Se ha de­ja­do LA MA­DE­RA Y PIE­DRA a la vis­ta pa­ra dar ca­li­dez a la ca­sa

Vivir en el Campo - - VIVIENDA EN CANTABRIA -

Es­ta in­ter­ven­ción afec­ta a una ca­sa ubi­ca­da en San­ta Ma­ría de Ca­yón, tí­pi­ca cons­truc­ción ru­ral de Can­ta­bria del si­glo XVIII que an­ti­gua­men­te fue una ven­ta don­de se hos­pe­da­ban los viajeros que iban a Bur­gos en sus ca­rrua­jes. La ca­sa da nom­bre al ba­rrio don­de se en­cuen­tra, Ba­rrio Las Ven­tas, y aho­ra ha si­do re­bau­ti­za­da por sus due­ños co­mo La­bal­bi­na en ho­nor a su abue­la cán­ta­bra. La ubi­ca­ción es ideal en el sen­ti­do de que se en­cuen­tra re­la­ti­va­men­te cer­ca del cam­po, de la pla­ya y la ciu­dad, ya que San­tan­der se en­cuen­tra a so­lo vein­ti­cua­tro ki­ló­me­tros. La reha­bi­li­ta­ción ha si­do com­ple­ta, de­jan­do en pie las cua­tro pa­re­des ex­te­rio­res de pie­dra y una in­te­rior. Es­ta pa­red era la que se­pa­ra­ba la zo­na del pa­jar y cua­dra de la zo­na ha­bi­ta­ble de la an­ti­gua vi­vien­da. La vi­gue­ría se ha man­te­ni­do en la dis­po­si­ción en la que es­ta­ba se­gún la re­gu­la­ción de la zo­na pa­ra ca­sas cen­te­na­rias y se han adap­ta­do las es­tan­cias a la es­truc­tu­ra ori­gi­nal. To­dos los ele­men­tos in­tro­du­ci­dos en la re­no­va­ción de es­ta man­sión han si­do cui­da­do­sa­men­te es­co­gi­dos a fin de no trai­cio­nar el es­pí­ri­tu de­ci­mo­nó­ni­co de es­ta ca­sa, re­cu­rrien­do, cuan­do ha si­do ne­ce­sa­rio, a lo­ca­les de ma­te­rial de ar­tes de­co­ra­ti­vas de se­gun­da mano o an­ti­cua­rios de la zo­na. Se ha uti­li­za­do ma­de­ra la­mi­na­da por su re­sis­ten­cia y es­ta­bi­li­dad. La ca­sa es­tá di­vi­da en tres plan­tas de dos­cien­tos me­tros cua­dra­dos ca­da una. En la plan­ta ba­ja hay dos sa­lo­nes, dos ba­ños, un co­me­dor y una am­plia co­ci­na. En la pri­me­ra plan­ta hay seis ha­bi­ta­cio­nes to­das con ba­ño in­te­gra­do y en la ter­ce­ra plan­ta dos apar­ta­men­tos. Tie­ne una es­ca­le­ra muy lu­mi­no­sa gra­cias a diez tra­ga­lu­ces que se abrie­ron en el te­ja­do y que ha­cen que la luz lle­gue a to­das las plan­tas, has­ta al co­me­dor prin­ci­pal de la plan­ta ba­ja. Se han re­ci­cla­do to­dos los ma­te­ria­les no­bles que que­da­ron en buen es­ta­do. Los car­ga­de­ros de ro­ble pa­ra abrir y am­pliar ven­ta­nas, las lo­sas de pie­dra que ha­bía en el in­te­rior pa­ra ha­cer la ace­ra del ex­te­rior y or­na­men­tar ven­ta­nas. Los pi­la­res de pie­dra son los ori­gi­na­les. To­das las es­tan­cias tie­nen am­plios ven­ta­na­les y te­chos al­tos. Se ha de­ja­do la ma­de­ra y pie­dra a la vis­ta pa­ra dar ca­li­dez a la ca­sa, eli­gien­do un tono cla­ro tan­to pa­ra la ma­de­ra co­mo pa­ra el tin­te con el que se ha re­jun­ta­do la pie­dra. La idea era crear un am­bien­te uni­fi­ca­do don­de ha­cer que re­sal­ta­ra la de­co­ra­ción, pa­ra lo que se han ele­gi­do mue­bles y tex­ti­les en co­lo­res cla­ros. Los ba­ños si­guen el mis­mo cri­te­rio mez­cla­do con el blan­co de las en­ci­me­ras de obra, la­va­bos, etc. Se han uti­li­za­do ma­te­ria­les de la na­tu­ra­le­za en la de­co­ra­ción pa­ra dar­le un to­que rús­ti­co al in­te­rior pe­ro no de­ma­sia­do ru­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.