiem­po lla­ma­ron Sha­dia­bad, la Ciu­dad

de la Ale­gría, don­de pros­pe­ró una cor­te de ar­qui­tec­tos, pin­to­res y poe­tas. Se di­ce que el in­men­so ha­rén del prín­ci­pe lle­gó a te­ner 15.000 con­cu­bi­nas, que eran vi­gi­la­das por un es­cua­drón fe­me­nino de guar­dia­nas tur­cas y abi­si­nias. Den­tro de sus mu­ra­llas aho­ra re­co­rres pa­la­cios que pa­re­cen flo­tar so­bre los es­tan­ques. Tam­bién hay mez­qui­tas, ba­ños, pa­be­llo­nes de re­creo, to­rres le­van­ta­das pa­ra ce­le­brar vic­to­rias, ma­dra­zas y pis­ci­nas. En­tre unos y otros hay ca­mi­nos so­li­ta­rios que ser­pen­tean jun­to a rui­nas cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción tro­pi­cal que se al­zan al bor­de de pre­ci­pi­cios. Jun­to a la pe­que­ña po­bla­ción ac­tual de Man­du acom­pa­ñé a las fa­mi­lias in­dias en pe­re­gri­na­ción al mau­so­leo de Hos­hang. Es pro­ba­ble que sea el mo­nu­men­to de már­mol más an­ti­guo de la In­dia, la cum­bre de la ar­qui­tec­tu­ra af­ga­na del sub­con­ti­nen­te, y en su tiem­po era tan ad­mi­ra­do que el em­pe­ra­dor Sha Jahan en­vió a sus ar­qui­tec­tos pa­ra que lo co­no­cie­ran a la ho­ra de con­ce­bir el Taj Mahal. En Man­du hay mez­qui­tas. La his­to­ria re­li­gio­sa de es­ta re­gión an­te­rior a la lle­ga­da de los con­quis­ta­do­res mu­sul­ma­nes se mues­tra en las cue­vas de Ajan­ta y Ello­ra, esos tem­plos ta­lla­dos en las ro­cas pa­ra ren­dir cul­to a las re­li­gio­nes na­ci­das en la In­dia.

El te­so­ro de Ajan­ta.

El em­pla­za­mien­to de Ajan­ta es ex­cep­cio­nal: un des­fi­la­de­ro ta­lla­do en la ro­ca ba­sál­ti­ca por el río Wag­ho­ra. Hay un pun­to en el que el río tra­za una cur­va pro­nun­cia­da y ca­si se cie­rra so­bre sí mis­mo. Jus­ta­men­te allí, en el la­do cón­ca­vo de la gar­gan­ta, es­tán las cue­vas, un con­jun­to de 28 gru­tas ar­ti­fi­cia­les, ta­lla­das pe­no­sa­men­te ha­ce si­glos en es­te re­mo­to rincón de las mon­ta­ñas en lo que aho­ra es el in­te­rior pro­fun­do del Es­ta­do de Maha­rash­tra. Lle­gas a Ajan­ta con la men­te lle­na de his­to­rias. Co­mo la de esa co­mu­ni­dad bu­dis­ta que flo­re­ció en es­te apar­ta­do lu­gar en tiem­pos de un rey hin­duis­ta. De las ge­ne­ra­cio­nes de hom­bres que ta­lla­ron la ro­ca pa­ra re­pro­du­cir, en el in­te­rior, los de­ta­lles de los edi­fi­cios –te­chos abo­ve­da­dos, pi­la­res–, aun­que no fue­ran necesarios es­truc­tu­ral­men­te. O la de esa par­ti­da de ofi­cia­les bri­tá­ni­cos que en 1819 ba­tía la zo­na en bus­ca de al­gún ti­gre y un mu­cha­cho bhil, el gru­po tri­bal que ha­bi­ta­ba la zo­na, los lle­vó has­ta el bor­de del pre­ci­pi­cio y les se­ña­ló la en­tra­da a una de las cue­vas. Ahí den­tro se es­con­día uno de los ma­yo­res te­so­ros de la es­cul­tu­ra y de la pin­tu­ra mu­ral an­ti­gua de la In­dia. So­bre to­do de la pin­tu­ra. Un con­jun­to co­mo Ajan­ta no se creó en un mo­men­to. Las cue­vas más an­ti­guas fue­ron ex­ca­va­das pro­ba­ble­men­te en el si­glo II a.C. y, du­ran­te dos o tres si­glos, se desa­rro­lló un pe­que­ño com­ple­jo mo­nás­ti­co en el que se re­fu­gia­ban en los me­ses del mon­zón los san­to­nes bu­dis­tas que pe­re­gri­na­ban por la re­gión. Mu­cho tiem­po des­pués, en la se­gun­da mi­tad del si­glo V, Ajan­ta vol­vió a flo­re­cer y se con­vir­tió en uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de cul­tu­ra bu­dis­ta de la In­dia.

No hay na­da que te pre­pa­re pa­ra la ma­ra­vi­lla que apa­re­ce en al­gu­nas de es­tas cue­vas. En la nú­me­ro 1 se en­cuen­tran al­gu­nas de las obras maes­tras de Ajan­ta: el Bu­da es­cul­pi­do más gran­de de to­do el con­jun­to y unos mu­ra­les que qui­tan la res­pi­ra­ción. Ahí es­tá una de las pin­tu­ras más her­mo­sas de Asia, la del bod­hi­satt­va Pad­ma­pa­ni. Es la fi­gu­ra de un hom­bre con el tor­so des­nu­do, con una co­ro­na pun­tia­gu­da y una flor de lo­to en una mano, con el cuer­po li­ge­ra­men­te cur­va­do, co­mo si es­tu­vie­ra dan­zan­do. Su ca­ra re­fle­ja la tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta. To­das las cue­vas de Ajan­ta son de ori­gen bu­dis­ta, aun­que mu­chas ta­lla­das ba­jo el pa­tro­ci­nio de to­le­ran­tes re­yes hin­duis­tas, pe­ro las de Ello­ra mues­tran un pro­ce­so di­fe­ren­te. La de­ca­den­cia de Ajan­ta coin­ci­de con la in­tran­si­gen­cia de es­tos mo­nar­cas, lo que lle­vó al ol­vi­do de Ajan­ta y a con­ver­tir a Ello­ra en un cen­tro hin­dú.

Las cue­vas de Ello­ra –con tem­plos de ori­gen bu­dis­ta, hin­dú y jai­nis­ta– es­tán ta­lla­das en una la­de­ra ro­co­sa de unos dos ki­ló­me­tros de lon­gi­tud.

El mau­so­leo de Hos­hang en Man­du es pro­ba­ble­men­te el mo­nu­men­to de már­mol más an­ti­guo de la In­dia. El em­pe­ra­dor Sha Jahan en­vió a sus ar­qui­tec­tos pa­ra que lo es­tu­dia­ran an­tes de con­ce­bir el fa­mo­so Taj Mahal. En la pá­gi­na si­guien­te, es­tu­pa en San­chi, don­de se en­cuen­tran los mo­nu­men­tos bu­dis­tas más an­ti­guos y me­jor con­ser­va­dos de la In­dia.

Los tem­plos de Kha­ju­raho no tie­nen equi­va­len­te en la In­dia ni en otros paí­ses. Ol­vi­da­dos du­ran­te si­glos, la sel­va los pre­ser­vó de su po­si­ble des­truc­ción por las tro­pas mo­go­las. Par­te de su fa­ma se de­be a las es­ce­nas se­xua­les que ador­nan los re­lie­ves de los tem­plos. En Kha­ju­raho hay un gran con­jun­to de 22 tem­plos. So­lo uno se man­tie­ne abier­to al cul­to y los de­más son en reali­dad un mu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.