DIS­FRU­TAR EL JAR­DÍN

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Cuan­do ha­bla­mos de dis­fru­tar un jar­dín, ha­bla­mos de mu­chas co­sas que tras­cien­den el pu­ro pla­cer de con­tem­plar­lo y sa­ber­lo nues­tro. Dis­fru­tar el jar­dín es tra­ba­jar en él du­ran­te to­do el año con el pla­cer que pro­du­ce el con­tac­to con una pe­que­ña par­ce­la do­mes­ti­ca­da de na­tu­ra­le­za. Es des­cu­brir rin­co­nes ines­pe­ra­dos co­lo­rea­dos por una luz que se des­va­ne­ce al caer la tar­de o que cre­ce con la au­ro­ra. Es com­par­tir en él mo­men­tos de char­la re­la­ja­da, de co­men­ta­rios ale­gres y de ri­sas es­pon­tá­neas. Es co­mer, o desa­yu­nar, o ce­nar, acom­pa­ña­dos de las fra­gan­cias inigua­la­bles que des­pren­den sus ar­bus­tos y ár­bo­les. Es sen­tar­se con un buen li­bro y una man­ta, aho­ra que las tar­des aún re­fres­can, y res­pi­rar ai­re pu­ro en­vuel­to en his­to­rias aje­nas. Es pa­sear y con­tem­plar las flo­res, las aro­má­ti­cas, ese pe­que­ño huer­to que nos lle­na de ale­gre ac­ti­vi­dad los do­min­gos. Dis­fru­tar un jar­dín es mu­chas co­sas a la vez re­su­mi­das en el go­zo­so con­tac­to con el en­torno na­tu­ral ama­ble, sen­ci­llo, pró­xi­mo y fa­mi­liar que nos pro­por­cio­na. Por eso ama­mos esas ca­sas re­cu­pe­ra­das en la cam­pi­ña que sa­ben re­la­cio­nar el in­te­rior con el ex­te­rior de for­ma na­tu­ral y flui­da, sin se­pa­ra­cio­nes. Que nos pro­te­gen del frío y de la llu­via, pe­ro nos in­vi­tan a com­par­tir el ro­cío de la ma­ña­na o la bri­sa noc­tur­na. Una ca­sa en el cam­po es un jar­dín en sí mis­ma y la de­co­ra­ción sa­be có­mo re­sal­tar esos va­lo­res pa­ra que la dis­fru­te­mos dos ve­ces: den­tro y fue­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.