UN PIC­NIC EN CA­SA

Vivir en el Campo - - EDITORIAL - Mar­cel Be­ne­di­to, Di­rec­tor de Vi­vir en el Cam­po

Los pai­sa­jis­tas siem­pre han dis­cu­ti­do dón­de es­tá el lí­mi­te en­tre la na­tu­ra­le­za y la mano del hombre en sus re­crea­cio­nes. En un ex­tre­mo los jar­di­nes ex­tre­ma­da­men­te so­fis­ti­ca­dos y ar­ti­fi­cia­les en el sen­ti­do de que el hombre los ma­ni­pu­la has­ta con­ver­tir­los en es­pa­cios idí­li­cos y po­co creí­bles. Los jar­di­nes de Mo­net, los ja­po­ne­ses con sus plan­tas acuá­ti­cas y sus puen­te­ci­llos, el jar­dín fran­cés ro­mán­ti­co... En el otro ex­tre­mo los que abo­gan por jar­di­nes y pis­ci­nas que re­pro­du­cen los ac­ci­den­tes y la es­pon­ta­nei­dad na­tu­ral dan­do a en­ten­der que nos ha­lla­mos in­mer­sos en ple­na na­tu­ra­le­za y no en un tro­zo de te­rreno aco­ta­do. En es­te nú­me­ro de nues­tra re­vis­ta nos he­mos acer­ca­do a tres pro­yec­tos que be­ben de es­ta fuente, que bus­can en la even­tua­li­dad y la ac­ción ines­pe­ra­da de las es­ta­cio­nes y sus di­ver­sas cli­ma­to­lo­gías, el re­sul­ta­do de un pai­sa­je ines­pe­ra­do. La au­ten­ti­ci­dad de los in­te­rio­res de es­tas ca­sas tie­ne su re­fle­jo en la que se ad­vier­te en los jar­di­nes, en al­gún ca­so, co­mo el de la ima­gen que ade­lan­ta­mos en es­ta pá­gi­na, un es­pa­cio con un ban­co de ma­de­ra que per­mi­te pla­near un agra­da­ble pic­nic, sin sa­lir de ca­sa. Es ne­ce­sa­rio mu­cho es­pa­cio pa­ra dis­fru­tar de un pri­vi­le­gio así, pe­ro tam­bién la ne­ce­sa­ria hu­mil­dad co­mo pa­ra per­mi­tir que el ex­te­rior de la ca­sa evo­lu­cio­ne a su ai­re, sin in­ter­fe­ren­cias ni aña­di­dos, con la mí­ni­ma hue­lla de la mano del hombre, de­jan­do que la na­tu­ra­le­za com­ple­te los es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.