Los via­jes de Fer­nan­do True­ba

Pre­mio Na­cio­nal de Ci­ne­ma­to­gra­fía 2015 y ga­na­dor de un Os­car por “Be­lle Épo­que”, aca­ba de es­tre­nar “La Rei­na de Es­pa­ña”, la se­gun­da par­te de “La ni­ña de tus ojos”, ro­da­da en Bu­da­pest y en la sie­rra de Ma­drid. Al rea­li­za­dor le en­can­ta via­jar, des­cu­brir esc

Viajar - - SUMARIO - TEX­TO: Ja­vier del Cas­ti­llo

Le en­can­ta via­jar, des­cu­brir es­ce­na­rios, co­no­cer cul­tu­ras y re­fu­giar­se en ho­te­les del mun­do pa­ra pre­pa­rar sus pe­lí­cu­las.

Pe­se a ser uno de los di­rec­to­res de ci­ne que más pe­lí­cu­las ha ro­da­do fue­ra de Es­pa­ña, Fer­nan­do True­ba no re­nun­cia a cier­tos há­bi­tos, ni a com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos con su pro­pia his­to­ria per­so­nal. Si­gue vi­vien­do en la mis­ma vi­vien­da de siem­pre –con un pe­que­ño pa­tio y un es­tu­dio in­de­pen­dien­te de ella–, con­fie­sa que le en­can­ta ir­se de ca­sa, pe­ro tam­bién re­co­no­ce que “so­lo hay una co­sa que me en­can­ta más: vol­ver lue­go a ella”. A sus 61 años, el re­co­no­ci­do y pre­mia­do rea­li­za­dor pue­de pre­su­mir de ha­ber via­ja­do por ca­si to­do el mun­do, sal­vo por el con­ti­nen­te afri­cano, y de ha­ber ro­da­do en es­ce­na­rios de una gran be­lle­za na­tu­ral, co­mo Pon­te de Lima, cer­ca de Via­na do Cas­te­lo, en Por­tu­gal (La ni­ña de tus ojos), o en ciu­da­des tan cau­ti­va­do­ras co­mo Pra­ga y Bu­da­pest.

¿Có­mo re­su­mi­ría su re­la­ción con el mun­do de los via­jes?

Yo no soy na­da tu­ris­ta. Ja­más iría a un si­tio pa­ra ver­lo. Sin em­bar­go, soy un gran via­je­ro. He ro­da­do por to­do el mun­do: dos pe­lí­cu­las en Por­tu­gal, una en Fran­cia, otra en Mia­mi, una en Nue­va York... He ro­da­do en Bra­sil, en Cu­ba, en Chi­le, en Pra­ga y la úl­ti­ma (La Rei­na de Es­pa­ña) en Bu­da­pest. Es muy in­tere­san­te ir a los si­tios con al­go que ha­cer, por­que es co­mo los co­no­ces de ver­dad. Cuan­do uno va de tu­ris­ta, pa­re­ce que es­tá obli­ga­do a ha­cer la fo­to del si­tio pa­ra de­jar cons­tan­cia de que ha es­ta­do allí.

Sus via­jes, en­ton­ces, vie­nen bas­tan­te mar­ca­dos por las lo­ca­li­za­cio­nes pa­ra los ro­da­jes.

Cla­ro. Pa­ra la úl­ti­ma pe­lí­cu­la ne­ce­si­tá­ba­mos en­con­trar unos es­tu­dios de ci­ne de los años 50, que en Ma­drid ya no exis­ten. Em­pe­za­mos via­jan­do a Bue­nos Ai­res, pe­ro los ter­mi­na­mos en­con­tran­do en Bu­da­pest. Co­mo el mú­si­co de la pe­lí­cu­la es po­la­co, gra­ba­mos la mú­si­ca con la Sin­fó­ni­ca de Var­so­via e hi­ci­mos las mez­clas en su es­tu­dio de Cra­co­via. El téc­ni­co de so­ni­do es sui­zo y tie­ne el es­tu­dio en un pue­ble­ci­to cer­cano al la­go Le­man… Pues allí que me fui.

No ca­be du­da de que es una bue­na ex­cu­sa pa­ra via­jar.

Y co­no­ces a la gen­te. Lo­ca­li­zan­do por Bu­da­pest vi­si­tas los ba­rrios; en ca­da ba­rrio te to­ca una co­sa, co­mes o ce­nas por allí, y aca­bas co­no­cien­do me­jor esa ciu­dad y tam­bién sus al­re­de­do­res. Me­jor que si vas so­lo a ver el mu­seo, la pla­za, la vie­ja si­na­go­ga y el no sé qué.

“He ro­da­do por to­do el mun­do: Por­tu­gal, Nue­va York, Fran­cia, Mia­mi, Bra­sil, Cu­ba, Chi­le, Pra­ga y la úl­ti­ma (“La Rei­na de Es­pa­ña”) en Bu­da­pest”

¿Al­gu­na ciu­dad que le ha­ya cau­ti­va­do es­pe­cial­men­te?

Ca­da ciu­dad es co­mo una per­so­na dis­tin­ta. Tie­ne su pro­pio olor, un olor pe­cu­liar, y sus pro­pios co­lo­res... No tie­nes la mis­ma re­la­ción con Pa­rís, Nue­va York o Lon­dres. Hay ciu­da­des que me gus­tan mu­cho, y San Fran­cis­co es una de ellas. Tam­bién me gus­ta mu­cho Mel­bour­ne. La pro­pia Gi­ne­bra, en la que es­tu­ve ha­ce po­co, es un si­tio ideal pa­ra ca­mi­nar y cru­zar el la­go Le­man vein­te ve­ces. Pe­ro, si me pre­gun­tas por una ciu­dad pa­ra que­dar­me a vi­vir, ele­gi­ría Río de Ja­nei­ro.

¿Por al­gu­na ra­zón es­pe­cial?

“Ca­da ciu­dad es co­mo una per­so­na dis­tin­ta. Tie­ne su pro­pio olor y sus pro­pios co­lo­res”

Tie­ne una co­sa muy bo­ni­ta: unos ba­rrios tan bien de­li­mi­ta­dos y tan di­fe­ren­tes. No es lo mis­mo La­goa que Bo­ta­fo­go de Le­blon. La ciu­dad tie­ne un al­go que me gus­ta mu­cho, pe­ro no iría ja­más a Río en car­na­val. Me pa­sa lo mis­mo en Ma­drid. Es muy bo­ni­to pen­sar que la gen­te sa­le a la ca­lle, que se di­vier­te, pe­ro a mí me ago­bia. Pre­fie­ro es­tar sen­ta­do con los ami­gos, to­mán­do­me unas ca­ñas.

¿Qué bus­ca en una ciu­dad, ade­más de la be­lle­za o la cul­tu­ra?

A mí me gus­ta ir a ciu­da­des don­de ten­go ami­gos. Mis ciu­da­des fa­vo­ri­tas siem­pre es­tán re­la­cio­na­das con esa cir­cuns­tan­cia. Sa­bes que vas a ir a Pa­rís o Nue­va York y vas a lla­mar a ese ami­go pa­ra ir­te a ce­nar con él. Cuan­do pier­des a al­gún ami­go de esas ciu­da­des, sien­tes que se ha que­da­do va­cía, aun­que es­té lle­na de gen­te.

¿Es par­ti­da­rio de vol­ver a los si­tios ya co­no­ci­dos?

Hay si­tios a los que te unen amis­ta­des o re­la­cio­nes y siem­pre te gus­ta vol­ver. En Bra­sil, por ejem­plo, te­ne­mos ami­gos y siem­pre nos en­can­ta vol­ver. Yo ten­go ami­gos en Cu­ba, en Chi­le, en Ar­gen­ti­na... Por to­das par­tes.

¿Cuál fue su “ópe­ra pri­ma” via­je­ra, la pri­me­ra es­ca­pa­da in­fan­til?

Mis pa­dres no te­nían di­ne­ro pa­ra lle­var­nos a la pla­ya y nos íba­mos en tien­da de cam­pa­ña a la sie­rra de Ma­drid. Co­mo so­mos ocho her­ma­nos, ima­gí­na­te lo que era eso. Acam­pá­ba­mos en la zo­na del río Co­fio, cer­ca de San­ta Ma­ría de la Ala­me­da. Mi ma­dre co­ci­na­ba en el fue­go y la­va­ba la ro­pa en el río. La pri­me­ra vez que es­cu­ché la pa­la­bra “va­ca

cio­nes” te­nía 6 años y le pre­gun­té a mi pa­dre qué era eso de las va­ca­cio­nes. Él me di­jo que ha­bía gen­te que en el ve­rano se iba a otro si­tio. No­so­tros se­guía­mos yen­do a la sie­rra en tien­da de cam­pa­ña, has­ta que mi pa­dre com­pró unos me­tros de te­rreno y en Se­ma­na San­ta em­pe­za­mos a ca­var y a des­car­gar ca­mio­nes de ce­men­to y la­dri­llo. To­da­vía me due­le la es­pal­da de des­car­gar la­dri­llos.

¿Cuán­do tu­vo lu­gar su pri­mer via­je al ex­te­rior?

A los 16 años, cuan­do es­tu­ve ven­di­mian­do en Fran­cia.

Tie­ne us­ted fa­ma de ser muy me­ticu­loso a la ho­ra de ele­gir lo­ca­li­za­cio­nes.

Me pue­do ti­rar me­ses bus­can­do si­tios. Pa­ra El año de las lu­ces, que fi­nal­men­te ro­da­mos en el nor­te de Por­tu­gal, es­tu­vi­mos seis me­ses bus­can­do el lu­gar más ade­cua­do. Mi­ra­mos por las pro­vin­cias de Ma­drid y Se­go­via y aca­ba­mos yen­do al País Vas­co, Ba­lea­res, Can­ta­bria, Ga­li­cia... Hu­bo al­guien que nos di­jo que mi­rá­ra­mos en Sin­tra (Por­tu­gal) y al fi­nal aca­ba­mos en Pon­te de Lima, que es­tá lleno de ca­sas an­ti­guas, con huer­to y jar­dín. Gra­cias a es­ta pe­lí­cu­la co­no­cí to­dos los si­tios de Es­pa­ña que no co­no­cía. La ver­dad es que es­te país tie­ne lu­ga­res in­creí­bles en to­das par­tes.

Sin em­bar­go, no siem­pre bien va­lo­ra­dos y co­no­ci­dos.

Efec­ti­va­men­te, Es­pa­ña tie­ne mu­cho por des­cu­brir, an­tes de ir­se uno tan le­jos. Pe­ro me pa­re­ce le­gí­ti­mo que al­guien quie­ra ha­cer esos via­jes a lu­ga­res le­ja­nos, en vez de vi­si­tar La Gar­gan­ta de la Olla, en Cá­ce­res, que es pre­cio­sa.

¿Has­ta qué pun­to los via­jes le ofre­cen ideas pa­ra sus pe­lí­cu­las?

A mí siem­pre me ha gus­ta­do ir a los ho­te­les y a si­tios tran­qui­los pa­ra es­cri­bir los guio­nes. El ho­tel es una dis­ci­pli­na, co­mo tu cel­da, y por la no­che te pue­des ir al ci­ne o a ce­nar. Ade­más, es muy bo­ni­to es­cri­bir en otra ciu­dad, sin que te dis­trai­ga la vi­da co­ti­dia­na y la vi­da fa­mi­liar. Billy Wil­der de­cía: “Nun­ca rue­des una pe­lí­cu­la en un si­tio don­de no pue­das dar­te un ba­ño ca­lien­te y leer ‘The New York Ti­mes”. Es­ta de­cla­ra­ción la sus­cri­bo, co­mo tan­tas de él.

¿Su me­dio de trans­por­te fa­vo­ri­to?

Sin du­da, el tren. Vas le­yen­do, te echas la sies­ta... Es una ca­li­dad de vi­da su­pe­rior. En el avión eres una es­pe­cie de sar­di­na en la­ta.

¿Le hu­bie­ra gus­ta­do vi­vir en otra épo­ca? ¿En cuál?

Ten­go un gran­dí­si­mo amor por el si­glo XVIII, la épo­ca de los gran­des fi­ló­so­fos y la épo­ca de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa. Pe­ro eso no quie­re de­cir que fué­ra­mos a vi­vir me­jor que en el Ma­drid de aho­ra. Ade­más, aquí to­da­vía no te­ne­mos gui­llo­ti­na, gra­cias a Dios.

¿Co­no­ce los paí­ses asiá­ti­cos?

Muy po­co. Ha­ce un par de años via­jé a To­kio, por­que me in­vi­ta­ron al es­treno allí de El ar­tis­ta y la mo­de­lo. An­tes te­nía que ir a Seattle (Es­ta­dos Uni­dos). Así que hi­ce Ma­drid-Nue­va York-Seattle, don­de es­tu­ve unos días, y des­de es­ta úl­ti­ma ciu­dad a To­kio, pa­ra vol­ver lue­go a Ma­drid. En diez días di la vuel­ta al mun­do.

¿Po­dría re­cor­dar al­gu­na pe­ri­pe­cia via­je­ra?

La vís­pe­ra de los aten­ta­dos de las To­rres Ge­me­las es­ta­ba en Nue­va York y de­ci­dí ade­lan­tar un vue­lo que te­nía a Los Án­ge­les. Cuan­do me des­per­té en Los Án­ge­les me lla­mó mi mu­jer muy ner­vio­sa y no sa­bía de qué me es­ta­ba ha­blan­do.

¿Un via­je por ha­cer?

Que­bec. Lo ten­go idea­li­za­do por el ci­ne ca­na­dien­se de los años 60 y 70. Es­to de­mues­tra lo im­por­tan­te que es el ci­ne pa­ra que un país se co­noz­ca y la gen­te desee vi­si­tar­lo.

FO­TO­GRA­FÍA: Vic­to­ria Igle­sias

En Pa­rís, con el guión de “Lan­ce­lot du Lac”, re­ga­lo de Ro­bert Bres­son.

En Nue­va York (1994), con mi hi­jo Jo­nás.

En Sal­va­dor (Bra­sil, 2010).

cer­cano. paraíso , el Mallorca de Mi vi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.