Re­fu­gio en el porche

Las esen­cias de las plan­tas ar­bus­ti­vas, ta­pi­zan­tes y ar­bó­reas que en­vuel­ven es­te jar­dín se mez­clan su­til­men­te con el sa­bor del Me­di­te­rrá­neo que lo ba­ña. Las vis­tas y la im­pre­vi­si­bi­li­dad del en­torno so­bre el que se le­van­ta con­vier­ten es­te jar­dín en un es­pa

Vivir en el Campo - - SUMARIO - PRO­YEC­TO: ELE­NA RUIZ. FO­TO­GRA­FÍA: JOR­DI MI­RA­LLES. TEX­TOS: ADA MAR­QUÉS.

OCULTA POR LA VE­GE­TA­CIÓN

Da­do que se equi­pa­ra a la vi­vien­da en cuan­to a im­por­tan­cia, el jar­dín es­tá con­ce­bi­do y or­ga­ni­za­do co­mo una es­tan­cia más y pen­sa­do pa­ra ser dis­fru­ta­do du­ran­te la ma­yor par­te del año. A pe­sar de man­te­ner cier­ta re­la­ción en­tre sí, los dis­tin­tos es­pa­cios se con­ci­ben co­mo lu­ga­res in­de­pen­dien­tes que cum­plen una fun­ción de­ter­mi­na­da, por lo que se han plan­tea­do de for­mas di­sí­mi­les. Por la im­por­tan­cia que to­ma la ve­ge­ta­ción, in­clu­so la ca­sa se ha ves­ti­do con en­re­da­de­ras y tre­pa­do­ras que ocul­tan par­te de su fachada. Una es­ca­le­ra fo­rra­da de ace­ro cor­ten per­mi­te ac­ce­der des­de el porche a una zo­na in­fe­rior ín­te­gra­men­te po­bla­da de ve­ge­ta­ción. Se ha ves­ti­do con ar­bus­tos co­mo la­van­das, sal­vias, po­li­ga­las, lan­ta­nas, san­to­ni­nas, ro­me­ros, ma­dre­sel­vas y ci­pre­ses del ti­po ha­ri­zo­ni­ca re­cor­ta­dos en to­pea­ría; con plan­tas vi­va­ces del ti­po di­mo­for­te­ca, gazania y ce­ras­trum; y ár­bo­les co­mo al­cor­no­ques y pal­me­ras tra­chi­car­pus. El es­pa­cio res­tan­te es­tá cu­bier­to de cés­ped ro­dea­do de yu­cas y ci­ne­ra­rias. En uno de los ex­tre­mos de es­te te­rreno se ha­lla una pér­go­la de ma­de­ra de­co­ra­da con un con­jun­to de co­me­dor y con un par­te­rre ves­ti­do de pal­me­ras ca­na­rien­sis, aga­pan­tos, con­vól­vu­los y ci­pre­ses sem­per­vi­vens ta­pi­za­dos con li­rio­pes y am­pe­lop­sis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.