Los ba­ños sor­pren­den por la SIN­GU­LA­RI­DAD Y AU­TEN­TI­CI­DAD

Vivir en el Campo - - MASÍA RESTAURADA -

Es­ta vi­vien­da si­tua­da en el Em­por­dà se en­cuen­tra ubi­ca­da den­tro de un com­ple­jo con va­rias vi­vien­das más, una an­ti­gua ma­sía don­de se cons­tru­ye­ron ca­sas pa­rea­das con una gran zo­na ajar­di­na­da co­mún, que es don­de ac­tual­men­te se en­cuen­tra la pis­ci­na. La vi­vien­da rea­li­za­da por Eva Martínez cons­ta de dos plan­tas de cien­to vein­te me­tros cua­dra­dos ca­da una. La plan­ta ba­ja que da di­rec­ta­men­te a un pe­que­ño jar­dín pri­va­do es­tá for­ma­da por el sa­lón de in­te­rior con el co­me­dor, el sa­lón de ex­te­rior con su res­pec­ti­vo co­me­dor, la co­ci­na y pe­que­ño aseo, ade­más del par­king pri­va­do que ca­da vi­vien­da po­see. El porche que se crea en la fachada pos­te­rior se uti­li­za pa­ra ha­bi­li­tar un co­me­dor ex­te­rior muy su­ges­ti­vo, equi­pa­do con bu­ta­cas mo­der­nas y una me­sa tra­di­cio­nal, don­de la fa­mi­lia pue­de dis­fru­tar de mu­chas ho­ras de esparcimiento. So­bre el cés­ped del jar­dín, dos vie­jas ca­mas re­cu­pe­ra­das en un an­ti­cua­rio cum­plen las fun­cio­nes de “day bed”. Las es­tan­cias que com­po­nen la sa­la prin­ci­pal se abren en­tre ellas con una co­mu­ni­ca­ción fran­ca y sin obs­tácu­los, de­jan­do que las for­mas cur­vas que im­pri­men los te­chos abo­ve­da­dos lle­nen de per­so­na­li­dad los es­pa­cios. Se han de­ja­do las paredes con el ce­men­to a la vis­ta, sim­ple­men­te pro­te­gi­das del de­te­rio­ro me­dian­te un bar­niz es­pe­cial que im­per­mea­bi­li­za el mi­cro­ce­men­to. Las sen­sa­cio­nes que trans­mi­te es­te es­pa­cio son cer­ca­nas a las de una gru­ta equi­pa­da con to­das las co­mo­di­da­des. Los mue­bles son so­brios y sin ador­nos su­per­fluos, pe­ro muy fun­cio­na­les. Su­bien­do una mag­ní­fi­ca es­ca­le­ra de mi­cro­ce­men­to con unas di- men­sio­nes en­vi­dia­bles se ac­ce­de a la plan­ta su­pe­rior, en la que se ubi­ca la zo­na de no­che. Lo pri­me­ro que im­pre­sio­na en es­ta zo­na es la cu­bier­ta de la vi­vien­da, con una al­tu­ra de ca­si cua­tro me­tros y a dos aguas aca­ba­da con vi­gas de ma­de­ra trans­ver­sa­les de­ca­pa­das en blan­co. En­tre és­tas se pu­so un ca­ñi­zo pin­ta­do del mis­mo co­lor, da­do que le apor­ta un gra­do con­si­de­ra­ble de luz a to­da la plan­ta. El dor­mi­to­rio prin­ci­pal ti­po sui­te dis­po­ne de un mu­ro se­pa­ra­dor que ha­ce a la vez de ves­ti­dor y de ce­rra­mien­to de la du­cha. To­dos los aca­ba­dos, tan­to del ba­ño co­mo del dor­mi­to­rio, son de obra, bá­si­ca­men­te en mi­cro ce­men­to, o co­mo en el ca­so del la­va­bo, en ce­men­to pu­li­do. La ca­ma cua­dra­da y de di­men­sio­nes con­si­de­ra­bles es­tá si­tua­da en­ci­ma de una ta­ri­ma de obra con el mis­mo aca­ba­do de mi­cro­ce­men­to de las paredes y un pa­vi­men­to en ce­men­to pu­li­do. En es­ta se­gun­da plan­ta se si­túa ade­más, la ha­bi­ta­ción de los in­vi­ta­dos con su res­pec­ti­vo ba­ño. Lo más es­pec­ta­cu­lar de es­ta vi­vien­da es la dis­tri­bu­ción de las ha­bi­ta­cio­nes in­fan­ti­les, una con li­te­ras y la otra con una ca­ma de ma­tri­mo­nio, ubi­ca­das jun­to al ba­ño de los ni­ños, pa­ra lo cuál se apro­ve­chó to­da la lon­gi­tud de la fachada prin­ci­pal de la cons­truc­ción que da al jar­dín. Las ha­bi­ta­cio­nes se en­cuen­tran uni­das por un gran pa­si­llo si­tua­do jun­to a las ven­ta­nas y que re­co­rre to­do el lar­go de la vi­vien­da, el cual dis­po­ne de puer­tas que fun­cio­nan co­mo puer­tas de los ar­ma­rios de las ha­bi­ta­cio­nes. Así, cuan­do están to­das abier­tas se crea una pers­pec­ti­va de quin­ce me­tros de lar­go que apor­ta una gran sen­sa­ción de am­pli­tud a los es­pa­cios más pe­que­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.