La plan­ta al­ta se re­ser­va a LA ZO­NA DE DOR­MI­TO­RIOS ya que fa­vo­re­ce la in­ti­mi­dad

Vivir en el Campo - - MASÍA EN EL MONTSENY -

ZO­NA DE NO­CHE

El ca­be­ce­ro de la ca­ma del dor­mi­to­rio prin­ci­pal, la me­si­ta y la bu­ta­ca han si­do ad­qui­ri­das en Blanc d’Ivoi­re, la ropa de ca­ma en Lu­zio y las lu­mi­na­rias en Bi­jou­lu­mie­res. Unas ban­que­tas so­bre una piel de va­ca na­tu­ral ayu­dan a ha­cer más con­for­ta­ble el dor­mi­to­rio. El ba­ño pa­vi­men­ta­do por Maes­tro Canet de Gra­no­llers dis­po­ne de la­va­ma­nos y sa­ni­ta­rios de la fir­ma Bos­si­ni. Una ven­ta­na en for­ma de ar­co de me­dio pun­to pro­por­cio­na lu­mi­no­si­dad a es­te ba­ño.

Es­ta be­lla ca­sa de cam­po man­tie­ne la clá­si­ca ti­po­lo­gía de las vi­vien­das de pa­yés del ma­ci­zo del Mon­tseny ca­ta­lán, y así se ha com­ple­ta­do en to­dos sus de­ta­lles. Un cuer­po or­to­go­nal con cu­bier­ta a dos aguas al que se ha ma­cla­do un cuer­po más pe­que­ño que ejer­ce de ves­tí­bu­lo y ac­ce­so a la vi­vien­da, an­ti­gua­men­te uti­li­za­do co­mo se­ca­de­ro. To­do rea­li­za­do con pie­dra lo­cal de be­llas to­na­li­da­des y te­jas de ce­rá­mi­ca tra­di­cio­na­les. Frente a la cons­truc­ción, el pa­vi­men­to es de lo­sas de pie­dra que abo­can al jar­dín cu­bier­to de cés­ped y con ár­bo­les y ar­bus­tos au­tóc­to­nos, acli­ma­ta­dos per­fec­ta­men­te. El es­pa­cio bos­co­so que ro­dea la vi­vien­da per­mi­te rea­li­zar lar­gos pa­seos y re­ca­lar en zo­nas tan be­llas co­mo el pe­que­ño es­tan­que, flan­quea­do por unos cas­ta­ños cen­te­na­rios y abe­tos. El agua del es­tan­que se fil­tra por me­dios na­tu­ra­les y per­mi­te la vi­da de pa­tos y fau­na lo­cal. En su lí­mi­te se ha co­lo­ca­do un ban­co de parque de ma­de­ra que per­mi­te re­la­jar­se mi­ran­do el agua, ba­jo las co­pas de los ár­bo­les. La en­tra­da de la ca­sa con­du­ce al co­me­dor que, co­mo es tra­di­cio­nal, era la pie­za más im­por­tan­te de la vi­vien­da. Allí ocu­pa el es­pa­cio cen­tral una ro­bus­ta me­sa de ma­de­ra ad­qui­ri­da en un an­ti­cua­rio y so­bre és­ta can­de­la­bros de pla­ta. Las lu­mi­na­rias de sus­pen­sión y la ala­ce­na son del mis­mo es­ti­lo rús­ti­co pi­re­nai­co. El mo­bi­lia­rio de la en­tra­da in­clu­ye una al­fom­bra de ce­bra jun­to a una me­si­ta re­don­da de már­mol, así co­mo cor­ti­nas blan­cas, arre­glos flo­ra­les ad­qui­ri­dos en Sant Fe­liu de Guíxols y una lám­pa­ra de pie ne­gra. Los sue­los están pa­vi­men­ta­dos con to­ba ce­rá­mi­ca ori­gi­nal de la zo­na. La puer­ta de pie­dra per­mi­te ac­ce­der a la zo­na del sa­lón con­ti­guo. En es­te sa­lón, jun­to a la chi­me­nea re­cu­pe­ra­da en una tien­da es­pe­cia­li­za­da, se dis­po­ne el con­for­ta­ble con­jun­to de so­fás con si­llón y me­si­ta de cen­tro y el ta­bu­re­te de ma­de­ra. Una al­fom­bra per­sa brin­da más de ca­li­dez al es­pa­cio. La vi­gue­ría de ma­de­ra res­pe­ta es­cru­pu­lo­sa­men­te las cu­bier­tas ori­gi­na­les de la ar­qui­tec­tu­ra lo­cal. Las tex­tu­ras del pa­vi­men­to de to­ba, las paredes de pie­dra y las cu­bier­tas de ma­de­ra con­fi­gu­ran un sa­lón agra­da­ble que re­ci­be luz na­tu­ral des­de va­rios pun­tos. Se ha co­lo­ca­do jun­to al ven­ta­nal una pe­que­ña me­sa de jue­gos con si­llas ta­pi­za­das. La gran sa­la des­ti­na­da a la co­ci­na se en­cuen­tra jun­to a la del sa­lón de es­tar, se­pa­ra­da por una puer­ta de ar­co de me­dio pun­to re­mar­ca­do por la­dri­llos ro­jos. Es­te es­pa­cio se ha­lla per­fec­ta­men­te ilu­mi­na­do por las ven­ta­nas que dan al jar­dín. El pro­gra­ma de mo­bi­lia­rio im­pre­sio­na por sus di­men­sio­nes y po­si­bi­li­da­des. Los fron­ta­les de los mue­bles son la­ca­dos en blan­co con ti­ra­do­res de ace­ro y la en­ci­me­ra es de pie­dra os­cu­ra. La zo­na de fue­gos se pro­te­ge con un zó­ca­lo en pa­red de mo­sai­co me­ta­li­za­do. Tan­to los mor­te­ros de már­mol Macael co­mo al­gu­nos de los com­ple­men­tos que ve­mos en es­ta co­ci­na han si­do com­pra­dos en an­ti­cua­rios de la zo­na. El pa­vi­men­to de es­te es­pa­cio es tam­bién de ce­rá­mi­ca ro­ja des­to­ni­fi­ca­da. La plan­ta al­ta se re­ser­va a la zo­na de dor­mi­to­rios, un po­co más ais­la­da que el es­pa­cio in­fe­rior. To­do ha si­do es­co­gi­do con cri­te­rios de ca­li­dad y tra­di­ción. Unas ban­que­tas so­bre una piel de va­ca na­tu­ral ayu­dan a ha­cer más con­for­ta­ble el dor­mi­to­rio. Una ven­ta­na en for­ma de ar­co de me­dio pun­to pro­por­cio­na lu­mi­no­si­dad al ba­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.