Ver­de men­ta y añil

En es­ta re­for­ma de una an­ti­gua ma­sía ca­ta­la­na se han uti­li­za­do cri­te­rios de res­pe­to ha­cia la es­truc­tu­ra ori­gi­nal de mam­pos­te­ría de pie­dra lo­cal, apor­tan­do nue­vas fun­cio­na­li­da­des y una dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios más abier­ta y ágil. La ca­li­dad de los mueb

Vivir en el Campo - - SUMARIO - FO­TO­GRA­FÍAS: JO­SÉ LUIS HAUS­MANN. ES­TI­LIS­MO: SILVIA RADEMAKERS. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

Es­ta vi­vien­da ocu­pa una cons­truc­ción con más de dos­cien­tos años de an­ti­güe­dad ubi­ca­da en una zo­na ru­ral de la co­mar­ca del Em­por­dà no muy le­jos de la cos­ta. La ca­sa se di­vi­de en dos gran­des cuer­pos ubi­ca­dos de for­ma per­pen­di­cu­lar, en­tre los cua­les se desa­rro­lla el jar­dín y don­de se ha ins­ta­la­do una re­fres­can­te pis­ci­na. El va­so de es­te ele­men­to se ha re­ves­ti­do de gresite de co­lor azul, mien­tras que los bor­des son de pie­dra. Al­re­de­dor de la pis­ci­na se ha co­lo­ca­do una pla­ya de ma­de­ra tra­ta­da pa­ra el ex­te­rior que ha­ce más agra­da­ble el es­pa­cio. El porche crea­do por el ale­ro de la cu­bier­ta se abre a es­te es­pa­cio y se con­vier­te en una zo­na de mi­ra­dor y re­lax muy bien co­mu­ni­ca­da con el ex­te­rior y con el en­torno agres­te pe­ro ver­de de la vi­vien­da. Un co­me­dor de ve­rano pro­te­gi­do por es­te porche se con­vier­te en cen­tro de reunión fa­mi­liar du­ran­te to­do el año. Des­ta­can por en­ci­ma de to­dos los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les los grue­sos mu­ros de pie­dra ori­gi­na­les, se­lla­dos y ais­la­dos, y muy pre­sen­tes co­mo par­te im­por­tan­te en la de­co­ra­ción. En con­tras­te al­gu­nas paredes en­ye­sa­das se pin­ta­ron en co­lo­res muy in­ten­sos co­mo el azul añil o el ver­de men­ta, lo que crea in­tere­san­tes ten­sio­nes cro­má­ti­cas en el in­te­rior de la ca­sa. La vi­gue­ría ori­gi­nal que so­por­ta las cu­bier­tas se ha re­for­za­do, lim­pia­do y sa­nea­do pa­ra de­vol­ver­le a la ma­de­ra la ca­li­dez que siem­pre apor­ta a los es­pa­cios. Los sue­los se han res­pe­ta­do cuan­do se tra­ta de bal­do­sas de ce­rá­mi­ca tra­di­cio­nal y en al­gu­nos pun­tos se han cu­bier­to de ce­men­to pu­li­do, mien­tras que en los ba­ños se uti­li­za una ta­ri­ma de ma­de­ra pa­ra sos­te­ner una her­mo­sa ba­ñe­ra lacada en co­lor ver­de men­ta a jue­go con las paredes. Los mue­bles de ma­de­ra, pre­sen­tes tan­to en el sa­lón prin­ci­pal, co­mo en la co­ci­na y ba­ño, son sig­ni­fi­ca­ti­vos en una de­co­ra­ción ba­sa­da en el en­can­to de los ma­te­ria­les na­tu­ra­les, en la que triun­fan los to­nos sua­ves arro­pa­dos por vis­to­sos kí­lims de co­lo­res in­ten­sos. La sen­ci­llez de los mue­bles po­ten­cia la be­lle­za de los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos en la plan­ta ba­ja. El si­nuo­so hue­co de la es­ca­le­ra, el vano de la ven­ta­na o la pa­red de pie­dra na­tu­ral son los ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas del am­bien­te. La co­ci­na se amue­bló con ar­ma­rios de ma­de­ra lacada en blan­co; el con­tras­te en­tre el con­cep­to tra­di­cio­nal y el ma­te­rial de van­guar­dia ac­tua­li­za el ai­re cam­pes­tre del es­pa­cio. Los dor­mi­to­rios, ubi­ca­dos en la pri­me­ra plan­ta, go­zan de una am­pli­tud inusual, por lo que en al­gún ca­so dis­fru­tan de una zo­na de es­tar con cal­za­do­ra y me­si­ta. Los co­lo­res azu­les de las paredes de­no­tan una cier­ta ale­gría en el tra­ta­mien­to de­co­ra­ti­vo de es­tos es­pa­cios. Tam­bién des­ta­ca la con­ser­va­ción de las es­tan­cias con arcos de me­dio pun­to y te­chos con bo­ve­di­llas y vi­gas de ma­de­ra. To­do, por su­pues­to, reha­bi­li­ta­do y re­for­za­do con nue­vas téc­ni­cas. En el cuar­to de ba­ño prin­ci­pal los mu­ros de pie­dra ori­gi­na­les se com­bi­na­ron con es­truc­tu­ras de ce­men­to pin­ta­das de un agre­si­vo y ri­co co­lor ver­de. Alfombras de ori­gen ét­ni­co ad­qui­ri­das en co­mer­cios es­pe­cia­li­za­dos apor­tan ma­yor ca­li­dez a los sue­los de la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.