El ba­ño, tra­di­cio­nal, MO­DES­TO Y PRÁC­TI­CO, re­ci­be luz na­tu­ral

Vivir en el Campo - - CASA DE PUEBLO -

Una jo­ven pa­re­ja re­for­mó es­ta pe­que­ña ca­sa de pue­blo de Ullas­tret, en la pro­vin­cia de Gi­ro­na, con la in­ten­ción de con­se­guir un re­fu­gio pa­ra ais­lar­se des­pués de sus ha­bi­tua­les lar­gos via­jes. Las fa­cha­das de pie­dra se man­tu­vie­ron, al igual que las vi­gas, res­pe­tan­do mu­chos ele­men­tos ori­gi­na­les y com­bi­nán­do­los con aca­ba­dos mo­der­nos y fun­cio­na­les. Es­ta lo­ca­li­dad es una vi­lla me­die­val del Em­por­dà lo que orien­ta­ba des­de el pri­mer mo­men­to el es­pí­ri­tu de es­te pro­yec­to. Una bue­na reha­bi­li­ta­ción de una ca­sa an­ti­gua no es­tá re­ñi­da con lo mo­derno. Así lo en­ten­dió Li­za­rri­turry Tu­neu cuan­do se hi­zo car­go de la re­for­ma de es­ta vi­vien­da. Se tra­ta­ba de apro­ve­char to­das sus po­si­bi­li­da­des sin re­nun­ciar a su ca­rác­ter me­die­val y a los ele­men­tos que la de­fi­nen co­mo tal. El buen es­ta­do de las fa­cha­das de pie­dra per­mi­tió man­te­ner­las en su in­te­gri­dad y se tra­ta­ron ade­cua­da­men­te las vi­gas ori­gi­na­les pa­ra que si­guie­ran sos­te­nien­do la cons­truc­ción. Los in­te­rio­res de la ca­sa se vol­vie­ron a en­ca­lar co­mo an­ta­ño y se po­ten­cia­ron las an­ti­guas for­mas, hue­cos de pa­red y re­co­ve­cos que cons­ti­tu­yen su se­llo dis­tin­ti­vo. El to­que mo­derno se con­si­guió con el por­tón me­tá­li­co que co­mu­ni­ca con la ca­lle y el es­pa­cio a do­ble al­tu­ra que conecta el sa­lón y la co­ci­na me­dian­te un te­cho de cris­tal la­mi­na­do tran­si­ta­ble. Tras cru­zar un pe­que­ño pa­tio en el que des­ta­ca un vie­jo li­mo­ne­ro se ac­ce­de a la ca­sa, a una plan­ta ba­ja en la que en­con­tra­mos la co­ci­na y el co­me­dor que se abren to­tal­men­te al ex­te­rior. Una me­sa cen­tral de ma­de­ra ma­ci­za he­re­da­da por la fa­mi­lia ha si­do res­tau­ra­da y te­ñi­da de ne­gro pa­ra dis­po­ner­la frente a la chi­me­nea, que es una crea­ción de Li­za­rri­turry con pie­za de fun­di­ción mo­der- nis­ta ad­qui­ri­da en Otran­to. Una is­la lo se­pa­ra li­ge­ra­men­te de la co­ci­na, don­de la cam­pa­na, aun­que mo­der­na, imi­ta las tra­di­cio­na­les de obra. So­bre el sue­lo de bal­do­sas de ce­rá­mi­ca lo­cal, ba­rro ma­nual de Co­rçà, se si­túa el mo­bi­lia­rio de ma­de­ra en co­lor man­te­qui­lla en for­ma de L con en­ci­me­ra de már­mol blan­co. En un ex­tre­mo se en­cuen­tra la co­ci­na y en el otro un fre­ga­de­ro. Su­bien­do las es­ca­le­ras de pie­dra que que­dan a un la­do se al­can­za el sa­lón, que se em­pla­zó en la plan­ta su­pe­rior pa­ra dar­le la ca­li­dez al si­tuar­se ba­jo te­cho y do­tar­lo de más luz y vis­tas so­bre el pue­blo. El pi­so tie­ne sue­los de par­quet de ro­ble fran­cés ma­ci­zo y al­ber­ga ade­más el dor­mi­to­rio prin­ci­pal de la ca­sa. La es­tan­cia se ca­lien­ta con una es­tu­fa ne­gra da­ne­sa al­re­de­dor de la cual se re­co­ge el so­fá con chai­se lon­gue y se han co­lo­ca­do ra­dia­do­res de re­cu­pe­ra­ción de fun­di­ción del Ei­xam­ple bar­ce­lo­nés que se in­ter­pre­tan, al mis­mo tiem­po, co­mo es­cul­tu­ras an­ti­guas de hie­rro. En la ha­bi­ta­ción con­ti­gua se en­cuen­tra el dor­mi­to­rio, en el que las vi­gas han si­do en­ca­la­das de blan­co pa­ra trans­mi­tir pla­ci­dez y bie­nes­tar. Unas si­llas rús­ti­cas de ma­de­ra ejer­cen el pa­pel de me­si­tas de no­che, y una col­cha com­pra­da en la In­dia re­cuer­da los via­jes de quie­nes duer­men en ella. El ba­ño se asien­ta so­bre un mo­sai­co hi­dráu­li­co, y con la gri­fe­ría tra­di­cio­nal es el ele­men­to más clá­si­co de un cuar­to en el que la ba­ñe­ra se ha ela­bo­ra­do con mi­cro­ce­men­to, el la­va­ma­nos es de re­cu­pe­ra­ción. El ob­je­ti­vo per­se­gui­do se cum­plió to­tal­men­te con es­ta ca­sa di­se­ña­da pa­ra el re­co­gi­mien­to, en el que ma­te­ria­les no­bles co­mo la ma­de­ra y la pie­dra vis­ta y lí­neas sen­ci­llas en la de­co­ra­ción, ma­yo­ri­ta­ria­men­te en to­nos blan­cos, apor­tan paz y buen des­can­so a aque­llos que la ha­bi­tan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.